La ban­ca pri­va­da ha fra­ca­sa­do, nece­si­ta­mos una solu­ción públi­ca- Seu­mas Mil­ne

Banco Santander y sus directivos, premiados por Institutional Investor

El mayor peli­gro del escán­da­lo de mani­pu­la­ción de índi­ces que actual­men­te sacu­de a la City de Lon­dres es que se ges­tio­ne y des­ac­ti­ve al modo habi­tual y no cam­bie real­men­te nada. La dimi­sión for­za­da de Bob Dia­mond, el alto eje­cu­ti­vo de Bar­clays, se pro­du­ce siguien­do los mani­dos pro­ce­di­mien­tos para enfren­tar­se a las cri­sis que ame­na­zan poten­cial­men­te a quie­nes están en el poder: denun­ciar a los peo­res infrac­to­res, hacer que rue­den unas cuan­tas cabe­zas, esta­ble­cer una inves­ti­ga­ción con ele­men­tos segu­ros y dar­le un reto­que a la regu­la­ción para impe­dir que se repi­tan las fal­tas más atro­ces.

Tal ha sido el patrón de los últi­mos años, con­for­me los esta­men­tos del poder en Gran Bre­ta­ña han ido dan­do ban­da­zos del desas­tre de la gue­rra de Irak a la ver­güen­za del chan­chu­llo de los gas­tos par­la­men­ta­rios y los pin­cha­zos tele­fó­ni­cos por par­te de medios de comu­ni­ca­ción (aun­que en el caso de Irak, las úni­cas cabe­zas que roda­ron fue­ron las de los eje­cu­ti­vos de la BBC y un cabo del ejér­ci­to). Por lo que toca a los ban­cos que des­en­ca­de­na­ron la mayor cri­sis eco­nó­mi­ca en ochen­ta años, fue­ron bene­fi­cia­rios de un res­ca­te y han dis­fru­ta­do de un tra­to de favor, y sólo pue­den adu­cir la pér­di­da sacri­fi­cial de algún raro barón de la City en pago de su teme­ra­rio caos.

Pero no pode­mos per­mi­tir­nos de nue­vo esa negli­gen­cia polí­ti­ca. El tin­gla­do des­cu­bier­to en torno a la mani­pu­la­ción del tipo de inte­rés inter­ban­ca­rio del Líbor – que afec­ta a con­tra­tos, ins­tru­men­tos finan­cie­ros, hipo­te­cas y prés­ta­mos por valor de 500 billo­nes de dóla­res– ha pues­to de relie­ve la esca­la de la corrup­ción que ani­da en el cora­zón del sis­te­ma finan­cie­ro. Se pro­du­ce des­pués de que que­da­ra al des­cu­bier­to la ven­ta frau­du­len­ta de deri­va­dos de ries­go, segu­ros de pro­tec­ción de pagos y una voraz elu­sión legal de impues­tos, más el colap­so el mes pasa­do del sis­te­ma bási­co de pagos del RBS-Nat­West.

Ha que­da­do cla­ro que la mani­pu­la­ción de los índi­ces, que pre­ci­sa de colu­sión, va más allá de Bar­clays, y, des­de lue­go, de la City de Lon­dres. Este es uno de los múl­ti­ples chan­chu­llos que se han vuel­to endé­mi­cos en un sis­te­ma desas­tro­sa­men­te des­re­gu­la­do con incen­ti­vos con­subs­tan­cia­les para que los cár­te­les mani­pu­len el pre­cio bási­co de las finan­zas. No sólo eso sino que la mani­pu­la­ción lle­va sien­do públi­ca des­de hace años – se infor­mó de ella por vez pri­me­ra en 2008 – y a día de hoy no se han toma­do medi­das.

Aquí hay un eco del escán­da­lo de los pin­cha­zos tele­fó­ni­cos, que salió a la luz ocho años des­pués de que Rebe­kah Brooks [eje­cu­ti­va de Rupert Mur­doch y direc­to­ra de varios de sus dia­rios] reve­la­ra al Par­la­men­to que New Inter­na­tio­nal [la cor­po­ra­ción de Rupert Mur­doch] sobor­na­ba a la poli­cía y su con­fe­sión fue­ra com­ple­ta­men­te igno­ra­da. El mar­tes pasa­do, Bar­clays tra­tó de impli­car a fun­cio­na­rios de Whi­tehall [el cen­tro de la admi­nis­tra­ción bri­tá­ni­ca] en su mani­pu­la­ción de los índi­ces en 2008, y pode­mos espe­rar que un aira­do Dia­mond, que lucha por un fini­qui­to de más de 20 millo­nes de libras, vaya más lejos cuan­do apa­rez­ca ante un comi­té de los Comu­nes el pró­xi­mo miér­co­les [11 de julio].

Como hicie­ron en el caso de la pren­sa de Mur­doch, los polí­ti­cos que se humi­lla­ron delan­te de la éli­te finan­cie­ra denun­cian hoy a los ban­que­ros corrup­tos, y unos a otros, por no haber con­se­gui­do meter­los en vere­da. David Came­ron, cuyo par­ti­do depen­de de los donan­tes de la City en más de la mitad de sus ingre­sos, quie­re una inves­ti­ga­ción par­la­men­ta­ria que se cen­tre estric­ta­men­te en el Líbor para evi­tar un examen gene­ral, y cen­trar la incul­pa­ción en el entu­sias­mo del Nue­vo Labo­ris­mo por un «lige­ro toque en la regu­la­ción» en los pre­li­mi­na­res del crac.

Ed Mili­band pre­sio­na con razón en favor de una inves­ti­ga­ción públi­ca mucho más amplia, al esti­lo de la de Leve­son [sobre los abu­sos de los medios de Mur­doch], del con­jun­to del sis­te­ma ban­ca­rio. Pero la reali­dad es que toda la cla­se polí­ti­ca se adhi­rió a la des­re­gu­la­ción de las finan­zas en los años de auge. Mien­tras Tony Blair y Gor­don Brown mima­ban a los ban­cos, Geor­ge Osbor­ne y los con­ser­va­do­res exi­gían una regu­la­ción toda­vía menor, y has­ta el libe­ral-demó­cra­ta Vin­ce Cable, hoy azo­te de ban­que­ros, res­pal­da­ba el «lige­ro toque» a las finan­zas.

Es este otro escán­da­lo más para las éli­tes gober­nan­tes del país. Las nue­vas reve­la­cio­nes de corrup­ción apa­re­cen des­pués de que salie­ra a la luz la impos­tu­ra de la gue­rra de Irak, los enga­ños del Par­la­men­to y la poli­cía, la cri­mi­na­li­dad de una mafia mediá­ti­ca y el demo­le­dor fra­ca­so de los ban­cos hace cua­tro años. Sólo podía haber pasa­do, por supues­to, en un sec­tor finan­cie­ro bajo el domi­nio de lo pri­va­do, y con­vier­te en un dis­pa­ra­te la ideo­lo­gía en quie­bra de libre mer­ca­do que toda­vía pre­va­le­ce en la vida públi­ca.

Los pode­ro­sos de la polí­ti­ca y los nego­cios insis­ten en que es todo un pro­ble­ma de lide­raz­go, de man­za­nas podri­das y de una cul­tu­ra que se ha tor­ci­do. Pero esa cla­se de cul­tu­ra la gene­ran estruc­tu­ras y sis­te­mas, y en el caso de la City, la maxi­mi­za­ción des­re­gu­la­da del bene­fi­cio a cor­to pla­zo ha reque­ri­do de ellas. Des­de lue­go que es nece­sa­ria una lim­pie­za de los jefes de la City, pro­ce­sa­mien­tos e inves­ti­ga­cio­nes de enver­ga­du­ra, pero sólo un cam­bio de gran alcan­ce lim­pia­rá esa fosa sép­ti­ca.

El sis­te­ma finan­cie­ro ha fra­ca­sa­do ya con un ingen­te cos­te eco­nó­mi­co y social. Ha demos­tra­do ser corrup­to, incom­pe­ten­te, rapaz y eco­nó­mi­ca­men­te des­truc­ti­vo. Las pre­ten­sio­nes de la City de que es motor indis­pen­sa­ble de empleos e impues­tos para la eco­no­mía bri­tá­ni­ca son una estu­pi­dez: los cos­tes del res­ca­te de 2008 – 9 empe­que­ñe­cie­ron los apor­tes fis­ca­les del sec­tor finan­cie­ro de los años de auge, que esta­ban por deba­jo de los del indus­trial inclu­so en su momen­to más álgi­do.

De hecho, se ha levan­ta­do a los ban­cos con sub­si­dios y liqui­dez del Esta­do y toda­vía no han tras­la­da­do una polí­ti­ca pro­duc­ti­va de prés­ta­mos en cin­co años como lle­va­mos de cri­sis. Una par­te cru­cial de la expli­ca­ción resi­de en el poder des­amor­da­za­do de la City. Su colo­ni­za­ción de Whi­tehall y la vida públi­ca, el con­trol efec­ti­vo de su pro­pia regu­la­ción, la atrac­ción que las puer­tas gira­to­rias [entre polí­ti­ca y finan­zas] ejer­cen sobre polí­ti­cos y fun­cio­na­rios, y la com­pra de los par­ti­dos polí­ti­cos. Las finan­zas han usur­pa­do la demo­cra­cia.

El derrum­be de 2008 ofre­ció una enor­me opor­tu­ni­dad de rom­per esa féru­la y refor­mar el sis­te­ma finan­cie­ro. El sis­te­ma que­dó igual de intac­to, y has­ta los ban­cos par­cial­men­te nacio­na­li­za­dos, el RBS y Lloyds, se han ges­tio­na­do des­de enton­ces a dis­tan­cia para que engor­den lo más rápi­da­men­te posi­ble a fin de repri­va­ti­zar­los (el sal­va­je recor­te de cos­tes del RBS es lo que se ocul­ta tras su humi­llan­te ren­di­mien­to del mes pasa­do), en lugar de como moto­res de inver­sión y recu­pe­ra­ción.

El escán­da­lo de mani­pu­la­ción de los índi­ces ofre­ce aho­ra una segun­da opor­tu­ni­dad de pre­sio­nar en favor de un cam­bio fun­da­men­tal. Es difí­cil de ima­gi­nar que vaya a lle­var­lo a cabo una coa­li­ción domi­na­da por los tories finan­cia­dos por la City, pero el labo­ris­mo aun tie­ne tam­bién que rom­per del todo con su mode­lo ante­rior a la cri­sis eco­nó­mi­ca.

Una regu­la­ción más dura, inclu­so una sepa­ra­ción com­ple­ta de la ban­ca comer­cial y de inver­sión, no bas­ta­rán para que la City se mue­va hacia la inver­sión pro­duc­ti­va, o pue­da impe­dir siquie­ra la cla­se de colu­sión corrup­ta que ha que­da­do aho­ra al des­cu­bier­to entre Bar­clays y otros ban­cos. Tal como ha sos­te­ni­do esta mis­ma sema­na el equi­po de inves­ti­ga­ción del CRESC [Cen­tre for Research and Socio-Cul­tu­ral Chan­ge] de la Uni­ver­si­dad de Man­ches­ter, [1] el volu­men y com­ple­ji­dad del moderno sis­te­ma ban­ca­rio lo hace «casi ingo­ber­na­ble».

Sólo dis­gre­gan­do los ban­cos más gran­des, con­vir­tien­do el con­jun­to par­cial­men­te nacio­na­li­za­do en autén­ti­cos ban­cos de inver­sión públi­ca, y alen­tan­do una ban­ca regio­nal y de pro­pie­dad social se pue­de hacer que las finan­zas labo­ren en pro de la socie­dad, en lugar de que sea a la inver­sa. La ban­ca del sec­tor pri­va­do ha fra­ca­sa­do de modo espec­ta­cu­lar y nece­si­ta­mos una solu­ción públi­ca demo­crá­ti­ca.

Notas:

[1] “Sca­pe­goats aren´t enough: a Leve­son for the Banks?”, CRESC, julio de 2012.

Seu­mas Mil­ne es un ana­lis­ta polí­ti­co bri­tá­ni­co que escri­be en el dia­rio The Guar­dian. Tam­bién tra­ba­jó para The Eco­no­mist. Es coau­tor de Beyond the Casino Eco­nomy.

Tra­duc­ción para www​.sin​per​mi​so​.info: Lucas Antón

http://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​i​d​=​5​141

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *