¿Cri­sis o esta­fa?- Sal­va­dor López Arnal

Para Dome­ni­co Losur­do, como recuer­do de nues­tro encuen­tro en las Jor­na­das de Pen­sa­mien­to Crí­ti­co.

Toman­do pie en la pla­ta­for­ma Bloom­berg, Aman­da Mars infor­ma­ba en el país del miér­co­les 8 de agos­to de 2012 que Aman­cio Orte­ga se ubi­ca­ba, según patri­mo­nio en el ter­cer lugar de esa lis­ta insul­tan­te de los 20 indi­vi­duos más ricos del mun­do.

El pri­me­ro es Car­los Slim, un empre­sa­rio de un país que está en manos del nar­co­trá­fi­co, de un sui­ci­da libre comer­cio, inca­paz de admi­tir que una fuer­za mode­ra­da de cen­tro izquier­da pue­da alcan­zar la pre­si­den­cia de la nación. Don Feli­pe Gon­zá­lez-Gas Natu­ral podría expli­car­nos deta­lles muy intere­san­tes de las ini­cia­ti­vas eco­nó­mi­cos polí­ti­cas de la pri­me­ra for­tu­na del mun­do.

Bill Gates es el segun­do rica­chón. Su nego­cio: pri­va­ti­zar el cono­ci­mien­to infor­má­ti­co. Si usted quie­re usar una hoja de cálcu­lo para obte­ner el pro­me­dio de sus gas­tos men­sua­les, tie­ne que pagar por ello. Es como si usted tuvie­ra que pagar a un empre­sa­rio por uti­li­zar el teo­re­ma de Pitá­go­ras, la ley de la gra­ve­dad, la tabla perió­di­ca de los ele­men­tos o el prin­ci­pio de incer­ti­dum­bre.

La lis­ta de los rica­cho­nes es muy mas­cu­li­na y muy occi­den­tal. Al final apa­re­ce un pop­pe­riano, Geor­ge Soros, que se las da de luchar por la socie­dad abier­ta ¡menu­da socie­dad es esa!

La suma de los patri­mo­nios de estos 20 rica­cho­nes suma apro­xi­ma­da­men­te 680 mil millo­nes de dóla­res. Más que el PIB de Gre­cia y Por­tu­gal suma­dos, más de los 23 del PIB espa­ñol: 20 tie­nen tan­to como unos 30 millo­nes de ciu­da­da­nos espa­ño­les o como 300 o 400 millo­nes de ciu­da­da­nos afri­ca­nos. ¿De dón­de han obte­ni­do su for­tu­na? Un ejem­plo pue­de ayu­dar:

Orte­ga era has­ta hace poco pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Indi­tex. Pablo Isla abo­ga­do del esta­do, es aho­ra pre­si­den­te de la mul­ti­na­cio­nal. El año 2011 sus hono­ra­rios por la pre­si­den­cia subie­ron 21,8 millo­nes de euros. Según la mis­ma empre­sa, lo que ellos lla­man gas­to por tra­ba­ja­dor ‑sala­rio más segu­ri­dad social- fue de 20.218 euros. La rela­ción fue por tan­to de 1000 a 1. Si tene­mos en cuen­ta que la can­ti­dad indi­ca­da es un pro­me­dio, es muy pro­ba­ble que la rela­ción con los sala­rios más bajos de los tra­ba­ja­do­res haya sido de 1500 a 1. A eso se le lla­ma­ba en los tiem­pos heroi­cos explo­ta­ción, plus­va­lía abso­lu­ta, plus­va­lía rela­ti­va etc.

Hay otro pun­to a remar­car: la varia­ción patri­mo­nial. En tiem­pos de supues­ta cri­sis inter­na­cio­nal, Car­los Slim ha incre­men­ta­do su patri­mo­nio entre 2011 y 2012 en un 20,4%. Gates en un 12,3%. Don Orte­ga en un 32,2%. De estos 20 rica­cho­nes sólo uno ha dis­mi­nui­do su patri­mo­nio en un 0,2% ¿cri­sis? ¿Qué cri­sis? ¿No sería mejor lla­mar­le por su nom­bre ver­da­de­ro: esta­fa des­co­mu­nal con­tra los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de todo el mun­do?

Hace unos cuan­tos años, Warren E. Buf­fett, el cuar­to rica­chón de los rica­cho­nes, tuvo la des­fa­cha­tez de afir­mar que era obvia la exis­ten­cia de la lucha de cla­ses y que la suya, la empre­sa­rial, la bur­gue­sa, los nue­vos empren­de­do­res, esta­ban ganan­do por golea­da. Con todo el cinis­mo del mun­do. Hace unos cuan­tos años más, en 1848 los jóve­nes Marx y Engels ya expli­ca­ron que la his­to­ria huma­na cono­ci­da se ver­te­bra­ba en base a esa lucha que, en oca­sio­nes aca­ba­ba en desas­tre. No esta­mos muy lejos de ese pun­to. Pero aña­die­ron algo más: el fan­tas­ma del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio reco­rría las ciu­da­des y pue­blos de euro­pa. Hoy el fan­tas­ma de la revo­lu­ción social debe reco­rrer tam­bién euro­pa y el mun­do ¡Has­ta ente­rrar­los en el mar, a esos 20 rica­cho­nes y a todos los eje­cu­ti­vos y polí­ti­cos que les sir­ven y adu­lan!

PS: Dome­ni­co Losur­do está escri­bien­do un libro sobre la actua­li­dad de la lucha de cla­ses. Por si tuvié­ra­mos algu­na duda. ¿Se acuer­dan aque­llos que afir­ma­ban que eso de la lucha de cla­ses era un asun­to de paleo­mar­xis­tas no reci­cla­dos?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *