Una puña­la­da a la uni­dad de Amé­ri­ca Lati­na- Angel Gue­rra Cabrera

El gol­pe de Esta­do en Para­guay obe­de­ce a varias cau­sas. Enu­me­ra­ré por su per­ti­nen­cia algu­nas que se han esta­do seña­lan­do y aña­di­ré una obser­va­ción indis­pen­sa­ble. Una cau­sa impor­tan­te es que los intere­ses nati­vos y tras­na­cio­na­les liga­dos a la pro­duc­ción de soya trans­gé­ni­ca no tole­ran nada que inten­te dete­ner su afán de ganancia.

De allí que se opu­sie­ran con todo al débil inten­to de refor­ma agra­ria y al impues­to de 12 por cien­to sobre la ganan­cia que inten­ta­ba esta­ble­cer el depues­to pre­si­den­te Fer­nan­do Lugo(en Argen­ti­na es del 35 por cien­to). La alta coti­za­ción inter­na­cio­nal de la olea­gi­no­sa impul­sa el desig­nio de un puña­do de terra­te­nien­tes y trans­na­cio­na­les por arre­ba­tar al pue­blo gua­ra­ní sus tie­rras y recur­sos hídri­cos. De la mano con finan­cia­mien­to del Ban­co Mun­dial y el Fon­do Mone­ta­rio inter­na­cio­nal estos pul­pos lle­van a cabo una gue­rra de exter­mi­nio con­tra las agri­cul­tu­ras cam­pe­si­nas y el modo de vida que las ha sos­te­ni­do a lo lar­go de déca­das y siglos, así como los fun­da­men­tos bio­ló­gi­cos mis­mos de la nación paraguaya.

Des­de los años ochen­tas los terra­te­nien­tes soye­ros alia­dos a Mon­san­to, Car­gill, Syn­gen­ta y otros gigan­tes del agro­ne­go­cio grin­go, han expul­sa­do de sus tie­rras a 100 000 cam­pe­si­nos y for­za­do la reubi­ca­ción de muchas comu­ni­da­des indí­ge­nas para exten­der sus gigan­tes­cas siem­bras del fri­jol. Cer­ca de 2 por cien­to de los terra­te­nien­tes poseen el 80 por cien­to del área cul­ti­va­ble mien­tras exis­ten 87 mil fami­lias cam­pe­si­nas sin tie­rras. El cul­ti­vo de la soya hace que cada año se rie­guen en Para­guay 20 millo­nes de litros de agro­tó­xi­cos que con­ta­mi­nan y enfer­man a las per­so­nas, la tie­rra, el agua y el gana­do. Son elo­cuen­tes a unas sema­nas del gol­pe los des­pi­dos masi­vos en el ante­rior­men­te res­pe­ta­do y com­pe­ten­te ente esta­tal de sani­dad vege­tal, el reem­pla­zo de su direc­tor por un geren­te del agro­ne­go­cio y la súbi­ta apro­ba­ción del cul­ti­vo de algo­dón trans­gé­ni­co vio­lan­do las nor­mas lega­les. Los des­pi­dos se extien­den a nume­ro­sas depen­den­cias guber­na­men­ta­les en las que ile­gal­men­te se echa por “luguis­tas” a los tra­ba­ja­do­res de la mis­ma mane­ra que se pri­va a fami­lias de pro­gra­mas socia­les con ese argu­men­to. Un fac­tor impul­sor del gol­pe podría ser el afán del vice­pre­si­den­te gol­pis­ta Fede­ri­co Fran­co, aspi­ran­te a la pre­si­den­cia en 2013, de apo­de­rar­se de los fon­dos de los pro­gra­mas socia­les para la com­pra ili­mi­ta­da de votos en las elec­cio­nes de ese año.

Otro moti­vo del gol­pe, con­si­de­ra­do de pri­mer orden por algu­nos ana­lis­tas, es el sucu­len­to nego­cio para el pro­pio Fran­co de fir­mar con­tra­to con la tras­na­cio­nal cana­dien­se Río Tin­to, cuya exi­gen­cia de que le entre­ga­ran a títu­lo de sub­si­dio 14 mil millo­nes de dóla­res de ener­gía eléc­tri­ca en vein­te años para la extrac­ción de litio era recha­za­da por Lugo, que en cam­bio inten­ta­ba sacar­le bene­fi­cios para el Esta­do para­gua­yo. No ha de extra­ñar por ello que el gobierno gol­pis­ta haya desig­na­do vice­mi­nis­tro de indus­tria a un cabil­de­ro de Río Tin­to e ini­cia­do nego­cia­cio­nes con la trasnacional.

En resu­men, Para­guay, pese a ser uno de los paí­ses con mayor des­igual­dad social y pobla­ción en pobre­za en Amé­ri­ca Lati­na y la eco­no­mía más débil del Cono Sur ocu­pa a la vez un lugar impor­tan­te en el mer­ca­do capi­ta­lis­ta mun­dial por su con­di­ción de cuar­to expor­ta­dor mun­dial de soya, poten­cia hidro­eléc­tri­ca, las ubé­rri­mas aguas del acuí­fe­ro gua­ra­ní, su bio­di­ver­si­dad y ricos yaci­mien­tos mine­ra­les. Sin embar­go, el extra­or­di­na­rio ape­ti­to de con­trol y domi­nio que estas con­di­cio­nes des­pier­tan en Esta­dos Uni­dos y el capi­tal inter­na­cio­nal se poten­cian expo­nen­cial­men­te debi­do a su situa­ción geo­grá­fi­ca, fron­te­ri­zo con Bra­sil, Argen­ti­na, Boli­via y Uru­guay, paí­ses estra­té­gi­cos en el esque­ma inte­gra­cio­nis­ta lati­no­ame­ri­cano Unasur/​Mercosur/​Celac, todos con gobier­nos que en dis­tin­tas medi­das se dis­tan­cian del Con­sen­so de Washing­ton. Dicho esque­ma cons­ti­tu­ye el escu­do que labo­rio­sa­men­te inten­tan cons­truir Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be para defen­der su inde­pen­den­cia fren­te a Esta­dos Uni­dos. De allí que derro­car a Lugo, por páli­da que fue­ra su ges­tión, era fun­da­men­tal para el impe­rio y es incom­ple­to cual­quier aná­li­sis de las cau­sas del gol­pe que no lo tome en cuenta.

El obje­ti­vo prin­ci­pal del gol­pe es cla­var un puñal a la uni­dad de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be empu­ña­do por un gobierno ser­vil has­ta el tué­tano a Esta­dos Uni­dos. Hay que evi­tar que se con­so­li­de el gobierno de Fran­co y la far­sa elec­to­ral que se pre­ten­de mon­tar para per­pe­tuar­lo. Man­te­ner bien lejos a la OEA.

Twit­ter: @aguerraguerra

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *