El enve­ne­na­mien­to de Ara­fat- Uri Avnery

Para mí no fue nin­gu­na sor­pre­sa. Des­de el pri­mer día estu­ve con­ven­ci­do de que a Yas­ser Ara­fat lo enve­ne­nó Ariel Sha­ron. Inclu­so escri­bí sobre ello en varias oca­sio­nes.

Era una sim­ple con­clu­sión lógi­ca.

En pri­mer lugar, un com­ple­to examen médi­co rea­li­za­do en el hos­pi­tal mili­tar fran­cés don­de murió no encon­tró nin­gu­na cau­sa que expli­ca­ra su repen­tino colap­so y su muer­te. No se halló ras­tro de nin­gu­na enfer­me­dad que supu­sie­ra una ame­na­za para su vida.

Los rumo­res difun­di­dos por la maqui­na­ria pro­pa­gan­dís­ti­ca israe­lí sobre que Ara­fat tenía SIDA eran fla­gran­tes men­ti­ras, mera con­ti­nua­ción de los rumo­res que pro­pa­ló la mis­ma maqui­na­ria afir­man­do que Ara­fat era gay. Todo ello no era sino otro epi­so­dio de la impla­ca­ble labor de demo­ni­za­ción del líder pales­tino, que duró déca­das.

Cuan­do no exis­te una cau­sa evi­den­te de una muer­te es que debe exis­tir otra menos obvia.

En segun­do lugar, sabe­mos ya que varios ser­vi­cios secre­tos poseen vene­nos que no dejan ras­tros ruti­na­ria­men­te detec­ta­bles. Entre ellos están la CIA, el FSB ruso (suce­sor del KGB) y el Mos­sad.

En ter­cer lugar, las opor­tu­ni­da­des abun­da­ban. Las medi­das de segu­ri­dad de Ara­fat eran deci­di­da­men­te laxas. Solía abra­zar a per­fec­tos des­co­no­ci­dos que se pre­sen­ta­ban como sim­pa­ti­zan­tes de la cau­sa pales­ti­na, y a menu­do se sen­ta­ba a comer con ellos.

En cuar­to lugar, había un mon­tón de gen­te que tenía el obje­ti­vo de matar­lo y los medios para hacer­lo. La per­so­na más obvia era nues­tro pri­mer minis­tro, Ariel Sha­ron. En 2004 lle­gó inclu­so a decir que Ara­fat «no tenía póli­za de segu­ro».

Lo que antes era una pro­ba­bi­li­dad lógi­ca se ha con­ver­ti­do aho­ra en una cer­te­za.

Un examen de sus per­te­nen­cias rea­li­za­do por encar­go de Al Yazi­ra TV y prac­ti­ca­do por un ins­ti­tu­to cien­tí­fi­co sui­zo de gran repu­tación ha con­fir­ma­do que Ara­fat fue enve­ne­na­do con polo­nio, una sus­tan­cia radiac­ti­va letal impo­si­ble de detec­tar sal­vo que se la bus­que expre­sa­men­te.

Dos años des­pués de la muer­te de Ara­fat el disi­den­te ruso y ex agen­te del KGB/​FSB Ale­xan­der Lit­vi­nen­ko fue ase­si­na­do en Lon­dres por agen­tes rusos uti­li­zan­do ese mis­mo veneno. Los médi­cos des­cu­brie­ron la cau­sa [de su muer­te] de for­ma casual. Tar­dó tres sema­nas en morir.

Más cer­ca de casa, en Ammán, en 1997 el Mos­sad estu­vo a pun­to de ase­si­nar al líder de Hamas Kha­led Mash’al por orden del Pri­mer Minis­tro Ben­ja­mín Netan­yahu. El arma uti­li­za­da fue un veneno que mata a los pocos días de entrar en con­tac­to con la piel. El ase­si­na­to fue una cha­pu­za y la vida de la víc­ti­ma se sal­vó cuan­do, tras un ulti­má­tum del rey Hus­sein, el Mos­sad se vio obli­ga­do a pro­por­cio­nar un antí­do­to a tiem­po.

Si la viu­da de Ara­fat, Suha, con­si­gue hacer que se exhu­me su cadá­ver del mau­so­leo de la Muka­ta en Rama­llah, don­de se ha con­ver­ti­do en un sím­bo­lo nacio­nal, no hay nin­gu­na duda de que el veneno apa­re­ce­rá en sus res­tos.

Las defi­cien­tes medi­das de segu­ri­dad de Ara­fat siem­pre me sor­pren­die­ron. Los pri­me­ros minis­tros israe­líes se pro­te­gen diez veces mejor.

Se lo repro­ché en varias oca­sio­nes, pero él se enco­gía de hom­bros. En este sen­ti­do, era un fata­lis­ta. Cuan­do su avión reali­zó un ate­rri­za­je de emer­gen­cia en el desier­to de Libia y él salió mila­gro­sa­men­te ile­so mien­tras que las per­so­nas a su alre­de­dor murie­ron, se con­ven­ció de que lo pro­te­gía Dios.

(A pesar de ser la cabe­za de un movi­mien­to secu­lar con un pro­gra­ma neta­men­te lai­co, Ara­fat era un musul­mán suni­ta prac­ti­can­te que ora­ba a las horas reque­ri­das y no bebía alcohol. No impu­so su pie­dad a sus ayu­dan­tes).

Una vez lo entre­vis­ta­ron en mi pre­sen­cia en Rama­la. Los perio­dis­tas le pre­gun­ta­ron si con­fia­ba en ver con sus pro­pios ojos la crea­ción del Esta­do pales­tino. Su res­pues­ta: «Tan­to yo como Uri Avnery lo vere­mos con nues­tros pro­pios ojos». Esta­ba muy segu­ro de ello.

La deter­mi­na­ción de Ariel Sha­ron de matar a Ara­fat era bien cono­ci­da. Ya duran­te el ase­dio de Bei­rut, duran­te la Pri­me­ra Gue­rra del Líbano, no era nin­gún secre­to que había agen­tes pei­nan­do el oes­te de Bei­rut en su bús­que­da. Para gran cons­ter­na­ción de Sha­ron, no lo encon­tra­ron.

Inclu­so des­pués de Oslo, cuan­do Ara­fat regre­só a Pales­ti­na, Sha­ron no cedió. Cuan­do se con­vir­tió en pri­mer minis­tro, mis temo­res por su vida aumen­ta­ron. Cuan­do en el cur­so de la ope­ra­ción «Muro Defen­si­vo» nues­tro ejér­ci­to ata­có Rama­llah, los sol­da­dos israe­líes asal­ta­ron el com­ple­jo de Ara­fat (Muka­ta es una pala­bra ára­be que sig­ni­fi­ca ‘com­ple­jo’) y lle­ga­ron a 10 metros de sus habi­ta­cio­nes. Los ví con mis pro­pios ojos.

Dos veces duran­te aquel ase­dio de varios meses mis ami­gos y yo fui­mos a la Muka­ta y per­ma­ne­ci­mos allí duran­te varios días como escu­dos huma­nos. Cuan­do a Sha­ron se le pre­gun­tó por qué no mata­ba a Ara­fat, res­pon­dió que la pre­sen­cia de los israe­líes lo hizo impo­si­ble.

Sin embar­go, yo creo que eso no era más que un pre­tex­to. Los EEUU se lo prohi­bie­ron. Los esta­dou­ni­den­ses temían, con razón, que un ase­si­na­to abier­to pro­vo­ca­ra un esta­lli­do de cóle­ra anti­es­ta­dou­ni­den­se a lo lar­go y ancho del mun­do ára­be y musul­mán. No pue­do pro­bar­lo, pero estoy segu­ro de que des­de Washing­ton le dije­ron a Sha­ron: «Bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia se le per­mi­te matar­lo de for­ma que se pue­da remon­tar la cau­sa de su muer­te has­ta usted. Si pue­de hacer­lo sin dejar ras­tro, ade­lan­te». (Igual que el Secre­ta­rio de Esta­do de EEUU le dijo a Sha­ron en 1982 que bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia se le per­mi­ti­ría ata­car al Líbano, a menos que hubie­ra una pro­vo­ca­ción cla­ra e inter­na­cio­nal­men­te reco­no­ci­da, la cual se pro­por­cio­nó inme­dia­ta­men­te).

En una coin­ci­den­cia extra­ña, el pro­pio Sha­ron cayó derri­ba­do por un ata­que poco des­pués de la muer­te de Ara­fat, y vive en esta­do de coma des­de enton­ces.

Esta sema­na, el día que se publi­ca­ron las con­clu­sio­nes de Alja­zee­ra coin­ci­dió con el tri­gé­si­mo ani­ver­sa­rio de mi pri­mer encuen­tro con Ara­fat, que para él fue la pri­me­ra reu­nión que man­te­nía con un israe­lí.

Ocu­rrió en el momen­to álgi­do de la bata­lla de Bei­rut. Para lle­gar has­ta él tuve que cru­zar las líneas de cua­tro ejér­ci­tos beli­ge­ran­tes: el ejér­ci­to israe­lí, la mili­cia cris­tia­na falan­gis­ta liba­ne­sa, el ejér­ci­to liba­nés y las fuer­zas de la OLP.

Hablé con Ara­fat duran­te dos horas. Allí, en medio de una gue­rra, con la muer­te ace­chán­do­le a cada ins­tan­te, habla­mos de la paz pales­ti­na-israe­lí, e inclu­so de una fede­ra­ción de Israel y Pales­ti­na, tal vez inclu­so con Jor­da­nia.

La reu­nión, que fue anun­cia­da por la ofi­ci­na de Ara­fat, cau­só sen­sa­ción en todo el mun­do. Mi rela­to de aque­lla con­ver­sa­ción se publi­có en varios perió­di­cos impor­tan­tes.

De regre­so a casa oí en la radio que cua­tro minis­tros del gabi­ne­te esta­ban exi­gien­do que se me enjui­cia­ra por trai­ción. El gobierno de Mena­chem Begin dio órde­nes al Pro­cu­ra­dor Gene­ral para que abrie­ra una inves­ti­ga­ción cri­mi­nal. Sin embar­go, al cabo de varias sema­nas la Fis­ca­lía deter­mi­nó que no había vio­la­do nin­gu­na ley. (La ley se modi­fi­có debi­da­men­te al poco tiem­po.)

En las múl­ti­ples reunio­nes que man­tu­ve con Ara­fat des­de enton­ces aca­bé com­ple­ta­men­te con­ven­ci­do de que era un socio efi­caz y con­fia­ble para la paz.

Poco a poco comen­cé a com­pren­der cómo este padre del movi­mien­to de libe­ra­ción pales­tino moderno, cali­fi­ca­do de archi-terro­ris­ta por Israel y EEUU, se con­vir­tió en el líder de los esfuer­zos de paz pales­ti­nos. A lo lar­go de la His­to­ria pocas per­so­nas han teni­do el pri­vi­le­gio de lide­rar dos revo­lu­cio­nes suce­si­vas en el trans­cur­so de su vida.

Cuan­do Ara­fat comen­zó su tra­ba­jo Pales­ti­na había des­apa­re­ci­do del mapa y de la con­cien­cia mun­dial. Median­te el uso de la «lucha arma­da» (alias «terro­ris­mo») con­si­guió vol­ver a situar a Pales­ti­na en la agen­da del mun­do.

Su cam­bio de orien­ta­ción se pro­du­jo jus­to des­pués de la gue­rra de 1973. Aque­lla gue­rra, como se recor­da­rá, comen­zó con impre­sio­nan­tes vic­to­rias ára­bes y ter­mi­nó con la derro­ta de los ejér­ci­tos egip­cio y sirio. Ara­fat, que era inge­nie­ro de pro­fe­sión, lle­gó a la con­clu­sión lógi­ca: si los ára­bes no podía ganar un enfren­ta­mien­to arma­do ni siquie­ra en esas cir­cuns­tan­cias idea­les, habría que encon­trar otros medios.

Su deci­sión de ini­ciar nego­cia­cio­nes de paz con Israel iba com­ple­ta­men­te en con­tra de la esen­cia del Movi­mien­to Nacio­nal Pales­tino, que con­si­de­ra­ba a Israel como un inva­sor extran­je­ro. Le hicie­ron fal­ta a Ara­fat un total de 15 años para con­ven­cer a su pro­pio pue­blo de que acep­ta­ra su línea, uti­li­zan­do para ello toda su astu­cia, des­tre­za tác­ti­ca y poder de per­sua­sión. En la reu­nión de 1988 del Par­la­men­to pales­tino en el exi­lio, el Con­se­jo Nacio­nal, su con­cep­to fue adop­ta­do: un Esta­do pales­tino al lado de Israel en una por­ción del país. Este Esta­do, con su capi­tal en Jeru­sa­lén Orien­tal y sus fron­te­ras tra­za­das sobre la base de la Línea Ver­de, ha sido des­de enton­ces la meta fija e inmu­ta­ble, el lega­do de Ara­fat a sus suce­so­res.

No es casua­li­dad que mis con­tac­tos con Ara­fat, pri­me­ro indi­rec­ta­men­te a tra­vés de sus ayu­dan­tes y lue­go direc­ta­men­te, se ini­cia­ran jus­to en aque­lla épo­ca: 1974. Le ayu­dé a esta­ble­cer con­tac­to con los diri­gen­tes israe­líes, espe­cial­men­te con Yitzhak Rabin. Eso con­du­jo al acuer­do de Oslo de 1993, que mata­ron cuan­do ase­si­na­ron a Rabin.

Cuan­do le pre­gun­ta­ron si tenía algún ami­go israe­lí, Ara­fat dijo mi nom­bre. La razón era su creen­cia de que yo había arries­ga­do mi vida cuan­do fui a ver­lo en Bei­rut. Por mi par­te, me sen­tí agra­de­ci­do por la con­fian­za que depo­si­tó en mí cuan­do me cono­ció allí en un momen­to en el que cien­tos de agen­tes de Sha­ron lo esta­ban bus­can­do.

Pero, más allá de con­si­de­ra­cio­nes per­so­na­les, Ara­fat fue un hom­bre capaz de hacer la paz con Israel, dis­pues­to a hacer­lo, y —lo que es más impor­tan­te — , capaz de con­se­guir que su pue­blo —inclui­dos los isla­mis­tas— la acep­ta­ran. Eso habría pues­to fin a la empre­sa colo­ni­za­do­ra.

Por eso lo enve­ne­na­ron.

Fuen­te ori­gi­nal: http://​zope​.gush​-sha​lom​.org/​h​o​m​e​/​e​n​/​c​h​a​n​n​e​l​s​/​a​v​n​e​r​y​/​1​3​4​1​5​8​7​1​76/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *