Cues­tión de prio­ri­da­des- Borro­ka Garaia

El PNV, de boca de Urku­llu, nos ha mos­tra­do su lis­ta de prio­ri­da­des de cara a las pró­xi­mas elec­cio­nes en la CAV. En pri­mer lugar,salir de la cri­sis, en segun­do, la paz y nor­ma­li­za­ción y final­men­te la pro­fun­di­za­ción del auto­go­bierno. Al pare­cer se ha debi­do de hacer la picha un lío por­que para salir de la cri­sis ha afir­ma­do que es nece­sa­rio pro­fun­di­zar en el auto­go­bierno que sería su ulti­ma prio­ri­dad. En cual­quier caso ha sen­ten­cia­do rotun­da­men­te que la cri­sis es prio­ri­ta­ria a cual­quier tipo de sobe­ra­nis­mo. Y debe ser­lo para ellos por­que la sobe­ra­nía nacio­nal poco tie­ne que ver con el auto­go­bierno regio­na­lis­ta defen­di­do tam­bién por el PP,PSOE y UPN. Aun­que el mode­lo de auto­go­bierno regio­na­lis­ta está muer­to y ente­rra­do hace tiem­po, está bien al menos que hagan cons­tar su posi­ción para que así nadie se lle­ve lue­go sorpresas.

El pro­ble­ma de los jel­ki­des es que en pri­mer lugar no saben lo que es esta cri­sis o en su defec­to lo saben muy bien e inten­tan tomar a la socie­dad vas­ca por ton­ta. Una cri­sis que no tie­ne abso­lu­ta­men­te nin­gu­na sali­da en pará­me­tros neo­li­be­ra­les, los cua­les ade­más son defen­di­dos abier­ta­men­te por el pro­pio PNV, y que solo tie­ne en exclu­si­va la vía del recor­te de dere­chos socia­les y el macha­que a la cla­se tra­ba­ja­do­ra al ser estruc­tu­ral. Ese es el úni­co camino para man­te­ner al sis­te­ma actual. Res­pi­ra­ción asis­ti­da con fecha de cadu­ci­dad con un úni­co hori­zon­te de caos. Ya no sor­pren­de que los demó­cra­ta-cris­tia­nos no echen a los mer­ca­de­res del tem­plo. Y eso que lo tie­nen escri­to en su manual de instrucciones.

Y es que para cla­var un cla­vo lo pri­me­ro que hace fal­ta es un mar­ti­llo. Si Eus­kal herria no cuen­ta con las herra­mien­tas sobe­ra­nas para dise­ñar y poner en efec­ti­vo polí­ti­cas eco­nó­mi­cas con total liber­tad, bus­car una sali­da a la cri­sis es una qui­me­ra. Es impo­si­ble. Ya que la socie­dad vas­ca no tie­ne el mar­ti­llo cogi­do por el man­go sino los esta­dos que la some­ten nacio­nal­men­te. Y son ellos pre­ci­sa­men­te los que deci­den (o se some­ten a otras volun­ta­des, ya se sabe lo del pez gran­de que se come al chi­co). Es sen­ti­do común de lo más bási­co, no hace fal­ta haber­se leí­do El Capi­tal ni res­pon­der a nin­gún tipo de orto­do­xia revo­lu­cio­na­ria. Así que lo úni­co que tene­mos son los mar­ti­lla­zos que nos van dan­do en los dedos y cada vez que­dan menos sin haber sido gol­pea­dos. Hablar de sali­das a la cri­sis con­tra­po­nién­do­las a sobe­ra­nía nacio­nal es dejar en manos de auto­ri­da­des espa­ño­las, fran­ce­sas y mer­ca­do capi­ta­lis­ta el futu­ro de nues­tro pue­blo. No hay más.

Por otra par­te, se podría decir que la sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca, que no es más que una face­ta intrín­se­ca y bási­ca de la sobe­ra­nía nacio­nal es la sali­da a la cri­sis. Y eso tam­bién es un error. Ya que la sobe­ra­nía nacio­nal, no es más que un ins­tru­men­to vir­gen. Una sobe­ra­nía nacio­nal vas­ca pue­de ahon­dar tan­to o más que la sobe­ra­nía espa­ño­la o fran­ce­sa en la cri­sis capi­ta­lis­ta. La sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca es el ins­tru­men­to nece­sa­rio para apli­car medi­das eco­nó­mi­cas sobe­ra­nas pero solo el socia­lis­mo es el medio por el cual se pue­de salir de la cri­sis y levan­tar una alternativa.

Mien­tras esa alter­na­ti­va socia­lis­ta al sis­te­ma no se encau­ce, todas las medi­das que se pue­dan tomar des­de la izquier­da, tan­to des­de las limi­ta­cio­nes actua­les como en el futu­ri­ble esta­do vas­co serían par­ches al capi­ta­lis­mo de un mode­lo social­de­mó­cra­ta ya fra­ca­sa­do. El capi­ta­lis­mo no es ama­ble. Y el esta­do de bien­es­tar capi­ta­lis­ta es un espe­jis­mo inexis­ten­te que se cae por el pro­pio peso del sis­te­ma. Saber dis­cer­nir entre camino y obje­ti­vo resul­ta aquí importante.

En estos tiem­pos de algu­nas rei­vin­di­ca­cio­nes demo­crá­ti­cas míni­mas, como la sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca de una nación y en estos tiem­pos de ata­ques his­tó­ri­cos del capi­ta­lis­mo de manos de sus sica­rios guber­na­men­ta­les se hace nece­sa­ria una res­pues­ta como pue­blo para enfren­tar­se a esos ata­ques y para cons­truir la alter­na­ti­va rom­pien­do ade­más el bucle. 

EH Bil­du tie­ne un papel impor­tan­te que jugar en esta par­ti­da y no pue­de per­der­se en mati­ces elec­to­ra­les en vez de bus­car el pro­ta­go­nis­mo social como con­vo­car en soli­ta­rio una mani­fes­ta­ción nacio­nal en res­pues­ta a las medi­das toma­das en Madrid. No al menos si lo que se quie­re es empe­zar a res­pon­der como pue­blo y no sim­ple­men­te como partido(s). De la mis­ma mane­ra que el pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta nece­si­ta de la acu­mu­la­ción de fuer­zas, el socia­lis­ta tam­bién. Y afor­tu­na­da­men­te, tene­mos sin­di­ca­tos, movi­mien­to social y amplias capas de la pobla­ción dis­pues­tas a tra­ba­jar por ello de una mane­ra estra­té­gi­ca y no par­ti­dis­ta. Sien­do esta for­ma a su vez, la úni­ca via­ble de tener éxi­to en los obje­ti­vos. Para la pró­xi­ma esta­ría bien refle­xio­nar un poco sobre ello aun­que el 21 inten­ta­re­mos lle­nar Bil­bo has­ta la ban­de­ra. No debe­ría hacer fal­ta vol­ver a recor­dar aque­llo de que no pue­de exis­tir nin­gún par­ti­do u orga­ni­za­ción por muy fuer­te o gran­de que sea que pue­da dar solu­ción a las pro­ble­má­ti­cas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca, que solo es ella la que pue­de hacer­lo. De todas mane­ras, ahí que­da escri­ta de recordatorio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.