Quie­bra de McDonald´s en Bolivia

Des­pués de 14 años de pre­sen­cia en el país sud­ame­ri­cano, y a pesar de haber inten­ta­do todas las cam­pa­ñas ima­gi­na­bles, la cade­na grin­ga se vio obli­ga­da a cerrar los ocho res­to­ra­nes que man­te­nía abier­tos en las tres prin­ci­pa­les ciu­da­des del país: La Paz, Cocha­bam­ba y San­ta Cruz de la Sierra.

Se tra­ta del segun­do país lati­no­ame­ri­cano –tam­bién Cuba- que no ten­drá McDonald´s y el pri­mer país en el mun­do don­de la empre­sa cie­rra por tener sus núme­ros en rojo duran­te más de una década.

El impac­to para los crea­ti­vos y jefes de mar­ke­ting, que no aca­ban de supe­rar su frus­tra­ción, ha sido de tal fuer­za que gra­ba­ron un docu­men­tal titu­la­do ‘¿Por qué que­bró McDonald´s en Boli­via?’, don­de inten­tan expli­car de algún modo las razo­nes que lle­va­ron a los boli­via­nos a seguir pre­fi­rien­do las ricas empa­na­das a las frías hamburguesas.

Recha­zo cultural

El docu­men­tal inclu­ye repor­ta­jes a coci­ne­ros, soció­lo­gos, nutri­cio­nis­tas, edu­ca­do­res, his­to­ria­do­res y más, don­de hay una coin­ci­den­cia gene­ral: el recha­zo no es a las ham­bur­gue­sas ni a su gus­to, el recha­zo está en la men­ta­li­dad de los boli­via­nos. Todo indi­ca que el con­cep­to ‘fast-food’ es, lite­ral­men­te, la antí­te­sis de la con­cep­ción que un boli­viano tie­ne de cómo debe pre­pa­rar­se una comida.

En Boli­via, aun se con­ser­va el con­cep­to de la cul­tu­ra gas­tro­nó­mi­ca tra­di­cio­nal, en don­de el rito de la comi­da empie­za des­de deci­dir que se va a comer, ir al mer­ca­do a com­prar los ingre­dien­tes, con­vi­vir mien­tras se pre­pa­ran los ali­men­tos, la for­ma en que se pre­sen­tan y la mane­ra en que se sir­ven. La comi­da para ser bue­na requie­re, ade­más de gus­to, esme­ro e higie­ne, y sazón que se adquie­re con mucho tiem­po de pre­pa­ra­ción. Así es como valúa un con­su­mi­dor la cali­dad de lo que se lle­va al estómago.

La pri­me­ra quie­bra de McDonald´s en el mun­do repre­sen­tó un trau­ma para los yan­kees y sig­ni­fi­ca un gol­pe al capi­ta­lis­mo mer­can­ti­lis­ta comer­cial. La comi­da rápi­da, “no es para esta gen­te”, con­clu­ye­ron los gaba­chos. A tem­blar Coca-Cola.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *