¿La Vir­gen? ¡Esta­mos apa­ñaos!- Fede de los Rios

Hace 350 años nos dejó el bueno de Blai­se Pas­cal, el más lógi­co de los cris­tia­nos, al que una depre­sión con­ti­nua­da lo arro­jó en manos de la creen­cia. La fe del tal Blas, la defi­nió mi toca­yo Nietz­sche como sui­ci­dio per­ma­nen­te de la razón.

Pode­mos estar más o menos de acuer­do con aque­llo de que el cora­zón tie­ne razo­nes que la razón no entien­de. Así acos­tum­bra­mos a rela­cio­nar­nos con el arte y en el amor, dos ámbi­tos, si no abso­lu­ta­men­te incon­men­su­ra­bles, difí­ci­les para esta­ble­cer cáno­nes que a todos gus­ten. Pero en asun­tos tan mun­da­nos como la eco­no­mía polí­ti­ca, don­de nos va la vida pedes­tre, la del ali­men­to terre­nal, la del suel­do a fin de mes, la visión de polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les, gen­tes que cobran mucho más que el común de los mor­ta­les por hacer su tra­ba­jo; el ver­los arro­di­lla­dos ante un peda­zo de made­ra poli­cro­ma­da con for­ma de una tal María que con­ci­bió a tra­vés de la ore­ja a un tal Jesús que era hijo y padre a la vez. Vir­gen dicen que era, antes, duran­te y des­pués del par­to del ante­rior cita­do. Que yo cuan­do miro estam­pi­cas del mari­do, en el entre­ce­jo de José intu­yo que ani­da la duda. Dicen que madre e hijo ascen­die­ron a los cie­los y que olvi­da­ron al car­pin­te­ro. Que ríe­te tú de Edi­po y su com­ple­jo. Yo, cuan­do he vis­to a res­pon­sa­bles polí­ti­cos, esta mis­ma sema­na, pidien­do a la Vir­gen (sea la de Bego­ña, la de la Palo­ma, la del Rocío, la de Val­va­nuz, la de la Can­de­la­ria, la del Sagra­rio o cual­quier otro de los miles de híme­nes maria­nos inma­cu­la­dos) que saque al país de la cri­sis eco­nó­mi­ca, tan­to las razo­nes del cora­zón como las razo­nes de la razón me hier­ven en idén­ti­co com­pás. ¿Por qué les paga­mos lo que no cobra­mos noso­tros a estos ora­tes? ¿Por sus supers­ti­cio­nes? ¿Por su inuti­li­dad para la admi­nis­tra­ción de la cosa públi­ca?

La Minis­tra de Tra­ba­jo, Fáti­ma (¿cómo no?) Báñez, ha agra­de­ci­do el capo­te que, la Vir­gen del Rocío, ha echa­do para salir de la cri­sis al ser decla­ra­do el Año Jubi­lar Mariano como Acon­te­ci­mien­to de Excep­cio­nal Inte­rés Turís­ti­co. Lo que supo­ne la inclu­sión de una enmien­da en los Pre­su­pues­tos Gene­ra­les del Esta­do para la apli­ca­ción de deduc­cio­nes fis­ca­les (has­ta el 95% de lo inver­ti­do) a las empre­sas que cola­bo­ren en dicha cele­bra­ción. Con­clu­yen­do su inter­ven­ción, ‑la minis­tra de lo público‑, con un ¡Viva la Vir­gen del Rocío!

Ana Bote­lla, la mujer-mujer del líde-líder y alcal­de­sa de la capi­tal espa­ño­la, ha reza­do por el empleo en la madri­le­ña Igle­sia de la Palo­ma. En Cana­rias, Gali­za, Cas­ti­lla, Can­ta­bria, Rio­ja, etc.… hemos podi­do con­tem­plar idén­ti­cas cere­mo­nias y ritua­les por par­te de polí­ti­cos de un Esta­do ofi­cial­men­te acon­fe­sio­nal.

Al mis­mo tiem­po, por aquí en Bil­bo, Iña­ki Azku­na, el cató­li­co más dicha­ra­che­ro, pedía a la Vir­gen de Bego­ña que echa­ra una mano para sopor­tar la cri­sis al tiem­po que lamen­ta­ba la fal­ta de creen­cias reli­gio­sas del per­so­nal.

Las razo­nes de sus enfer­mos cora­zo­nes han inva­di­do el espa­cio de lo públi­co. Don­de apa­re­cen los dio­ses o sus cohor­tes des­apa­re­ce la razón y, por ende, la demo­cra­cia. Guar­den sus creen­cias para el tem­plo o aban­do­nen la pla­za públi­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *