Unas bre­ves pin­ce­la­das sobre el esce­na­rio sirio- Txen­te Rekondo

El lla­ma­do con­flic­to sirio sigue cobrán­do­se víc­ti­mas. Hace más de die­ci­séis meses que sobre este esta­do se cen­tra la aten­ción mediá­ti­ca y polí­ti­ca de bue­na par­te de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, y don­de una con­fluen­cia y un cho­que de intere­ses com­par­ten el esce­na­rio en Siria.

Los esfuer­zos diplo­má­ti­cos, los enfren­ta­mien­tos arma­dos, las pro­tes­tas civi­les, las manio­bras para impul­sar un cam­bio de régi­men son algu­nos ele­men­tos que sobre­vue­lan Siria duran­te todo este tiem­po. Y en muchas oca­sio­nes unos y otros con­tra­po­nen o se complementan.

Mien­tras que Annan se vuel­ve a reu­nir con al Assad para recu­pe­rar su mal­tre­cho plan, hace unos días en Gine­bra se reu­nía el lla­ma­do “Gru­po de Acción para Siria”, for­ma­do por los cin­co paí­ses con dere­cho a veto en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU y varios paí­ses de Orien­te Pró­xi­mo. Una reu­nión que aca­bó sin acuer­do, pero que al pare­cer, y según algu­nas fil­tra­cio­nes se esta­ría a puer­tas de un cier­to con­sen­so. Esos acto­res coin­ci­den en la nece­si­dad de cam­bios polí­ti­cos en Siria y al mis­mo tiem­po en con­for­mar un gobierno de tran­si­ción con miem­bros de la opo­si­ción y del actual régimen.

El gobierno sirio sigue defen­dien­do lo que con­si­de­ra su sobe­ra­nía y sobre todo, ante los inten­tos cada vez más evi­den­tes de cam­bio de régi­men, con­ti­núa apos­tan­do por su pro­pio régi­men. En estos meses, al Assad se ha mos­tra­do dis­pues­to a ini­ciar refor­mas polí­ti­cas, e inclu­so ha dado su vis­to bueno al plan de Annan.

Al mis­mo tiem­po, tam­bién ha mos­tra­do su múscu­lo y se defien­de mili­tar­men­te de lo que con­si­de­ra agre­sio­nes con­tra su sis­te­ma. El derri­bo del avión tur­co (que podría estar espian­do en torno a la base de Tar­tus) demos­tró que el sis­te­ma de defen­sa sirio fun­cio­na y que cual­quier inter­ven­ción extran­je­ra ten­drá con­se­cuen­cias en la región, las decla­ra­cio­nes del pro­pio al Assad anun­cian­do estar inmer­sos en “una gue­rra civil”, o la deser­ción de un estre­cho cola­bo­ra­dor, son tam­bién ele­men­tos que con­di­cio­nan el deve­nir de los acon­te­ci­mien­tos en el país.

La opo­si­ción tam­po­co logra hacer­se con el con­trol de la situa­ción, a pesar de los impor­tan­tes apo­yos extran­je­ros que reci­be. Como bien seña­la­ba un perio­dis­ta local, las fuer­zas opo­si­to­ras al gobierno sirio están “divi­di­das, rei­na un ambien­te de des­con­fian­za, son débi­les y les fal­ta expe­rien­cia”. Todo ello es una mues­tra evi­den­te tam­bién de que son acto­res fácil­men­te mani­pu­la­bles por ter­ce­ros actores.

A día de hoy no tie­nen una agen­da común, más allá de lograr la caí­da de al Assad. El Ejér­ci­to Libre de Siria (ELS), cuen­ta con la asis­ten­cia del lla­ma­do “quin­te­to” (EEUU, Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo, Tur­quía, OTAN y al Qae­da). Así, mien­tras que Ara­bia Sau­di­ta, Qatar y Tur­quía ofre­cen apo­yo mate­rial a los rebel­des, EEUU y sus alia­dos en la OTAN esta­rían apor­tan­do sopor­te de inte­li­gen­cia y “otras for­mas de asis­ten­cia” (la pre­sen­cia de la CIA en Tur­quía es más que evidente).

Jun­to al ELS con­vi­ven dece­nas de bri­ga­das inde­pen­dien­tes, que con una mar­ca­da agen­da polí­ti­ca de cor­te isla­mis­ta. Alzan la ban­de­ra del jiha­dis­mo y se nutren de apo­yos que las redes del jiha­dis­mo trans­na­cio­nal han desa­rro­lla­do en la región en estos años.

La recien­te deser­ción del gene­ral Munaf Tlass ha supues­to un empu­jón a los intere­ses de la opo­si­ción. Has­ta aho­ra los aban­do­nos de las filas del gobierno han sido esca­sos (una de las estra­te­gias occi­den­ta­les que ha fra­ca­sa­do), sin embar­go, los lazos his­tó­ri­cos que han man­te­ni­do las fami­lias Tlass (suni­tas) y al Assad (ala­wi­tas) esce­ni­fi­ca­ban una espe­cie de alian­za entre ambas corrien­tes. Este movi­mien­to abre la puer­ta a con­je­tu­ras en torno a una reubi­ca­ción de fuer­zas suni­tas, e inclu­so a la posi­bi­li­dad de un gol­pe pala­cie­go. No obs­tan­te, en torno al tema de las deser­cio­nes tam­bién han sur­gi­do dudas. Des­de algu­nos sec­to­res de la opo­si­ción se teme que algu­nos deser­to­res pue­dan actuar como dobles agen­tes, e inclu­so que el pre­cio paga­do para la deser­ción de algu­nos pue­da “supe­rar­se con una con­tra­ofer­ta del otro bando”.

Los intere­ses extran­je­ros son una de las cla­ves para com­pren­der el con­flic­to actual. La his­tó­ri­ca hipo­cre­sía occi­den­tal se mues­tra nue­va­men­te en Siria. La defen­sa de los dere­chos huma­nos del esta­do fran­cés (con sus ante­ce­den­tes en Siria, Arge­lia e Indo­chi­na), la crea­ción de fron­te­ras arti­fi­cia­les en la región, son mues­tras de ello. Como seña­lan algu­nos ana­lis­tas, cuan­do des­de esos acto­res se habla de Dere­chos Huma­nos, “lo que de ver­dad están defen­dien­do son sus pro­pios intere­ses geopolíticos”.

Las manio­bras bajo la mesa han sido una cons­tan­te. Ejem­plo de esa hipo­cre­sía la encon­tra­mos en Ara­bia Sau­dí, que hace un año ofre­cie­ron su apo­yo a al Assad a cam­bio que éste cesa­ra su alian­za con Irán. El recha­zo del diri­gen­te sirio pro­vo­có que los diri­gen­tes sau­di­tas se vol­ca­rán en impul­sar las redes jiha­dis­tas como lo han hecho en el pasa­do en Afga­nis­tán o Iraq.

Por su par­te, Rusia no está dis­pues­ta a ser enga­ña­da nue­va­men­te como en Libia, ni a acep­tar situa­cio­nes como la de Iraq. Algu­nas fuen­tes seña­lan que la diplo­ma­cia rusa esta­ría obser­van­do con inte­rés el lla­ma­do mode­lo egip­cio, sacri­fi­can­do al actual pre­si­den­te sirio, pero man­te­nien­do los sopor­tes mili­ta­res y de segu­ri­dad del régi­men, que segui­rían con­tro­lan­do el proceso.

El cam­bio de régi­men bene­fi­cia­ría a Tur­quía, que podría incre­men­tar su peso regio­nal; a las clep­to­cra­cias del Gol­fo, que logra­rían un tan­to en su pul­so con Tehe­rán; a las corrien­tes jiha­dis­tas trans­na­cio­na­les, que encon­tra­rían otro tea­tro de ines­ta­bi­li­dad para aumen­tar su pre­sen­cia; a deter­mi­na­das can­ci­lle­rías occi­den­ta­les, que se qui­ta­rían de en medio a un diri­gen­te “incó­mo­do” para sus pro­pios intereses.

Sin embar­go, lo que la mayor par­te de acto­res obser­van con temor es la posi­bi­li­dad de que el caos se ins­ta­le en Siria, y las con­se­cuen­cias que ello aca­rrea­ría para el con­jun­to de la región. Las con­se­cuen­cias cola­te­ra­les en el siem­pre com­ple­jo esce­na­rio liba­nés, en Iraq, en Jor­da­nia e inclu­so en Tur­quía, aflo­ra­rían en ese supues­to esce­na­rio caótico.

La mani­pu­la­ción mediá­ti­ca, o la gue­rra de la infor­ma­ción, tam­bién jue­ga sus bazas. El bom­bar­deo mediá­ti­co que uti­li­zan algu­nos medios occi­den­ta­les, basa­dos nor­mal­men­te en “fuen­tes o repor­ta­je sin con­fir­mar” y en videos de you­tu­be, está mos­tran­do algu­nas bre­chas. Un ejem­plo lo encon­tra­mos en torno a la lla­ma­da masa­cre de Houla.

En un pri­mer momen­to la BBC publi­ca imá­ge­nes de dece­nas de civi­les muer­tos, acu­san­do de ello a las fuer­zas guber­na­men­ta­les sirias. Cuan­do se demues­tra que las cita­das imá­ge­nes per­te­ne­cían a un suce­so del Iraq en 2003, las cosas comien­zan a cam­biar. Ade­más, pos­te­rior­men­te se fil­tra que los auto­res de la masa­cre eran miem­bros del ELS y que los muer­tos eran par­ti­da­rios del gobierno, esta “noti­cia” deja de inte­re­sar y des­apa­re­ce de los cita­dos medios.

La car­ta kur­da tam­bién aso­ma en Siria. Las pri­me­ras pro­tes­tas con­tra al Assad las pro­ta­go­ni­za­ron los kur­dos que viven en Siria, pero pron­to deci­die­ron pasar a un segun­do plano, a la vis­ta del cariz que toma­ba la lla­ma­da opo­si­ción, y cons­cien­tes de que han sido uti­li­za­dos y ven­di­dos en otras oca­sio­nes por dife­ren­tes actores.

En la actua­li­dad los Comi­tés de defen­sa Popu­lar, liga­dos al Par­ti­do de la Unión Demo­crá­ti­ca (PYD) con­tro­lan los barrios de Ale­po y de Ifran, don­de la pobla­ción kur­da es mayo­ría. Así mis­mo ante un supues­to replie­gue del ejér­ci­to sirio, han pasa­do a con­tro­lar la zona de mayo­ría kur­da en el país. Esta situa­ción no gus­ta a al Assad, ni tam­po­co a Tur­quía, y mucho menos a la opo­si­ción, que recien­te­men­te decla­ró su recha­zo a la auto­de­ter­mi­na­ción kur­da, lo que pro­vo­có el aban­dono de la reu­nión de los repre­sen­tan­tes kurdos.

Tur­quía esta­ría bus­can­do enfren­ta­mien­tos entre los pro­pios kur­dos para debi­li­tar al PYD, que guar­da rela­cio­nes direc­tas con el PKK, y des­de Anka­ra se teme que la zona kur­da ocu­pa­da por Siria siga los pasos de la ira­quí y ello evi­den­te­men­te ten­dría con­se­cuen­cias en el nor­te del Kur­dis­tán, ocu­pa­do por Turquía.

Damas­co por su par­te esta­ría arman­do a las tri­bus ára­bes de la zona, ins­ta­la­das allí den­tro de la cam­pa­ña de ara­bi­za­ción de los seten­ta que impul­só el gobierno sirio para debi­li­tar al pue­blo kur­do. La Unión de Tri­bus Ára­bes de Siria (USAT) ha mani­fes­ta­do públi­ca­men­te su recha­zo a reco­no­cer a la nación kurda.

Por su par­te los kur­dos no acep­tan la pre­sen­cia del ELS en sus pue­blos, por­que “daría una excu­sa al ejér­ci­to sirio para ata­car­nos” y la fal­ta de coor­di­na­ción del pro­pio ELS per­mi­te “la pre­sen­cia de ban­das de delin­cuen­tes que ope­ran en su nombre”.

Los diri­gen­tes kur­dos cono­cen muy bien la his­to­ria de su pue­blo y por eso a día de hoy no con­fían en casi nadie, y temen que al igual que en el pasa­do unos se apro­ve­chen de la situa­ción para final­men­te dejar ven­di­do al pue­blo kurdo.

El esce­na­rio sirio sigue sumi­do en un difí­cil y com­ple­jo pano­ra­ma. El con­flic­to arma­do sigue a día de hoy cobrán­do­se la vida de dece­nas de per­so­nas, y el deve­nir de los acon­te­ci­mien­tos se pre­sen­ta incier­to. La som­bra del cam­bio de régi­men segui­rá pla­nean­do, de for­ma más níti­da en oca­sio­nes, en Siria.

Algu­nas fuen­tes afir­man que a día de hoy una inter­ven­ción mili­tar direc­ta por par­te de las fuer­zas extran­je­ras no es fac­ti­ble ante la frag­men­ta­ción de la opo­si­ción, y tam­bién por el peso que adquie­re den­tro de ésta las fac­cio­nes isla­mis­tas, así como por la pos­tu­ra rea­cia que man­tie­nen Rusia, Chi­na e Irán, e inclu­so por el cos­te eco­nó­mi­co que supon­dría una ocu­pa­ción militar.

Fren­te a esas teo­rías, otros apues­tan por acen­tuar la aten­ción en las pró­xi­mas elec­cio­nes en EEUU, que sin duda con­di­cio­na­rán la pos­tu­ra de las poten­cias occi­den­ta­les, siem­pre hacien­do el coro a los desig­nios de Washing­ton. Sin olvi­dar tam­po­co que situa­cio­nes con­flic­ti­vas y no desea­das de carác­ter pun­tual que podrían tener lugar en otros luga­res del mun­do pro­vo­ca­rían la nece­si­dad de des­viar la aten­ción mediá­ti­ca y para ello el con­flic­to sirio siem­pre es un tema recurrente.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.