Olim­pia­das: poder y lucro- María Cris­ti­na Rosas

Opi­nión

Olim­pia­das: poder y lucro

María Cris­ti­na Rosas 
Astur­bu­lla, 06-08-2012
¿Cuán­to cues­ta una meda­lla olím­pi­ca?

¿Jue­gos Olím­pi­cos para todos?

“Citius, altius, for­tius”, es el lema de los Jue­gos Olím­pi­cos que, pre­su­mi­ble­men­te, se desa­rro­llan a par­tir de una pre­mi­sa casi lúdi­ca de her­ma­nar a las nacio­nes a tra­vés del depor­te. Ese es un fin loa­ble. Es sabi­do que las acti­vi­da­des depor­ti­vas con­tri­bu­yen a la cohe­sión social, amén de mejo­rar la cali­dad de vida de las per­so­nas. Asi­mis­mo, el depor­te tie­ne impor­tan­tes con­se­cuen­cias para la salud: en 2003, la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) puso en mar­cha la ini­cia­ti­va “por tu salud, mué­ve­te”, debi­do a que ya se ha docu­men­ta­do amplia­men­te por par­te de diver­sos espe­cia­lis­tas que la fal­ta de acti­vi­dad físi­ca, jun­to con una ali­men­ta­ción poco salu­da­ble, son los prin­ci­pa­les fac­to­res de ries­go que con­tri­bu­yen a la mor­bi­li­dad y mor­ta­li­dad por enfer­me­da­des cró­ni­cas en el mun­do.1

Por lo tan­to, el depor­te “se rei­vin­di­ca como una acti­vi­dad huma­nis­ta, des­ti­na­da a favo­re­cer el desem­pe­ño depor­ti­vo de los hom­bres, a mejo­rar la salud públi­ca, par­ti­ci­par en la expan­sión del ludis­mo y a con­ver­tir­se en un fac­tor de inte­gra­ción y amis­tad. Con­tri­bu­ye a la eman­ci­pa­ción de las muje­res, a la lucha con­tra el racis­mo y la xeno­fo­bia, a la acep­ta­ción, por par­te de los indi­vi­duos, de los valo­res repu­bli­ca­nos y a la mani­fes­ta­ción, para los más afor­tu­na­dos, del ascen­so en la esca­la social”.2

El depor­te, por lo tan­to, reci­be cada vez más aten­ción de par­te de las socie­da­des. Ello es posi­ti­vo, pero tam­bién plan­tea el desa­fío de que las auto­ri­da­des de cada país lo some­ten al queha­cer polí­ti­co, bus­can­do deri­var bene­fi­cios par­ti­cu­la­res, ale­ja­dos del bien común. Por tan­to, “el depor­te está lleno de ten­sio­nes, entre el pue­blo y las éli­tes domi­nan­tes, entre inno­va­ción y res­tau­ra­ción, entre libe­ra­ción y colo­ni­za­ción. Cuan­do se pre­ten­de armo­ni­zar estas con­tra­dic­cio­nes, se igno­ran aspec­tos rele­van­tes y esen­cia­les del depor­te”.3

Pues­to que la polí­ti­ca depor­ti­va es res­pon­sa­bi­li­dad del Esta­do, un even­to como los Jue­gos Olím­pi­cos posi­bi­li­ta que los paí­ses pro­yec­ten una ima­gen de lide­raz­go y poder ante el mun­do. Es una for­ma de mos­trar­le a otras nacio­nes los logros de las polí­ti­cas de deter­mi­na­do Esta­do en el terreno depor­ti­vo y en rubros rela­cio­na­dos –como el ali­men­ta­rio, el edu­ca­ti­vo, etcé­te­ra. Los depor­tis­tas exi­to­sos, por su par­te, pue­den con­ver­tir­se en genui­nos emba­ja­do­res pro­mo­to­res de una ima­gen posi­ti­va del país del que pro­ce­den. Todo ello se resu­me, en que el depor­te es una herra­mien­ta al ser­vi­cio del poder, aun­que tam­bién de la economía.

En 2012, Lon­dres por ter­ce­ra oca­sión será sede de los Jue­gos Olím­pi­cos. Pre­via­men­te, en 1908 y 1948, la capi­tal ingle­sa alber­gó la más impor­tan­te jus­ta depor­ti­va del mun­do, aun­que en con­di­cio­nes muy dife­ren­tes a las de aho­ra. Bas­te men­cio­nar, por ejem­plo, que en 1908 el mun­do se encon­tra­ba en bue­na medi­da bajo domi­nio colo­nial, por lo que sólo con­cu­rrie­ron 22 paí­ses y 2008 atle­tas, entre quie­nes figu­ra­ron ape­nas 37 muje­res, y las dis­ci­pli­nas depor­ti­vas eran 26.4 Para 1948 –hay que recor­dar que se tenía pre­vis­to cele­brar los jue­gos olím­pi­cos en 1944 en la cita­da capi­tal ingle­sa, lo cual no pudo ser debi­do al desa­rro­llo de la segun­da gue­rra mun­dial– par­ti­ci­pa­ron 59 paí­ses y 4 mil 104 atle­tas, de los que 390 eran muje­res, en 17 disciplinas5

En la actua­li­dad, Lon­dres dará la bien­ve­ni­da a 205 países/​comités olím­pi­cos nacio­na­les que acu­di­rán con una repre­sen­ta­ción de apro­xi­ma­da­men­te 10 mil 500 atle­tas para com­pe­tir en 26 depor­tes y 39 dis­ci­pli­nas. Se esti­ma que en por­cen­ta­jes la com­po­si­ción por géne­ro será a razón de 6 a 4, es decir, 60% del núme­ro total de los atle­tas serán hom­bres y el 40% muje­res que com­pe­ti­rán en las diver­sas justas.6 Asi­mis­mo, las auto­ri­da­des bri­tá­ni­cas eri­gie­ron infra­es­truc­tu­ra espe­cí­fi­ca para hos­pe­dar a los depor­tis­tas y para con­tar con ins­ta­la­cio­nes depor­ti­vas reque­ri­das, inde­pen­dien­te­men­te de las que ya existían.

Al mar­gen de los núme­ros, los Jue­gos Olím­pi­cos revis­ten gran impor­tan­cia polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, y cuen­tan con la con­cu­rren­cia de acto­res esta­ta­les y no esta­ta­les, sien­do los segun­dos tan­to o más impor­tan­tes que los pri­me­ros Lejos de ser acti­vi­da­des que her­ma­nen a las nacio­nes –don­de “lo más impor­tan­te no es ganar sino com­pe­tir” – , las olim­pia­das ponen de mani­fies­to la enor­me dis­tan­cia entre paí­ses desa­rro­lla­dos y en desa­rro­llo, ejem­pli­fi­can­do, una vez más, el irre­so­lu­ble con­flic­to Norte-Sur.

Los jue­gos olím­pi­cos y las dis­pa­ri­da­des Norte-Sur

En los Jue­gos Olím­pi­cos que se efec­tua­ron en Bei­jing en 2008, se otor­ga­ron 958 meda­llas a atle­tas de 81 países/​comités olím­pi­cos nacio­na­les. Esto sig­ni­fi­ca que de los 204 países/​comités par­ti­ci­pan­tes, sólo el 39% obtu­vo algu­na pre­sea. Aho­ra bien: de las 958 pre­seas entre­ga­das, los 10 paí­ses que enca­be­za­ron el meda­lle­ro olím­pi­co, aca­pa­ra­ron 540, esto es, el 56% de las mis­mas, por lo que otras 71 nacio­nes se repar­tie­ron las 418 restantes.

Siguien­do con este razo­na­mien­to, entre los 10 paí­ses pun­te­ros, se obser­va una cerra­da dispu­ta, en par­ti­cu­lar entre la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na (RP Chi­na) y Esta­dos Uni­dos (véa­se el cua­dro ane­xo), dado que los chi­nos domi­na­ron las pre­seas dora­das, si bien la Unión Ame­ri­ca­na fue el país que más meda­llas se adju­di­có. Con todo, no deja de ser impre­sio­nan­te el desem­pe­ño de los atle­tas chi­nos, quie­nes, de un total de 302 meda­llas de oro que fue­ron otor­ga­das en el tor­neo de Bei­jing, se hicie­ron de casi el 17% de las mis­mas, es decir, prác­ti­ca­men­te, una de cada cin­co pre­seas dora­das fue a parar a manos de algún depor­tis­ta chino.

De los 10 paí­ses pun­te­ros en el meda­lle­ro olím­pi­co de Bei­jing, sie­te son desa­rro­lla­dos, uno es un país en tran­si­ción (Rusia), y dos son nacio­nes en desa­rro­llo (RP Chi­na y Corea del Sur). Todos ellos han alber­ga­do los Jue­gos Olím­pi­cos y en cier­tos casos, más de una vez.

Los paí­ses en desa­rro­llo, con excep­ción de los que enca­be­zan el meda­lle­ro olím­pi­co, han sido rara vez orga­ni­za­do­res de un even­to de estas pro­por­cio­nes. Las razo­nes son evi­den­tes: los jue­gos olím­pi­cos deman­dan infra­es­truc­tu­ra, segu­ri­dad, gas­tos logís­ti­cos, pro­mo­ción, etcé­te­ra, y estas son con­di­cio­nes que no tan fácil­men­te pue­den reu­nir las nacio­nes más mar­gi­na­das. Bas­te men­cio­nar que a la fecha nin­gún país del con­ti­nen­te afri­cano ha sido sede de las olim­pia­das. De hecho, fue­ra de Bei­jing y Seúl, sólo Méxi­co, en 1968, fue capaz de alber­gar este even­to, por cier­to, en un con­tex­to nacio­nal e inter­na­cio­nal par­ti­cu­lar­men­te difí­cil. Bra­sil será el segun­do país lati­no­ame­ri­cano en la lis­ta de anfi­trio­nes en 2016, a pesar de que en 2014 tam­bién será sede de la copa del mundo.

Con todo, se tra­ta de una inver­sión recu­pe­ra­ble. Los Jue­gos Olím­pi­cos de Lon­dres ten­drán un cos­to apro­xi­ma­do de 14 mil millo­nes de dóla­res, gran par­te de los cua­les han sido sufra­ga­dos por el sec­tor pri­va­do y otras apor­ta­cio­nes. Según Visa, el con­su­mo de pro­duc­tos rela­cio­na­dos con la jus­ta vera­nie­ga de Lon­dres gene­ra­rá un gas­to por mil 220 millo­nes de dóla­res. Adi­cio­nal­men­te, Lon­dres apor­ta­rá a la eco­no­mía bri­tá­ni­ca como resul­ta­do de este even­to, unos 8 mil 280 millo­nes de dóla­res. Es cier­to que las auto­ri­da­des bri­tá­ni­cas han inver­ti­do en pro­mo­cio­na­les para invi­tar a las per­so­nas a visi­tar Lon­dres en este verano, y para ello se invir­tie­ron alre­de­dor de 40 millo­nes de dóla­res. Empe­ro, las ganan­cias esti­ma­das se cal­cu­lan en casi 32 mil millo­nes de dóla­res, esto es, 10 mil millo­nes por arri­ba de las que gene­ra­ron las olim­pia­das de Bei­jing en 2008.8 Por lo tan­to, Bra­sil en 2016 no sólo mejo­ra­rá su ima­gen inter­na­cio­nal, sino que podrá embol­sar­se una impor­tan­te can­ti­dad de recur­sos finan­cie­ros con moti­vo de esta com­pe­ti­ción depor­ti­va. Aun así sub­sis­te la pre­gun­ta de cuán­tos paí­ses en desa­rro­llo podrán emu­lar a Bra­sil en el futu­ro. ¿Alber­ga­rá algún día algún país afri­cano los Jue­gos Olímpicos?

Entre los paí­ses en desa­rro­llo, fue­ra de los que ocu­pan las 10 pri­me­ras posi­cio­nes en el meda­lle­ro de Bei­jing, Jamai­ca –cor­te­sía de Usain Bolt– y Kenia –con sus mara­to­nis­tas– son los más des­ta­ca­dos, con un total de 11 y 14 meda­llas, res­pec­ti­va­men­te. En el caso de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, detrás de Jamai­ca, el país más aven­ta­ja­do es Bra­sil, con 15 pre­seas, si bien Cuba es, numé­ri­ca­men­te, el más exi­to­so con 24.

¿Qué impor­tan­cia revis­ten estas cifras? Inde­pen­dien­te­men­te de que reve­lan que los paí­ses pun­te­ros han pues­to espe­cial énfa­sis en la pro­mo­ción del depor­te, tam­bién evi­den­cian que éste es par­te inte­gral del desa­rro­llo nacio­nal. No se tra­ta de asu­mir que la fór­mu­la “más desa­rro­llo es igual a muchas meda­llas en las olim­pia­das” es infa­li­ble, dado que, por ejem­plo, Norue­ga, el país con el más alto desa­rro­llo humano, según el Pro­gra­ma de las Nacio­nes Uni­das para el Desa­rro­llo (PNUD), ape­nas logró adju­di­car­se 10 meda­llas en Bei­jing. A par­tir de este ejem­plo se podría deba­tir el sen­ti­do del depor­te en una socie­dad como la norue­ga, apa­ren­te­men­te más preo­cu­pa­da por pro­mo­ver un desa­rro­llo menos des­igual entre sus habi­tan­tes, que por dar mues­tras de supe­rio­ri­dad en el atle­tis­mo y el depor­te a los ojos del mun­do. En con­tras­te, la RP Chi­na, que obtu­vo la mayor can­ti­dad de pre­seas dora­das en 2008, es un país con enor­mes dis­pa­ri­da­des socia­les, lo que lle­va­ría a pen­sar que, a dife­ren­cia de Oslo, pre­fie­re sobre todo hacer de sus logros depor­ti­vos una mues­tra de poder ante el mun­do, más que uti­li­zar a estas acti­vi­da­des en bene­fi­cio del bien­es­tar social de su población.

Al res­pec­to, pen­san­do en Cuba, el país más meda­lle­ro del con­ti­nen­te ame­ri­cano –con la excep­ción, cla­ro está, de Esta­dos Uni­dos – , pare­ce­ría una nación cuyas polí­ti­cas depor­ti­vas ven­drían sien­do una espe­cie de híbri­do entre el ejem­plo de lo que sig­ni­fi­ca el depor­te para Norue­ga, y la uti­li­dad del mis­mo en la RP Chi­na. Es sabi­do, por ejem­plo, que en Cuba hay una deci­si­va pro­mo­ción del depor­te por par­te de las auto­ri­da­des y que des­de el triun­fo de la revo­lu­ción se deci­dió eli­mi­nar el pro­fe­sio­na­lis­mo en tér­mi­nos de comer­cia­li­za­ción, apo­yan­do, en cam­bio, el ama­teu­ris­mo bajo la con­sig­na de que el depor­te es un dere­cho del pue­blo. Es cono­ci­da la ase­so­ría que Cuba brin­da a paí­ses como Bra­sil, Vene­zue­la y Boli­via en mate­ria depor­ti­va, ade­más de que la ínsu­la cari­be­ña es una ver­da­de­ra poten­cia en béis­bol, boxeo, judo, lucha gre­co­rro­ma­na y atle­tis­mo. Tam­bién con fre­cuen­cia La Haba­na se enfren­ta a la pér­di­da de atle­tas que deser­tan a otras nacio­nes, lo que sin duda cons­ti­tu­ye una mer­ma para el desa­rro­llo de esta acti­vi­dad en el país.

Con todo, al igual que en el caso de la RP Chi­na, tam­bién es cier­to que las auto­ri­da­des cuba­nas han exal­ta­do los logros de sus depor­tis­tas en diver­sas opor­tu­ni­da­des, a fin de des­ta­car las bon­da­des del sis­te­ma polí­ti­co, eco­nó­mi­co y social en que se des­en­vuel­ven. Sin ir más lejos, en agos­to de 2008, en el mar­co de las olim­pia­das de Bei­jing, Fidel Cas­tro dio a cono­cer un comu­ni­ca­do en el que seña­la­ba que la ínsu­la cari­be­ña es el úni­co país don­de no exis­te el depor­te pro­fe­sio­nal; que es la úni­ca nación que hace años creó una Escue­la Inter­na­cio­nal de Edu­ca­ción Físi­ca y Depor­te de nivel supe­rior, don­de se han gra­dua­do muchos jóve­nes de paí­ses en desa­rro­llo y don­de estu­dian en la actua­li­dad alre­de­dor de mil 500 alum­nos sin pagar un solo cen­ta­vo; que los atle­tas cuba­nos de alto ren­di­mien­to estu­dian gra­tui­ta­men­te como pro­fe­so­res de edu­ca­ción físi­ca y depor­te y que el país ha gra­dua­do en cen­tros supe­rio­res de ense­ñan­za a dece­nas de miles de ciu­da­da­nos en esa espe­cia­li­dad, quie­nes pres­tan sus ser­vi­cios a niños, ado­les­cen­tes, jóve­nes y per­so­nas de todas las eda­des, auna­do a que muchos de ellos se invo­lu­cran en los pro­gra­mas de coope­ra­ción con otras nacio­nes en desa­rro­llo, ser­vi­cios que ofre­cen a un cos­to míni­mo, o de mane­ra gra­tui­ta en algu­nos casos, efec­tuan­do una deci­si­va con­tri­bu­ción al depor­te en el mun­do; y, por supues­to, Cas­tro no dejó esca­par la opor­tu­ni­dad para seña­lar que la ínsu­la cari­be­ña era el úni­co de los par­ti­ci­pan­tes en Bei­jing, eco­nó­mi­ca­men­te blo­quea­do por el impe­rio más pode­ro­so y rico que exis­tió jamás.9

¿Cuán­to cues­ta una meda­lla olímpica?

El pobre desem­pe­ño depor­ti­vo de la mayor par­te de los paí­ses en desa­rro­llo tie­ne que ver con una tris­te reali­dad: una meda­lla cues­ta, y mucho. Un atle­ta que com­pi­te deman­da una inver­sión, en pro­me­dio, de unos dos millo­nes de dóla­res al año, esto por­que se requie­re pagar gas­tos de un entre­na­dor, del cuer­po téc­ni­co, un fisio­te­ra­peu­ta, más las giras para el “fogueo” del mis­mo, y sus medi­ci­nas y ali­men­ta­ción, entre otros insu­mos. Si un depor­tis­ta aspi­ra a com­pe­tir en los jue­gos olím­pi­cos, debe par­ti­ci­par en com­pe­ten­cias pre­vias unas cua­tro veces por año lo cual entra­ña gas­tos más los del staff de apo­yo que tra­ba­ja con él. Así, aun cuan­do exis­ten dis­pa­ri­da­des entre los paí­ses –es decir, no es lo mis­mo el cos­to de la pre­pa­ra­ción de Michael Phelps o de Usain Bolt que la de un mara­to­nis­ta keniano– se esti­ma que el gas­to mun­dial de las nacio­nes en la pre­pa­ra­ción de los 10 mil 500 atle­tas que asis­ti­rán a Lon­dres, es de apro­xi­ma­da­men­te 934. 5 millo­nes de dóla­res con­si­de­ran­do lo inver­ti­do en los pasa­dos cua­tro años.10

Al res­pec­to, la expe­rien­cia mexi­ca­na es con­tra­dic­to­ria. Cabe men­cio­nar que para los jue­gos de Bei­jing de 2008, el país envió una dele­ga­ción de 85 atle­tas, cuya pre­pa­ra­ción, según datos de la Comi­sión Nacio­nal del Depor­te (CONADE) cos­tó 130 millo­nes de pesos, suma supe­rior a lo que se invir­tió en la pre­pa­ra­ción para las jus­tas de Ate­nas (80 millo­nes de pesos) y Sid­ney (70 millo­nes de pesos). Lo que resul­ta más iró­ni­co es que pare­cie­ra que a mayor inver­sión, menos meda­llas: en Sid­ney, el repre­sen­ta­ti­vo nacio­nal obtu­vo 6 pre­seas, en tan­to en Atlan­ta fue­ron 2. Como ya se seña­la­ba ante­rior­men­te, en Bei­jing, Méxi­co ape­nas con­si­guió tres meda­llas. Y para las olim­pia­das de Lon­dres, el titu­lar de la CONADE, Ber­nar­do de la Gar­za, expli­có en abril pasa­do que a Lon­dres asis­ti­rán 85 atle­tas cuya pre­pa­ra­ción requi­rió una inversi��n récord de 2 mil 800 millo­nes de pesos, pese a lo cual se aspi­ra ape­nas a la obten­ción de 2. 7 meda­llas, aun­que el fun­cio­na­rio no des­car­ta “algu­na sor­pre­sa”.11

La oca­sión en que Méxi­co tuvo su mejor desem­pe­ño en estos jue­gos, fue en 1968, cuan­do se embol­só nue­ve pre­seas, tres de cada deno­mi­na­ción (oro, pla­ta y bron­ce). Si bien es cier­to que la moti­va­ción y el aspec­to aní­mi­co fue­ron fac­to­res con­si­de­ra­bles en el desem­pe­ño de los depor­tis­tas mexi­ca­nos en 1968, evi­den­te­men­te en aque­llos años no se inver­tía en la pre­pa­ra­ción de los atle­tas a lo que se des­ti­na en la actua­li­dad. His­tó­ri­ca­men­te, Méxi­co se ha hecho de 55 meda­llas des­de que par­ti­ci­pa en los Jue­gos Olím­pi­cos –su pri­me­ra incur­sión fue en París, en 1900, don­de obtu­vo una meda­lla de bron­ce en polo – , de las cua­les 12 han sido de oro, 18 de pla­ta y 25 de bron­ce. De hecho, hay dis­ci­pli­nas don­de Méxi­co solía tener un nota­ble desem­pe­ño, por ejem­plo en atle­tis­mo (mar­cha), ámbi­to en el que el país no ha vuel­to a bri­llar des­de hace 12 años, cuan­do en las olim­pia­das de Sid­ney Noé Her­nán­dez y Joel Sán­chez se adju­di­ca­ron sen­das meda­llas de pla­ta y bron­ce en mar­cha de 20 y 50 kiló­me­tros, res­pec­ti­va­men­te. Así, pare­cie­ra que lo que nece­si­ta el depor­te en Méxi­co no es gas­tar más, sino gas­tar bien a par­tir de una estra­te­gia debi­da­men­te estruc­tu­ra­da, toda pro­por­ción guar­da­da, como han hecho Cuba, Bra­sil y otros países.

Aho­ra bien: es cla­ro que ante los cos­tos que entra­ña la pre­pa­ra­ción de los atle­tas que bus­can ser com­pe­ti­ti­vos en los jue­gos olím­pi­cos, es nece­sa­rio el patro­ci­nio de empre­sas pri­va­das por­que los insu­mos reque­ri­dos no serían finan­cia­bles úni­ca­men­te con los apo­yos guber­na­men­ta­les. En El Sal­va­dor, país que nun­ca ha con­se­gui­do una meda­lla olím­pi­ca, la empre­sa Tigo invir­tió en los pasa­dos cua­tro años, 220 mil dóla­res en 15 atle­tas que asis­ti­rán a Londres.12 A mane­ra de con­tras­te se tie­ne el dato de que la pre­pa­ra­ción y el via­je del equi­po ecues­tre de Esta­dos Uni­dos para las olim­pia­das de Bei­jing de 2008, y que estu­vo inte­gra­do por 43 atle­tas, cos­tó 1. 3 millo­nes de dóla­res, es decir, cin­co veces lo que nece­si­ta­rá El Sal­va­dor para enviar a la tota­li­dad de su dele­ga­ción a la capi­tal ingle­sa. En ambos casos, el apo­yo de la ini­cia­ti­va pri­va­da es fun­da­men­tal, si bien la dife­ren­cia la mar­ca la con­cep­ción que el Esta­do –el sal­va­do­re­ño y el esta­dou­ni­den­se– tie­ne sobre el depor­te – : para la Unión Ame­ri­ca­na se tra­ta de un asun­to de pres­ti­gio y de des­plie­gue de poder, en tan­to para El Sal­va­dor lo más impor­tan­te es hacer acto de pre­sen­cia y, en el mejor de los casos, “foguear” a sus deportistas.

Del nacio­na­lis­mo a la inje­ren­cia de las empre­sas transnacionales

En déca­das recien­tes, y en par­ti­cu­lar tras el fin de la gue­rra fría, los jue­gos olím­pi­cos han pre­sen­cia­do el trán­si­to del nacio­na­lis­mo a la inje­ren­cia casi deci­si­va de empre­sas trans­na­cio­na­les, las que han con­tri­bui­do a la comer­cia­li­za­ción del depor­te en bus­ca de un bene­fi­cio eco­nó­mi­co. Es ver­dad que exis­te un meda­lle­ro en el que se regis­tra a los paí­ses lau­rea­dos, no así a los atle­tas galar­do­na­dos. Sin embar­go, sal­vo casos excep­cio­na­les, tien­den a ser cada vez más impor­tan­tes el atle­ta y sus patro­ci­na­do­res, que el orgu­llo nacio­nal. Así, el nom­bre del depor­tis­ta se ante­po­ne a su nacio­na­li­dad, y, por ejem­plo, Mes­si es un chi­co Adi­das, Nadal es un chi­co Nike, y el Che­co Pérez es un chi­co Infi­ni­tum. Este no es un tema menor, dado que el depor­te tra­di­cio­nal­men­te ha bus­ca­do ser un vehícu­lo para la uni­dad nacio­nal. Siem­pre se ha asu­mi­do que “es nece­sa­rio con­tar con atle­tas cre­cien­te­men­te efi­cien­tes si es que se desea que el depor­te sea un sím­bo­lo de uni­dad nacio­nal y legi­ti­me al gobierno en turno” [y a las polí­ti­cas que desa­rro­lla en la mate­ria].13 Es decir que si el desem­pe­ño de los atle­tas es medio­cre, ello reper­cu­te no sólo en la auto­es­ti­ma nacio­nal, sino en seve­ros cues­tio­na­mien­tos a las auto­ri­da­des. Ana Gabrie­la Gue­va­ra, meda­llis­ta olím­pi­ca en Ate­nas 2004, siem­pre dejó en cla­ro que su des­pun­te como una de las 10 mejo­res velo­cis­tas de todos los tiem­pos a nivel mun­dial no fue resul­ta­do de una polí­ti­ca nacio­nal debi­da­men­te pla­nea­da por las auto­ri­da­des, 14 sino del esfuer­zo per­so­nal y, cla­ro está, de los patro­ci­nios pri­va­dos.15

Así, los patro­ci­nios pri­va­dos y las gran­des cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les mar­can la pau­ta. Para nadie es un secre­to, por ejem­plo, que en la elec­ción de la sede para cele­brar las olim­pia­das del cen­te­na­rio en Atlan­ta (1996) , fue deter­mi­nan­te la pre­sión ejer­ci­da por intere­ses cor­po­ra­ti­vos como los de las empre­sas Coca-Cola y Nike.16 Este tema, suma­do a la pre­sen­cia de depor­tis­tas pro­fe­sio­na­les, ter­gi­ver­sa el pre­ten­di­do espí­ri­tu de una com­pe­ten­cia “entre igua­les.” Vaya, sin ir más lejos, en Esta­dos Uni­dos actual­men­te hay una polé­mi­ca por las decla­ra­cio­nes del due­ño de los Mave­ricks de Dallas, Mark Cuban, quien cri­ti­ca feroz­men­te la pre­sen­cia de estre­llas del dream team de la NBA en los jue­gos olím­pi­cos de Lon­dres, mas no por­que ello tras­to­que el espí­ri­tu amau­teu­ris­ta de esas jus­tas, sino por­que, según Cuban, el comi­té olím­pi­co esta­dou­ni­den­se obten­drá los bene­fi­cios eco­nó­mi­cos. Lo que es más: Cuban cri­ti­có tam­bién al COI de fal­ta de trans­pa­ren­cia, por­que, afir­ma, la ins­ti­tu­ción no ha sido cla­ra res­pec­to a los ingre­sos que reci­bi­rá como resul­ta­do de la par­ti­ci­pa­ción del dream team en Lon­dres.17

No menos impor­tan­tes son los escán­da­los de corrup­ción que invo­lu­cran a altos direc­ti­vos del Comi­té Olím­pi­co Inter­na­cio­nal (COI) a la hora de adju­di­car sedes para los jue­gos olím­pi­cos de verano e/​o invierno. Ahí está el caso de los sobor­nos a miem­bros del COI por par­te de dos exfun­cio­na­rios de Salt Lake City en Colo­ra­do, Esta­dos Uni­dos, por un millón de dóla­res, para lograr que esa ciu­dad alber­ga­ra las jus­tas de invierno que efec­ti­va­men­te se cele­bra­ron en 2002. El jui­cio para des­lin­dar res­pon­sa­bi­li­da­des se desa­rro­lló en 2003.18 El escán­da­lo fue de tal mag­ni­tud, que las empre­sas que tra­di­cio­nal­men­te patro­ci­nan al COI ame­na­za­ron con reti­rar­le sus apo­yos. Y es que a las empre­sas les intere­sa ven­der, pero si los nom­bres de las cor­po­ra­cio­nes even­tual­men­te que­dan vin­cu­la­dos a corrup­te­las, malos mane­jos, dopa­je u otros escán­da­los, ello daña las expec­ta­ti­vas eco­nó­mi­cas de los con­sor­cios y pue­de afec­tar su pre­sen­cia en el mer­ca­do. Vin­cu­la­do con lo ante­rior figu­ra el tema de los ingre­sos que reci­be el COI por la ven­ta de dere­chos de trans­mi­sión de las com­pe­ten­cias depor­ti­vas a gran­des cor­po­ra­cio­nes de los medios de comu­ni­ca­ción. Al res­pec­to, la NBC tras nego­cia­cio­nes con direc­ti­vos del COI, ganó la puja a con­sor­cios como ESPN y Fox Sports para rete­ner los dere­chos de trans­mi­sión has­ta 2020 a cam­bio de un acuer­do valua­do en 4 mil millo­nes de dóla­res, con lo que ase­gu­ra no sólo la exclu­si­vi­dad para Lon­dres en 2012, sino tam­bién de los Jue­gos Olím­pi­cos de invierno en Sochi, Rusia, en 2014; de las olim­pia­das de verano en Río de Janei­ro, Bra­sil, en 2016; de los jue­gos de invierno y verano de 2018 y 2020, res­pec­ti­va­men­te. 19 Sin embar­go, ESPN no se que­dó con las manos vacías dado que logró los dere­chos de trans­mi­sión de los Jue­gos Olím­pi­cos de invierno en Van­cou­ver en 2010 y de Lon­dres para Amé­ri­ca del Sur en el pre­sen­te año.20

Cabe des­ta­car que los 4 mil millo­nes de dóla­res refe­ri­dos, son ingre­sos que ha ate­so­ra­do el COI sin que hayan comen­za­do siquie­ra las com­pe­ten­cias, y no son los úni­cos bene­fi­cios finan­cie­ros que espe­ra obte­ner. Vale la pena seña­lar que des­de los jue­gos olím­pi­cos de Atlan­ta de 1996, las ganan­cias para el COI no han para­do de cre­cer, pasan­do en ese caso de 2 mil 63 millo­nes de dóla­res a 3 mil 770 millo­nes en Sid­ney 2000; a 4 mil 180 millo­nes en Ate­nas 2004; y a 5 mil 450 millo­nes en Bei­jing 2008.

Las exi­gen­cias de los patro­ci­na­do­res y el dopaje

Pues­to que en los jue­gos olím­pi­cos y prác­ti­ca­men­te en cual­quier jus­ta depor­ti­va lo más impor­tan­te no es com­pe­tir sino ganar, el dopa­je se ha con­ver­ti­do en una prác­ti­ca recu­rren­te que no sólo aten­ta con­tra los valo­res y la éti­ca depor­ti­va, sino que pone en ries­go la salud de los atle­tas. La his­to­ria del dopa­je se remon­ta a los jue­gos olím­pi­cos de la Gre­cia clá­si­ca, don­de algu­nos atle­tas uti­li­za­ban extrac­tos de plan­tas, hon­gos o ani­ma­les antes de com­pe­tir a efec­to de mejo­rar su ren­di­mien­to. En la era moder­na, para­le­la­men­te al auge del depor­te pro­fe­sio­nal y el decli­ve del ama­teu­ris­mo, se obser­van cada vez más méto­dos sofis­ti­ca­dos para mejo­rar arti­fi­cial­men­te el ren­di­mien­to depor­ti­vo. De hecho, ade­más de la glo­ria que impli­ca reci­bir una meda­lla, otra moti­va­ción para el dopa­je son los bene­fi­cios eco­nó­mi­cos de los patro­ci­na­do­res. En este sen­ti­do, el pro­pio sis­te­ma depor­ti­vo impe­ran­te alien­ta el dopa­je ante lo frus­tran­te que pue­de ser para un atle­ta no lograr la com­pe­ti­ti­vi­dad que desea, ade­más de que ello podría con­lle­var el reti­ro de patro­ci­nios millo­na­rios. Un ejem­plo, en el ámbi­to del ciclis­mo, fue el dopa­je de Alber­to Con­ta­dor en el Tour de Fran­ce de 2010, mis­mo que le impli­có per­der su títu­lo y ser sus­pen­di­do por dos años, así como de enfren­tar san­cio­nes eco­nó­mi­cas que podrían lle­gar a los 6. 5 millo­nes de dóla­res entre mul­tas y pér­di­das de ingresos.21 Sin embar­go, las san­cio­nes no sólo afec­tan al atle­ta, sino a otras ins­tan­cias direc­ta­men­te rela­cio­na­das con él y la dis­ci­pli­na que prac­ti­ca. Así, cuan­do un depor­te se ve sal­pi­ca­do por un escán­da­lo de dopa­je, no sólo sufren los equi­pos, los clu­bes, y los admi­nis­tra­do­res, tam­bién los atle­tas, cuyos altos sala­rios, pri­mas y otras fuen­tes de ingre­sos finan­cie­ros resien­ten los efec­tos.22

Sin embar­go, lo más gra­ve es que en muchos casos se bus­ca inje­rir sus­tan­cias que pue­dan “bur­lar” los con­tro­les de dopa­je que de mane­ra coti­dia­na se apli­can a los depor­tis­tas. Jus­ta­men­te en el ciclis­mo, dis­ci­pli­na que ha esta­do en el ojo de la tor­men­ta tras los escán­da­los por el con­su­mo de esti­mu­lan­tes de los atle­tas en los años 90 y a media­dos del 2000, la per­cep­ción impe­ran­te es que se tra­ta de un depor­te don­de lo menos impor­tan­te es quién es el más veloz, es más bien, quién uti­li­za los mejo­res quí­mi­cos.23

Pues­to que el dopa­je daña la ima­gen del depor­te, el COI se dio a la tarea de apo­yar la crea­ción de la Agen­ce Mon­dia­le Anti­do­pa­ge (AMA, tam­bién cono­ci­da como WADA por sus siglas en inglés) el 10 de noviem­bre de 1999. La AMA tuvo su sede ini­cial­men­te en Lau­sa­na, Sui­za, pero en 2001 se deci­dió que su resi­den­cia se asen­ta­ra en Mon­treal, Cana­dá. La AMA cuen­ta con un códi­go mun­dial anti­do­pa­je, el cual armo­ni­za las polí­ti­cas con­tra el con­su­mo de esti­mu­lan­tes en todos los depor­tes y paí­ses. Cada año, la AMA da a cono­cer la lis­ta de sus­tan­cias prohi­bi­das don­de se pre­sen­tan los com­pues­tos, nom­bres y méto­dos con­si­de­ra­dos como dopa­je para las dis­ci­pli­nas deportivas.

Méxi­co tuvo que lidiar con los recla­mos de la AMA en torno al escán­da­lo que se pro­du­jo en el mar­co de la Copa de Oro, cuan­do cin­co fut­bo­lis­tas mexi­ca­nos die­ron posi­ti­vo con clem­bu­te­rol en los con­tro­les de ruti­na efec­tua­dos por las pro­pias auto­ri­da­des nacio­na­les. Cuan­do se tuvo cono­ci­mien­to de este inci­den­te, la AMA con­si­de­ró que las auto­ri­da­des mexi­ca­nas habían actua­do de mane­ra per­mi­si­va y laxa ante el suce­so. Más tar­de, cuan­do la AMA reci­bió toda la infor­ma­ción, lle­gó a la con­clu­sión de que en Méxi­co hay un serio pro­ble­ma de salud públi­ca con el clem­bu­te­rol, situa­ción que fue corro­bo­ra­da más tar­de, cuan­do 109 fut­bo­lis­tas que par­ti­ci­pa­ron en el Mun­dial Sub-17 die­ron posi­ti­vo con esa sus­tan­cia y por lo tan­to, la agen­cia con­si­de­ró satis­fac­to­rias las expli­ca­cio­nes de las auto­ri­da­des nacio­na­les.24

El dopa­je no reco­no­ce nacio­na­li­da­des ni dis­cri­mi­na entre las dis­ci­pli­nas depor­ti­vas. Sin embar­go, es muy fre­cuen­te que los atle­tas invo­lu­cra­dos en prue­bas de atle­tis­mo y la hal­te­ro­fi­lia recu­rran al uso de esti­mu­lan­tes para mejo­rar su desem­pe­ño. Cabe des­ta­car que los jue­gos olím­pi­cos de Atlan­ta regis­tra­ron una cifra récord de 22 depor­tis­tas dopa­dos, la mayo­ría en las dis­ci­pli­nas descritas.

¿Jue­gos Olím­pi­cos para todos?

Como es sabi­do, el COI se inte­gra por 205 comi­tés olím­pi­cos nacio­na­les, con lo que supera el núme­ro de miem­bros que posee la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das (ONU). Es el even­to depor­ti­vo más impor­tan­te que pre­sen­cian millo­nes de seres huma­nos en todo el mun­do gra­cias a los diver­sos medios de comu­ni­ca­ción dis­po­ni­bles. En esta opor­tu­ni­dad, ade­más de la cober­tu­ra tra­di­cio­nal por tele­vi­sión, el COI habi­li­tó un canal en You­Tu­be para la trans­mi­sión en vivo y en alta defi­ni­ción de 2 mil 200 horas de jus­tas depor­ti­vas abier­tas a todo el públi­co intere­sa­do y sin res­tric­cio­nes de nin­gún tipo. Pero eso no es todo. La empre­sa Terra lle­va­rá a cabo trans­mi­sio­nes para 17 paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos, tam­bién de mane­ra gratuita.

Las de Lon­dres, serán las pri­me­ras olim­pia­das de las redes socia­les, o bien, como lo expli­có Andy Hunt, jefe de la Aso­cia­ción Olím­pi­ca Bri­tá­ni­ca, serán los “jue­gos Twit­ter”. Tan sólo en el par­que olím­pi­co habrá una cober­tu­ra Wi-Fi con 1 800 rutea­do­res ade­más de que se trans­mi­ti­rá, por pri­me­ra vez, video 3D en alta defi­ni­ción en vivo. Asi­mis­mo, en las esta­cio­nes del metro lon­di­nen­se habrá un ser­vi­cio de Wi-Fi gra­tis, pro­por­cio­na­do por la auto­ri­dad esta­tal res­pon­sa­ble, a la usan­za de lo que ocu­rre en otras ciu­da­des del mun­do, sólo que en la capi­tal ingle­sa el sis­te­ma debe­rá pro­veer el ser­vi­cio adi­cio­nal­men­te a los 5 millo­nes de turis­tas que arri­ba­rán a Lon­dres para este magno even­to. Así en el famo­so Tube y en los hote­les, los res­tau­ran­tes, los Pubs y otros luga­res se conec­ta­rán visi­tan­tes, perio­dis­tas y depor­tis­tas con sus compu­tado­ras por­tá­ti­les, telé­fo­nos inte­li­gen­tes y tablets, para trans­mi­tir por diver­sos moti­vos –tra­ba­jo, infor­ma­ción, pre­sun­ción, etcé­te­ra; sus expe­rien­cias, enviar imá­ge­nes y videos de alta definición.

La Bri­tish Broad­cas­ting Cor­po­ra­tion (BBC) ha indi­ca­do que pla­nea trans­mi­tir cada even­to depor­ti­vo en la red, lo cual supo­ne más de dos mil horas de video, lo que impli­ca­rá una gran car­ga a la infra­es­truc­tu­ra de inter­net de esa ciu­dad, dise­ña­da para un uso coti­diano que no con­tem­pla una afluen­cia tan nutri­da de usua­rios. Cla­ro que las auto­ri­da­des ins­ta­la­ron más fibra ópti­ca y otros insu­mos tec­no­ló­gi­cos para ase­gu­rar la dis­po­ni­bi­li­dad del ser­vi­cio en bene­fi­cio de los turis­tas sin per­jui­cio de las nece­si­da­des de comu­ni­ca­ción de los londinenses.

Ya en los jue­gos de 2008 se intro­du­jo un sis­te­ma de acce­so de infor­ma­ción para que los perio­dis­tas ten­gan los resul­ta­dos de las com­pe­ten­cias en tiem­po real y pue­dan comen­tar y ana­li­zar la infor­ma­ción a pla­cer. El sis­te­ma ha sido mejo­ra­do y esta­rá dis­po­ni­ble en Londres.

Una polé­mi­ca muy comen­ta­da es la sur­gi­da a pro­pó­si­to de que, según las dis­po­si­cio­nes del COI, los atle­tas sólo podrán publi­car en Face­book o Twit­ter foto­gra­fías con los pro­duc­tos de los patro­ci­na­do­res. De igual for­ma, por razo­nes de segu­ri­dad, no debe­rán publi­car imá­ge­nes sobre sus habi­ta­cio­nes. Por su par­te, los asis­ten­tes no podrán dar a cono­cer foto­gra­fías o video de los atle­tas duran­te las com­pe­ten­cias. No que­da cla­ro, sobre todo en el caso de los depor­tis­tas, cómo podrá el COI pro­te­ger los intere­ses de los patro­ci­na­do­res en los tér­mi­nos des­cri­tos, dado que la opción que tie­nen los atle­tas de usar el Cen­tro Olím­pi­co Onli­ne para que pue­dan conec­tar­se con sus fans, ami­gos y fami­lia­res, no pare­ce tan prác­ti­ca, aun­que sí cum­pli­rá la fun­ción de pro­veer información.25

Y así como la tec­no­lo­gía para comu­ni­car e infor­mar esta­rá dis­po­ni­ble lite­ral­men­te en las pun­tas de los dedos, un tema que no se pue­de sos­la­yar es el de la segu­ri­dad para garan­ti­zar que los Jue­gos Olím­pi­cos se desa­rro­llen sin con­tra­tiem­pos. Lamen­ta­ble­men­te las jus­tas olím­pi­cas han sido esce­na­rio de hechos muy des­afor­tu­na­dos tan­to en Munich (1972), como en Atlan­ta (1996) y en el caso de Lon­dres, no se sabe si fue una coin­ci­den­cia o no, pero un día des­pués de que el COI anun­ció que la capi­tal ingle­sa sería la sede de las jus­tas vera­nie­gas de 2012 (6 de julio de 2005), se pro­du­jo un terri­ble aten­ta­do terro­ris­ta que afec­tó la red de trans­por­te públi­co y la infra­es­truc­tu­ra de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes de Lon­dres. A las 8:50 de la maña­na del 7 de julio explo­ta­ron tres bom­bas a inter­va­los de 50 segun­dos entre una y otra, en tres vago­nes del metro. Una cuar­ta bom­ba explo­tó en un auto­bús a las 9:47 de la maña­na en la Pla­za Tavis­tock. Los aten­ta­dos, con­si­de­ra­dos los más leta­les en Lon­dres des­de la segun­da gue­rra mun­dial, pro­vo­ca­ron la muer­te de 56 per­so­nas y deja­ron a otras 700 heri­das. La orga­ni­za­ción terro­ris­ta Al-Qae­da se adju­di­có la auto­ría de los mismos.

Si bien no se ha esta­ble­ci­do una rela­ción direc­ta entre la elec­ción de Lon­dres como sede de los Jue­gos Olím­pi­cos y el aten­ta­do des­cri­to, es evi­den­te que el terro­ris­mo bus­ca rea­li­zar accio­nes de alto impac­to que lle­guen al mayor núme­ro posi­ble de per­so­nas, a efec­to de trans­mi­tir su “men­sa­je”. Por ello, las fuer­zas arma­das bri­tá­ni­cas esta­rán en aler­ta ante cual­quier even­tua­li­dad que se pro­duz­ca. Las medi­das adop­ta­das con­tem­plan el empla­za­mien­to de ins­ta­la­cio­nes de misi­les tie­rraai­re. La ope­ra­ción des­ti­na­da a garan­ti­zar el correc­to desa­rro­llo de los jue­gos olím­pi­cos se deno­mi­na guar­dián olím­pi­co e invo­lu­cra a diver­sos cuer­pos de segu­ri­dad bri­tá­ni­cos, cuya tarea fun­da­men­tal es dar tran­qui­li­dad a la pobla­ción resi­den­te y a los turis­tas, a par­te de disua­dir a posi­bles delin­cuen­tes que pre­ten­dan irrum­pir con actos vio­len­tos en Londres.

Así, la mesa está pues­ta para un even­to que pro­me­te batir nue­vos récords, emo­cio­nar a algu­nos con el desem­pe­ño de los atle­tas, y frus­trar a otros tan­tos que desea­rían que los jue­gos fue­ran real­men­te un suce­so que con­tri­bu­ya a un mun­do mejor. Sin embar­go, como even­to de alcan­ces glo­ba­les, la jus­ta vera­nie­ga per­mi­ti­rá que sólo unos cuan­tos se bene­fi­cien de ella, sea en el terreno eco­nó­mi­co y comer­cial, o bien en el político.

Notas

1 La OMS esti­ma que mue­ren más per­so­nas en el mun­do a cau­sa de la obe­si­dad que por la des­nu­tri­ción, situa­ción que invi­ta a la refle­xión, debi­do a las con­no­ta­cio­nes socie­co­nó­mi­cas –como la des­igual dis­tri­bu­ción de la rique­za en el mun­do– que este pro­ble­ma posee.

2 Gau­tier Fon­ta­nel, Lilia­ne Ben­sahel y Jac­qies Fon­ta­nel (2009), « Le sport com­me expres­sion de la puis­san­ce publi­que et d’une appar­te­nan­ce poli­ti­que », en Maxen­ce Fon­ta­nel y Jac­ques Fon­ta­nel (ed.), Géoé­co­no­mie du sport. Le sport au coeur de la poli­ti­que et de l’économie inter­na­tio­na­les, Paris, L’Harmattan, p. 15.

3 Mario Ale­xan­der Reyes Bos­sio (13 de octu­bre de 2006), “Polí­ti­ca depor­ti­va: fac­to­res reales del sis­te­ma depor­ti­vo”, en Libe­ra­bit, Lima, Perú, p. 1.

4 Los jugos olím­pi­cos de 1908 debie­ron efec­tuar­se en Roma. Sin embar­go en Ita­lia se pro­du­jo un fuer­te disen­so interno sobre el particular.

5 En esta oca­sión hubo una gran con­tro­ver­sia debi­do a la des­truc­ción impe­ran­te en la Gran Bre­ta­ña tras la segun­da gue­rra mun­dial y lo difí­cil –e inopor­tuno- de alber­gar las jus­tas olím­pi­cas en esas con­di­cio­nes. De hecho, para estos jue­gos olím­pi­cos no se cons­tru­yó nin­gu­na ins­ta­la­ción depor­ti­va, amén de que los atle­tas fue­ron hos­pe­da­dos en barra­cas y escuelas.

6 En los jue­gos olím­pi­cos de Ate­nas 2004 hicie­ron acto de pre­sen­cia 202 comi­tés olím­pi­cos nacio­na­les con 5295 hom­bres y 5329 muje­res. En Bei­jing, 2008, acu­die­ron repre­sen­ta­ti­vos de 204 comi­tés olím­pi­cos nacio­na­les, con 6 294 hom­bres y 4 608 mujeres.

7 El mejor ejem­plo de ello es que el Comi­té Olím­pi­co Inter­na­cio­nal es un orga­nis­mo no guber­na­men­tal que tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de orga­ni­zar y desa­rro­llar los jue­gos olím­pi­cos. Crea­do el 23 de junio de 1894 por el Barón Pie­rre de Couber­tin en París, se pro­pu­so ini­cial­men­te revi­vir las jus­tas olím­pi­cas que anta­ño se efec­tua­ron en Gre­cia. El comi­té se inte­gra por 205 comi­tés olím­pi­cos nacio­na­les, y es pre­si­di­do por el bel­ga Jac­ques Rogge.

8 Revis­ta Mer­ca­dos y Ten­den­cias (29 de mayo de 2012), “Espe­cial Olim­pia­das Lon­dres 2012: sin dóla­res no hay paraí­so”, dis­po­ni­ble enhttp://​www​.revis​tamyt​.com/​m​y​t​/​e​s​p​e​c​i​a​l​e​s​/​4​4​5​1​-​e​s​p​e​c​i​a​l​o​l​i​m​p​i​a​d​a​s​-​l​o​n​d​r​e​s​-​2​0​1​2​-​s​i​n​-​d​o​l​a​r​e​s​-​n​o​-​h​a​y​-​p​a​r​a​iso

9 Radio Mun­dial (agos­to 27, 2008), “Fidel reite­ra logros depor­ti­vos a pesar de blo­queo y ley de ajus­te”, dis­po­ni­ble enhttp://​www​.radio​mun​dial​.com​.ve/​n​o​d​e​/​1​9​9​592

10 Revis­ta Mer­ca­dos y Ten­den­cias, Ibid.

11 El Pio­ne­ro (18 de abril de 2012), “De la Gar­za no garan­ti­za meda­llas en Lon­dres”, dis­po­ni­ble en http://​elpio​ne​ro​.com​.mx/​n​o​t​a​s​.​p​l​?​n​=​3​5​0​5​0​&​s=d

12 Revis­ta Mer­ca­dos y Ten­den­cias, Ibid.

13 Donald Macin­tosh con Tom Bedec­ki y C. E. S. Franks (1988), Sport and poli­tics in Cana­da. Fede­ral Govern­ment Invol­ve­ment sin­ce 1961, Mon­treal, McGill-Queen’s Uni­ver­sity Press, p. 5.

14 Medio Tiem­po (26 de enero del 2012), «Ana Gue­va­ra des­apro­bó metas de CONADE para Lon­dres 2012”, dis­po­ni­ble en http://​msn​.medio​tiem​po​.com/​m​a​s​-​d​e​p​o​r​t​e​s​/​j​u​e​g​o​s​-​o​l​i​m​p​i​c​o​s​/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​2​0​1​2​/​0​1​/​2​6​/​a​n​a​-​g​u​e​v​a​r​a​-​d​e​s​a​p​r​o​b​o​-​m​e​t​a​s​-​d​e​-​c​o​n​a​d​e​p​a​r​a​-​l​o​n​d​r​e​s​-​2​012

15 Los patro­ci­nios pri­va­dos cons­ti­tu­yen un arma de doble filo: se les requie­re por­que son los que per­mi­ten que los atle­tas cuen­ten con los recur­sos nece­sa­rios para su pre­pa­ra­ción, pero en muchas oca­sio­nes, las exi­gen­cias de dichos patro­ci­na­do­res pue­den dis­traer a los depor­tis­tas de su tra­ba­jo de entre­na­mien­to y pre­pa­ra­ción, como pare­ce haber ocu­rri­do en cier­to momen­to con la cita­da Ana Gabrie­la Guevara.

16 Gau­tier Fon­ta­nel, Lilia­ne Ben­sahel y Jac­ques Fon­ta­nel (2009), « Le sport, expres­sion suprê­me de la mon­dia­li­sa­tion éco­no­mi­que », en Maxen­ce Fon­ta­nel y Jac­ques Fona­tel (ed.), Op. cit., p. 29.

17 Terra (23 de abril de 2012), “Mark Cuban cri­ti­ca pre­sen­cia de estre­llas de NBA en los jue­gos”, dis­po­ni­ble en http://deportespe.terra.com.pe/juegos-olimpicos/londres-2012noticias/0„OI5735615-EI19605,00-Mark Cuban cri­ti­ca pre­sen­cia de estre­llas de la NBA en los Juegos.html

18 Una inves­ti­ga­ción pos­te­rior al escán­da­lo cul­mi­nó con la renun­cia o expul­sión de 10 miem­bros del COI. Véa­se BBC Mun­do (28 de octu­bre de 2003), “Soborno olím­pi­co a jui­cio”, dis­po­ni­ble en

http://​news​.bbc​.co​.uk/​h​i​/​s​p​a​n​i​s​h​/​m​i​s​c​/​n​e​w​s​i​d​_​3​2​1​9​0​0​0​/​3​2​1​9​6​7​1​.​stm

19 SDP Noti­cias (7 de junio 2011), “NBC retie­ne dere­chos de trans­mi­sión de olim­pia­das”, dis­po­ni­ble en

http://​sdpno​ti​cias​.com/​n​o​t​a​/​8​9​4​1​5​/​N​B​C​_​r​e​t​i​e​n​e​_​d​e​r​e​c​h​o​s​_​d​e​_​t​r​a​n​s​m​i​s​i​o​n​_​d​e​_​o​l​i​m​p​i​a​das

20 ESPN es pro­pie­dad, en un 80 por cien­to, de la ABC Incor­po­ra­ted que a su vez es una sub­si­dia­ria de The Walt Dis­ney Company.

21 Bill Wil­son (s/​f), “Lon­dres 2012: el ver­da­de­ro pre­cio del dopa­je”, en BBC Mun­do, dis­po­ni­ble en

http://​www​.bbc​.co​.uk/​m​u​n​d​o​/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​2​0​1​2​/​0​3​/​1​2​0​3​1​6​_​d​o​p​a​j​e​_​d​e​p​o​r​t​e​_​j​u​e​g​o​s​_​o​l​i​m​p​i​c​o​s​_​l​o​n​d​r​e​s​_​2​0​1​2​_​e​c​o​n​o​m​i​a​_​r​g​.​s​h​tml

22 Ibid.

23 Ibid.

24 CNN Méxi­co (17 de octu­bre de 2011), “109 mun­dia­lis­tas de la Sub-17 en Méxi­co die­ron posi­ti­vo en clem­bu­te­rol”, dis­po­ni­ble en

http://​mexi​co​.cnn​.com/​d​e​p​o​r​t​e​s​/​2​0​1​1​/​1​0​/​1​7​/​1​0​9​-​m​u​n​d​i​a​l​i​s​t​a​s​d​e​-​l​a​-​s​u​b​-​1​7​-​e​n​-​m​e​x​i​c​o​-​d​i​e​r​o​n​-​p​o​s​i​t​i​v​o​-​a​l​-​c​l​e​m​b​u​t​e​rol

25 La Nación (6 de junio de 2012), “Impre­sio­nan­te des­plie­gue tec­no­ló­gi­co en Lon­dres para los jue­gos”, dis­po­ni­ble enhttp://​www​.lana​cion​.com​.ar/​1​4​7​9​3​5​8​-​e​l​-​i​m​p​o​n​e​n​t​e​-​d​e​s​p​l​i​e​g​u​e​-​t​e​c​n​o​l​o​g​i​c​o​q​u​e​-​p​r​e​p​a​r​a​-​l​o​n​d​r​e​s​-​p​a​r​a​-​l​o​s​-​j​u​e​gos

- María Cris­ti­na Rosas es pro­fe­so­ra e inves­ti­ga­do­ra en la Facul­tad de Cien­cias Polí­ti­cas y Socia­les de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal Autó­no­ma de México

etcé­te­ra, 24 de julio, 2012 – http://​www​.etce​te​ra​.com​.mx/​a​r​t​i​c​u​l​o​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​u​l​o​=​1​3​9​4​7​&​p​a​g=1

http://​alai​net​.org/​a​c​t​i​v​e​/​5​6​741

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *