Jugan­do a dis­fra­ces- Ane Izarra

Cuan­do se jue­ga a dis­fra­ces el fin es modi­fi­car la apa­rien­cia exte­rior para ocul­tar el aspec­to real de algo, de alguien o para disi­mu­lar los ver­da­de­ros sen­ti­mien­tos. Esto está bien, cuan­do se tra­ta de un jue­go para dar rien­da suel­ta a nues­tra ima­gi­na­ción. El tema cam­bia cuan­do esta ten­den­cia a usar dis­fraz o más­ca­ra se uti­li­za de for­ma muy exten­di­da entre polí­ti­cos y man­da­ta­rios de gobier­nos que pre­su­men de demócratas.

Recien­te­men­te hemos sido tes­ti­gos de la noti­cia de la eje­cu­ción de un reo de raza negra, con el ate­nuan­te de retra­sa­do men­tal. Esta eje­cu­ción se ha lle­va­do a cabo en Texas, con­duc­ta bár­ba­ra, exen­ta de huma­ni­dad con cier­to toque racis­ta. Exis­te un ele­va­do por­cen­ta­je de per­so­nas de raza negra eje­cu­ta­das en el país que por­ta el estan­dar­te de defen­sa de los Dere­chos Huma­nos. Maqui­llan y dis­fra­zan con fal­sas liber­ta­des apti­tu­des y accio­nes que care­cen de tales expresiones.

Des­gra­cia­da­men­te en Eus­kal Herria somos tes­ti­gos de estas prác­ti­cas des­de hace dema­sia­do tiem­po. No se tra­ta de casos o cir­cuns­tan­cias ais­la­das. Son polí­ti­cas de exter­mi­nio con­tra dife­ren­tes fren­tes de resis­ten­cia y de lucha ejer­ci­das con­tra la ciu­da­da­nía vas­ca. Todo ello, cal­cu­la­do muy fría­men­te. Pen­sa­do e idea­do con un úni­co fin, el de mer­mar y ani­qui­lar has­ta sus últi­mas con­se­cuen­cias el espí­ri­tu rein­di­vi­ca­ti­vo jun­to con las ansias de liber­tad que nues­tro pue­blo recla­ma. Avan­za­mos hacia un gobierno que vele a favor de los intere­ses eco­nó­mi­cos, socia­les y cul­tu­ra­les de la mayo­ría de las per­so­nas. Que­re­mos lograr un gobierno de izquier­da que sir­va de ins­tru­men­to para una paz basa­da en jus­ti­cia y poner freno al capi­ta­lis­mo sal­va­je don­de sobre­vi­vir no es tarea nada fácil. Pero quie­nes sus­ten­tan el poder se nos pre­sen­tan dis­fra­za­dos de demó­cra­tas. Fie­les cum­pli­do­res de las leyes, de la lega­li­dad pero que no tie­ne nada que ver con su con­duc­ta política.

Tras la deci­sión toma­da por E.T.A. del cese de la acti­vi­dad arma­da sin rene­gar de sus prin­ci­pios se ha crea­do un nue­vo esce­na­rio polí­ti­co que esta ate­rro­ri­zan­do a los polí­ti­cos que repre­sen­tan la dere­cha ran­cia e inmo­vi­lis­ta que nos gobier­na. Los bue­nos resul­ta­dos elec­to­ra­les que podría sacar la izquier­da aber­tza­le en el futu­ro o un hipo­té­ti­co pro­ce­so sobe­ra­nis­ta han sido moti­vo para que inten­ten alte­rar el cen­so elec­to­ral uti­li­zán­do­lo en su favor,

Han care­ci­do de escrú­pu­los para cri­mi­na­li­zar par­ti­dos polí­ti­cos e inclu­so encar­ce­lar a per­so­nas que con su tra­ba­jo dia­rio han sido y son esla­bón nece­sa­rio en el avan­ce de la bús­que­da de una sali­da dia­lo­ga­da al con­flic­to vas­co. Ni olvi­dar­nos del cie­rre de perió­di­cos como Egin y Egun­ka­ria, jun­to a la encar­ce­la­ción de par­te de su direc­ción. Alter­na­ti­vas al poder esta­ble­ci­do que nos inten­ta ocul­tar infor­ma­ción tam­bién han sido clau­su­ra­das. Acor­dé­mo­nos de la pagi­na web apurtu.con, jun­to con el secues­tro de un tra­ba­ja­dor duran­te un año por el mero hecho de infor­mar, me refie­ro a Pit­tu, quien recien­te­men­te ha recu­pe­ra­do su liber­tad. Se han atre­vi­do inclu­so a cri­mi­na­li­zar la soli­da­ri­dad con el colec­ti­vo de [email protected] [email protected] al por­tar sus foto­gra­fías en fies­tas, en herri­kos (don­de exis­tan, por­que en algu­nos pue­blos siguen cerra­dos), en dife­ren­tes actos rei­vin­di­ca­ti­vos popu­la­res como la korri­ka, y en movi­li­za­cio­nes a pie de calle. Pien­san que lo que no se ve, no exis­te. ¡Qué ilusos!

Pero don­de más dis­fra­zan su espa­ño­lí­si­ma demo­cra­cia, de for­ma inhu­ma­na y uti­li­zán­do­les como mone­da de cam­bio es con­tra el colec­ti­vo de [email protected] y exi­lia­dos [email protected] Siguen uti­li­zan­do polí­ti­cas obso­le­tas que vie­nen del pasa­do como es la dis­per­sión. La dis­per­sión mata. Pro­du­ce gra­ves acci­den­tes entre los fami­lia­res o ami­gos que se tras­la­dan en via­jes relám­pa­go por las dife­ren­tes cár­ce­les del esta­do espa­ñol y fue­ra de él. Peno­sa es la acti­tud polí­ti­ca que está lle­van­do a cabo el gobierno espa­ñol res­pec­to a los pre­sos enfer­mos vas­cos. Gra­ve y cri­ti­ca es la situa­ción del pre­so arra­sa­tea­rra Iosu Uri­beetxe­ba­rria a quien con un cán­cer con metás­ta­sis le man­tie­nen encar­ce­la­do, impi­dién­do­le reci­bir un tra­to digno en su casa jun­to a sus fami­lia­res en sus últi­mos días. Como medi­da de pre­sión ha comen­za­do una huel­ga de ham­bre, man­te­nien­do la inges­ta de media­ción para su enfer­me­dad, agra­van­do aún más su esta­do crí­ti­co de salud.

La socie­dad vas­ca no men­di­ga nada. Sólo recla­ma jus­ti­cia. Que cum­plan su ley, por la cual, los pre­sos con enfer­me­da­des gra­ves e incu­ra­bles deben estar en casa. Entre [email protected] les obli­ga­re­mos a cum­plir­la. Una vez más, recu­rri­re­mos a la movi­li­za­ción social, una de nues­tras mejo­res armas de lucha y resis­ten­cia para traer a los 14 pre­sos enfer­mos a casa. Sin nada a cam­bio, ni con­di­cio­nes. Los que­re­mos vivos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *