Pue­do ser mamá, pero no quiero

Tex­tos: Lau­ra Fio­chet­ta – Ilus­tra­ción: Maria­na Baizán
Muchas optan por resig­nar la mater­ni­dad por volun­tad pro­pia. Sin embar­go, su deci­sión sue­le cau­sar asom­bro, recha­zos y crí­ti­cas. Tes­ti­mo­nios de muje­res que no sien­ten que tener hijos sea un man­da­to ni tam­po­co un plan de rea­li­za­ción personal.
«¿Cuán­tos hijos que­rés tener?», pre­gun­ta una ami­ga a otra. Y la escue­ta res­pues­ta es «nin­guno». Diá­lo­gos como éste han empe­za­do a ser fre­cuen­tes en nues­tra socie­dad y aun­que con reac­cio­nes varia­das, cada vez son más las muje­res que deci­den que no quie­ren ser madres, inde­pen­dien­te­men­te de si tie­nen o no pare­ja. Los pre­jui­cios a esa deci­sión de vida per­sis­ten social­men­te, sin embar­go, nos gus­te o no, el bino­mio mujer/​madre está en jaque.
Valen­ti­na tie­ne 32 años y es artis­ta plás­ti­ca. Des­de hace dos años vive con su novio, tie­ne un hijo de 7. «No quie­ro tener hijos, siem­pre lo supe, no me gus­tan los niños, no ima­gino mi vida con un bebé ni la sue­ño», sen­ten­cia. ¿Qué dice su pare­ja al res­pec­to? «Lo acep­ta, espe­cial­men­te por­que él ya tie­ne un hijo. El pro­ble­ma son otras per­so­nas, que me advier­ten que ya me van dar ganas, que es lo más mara­vi­llo­so del mun­do, pero la ver­dad es que yo no lo sien­to ni lo pien­so así». Es decir que hablar de «ins­tin­to mater­nal» o «rea­li­za­ción per­so­nal a tra­vés de la mater­ni­dad», no vie­nen a este caso.
El año pasa­do, la Ciu­dad de Bue­nos Aires difun­dió una encues­ta que indi­ca­ba que 4 de cada 10 por­te­ñas en edad fér­til no tie­nen hijos. Ade­más, que 30% de las muje­res tie­ne sólo un hijo. Aun­que en las pro­vin­cias la situa­ción no es simi­lar, la ten­den­cia existe.

Al res­pec­to, la soció­lo­ga Vale­ria Fer­nán­dez Han­san refle­xio­na: «Aun­que todas, o casi todas las muje­res bio­ló­gi­cas ten­ga­mos la posi­bi­li­dad de engen­drar, ser madres, debie­ra poder ser una deci­sión toma­da tras una refle­xión per­so­na­lí­si­ma. Ser madre por pro­pia volun­tad o lle­gar a ser­lo por­que así lo indi­ca un deber ser social o fami­liar, son viven­cias com­ple­ta­men­te dife­ren­tes que nos lle­van a vivir la mater­ni­dad o la no mater­ni­dad, tam­bién de mane­ras distintas».

En ese sen­ti­do opi­na María José Ber­nas­co­ni, Coor­di­na­do­ra Nacio­nal de Red Lati­no­ame­ri­ca­na y del Cari­be por la Huma­ni­za­ción de Par­tos y Naci­mien­tos (Rela­cahu­pan). «Noso­tras tra­ba­ja­mos con muje­res que están emba­ra­za­das y han deci­di­do ser madres. Pero pen­sa­mos que no es natu­ral ser­lo. Cree­mos que lo pri­me­ro que tie­ne la mujer es un terri­to­rio que es su cuer­po, y a par­tir de ahí habla­mos de auto­no­mía para tomar las deci­sio­nes», opina.

¿Qué lle­va a las muje­res a ele­gir si quie­ren ser o no madres? Segu­ra­men­te la res­pues­ta tie­ne muchos argu­men­tos, como muje­res y madres exis­ten. En el libro «Madre no hay una sola», la his­to­ria­do­ra Kari­na Felit­ti se expla­ya sobre las dife­ren­tes mane­ras de ser madres, y nos saca rau­da­men­te de las estructuras.

Con­sul­ta­da por Los Andes, dijo: «Como seres socia­les es evi­den­te que no pode­mos abs­traer­nos por com­ple­to de nues­tro entorno y por eso es muy difí­cil aun pen­sar dife­ren­tes mode­los de fami­lia y de mater­ni­da­des. Por otra par­te la deci­sión de no ser madre es algo que cada vez más muje­res plan­tean pero toda­vía pue­de seguir cau­san­do asom­bro, sos­pe­cha y a veces estig­ma­ti­za­ción. En estas sema­nas de pro­mo­cio­nes de jugue­tes para el Día del Niño vea­mos cuán­tos bebés y coche­ci­tos se ven­den para las niñas, la mater­ni­dad como lugar de rea­li­za­ción de las muje­res sigue estan­do muy pre­sen­te aun­que hoy con­vi­va con otras alter­na­ti­vas», asegura.

Esca­par del mandato

El libro «Equis, la igual­dad y la diver­si­dad de géne­ro des­de los pri­me­ros años» tam­bién da cuen­ta de la nece­si­dad de pres­tar espe­cial aten­ción a los jugue­tes con los que jue­gan nues­tros niños y niñas, que influi­rán en sus futu­ras elec­cio­nes. «Si somos niñas, se espe­ra­rá que imi­te­mos la coti­dia­ni­dad de un hogar, que jue­gos a ser maes­tras pacien­tes y cari­ño­sas, y si somos varo­nes, que sea­mos com­pe­ti­do­res fuer­tes, super­hé­roes valien­tes y que no llo­re­mos si se nos pin­cha la pelo­ta», dice este libro.

Sin embar­go, pese a todo lo que nos ense­ñan des­de peque­ñas, no todas cre­ce­mos con las mis­mas expec­ta­ti­vas. Ele­na tie­ne 36 años, es licen­cia­da en Cien­cias Polí­ti­cas y sos­tie­ne que nun­ca qui­so tener hijos. «Siem­pre lo supe, aho­ra no estoy en pare­ja, pero cuan­do lo esta­ba, mi pare­ja coin­ci­día con­mi­go, no íba­mos a tener hijos». ¿Cues­ta decir­lo en públi­co? «Cada vez menos me cues­ta decir­lo delan­te de otras muje­res. Hace diez años era difí­cil que enten­die­ran esta posi­ción, todas mis ami­gas decían que ya me iban a lle­gar las ganas. Tenía muy cla­ro que no que­ría tener hijos, siem­pre usé méto­dos anti­con­cep­ti­vos para evi­tar un embarazo».

La doc­to­ra en inves­ti­ga­cio­nes femi­nis­tas de la Uni­ver­si­dad espa­ño­la Pablo de Ola­vi­de, Rosa­na Rodrí­guez , agre­ga: «Hay tan­tos aspec­tos que nos influ­yen para tomar la deci­sión de no ser madres, como diver­sas son las mujeres.

No ser madre es una mane­ra de tran­si­tar el mun­do tan váli­da como ser­lo, nun­ca se nos ocu­rri­ría pen­sar en esos tér­mi­nos res­pec­to de los varones.

Las pre­sio­nes cons­tan­tes de la mater­ni­dad no son com­pa­ti­bles con el desa­rro­llo pro­fe­sio­nal, obli­ga a las muje­res a tener que ele­gir por una u otra, pos­ter­gán­do­se. La no adhe­sión a los roles de géne­ro, esca­par del man­da­to, por no que­rer ser madres, impli­ca una lucha con­tra todas las ins­ti­tu­cio­nes patriar­ca­les, pues estas muje­res (como las les­bia­nas, o las muje­res que abor­tan) se ale­jan de su géne­ro, y sue­len ser asi­mi­la­das al mode­lo mas­cu­lino, tam­bién con­si­de­ra­das excep­cio­na­les, es decir fue­ra de lo «nor­mal” ».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *