47 ani­ver­sa­rio del Movi­mien­to de Izquier­da Revo­lu­cio­na­ria

Ni siquie­ra un memo­rial podría con­te­ner la tota­li­dad de vidas que se han entre­ga­do por la cau­sa de los humil­des, de los humi­lla­dos, de los explo­ta­dos y opri­mi­dos de nues­tro país. Siem­pre será difí­cil cuan­ti­fi­car las cuo­tas de sacri­fi­cios y de gene­ro­si­dad que tan­tas gene­ra­cio­nes de hom­bres y muje­res, obre­ros y estu­dian­tes, inte­lec­tua­les y pro­fe­sio­na­les brin­da­ron a la cau­sa del Socia­lis­mo y la jus­ti­cia social, y que en tér­mi­nos mate­ria­les con­cre­tos, sig­ni­fi­có en nues­tra his­to­ria patria dig­ni­fi­car la vida de tan­tos y tan­tos exclui­dos del dere­cho a ser feli­ces.

La ver­dad sim­ple, es que cuan­do un revo­lu­cio­na­rio nace a la opción de con­sa­grar su ener­gía y su pro­pia vida a la lucha por un mun­do jus­to e igua­li­ta­rio, no está en sus cálcu­los pos­tu­lar a la con­di­ción de már­tir o héroe de la cau­sa que eli­gió. Lejos y muy lejos de este afán, casi ególatra;su con­cien­cia lo sitúa ante las cir­cuns­tan­cias mate­ria­les y son estas las que inter­pe­lan y com­pro­me­ten su razón y volun­tad para rea­li­zar la tarea de trans­for­mar el mun­do. El revo­lu­cio­na­rio posee la pre­dis­po­si­ción a cum­plir con una voca­ción esen­cial­del ser humano, cuyo lla­ma­do exi­ge y obli­ga a cam­biar la reali­dad a favor de la jus­ti­cia, es decir, desa­rro­llar a par­tir de este lla­ma­do de la his­to­ria, una ten­den­cia favo­ra­ble a la vida y con­tra­ria a las ten­den­cias con­ser­va­do­ras y reac­cio­na­rias que favo­re­cen con­di­cio­nes de pobre­za, mise­ria y muer­te para las mayo­rías de nues­tros pue­blos.

Retró­gra­dos y pro­gre­sis­tas, con­ser­va­do­res y revo­lu­cio­na­rios, necró­fi­los y bió­fi­los, han sido a lo lar­go de la his­to­ria de la huma­ni­dad, los con­tra­rios que resol­vien­do sus anta­go­nis­mos, han posi­bi­li­ta­do que la huma­ni­dad a tra­vés de avan­ces y retro­ce­sos haya alcan­za­do los nive­les de desa­rro­llo y pro­gre­so has­ta aho­ra cono­ci­dos.

Marx y Engels, des­cu­brie­ron estas leyes y los movi­mien­tos dia­léc­ti­cos del desa­rro­llo his­tó­ri­co y con­se­cuen­te con aque­llo, dedi­ca­ron gran par­te de su vida a dar sus­ten­to a una visión de mun­do, que pre­ci­sa­men­te toma­ba par­ti­do por la vida al tomar par­ti­do por la cla­se más des­po­seí­da que había pari­do el capi­ta­lis­mo: el pro­le­ta­ria­do. En el Mani­fies­to Comu­nis­ta ellos nos seña­lan que la his­to­ria de todas las socie­da­des que han exis­ti­do has­ta nues­tros días, es la his­to­ria de la lucha de cla­ses y jun­to con esta afir­ma­ción nos mues­tran a los anta­go­nis­tas de esta his­to­ria: “hom­bres libres y escla­vos, patri­cios y ple­be­yos, seño­res y sier­vos, maes­tros y ofi­cia­les, en una pala­bra: opre­so­res y oprimidos…(1) y con ello, no sólo hacían una inter­pre­ta­ción del mun­do, sino que lo mis­mo indi­ca­ba las pau­tas para trans­for­mar­lo, desa­fió y deber – según Marx- de todo filó­so­fo y más aún, desa­fío y deber de todo revo­lu­cio­na­rio, según el Che.

El MIR nace hace 47 años adhe­ri­do a esta con­cep­ción de la his­to­ria. Sus fun­da­do­res reco­no­cen filas en un lado de las­trin­che­ras de la lucha de cla­ses y des­de una de esas trin­che­ras se con­vier­ten en com­ba­tien­tes por la vida. Miguel, Luciano, Bau­tis­ta, Edgar­do y otros tan­tos cama­ra­das dan cuen­ta con su com­pro­mi­so revo­lu­cio­na­rio de aque­lla voca­ción ancla­da en el ser del hom­bre, y cons­cien­tes y con­ven­ci­dos­de este lla­ma­do de la his­to­ria, orga­ni­zan un Par­ti­do que será aque­lla herra­mien­ta de lucha y de cam­bio. Como toda gran tarea, la revo­lu­ción en Chi­le sur­ge como un desa­fió her­mo­so y terri­ble a la vez. Pasar en el len­gua­je del pro­pio Marx, del rei­no de la mise­ria al rei­no de la feli­ci­dad, aso­ma como un oscu­ro y difí­cil labe­rin­to, cuyo reco­rri­do se hace intrin­ca­do pese a las estra­te­gias y las tác­ti­cas que se pue­dan entre­te­jer para ini­ciar y desa­rro­llar esa mar­cha. Pero en este inten­to, lo más impor­tan­te es la cer­te­za y la madu­ra volun­tad de luchar y luchar has­ta ven­cer o morir en el inten­to, por­que se com­pren­de que esta mar­cha es colec­ti­va y la his­to­ria es la his­to­ria de la lucha de clases.El MIR se cons­ti­tu­ye en un Par­ti­do Mar­xis­ta-leni­nis­ta y se toma esta opción, por­que se quie­re que cada uno de sus mili­tan­tes, ten­gan la cla­ri­dad sufi­cien­te para asu­mir el com­pro­mi­so revo­lu­cio­na­rio y enten­der el gra­do de ese par­ti­cu­lar com­pro­mi­so que es cam­biar la his­to­ria. No se tra­ta­ba una vez más, de pedir limos­nas al “buen” bur­gués, no se tra­ta­ba ya de refor­mas más o refor­mas menos, pelea­das en los salo­nes par­la­men­ta­rios o sur­gi­das en un pala­cio de gobierno. Se tra­ta­ba esta vez, de un pro­yec­to pro­pio de los explo­ta­dos y opri­mi­dos, de aspi­rar con­se­cuen­te­men­te a una socie­dad dis­tin­ta y alter­na­ti­va al capi­ta­lis­mo. Se tra­ta­ba esta vez de un dise­ño sub­ver­si­vo y rup­tu­ris­ta, de un sal­to his­tó­ri­co, de un asal­to al poder que osten­ta la bur­gue­sía como cla­se para­si­ta­ria, y tam­bién de un hito en la con­cien­cia y en la volun­tad de la cla­se obre­ra y el pue­blo como cla­se pro­duc­to­ra. El pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio del MIR pro­po­ne a los tra­ba­ja­do­res con­ver­tir­se como cla­se pro­le­ta­ria, en el segun­do esla­bón arma­do, des­pués de los patrio­tas de la inde­pen­den­cia, para con­quis­tar la sobe­ra­nía inte­gral y la defi­ni­ti­va libe­ra­ción de Chi­le.

Han pasa­do 47 años des­de aquel 15 de agos­to del año 65, en elque la con­ver­gen­cia de un gru­po de revo­lu­cio­na­rios die­ron ini­cio a un com­pro­mi­so de con­no­ta­ción radi­cal, orga­ni­zar en Chi­le la fuer­za social nece­sa­ria para la toma del poder por los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo. La mayo­ría de ellos dejó en ese com­pro­mi­so su vida y con ello esta­ble­cie­ron con los explo­ta­dos y opri­mi­dos de nues­tro país una alian­za san­gran­te e irre­sis­ti­ble, una pro­me­sa de jus­ti­cia, de igual­dad y de liber­tad, por la que habrá que con­ti­nuar la lucha revo­lu­cio­na­ria que ellos ini­cia­ron con su gene­ro­so ejem­plo.

Hoy cuan­do la cla­se domi­nan­te repre­sen­ta­da por la “Alian­za por Chi­le” y la “Con­cer­ta­ción”, con­vier­ten a las mayo­rías opri­mi­das en espec­ta­do­ras de sus gran­des nego­cia­dos y de sus jugo­sas y des­ca­ra­das ganan­cias, cuan­do con el cinis­mo que ya le es con­na­tu­ral jus­ti­fi­can sus mala­ba­ris­mos polí­ti­cos y cuan­do sin nin­gún tapu­jo y ver­güen­za deco­ran para sus pro­pios intere­ses su estruc­tu­ra polí­ti­co-jurí­di­ca, per­fec­cio­nan­do cada vez más su sis­te­ma de odio, robo y opre­sión. Hoy cuan­do como cla­se bur­gue­sa y patro­nal ya han mos­tra­do todas sus car­tas de ambi­ción y ava­ri­cia, corres­pon­de que los revo­lu­cio­na­rios vol­va­mos a poner en alto, y como una gran ban­de­ra, esa her­mo­sa pro­me­sa de jus­ti­cia y liber­tad que ofre­cie­ron nues­tros cama­ra­das caí­dos en la lucha revo­lu­cio­na­ria.

La nue­va gene­ra­ción de revo­lu­cio­na­rios debe­mos tomar en nues­tras manos, como una efi­caz arma y como una her­mo­sa ban­de­ra, ese lega­do de amor y de com­ba­te que des­de los albo­res de nues­tra patria nos han deja­do José Miguel Carre­ra, Manuel Rodrí­guez, Cami­lo Hen­rí­quez y tam­bién aquel lega­do que nos vie­ne de aquel año 65 con Miguel, Luciano, Bau­tis­ta, Dia­na, Lumi, Dago­ber­to y esa lar­ga lis­ta de los héroes de nues­tros días.

El MIR en sus 47 años de lucha revo­lu­cio­na­ria lla­ma a los tra­ba­ja­do­res y al pue­blo a:

CONTINUAR EXTENDIENDO Y PROFUNDIZANDO LA REACTIVACIÓN SOCIAL.

INSTAURAR Y MULTIPLICAR EL DEBATE POLÍTICO POR LAS DEMANDAS Y LOS DERECHOS DEL PUEBLO, EN CADA LUGAR DE TRABAJO, EN CADA ESCUELA, EN CADA UNIVERSIDAD, EN CADA POBLACIÓN POPULAR.

AISLAR SOCIAL Y POLITICAMENTE A LA CLASE DOMINANTE Y A LOS SECTORES REFORMISTAS Y CONCILIADORES.

PORQUE CHILE ES UNA PROMESADE JUSTICIA Y LIBERTAD PARA SUS HIJOS,

¡!LUCHAREMOS HASTA EL FIN ¡!

(1) Marx-Engels. Mani­fies­to Comu­nis­ta Pág.30 Alba Edi­to­res mayo 2003 Chi­le.

Movi­mien­to de Izquier­da Revo­lu­cio­na­ria
SECRETARIADO NACIONAL

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *