Unas bre­ves pin­ce­la­das sobre el esce­na­rio sirio- Txen­te Rekon­do

El lla­ma­do con­flic­to sirio sigue cobrán­do­se víc­ti­mas. Hace más de die­ci­séis meses que sobre este esta­do se cen­tra la aten­ción mediá­ti­ca y polí­ti­ca de bue­na par­te de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, y don­de una con­fluen­cia y un cho­que de intere­ses com­par­ten el esce­na­rio en Siria.

Los esfuer­zos diplo­má­ti­cos, los enfren­ta­mien­tos arma­dos, las pro­tes­tas civi­les, las manio­bras para impul­sar un cam­bio de régi­men son algu­nos ele­men­tos que sobre­vue­lan Siria duran­te todo este tiem­po. Y en muchas oca­sio­nes unos y otros con­tra­po­nen o se com­ple­men­tan.

Mien­tras que Annan se vuel­ve a reu­nir con al Assad para recu­pe­rar su mal­tre­cho plan, hace unos días en Gine­bra se reu­nía el lla­ma­do “Gru­po de Acción para Siria”, for­ma­do por los cin­co paí­ses con dere­cho a veto en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU y varios paí­ses de Orien­te Pró­xi­mo. Una reu­nión que aca­bó sin acuer­do, pero que al pare­cer, y según algu­nas fil­tra­cio­nes se esta­ría a puer­tas de un cier­to con­sen­so. Esos acto­res coin­ci­den en la nece­si­dad de cam­bios polí­ti­cos en Siria y al mis­mo tiem­po en con­for­mar un gobierno de tran­si­ción con miem­bros de la opo­si­ción y del actual régi­men.

El gobierno sirio sigue defen­dien­do lo que con­si­de­ra su sobe­ra­nía y sobre todo, ante los inten­tos cada vez más evi­den­tes de cam­bio de régi­men, con­ti­núa apos­tan­do por su pro­pio régi­men. En estos meses, al Assad se ha mos­tra­do dis­pues­to a ini­ciar refor­mas polí­ti­cas, e inclu­so ha dado su vis­to bueno al plan de Annan.

Al mis­mo tiem­po, tam­bién ha mos­tra­do su múscu­lo y se defien­de mili­tar­men­te de lo que con­si­de­ra agre­sio­nes con­tra su sis­te­ma. El derri­bo del avión tur­co (que podría estar espian­do en torno a la base de Tar­tus) demos­tró que el sis­te­ma de defen­sa sirio fun­cio­na y que cual­quier inter­ven­ción extran­je­ra ten­drá con­se­cuen­cias en la región, las decla­ra­cio­nes del pro­pio al Assad anun­cian­do estar inmer­sos en “una gue­rra civil”, o la deser­ción de un estre­cho cola­bo­ra­dor, son tam­bién ele­men­tos que con­di­cio­nan el deve­nir de los acon­te­ci­mien­tos en el país.

La opo­si­ción tam­po­co logra hacer­se con el con­trol de la situa­ción, a pesar de los impor­tan­tes apo­yos extran­je­ros que reci­be. Como bien seña­la­ba un perio­dis­ta local, las fuer­zas opo­si­to­ras al gobierno sirio están “divi­di­das, rei­na un ambien­te de des­con­fian­za, son débi­les y les fal­ta expe­rien­cia”. Todo ello es una mues­tra evi­den­te tam­bién de que son acto­res fácil­men­te mani­pu­la­bles por ter­ce­ros acto­res.

A día de hoy no tie­nen una agen­da común, más allá de lograr la caí­da de al Assad. El Ejér­ci­to Libre de Siria (ELS), cuen­ta con la asis­ten­cia del lla­ma­do “quin­te­to” (EEUU, Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo, Tur­quía, OTAN y al Qae­da). Así, mien­tras que Ara­bia Sau­di­ta, Qatar y Tur­quía ofre­cen apo­yo mate­rial a los rebel­des, EEUU y sus alia­dos en la OTAN esta­rían apor­tan­do sopor­te de inte­li­gen­cia y “otras for­mas de asis­ten­cia” (la pre­sen­cia de la CIA en Tur­quía es más que evi­den­te).

Jun­to al ELS con­vi­ven dece­nas de bri­ga­das inde­pen­dien­tes, que con una mar­ca­da agen­da polí­ti­ca de cor­te isla­mis­ta. Alzan la ban­de­ra del jiha­dis­mo y se nutren de apo­yos que las redes del jiha­dis­mo trans­na­cio­nal han desa­rro­lla­do en la región en estos años.

La recien­te deser­ción del gene­ral Munaf Tlass ha supues­to un empu­jón a los intere­ses de la opo­si­ción. Has­ta aho­ra los aban­do­nos de las filas del gobierno han sido esca­sos (una de las estra­te­gias occi­den­ta­les que ha fra­ca­sa­do), sin embar­go, los lazos his­tó­ri­cos que han man­te­ni­do las fami­lias Tlass (suni­tas) y al Assad (ala­wi­tas) esce­ni­fi­ca­ban una espe­cie de alian­za entre ambas corrien­tes. Este movi­mien­to abre la puer­ta a con­je­tu­ras en torno a una reubi­ca­ción de fuer­zas suni­tas, e inclu­so a la posi­bi­li­dad de un gol­pe pala­cie­go. No obs­tan­te, en torno al tema de las deser­cio­nes tam­bién han sur­gi­do dudas. Des­de algu­nos sec­to­res de la opo­si­ción se teme que algu­nos deser­to­res pue­dan actuar como dobles agen­tes, e inclu­so que el pre­cio paga­do para la deser­ción de algu­nos pue­da “supe­rar­se con una con­tra­ofer­ta del otro ban­do”.

Los intere­ses extran­je­ros son una de las cla­ves para com­pren­der el con­flic­to actual. La his­tó­ri­ca hipo­cre­sía occi­den­tal se mues­tra nue­va­men­te en Siria. La defen­sa de los dere­chos huma­nos del esta­do fran­cés (con sus ante­ce­den­tes en Siria, Arge­lia e Indo­chi­na), la crea­ción de fron­te­ras arti­fi­cia­les en la región, son mues­tras de ello. Como seña­lan algu­nos ana­lis­tas, cuan­do des­de esos acto­res se habla de Dere­chos Huma­nos, “lo que de ver­dad están defen­dien­do son sus pro­pios intere­ses geo­po­lí­ti­cos”.

Las manio­bras bajo la mesa han sido una cons­tan­te. Ejem­plo de esa hipo­cre­sía la encon­tra­mos en Ara­bia Sau­dí, que hace un año ofre­cie­ron su apo­yo a al Assad a cam­bio que éste cesa­ra su alian­za con Irán. El recha­zo del diri­gen­te sirio pro­vo­có que los diri­gen­tes sau­di­tas se vol­ca­rán en impul­sar las redes jiha­dis­tas como lo han hecho en el pasa­do en Afga­nis­tán o Iraq.

Por su par­te, Rusia no está dis­pues­ta a ser enga­ña­da nue­va­men­te como en Libia, ni a acep­tar situa­cio­nes como la de Iraq. Algu­nas fuen­tes seña­lan que la diplo­ma­cia rusa esta­ría obser­van­do con inte­rés el lla­ma­do mode­lo egip­cio, sacri­fi­can­do al actual pre­si­den­te sirio, pero man­te­nien­do los sopor­tes mili­ta­res y de segu­ri­dad del régi­men, que segui­rían con­tro­lan­do el pro­ce­so.

El cam­bio de régi­men bene­fi­cia­ría a Tur­quía, que podría incre­men­tar su peso regio­nal; a las clep­to­cra­cias del Gol­fo, que logra­rían un tan­to en su pul­so con Tehe­rán; a las corrien­tes jiha­dis­tas trans­na­cio­na­les, que encon­tra­rían otro tea­tro de ines­ta­bi­li­dad para aumen­tar su pre­sen­cia; a deter­mi­na­das can­ci­lle­rías occi­den­ta­les, que se qui­ta­rían de en medio a un diri­gen­te “incó­mo­do” para sus pro­pios intere­ses.

Sin embar­go, lo que la mayor par­te de acto­res obser­van con temor es la posi­bi­li­dad de que el caos se ins­ta­le en Siria, y las con­se­cuen­cias que ello aca­rrea­ría para el con­jun­to de la región. Las con­se­cuen­cias cola­te­ra­les en el siem­pre com­ple­jo esce­na­rio liba­nés, en Iraq, en Jor­da­nia e inclu­so en Tur­quía, aflo­ra­rían en ese supues­to esce­na­rio caó­ti­co.

La mani­pu­la­ción mediá­ti­ca, o la gue­rra de la infor­ma­ción, tam­bién jue­ga sus bazas. El bom­bar­deo mediá­ti­co que uti­li­zan algu­nos medios occi­den­ta­les, basa­dos nor­mal­men­te en “fuen­tes o repor­ta­je sin con­fir­mar” y en videos de you­tu­be, está mos­tran­do algu­nas bre­chas. Un ejem­plo lo encon­tra­mos en torno a la lla­ma­da masa­cre de Hou­la.

En un pri­mer momen­to la BBC publi­ca imá­ge­nes de dece­nas de civi­les muer­tos, acu­san­do de ello a las fuer­zas guber­na­men­ta­les sirias. Cuan­do se demues­tra que las cita­das imá­ge­nes per­te­ne­cían a un suce­so del Iraq en 2003, las cosas comien­zan a cam­biar. Ade­más, pos­te­rior­men­te se fil­tra que los auto­res de la masa­cre eran miem­bros del ELS y que los muer­tos eran par­ti­da­rios del gobierno, esta “noti­cia” deja de inte­re­sar y des­apa­re­ce de los cita­dos medios.

La car­ta kur­da tam­bién aso­ma en Siria. Las pri­me­ras pro­tes­tas con­tra al Assad las pro­ta­go­ni­za­ron los kur­dos que viven en Siria, pero pron­to deci­die­ron pasar a un segun­do plano, a la vis­ta del cariz que toma­ba la lla­ma­da opo­si­ción, y cons­cien­tes de que han sido uti­li­za­dos y ven­di­dos en otras oca­sio­nes por dife­ren­tes acto­res.

En la actua­li­dad los Comi­tés de defen­sa Popu­lar, liga­dos al Par­ti­do de la Unión Demo­crá­ti­ca (PYD) con­tro­lan los barrios de Ale­po y de Ifran, don­de la pobla­ción kur­da es mayo­ría. Así mis­mo ante un supues­to replie­gue del ejér­ci­to sirio, han pasa­do a con­tro­lar la zona de mayo­ría kur­da en el país. Esta situa­ción no gus­ta a al Assad, ni tam­po­co a Tur­quía, y mucho menos a la opo­si­ción, que recien­te­men­te decla­ró su recha­zo a la auto­de­ter­mi­na­ción kur­da, lo que pro­vo­có el aban­dono de la reu­nión de los repre­sen­tan­tes kur­dos.

Tur­quía esta­ría bus­can­do enfren­ta­mien­tos entre los pro­pios kur­dos para debi­li­tar al PYD, que guar­da rela­cio­nes direc­tas con el PKK, y des­de Anka­ra se teme que la zona kur­da ocu­pa­da por Siria siga los pasos de la ira­quí y ello evi­den­te­men­te ten­dría con­se­cuen­cias en el nor­te del Kur­dis­tán, ocu­pa­do por Tur­quía.

Damas­co por su par­te esta­ría arman­do a las tri­bus ára­bes de la zona, ins­ta­la­das allí den­tro de la cam­pa­ña de ara­bi­za­ción de los seten­ta que impul­só el gobierno sirio para debi­li­tar al pue­blo kur­do. La Unión de Tri­bus Ára­bes de Siria (USAT) ha mani­fes­ta­do públi­ca­men­te su recha­zo a reco­no­cer a la nación kur­da.

Por su par­te los kur­dos no acep­tan la pre­sen­cia del ELS en sus pue­blos, por­que “daría una excu­sa al ejér­ci­to sirio para ata­car­nos” y la fal­ta de coor­di­na­ción del pro­pio ELS per­mi­te “la pre­sen­cia de ban­das de delin­cuen­tes que ope­ran en su nom­bre”.

Los diri­gen­tes kur­dos cono­cen muy bien la his­to­ria de su pue­blo y por eso a día de hoy no con­fían en casi nadie, y temen que al igual que en el pasa­do unos se apro­ve­chen de la situa­ción para final­men­te dejar ven­di­do al pue­blo kur­do.

El esce­na­rio sirio sigue sumi­do en un difí­cil y com­ple­jo pano­ra­ma. El con­flic­to arma­do sigue a día de hoy cobrán­do­se la vida de dece­nas de per­so­nas, y el deve­nir de los acon­te­ci­mien­tos se pre­sen­ta incier­to. La som­bra del cam­bio de régi­men segui­rá pla­nean­do, de for­ma más níti­da en oca­sio­nes, en Siria.

Algu­nas fuen­tes afir­man que a día de hoy una inter­ven­ción mili­tar direc­ta por par­te de las fuer­zas extran­je­ras no es fac­ti­ble ante la frag­men­ta­ción de la opo­si­ción, y tam­bién por el peso que adquie­re den­tro de ésta las fac­cio­nes isla­mis­tas, así como por la pos­tu­ra rea­cia que man­tie­nen Rusia, Chi­na e Irán, e inclu­so por el cos­te eco­nó­mi­co que supon­dría una ocu­pa­ción mili­tar.

Fren­te a esas teo­rías, otros apues­tan por acen­tuar la aten­ción en las pró­xi­mas elec­cio­nes en EEUU, que sin duda con­di­cio­na­rán la pos­tu­ra de las poten­cias occi­den­ta­les, siem­pre hacien­do el coro a los desig­nios de Washing­ton. Sin olvi­dar tam­po­co que situa­cio­nes con­flic­ti­vas y no desea­das de carác­ter pun­tual que podrían tener lugar en otros luga­res del mun­do pro­vo­ca­rían la nece­si­dad de des­viar la aten­ción mediá­ti­ca y para ello el con­flic­to sirio siem­pre es un tema recu­rren­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *