El esta­do de bien­es­tar occi­den­tal: su auge y decli­ve, y el blo­que sovié­ti­co- James Petras

Intro­duc­ción

Uno de los ras­gos socio­eco­nó­mi­cos más asom­bro­sos de las dos últi­mas déca­das es la inver­sión del signo de la legis­la­ción sobre bien­es­tar de la segun­da mitad del siglo pasa­do en Euro­pa y Nor­te­amé­ri­ca. Los recor­tes sin pre­ce­den­tes en ser­vi­cios socia­les, indem­ni­za­cio­nes por des­pi­do, empleo públi­co, pen­sio­nes, pro­gra­mas sani­ta­rios, esti­pen­dios for­ma­ti­vos, perio­dos vaca­cio­na­les y segu­ri­dad labo­ral vie­nen acom­pa­ña­dos por el incre­men­to de los gas­tos de la edu­ca­ción, la fis­ca­li­dad regre­si­va y la edad de jubi­la­ción, así como por el aumen­to de las des­igual­da­des, la inse­gu­ri­dad labo­ral y la ace­le­ra­ción del rit­mo en los cen­tros de tra­ba­jo.

La des­apa­ri­ción del «Esta­do de bien­es­tar» echa por tie­rra la idea expues­ta por los eco­no­mis­tas orto­do­xos, que sos­te­nían que la «madu­ra­ción» del capi­ta­lis­mo, su «esta­do de desa­rro­llo avan­za­do», su alta tec­no­lo­gía y la sofis­ti­ca­ción de sus ser­vi­cios ven­drían acom­pa­ña­das de mayor bien­es­tar y nive­les de vida más altos. Aun­que es cier­to que «ser­vi­cios y tec­no­lo­gía» se han mul­ti­pli­ca­do, el sec­tor eco­nó­mi­co se ha pola­ri­za­do aún más entre los emplea­dos mino­ris­tas mal remu­ne­ra­dos y los agen­tes de bol­sa y finan­cie­ros muy ricos. La infor­ma­ti­za­ción de la eco­no­mía ha desem­bo­ca­do en la con­ta­bi­li­dad elec­tró­ni­ca, los con­tro­les de cos­tes y los movi­mien­tos ace­le­ra­dos de fon­dos espe­cu­la­ti­vos en bus­ca del máxi­mo bene­fi­cio, mien­tras que, al mis­mo tiem­po, han sido pre­lu­dio de reduc­cio­nes pre­su­pues­ta­rias bru­ta­les en los gas­tos socia­les.

Esa «Gran Inver­sión» del cur­so de los hechos pare­ce un pro­ce­so a gran esca­la y lar­go pla­zo cen­tra­do en los paí­ses capi­ta­lis­tas domi­nan­tes de Euro­pa Occi­den­tal y Nor­te­amé­ri­ca y en los anti­guos Esta­dos comu­nis­tas de Euro­pa del Este. Nos incum­be a todos exa­mi­nar las cau­sas sis­té­mi­cas que tras­cien­den las idio­sin­cra­sias par­ti­cu­la­res de cada país.

Los orí­ge­nes de la Gran Inver­sión

Hay dos líneas de inves­ti­ga­ción que es pre­ci­so dilu­ci­dar con el fin de com­pren­der la des­apa­ri­ción del Esta­do de bien­es­tar y el enor­me des­cen­so de los nive­les de vida. Una línea de aná­li­sis estu­dia el cam­bio pro­fun­do del entorno inter­na­cio­nal. Hemos pasa­do de un sis­te­ma bipo­lar com­pe­ti­ti­vo basa­do en la riva­li­dad entre los Esta­dos colec­ti­vis­tas y de bien­es­tar del blo­que orien­tal y los Esta­dos capi­ta­lis­tas de Euro­pa y Nor­te­amé­ri­ca a otro sis­te­ma inter­na­cio­nal mono­po­li­za­do por Esta­dos capi­ta­lis­tas en com­pe­ten­cia.

Una segun­da línea de inves­ti­ga­ción nos lle­va a exa­mi­nar los cam­bios de las rela­cio­nes socia­les inter­nas de los Esta­dos capi­ta­lis­tas: prin­ci­pal­men­te, el paso de las luchas de cla­se inten­sas a la cola­bo­ra­ción de cla­ses a lar­go pla­zo como prin­ci­pio orga­ni­za­dor de la rela­ción entre capi­tal y tra­ba­jo.

La pro­po­si­ción prin­ci­pal que con­for­ma este artícu­lo es que la emer­gen­cia del Esta­do de bien­es­tar fue un pro­duc­to his­tó­ri­co de un perio­do en el que había altos nive­les de com­pe­ti­ti­vi­dad entre el bien­es­tar colec­ti­vis­ta y el capi­ta­lis­mo y en el que los sin­di­ca­tos y los movi­mien­tos socia­les con orien­ta­ción de lucha de cla­ses pre­do­mi­na­ban fren­te a las orga­ni­za­cio­nes de cola­bo­ra­cio­nis­mo entre cla­ses.

A todas luces, los dos pro­ce­sos están inter­re­la­cio­na­dos: cuan­do los Esta­dos colec­ti­vis­tas implan­ta­ron mayo­res pres­ta­cio­nes de bien­es­tar para sus ciu­da­da­nos, los sin­di­ca­tos y los movi­mien­tos socia­les de Occi­den­te tenían incen­ti­vos socia­les y ejem­plos posi­ti­vos para moti­var a sus miem­bros y for­zar a los capi­ta­lis­tas a asu­mir la legis­la­ción del bien­es­tar del blo­que colec­ti­vis­ta.

Los orí­ge­nes y el desa­rro­llo del Esta­do de bien­es­tar occi­den­tal

Inme­dia­ta­men­te des­pués de la caí­da de los gobier­nos fas­cis­tas-capi­ta­lis­tas con la derro­ta de la Ale­ma­nia nazi, la Unión Sovié­ti­ca y sus alia­dos polí­ti­cos de Euro­pa del Este se embar­ca­ron en un pro­gra­ma masi­vo de recons­truc­ción, recu­pe­ra­ción, cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y con­so­li­da­ción del poder basa­do en refor­mas de bien­es­tar socio­eco­nó­mi­co de lar­go alcan­ce. El gran temor de los gobier­nos capi­ta­lis­tas occi­den­ta­les era que la cla­se tra­ba­ja­do­ra de Occi­den­te «siguie­ra» el ejem­plo sovié­ti­co o, como poco, apo­ya­ra a par­ti­dos y accio­nes que soca­va­ran la recu­pe­ra­ción capi­ta­lis­ta.. Dado el des­cré­di­to polí­ti­co de muchos capi­ta­lis­tas occi­den­ta­les debi­do a su cola­bo­ra­ción con los nazis o su opo­si­ción débil y retar­da­da a la ver­sión fas­cis­ta del capi­ta­lis­mo, no podían recu­rrir a los méto­dos alta­men­te repre­si­vos de antes. En su lugar, las cla­ses capi­ta­lis­tas apli­ca­ron una doble estra­te­gia para con­tra­rres­tar las refor­mas sovié­ti­cas del bien­es­tar colec­ti­vis­ta: repre­sión selec­ti­va de la izquier­da radi­cal y de los comu­nis­tas del inte­rior y con­ce­sio­nes de bien­es­tar para garan­ti­zar la leal­tad de los sin­di­ca­tos y par­ti­dos social­de­mó­cra­tas y demó­cra­ta- cris­tia­nos.

Con la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y el cre­ci­mien­to de la pos­gue­rra, la com­pe­ti­ti­vi­dad polí­ti­ca, ideo­ló­gi­ca y eco­nó­mi­ca se inten­si­fi­có: el blo­que sovié­ti­co intro­du­jo refor­mas gene­ra­li­za­das, entre las que se encon­tra­ban el pleno empleo, la segu­ri­dad labo­ral, la aten­ción sani­ta­ria uni­ver­sal, la edu­ca­ción supe­rior gra­tui­ta, el mes de vaca­cio­nes paga­do, las pen­sio­nes equi­va­len­tes al sala­rio ínte­gro, los cam­pos de tra­ba­jo y com­ple­jos vaca­cio­na­les gra­tui­tos para fami­lias tra­ba­ja­do­ras y las bajas por mater­ni­dad pro­lon­ga­das. Sub­ra­ya­ban la impor­tan­cia del bien­es­tar social sobre el con­su­mo indi­vi­dual. El Occi­den­te capi­ta­lis­ta vivía bajo pre­sión para apro­xi­mar­se a las ofer­tas de bien­es­tar del Este, al tiem­po que expan­día el con­su­mo indi­vi­dual basa­do en las faci­li­da­des para el cré­di­to y los pagos a pla­zo posi­bi­li­ta­dos por sus eco­no­mías más avan­za­das. Des­de media­dos de la déca­da de 1940 has­ta media­dos de la de 1970, Occi­den­te com­pi­tió con el blo­que sovié­ti­co sin qui­tar­se de la cabe­za dos obje­ti­vos: con­ser­var la leal­tad de los tra­ba­ja­do­res de Occi­den­te a la vez que ais­la­ba a los sec­to­res mili­tan­tes de los sin­di­ca­tos y atraer a los tra­ba­ja­do­res del Este con pro­me­sas de pro­gra­mas de bien­es­tar com­pa­ra­bles y mayor con­su­mo indi­vi­dual.

A pesar de los avan­ces de los pro­gra­mas de bien­es­tar social, tan­to en el Este como en Occi­den­te, había pro­tes­tas obre­ras impor­tan­tes en Euro­pa del Este: se cen­tra­ban en la inde­pen­den­cia nacio­nal, en la tute­la pater­na­lis­ta y auto­ri­ta­ria de los sin­di­ca­tos y en la insu­fi­cien­cia del acce­so a los bie­nes de con­su­mo pri­va­do. En Occi­den­te, hubo levan­ta­mien­tos obre­ros y estu­dian­ti­les sig­ni­fi­ca­ti­vos en Fran­cia e Ita­lia que recla­ma­ban el fin del domi­nio capi­ta­lis­ta en los cen­tros de tra­ba­jo y la vida social. La opo­si­ción popu­lar a las gue­rras impe­ria­lis­tas (Indo­chi­na, Arge­lia, etcé­te­ra), los ras­gos auto­ri­ta­rios del Esta­do capi­ta­lis­ta (racis­mo) y la con­cen­tra­ción de la rique­za esta­ban muy exten­di­dos.

Dicho de otro modo: las nue­vas luchas del Este y de Occi­den­te tenían como pre­mi­sa la con­so­li­da­ción del Esta­do de bien­es­tar y la expan­sión del poder polí­ti­co y social popu­lar fren­te al del Esta­do y el pro­ce­so pro­duc­ti­vo.

La com­pe­ten­cia sos­te­ni­da entre los sis­te­mas de bien­es­tar colec­ti­vis­ta y capi­ta­lis­ta garan­ti­zó que no hubie­ra retro­ce­so de las refor­mas con­se­gui­das has­ta la fecha. Sin embar­go, la derro­ta de las rebe­lio­nes popu­la­res de las déca­das de 1960 y 1970 garan­ti­zó que no se pro­du­je­ran mayo­res avan­ces en el bien­es­tar social. Y lo que era más impor­tan­te, se lle­gó a un «pun­to muer­to» social entre las cla­ses domi­nan­tes y los tra­ba­ja­do­res en ambos blo­ques, que des­em­bo­có en el estan­ca­mien­to de las eco­no­mías, la buro­cra­ti­za­ción de los sin­di­ca­tos y las deman­das de las cla­ses capi­ta­lis­tas de un nue­vo lide­raz­go más diná­mi­co, capaz de desa­fiar al blo­que colec­ti­vis­ta y des­man­te­lar sis­te­má­ti­ca­men­te el Esta­do de bien­es­tar.

El pro­ce­so de inver­sión: De Reagan y That­cher a Gor­ba­chov

La gran ilu­sión, que se apo­de­ró de las masas del blo­que del bien­es­tar colec­ti­vis­ta, fue la idea de que la pro­me­sa occi­den­tal de con­su­mis­mo masi­vo se podía con­ju­gar con los pro­gra­mas de bien­es­tar avan­za­dos de los que ellos goza­ban des­de hacía mucho tiem­po. Sin embar­go, las seña­les polí­ti­cas de Occi­den­te avan­za­ban en direc­ción con­tra­ria. Con el ascen­so del pre­si­den­te Ronald Reagan en Esta­dos Uni­dos y la pri­me­ra minis­tra Mar­ga­ret That­cher en Gran Bre­ta­ña, los capi­ta­lis­tas recu­pe­ra­ron el con­trol abso­lu­to del calen­da­rio social ases­tan­do gol­pes mor­ta­les a lo que que­da­ba de la mili­tan­cia sin­di­cal y ponien­do en mar­cha una carre­ra arma­men­tis­ta a gran esca­la con la Unión Sovié­ti­ca con el fin de hacer que­brar a su eco­no­mía. Ade­más, el «bien­es­ta­ris­mo» del Este se vio soca­va­do a con­cien­cia por una cla­se emer­gen­te de movi­li­dad ascen­den­te, unas éli­tes cul­tas que hicie­ron piña con clep­tó­cra­tas, neo­li­be­ra­les, gáns­te­res en cier­nes y todo aquel que pro­fe­sa­ra los «valo­res occi­den­ta­les». Reci­bie­ron apo­yo polí­ti­co y mate­rial de fun­da­cio­nes occi­den­ta­les, ser­vi­cios de inte­li­gen­cia occi­den­ta­les, el Vati­cano (en espe­cial, en Polo­nia), par­ti­dos social­de­mó­cra­tas euro­peos y la Fede­ra­ción Esta­dou­ni­den­se del Tra­ba­jo y Con­gre­so de Orga­ni­za­cio­nes Indus­tria­les (AFL-CIO, Ame­ri­can Fede­ra­tion of Labor and Con­gress of Indus­trial Orga­ni­za­tions) mien­tras que, en los sec­to­res peri­fé­ri­cos, los auto­de­no­mi­na­dos izquier­dis­tas «anti-esta­li­nis­tas» de Occi­den­te impri­mían un bar­niz ideo­ló­gi­co con­cre­to.

La tota­li­dad del pro­gra­ma de bien­es­tar del blo­que sovié­ti­co había sido cons­trui­do des­de arri­ba hacia aba­jo y, en con­se­cuen­cia, no dis­po­nía de una orga­ni­za­ción de cla­ses cons­cien­te de ser­lo, poli­ti­za­da, inde­pen­dien­te y mili­tan­te para defen­der­la del ata­que a gran esca­la lan­za­do por el blo­que «anti-esta­li­nis­ta» mafio­so, clep­to­crá­ti­co, cle­ri­cal y neo­li­be­ral. Asi­mis­mo, en Occi­den­te, la tota­li­dad del pro­gra­ma de bien­es­tar social esta­ba vin­cu­la­do a los par­ti­dos social­de­mó­cra­tas euro­peos, el par­ti­do demó­cra­ta esta­dou­ni­den­se y una jerar­quía sin­di­cal que care­cía tan­to de con­cien­cia de cla­se como del menor inte­rés por la lucha de cla­ses. Su prin­ci­pal preo­cu­pa­ción como buró­cra­tas sin­di­ca­les se limi­ta­ba a recau­dar cuo­tas de afi­lia­dos, pre­ser­var el poder orga­ni­za­ti­vo interno sobre sus feu­dos y enri­que­cer­se per­so­nal­men­te.

El colap­so del blo­que sovié­ti­co se vio pre­ci­pi­ta­do por la entre­ga sin pre­ce­den­tes del gobierno de Gor­ba­chov de los Esta­dos alia­dos del Pac­to de Var­so­via a las poten­cias de la OTAN. Las auto­ri­da­des comu­nis­tas loca­les se reci­cla­ron con rapi­dez para ser agen­tes neo­li­be­ra­les y vica­rios pro-occi­den­ta­les. Pasa­ron de inme­dia­to a lan­zar un ata­que a gran esca­la con­tra la pro­pie­dad públi­ca de los bie­nes y el des­man­te­la­mien­to de la legis­la­ción labo­ral y la segu­ri­dad labo­ral pro­tec­cio­nis­tas, que habían sido un ele­men­to intrín­se­co de las rela­cio­nes entre la mano de obra y la direc­ción colec­ti­vis­tas.

Con unas cuan­tas excep­cio­nes dig­nas de men­ción, la tota­li­dad del mar­co for­mal del bien­es­tar colec­ti­vis­ta se des­mo­ro­nó. Poco des­pués lle­ga­ron las des­ilu­sio­nes masi­vas entre los tra­ba­ja­do­res del blo­que del Este cuan­do sus sin­di­ca­tos «anti-esta­li­nis­tas» de orien­ta­ción occi­den­tal les pre­sen­ta­ron los des­pi­dos masi­vos. La inmen­sa mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res de los asti­lle­ros de Gdansk, afi­lia­dos al movi­mien­to «Soli­da­ri­dad» de Polo­nia, fue­ron des­pe­di­dos y que­da­ron abo­ca­dos a la bús­que­da de empleos inusuaes, mien­tras que sus «diri­gen­tes» des­afo­ra­da­men­te aga­sa­ja­dos, des­ti­na­ta­rios des­de hacía mucho tiem­po del apo­yo mate­rial de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia y sin­di­ca­tos occi­den­ta­les, pasa­ron a con­ver­tir­se en polí­ti­cos, edi­to­res y empre­sa­rios prós­pe­ros.

Los sin­di­ca­tos occi­den­ta­les y la izquier­da «anti-esta­li­nis­ta» (los social­de­mó­cra­tas, los trots­kis­tas y todas y cada una de las sec­tas y corrien­tes inte­lec­tua­les inter­me­dias), pres­ta­ron un valio­so ser­vi­cio no solo para poner fin al sis­te­ma colec­ti­vis­ta (bajo el lema «cual­quier cosa es mejor que el esta­li­nis­mo»), sino para aca­bar con el Esta­do de bien­es­tar para dece­nas de millo­nes de tra­ba­ja­do­res y pen­sio­nis­tas, con sus fami­lias.

Una vez que el Esta­do de bien­es­tar colec­ti­vis­ta que­dó des­trui­do, las cla­ses capi­ta­lis­tas occi­den­ta­les deja­ron de nece­si­tar com­pe­tir con la tarea de igua­lar las con­ce­sio­nes de bien­es­tar social. El Gran Replie­gue puso la direc­ta.

Duran­te las dos déca­das siguien­tes, los gobier­nos occi­den­ta­les, libe­ra­les, con­ser­va­do­res y social­de­mó­cra­tas, cada uno cuan­do le tocó, fue­ron cor­tan­do roda­jas de la legis­la­ción sobre el bien­es­tar: las pen­sio­nes se recor­ta­ron y la edad de jubi­la­ción se amplió cuan­do ins­tau­ra­ron la doc­tri­na del «tra­ba­ja has­ta que te echen». La segu­ri­dad labo­ral des­apa­re­ció, la pro­tec­ción de los pues­tos de tra­ba­jo se supri­mió, las indem­ni­za­cio­nes por des­pi­do se redu­je­ron y el des­pi­do de tra­ba­ja­do­res se faci­li­tó, a la vez que pros­pe­ró la movi­li­dad del capi­tal.

La glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral apro­ve­chó las inmen­sas reser­vas de tra­ba­jo cua­li­fi­ca­do mal remu­ne­ra­do de los anti­guos paí­ses colec­ti­vis­tas. Sus tra­ba­ja­do­res «anti-esta­li­nis­tas» here­da­ron lo peor de ambos mun­dos: per­die­ron la red de bien­es­tar social del Este y no logra­ron alcan­zar los nive­les de con­su­mo indi­vi­dual y pros­pe­ri­dad de Occi­den­te. El capi­tal ale­mán apro­ve­chó la mano de obra pola­ca y che­ca más bara­ta, mien­tras que los polí­ti­cos che­cos pri­va­ti­za­ron sec­to­res indus­tria­les y ser­vi­cios socia­les enor­me­men­te sofis­ti­ca­dos, incre­men­tan­do los cos­tes y res­trin­gien­do el acce­so a los ser­vi­cios que que­da­ron.

En nom­bre de la «com­pe­ti­ti­vi­dad», el capi­tal occi­den­tal logró des­in­dus­tria­li­zar y reubi­car gran­des sec­to­res indus­tria­les prác­ti­ca­men­te sin encon­trar nin­gu­na resis­ten­cia de unos sin­di­ca­tos «anti-esta­li­nis­tas» buro­cra­ti­za­dos. Sin tener que com­pe­tir ya con los colec­ti­vis­tas por quién con­ta­ba con el mejor sis­te­ma de bien­es­tar, los capi­ta­lis­tas occi­den­ta­les com­pe­tían aho­ra entre sí por quién con­se­guía los meno­res cos­tes labo­ra­les y gas­tos socia­les, la pro­tec­ción medioam­bien­tal y labo­ral más laxa y la legis­la­ción más fle­xi­ble y bara­ta para des­pe­dir emplea­dos y con­tra­tar a mano de obra con­tin­gen­te.

Todo el ejér­ci­to de izquier­dis­tas «anti-esta­li­nis­tas» impo­ten­tes, cómo­da­men­te apo­sen­ta­dos en las uni­ver­si­da­des, cacareó has­ta que­dar­se ron­co con­tra la «ofen­si­va neo­li­be­ral» y la «nece­si­dad de una estra­te­gia anti­ca­pi­ta­lis­ta», sin refle­xio­nar lo más míni­mo acer­ca de cómo habían con­tri­bui­do a minar el mis­mo Esta­do de bien­es­tar que había edu­ca­do, ali­men­ta­do y emplea­do a los tra­ba­ja­do­res.

La mili­tan­cia labo­ral: el nor­te y el sur

Los pro­gra­mas de bien­es­tar en Euro­pa y Nor­te­amé­ri­ca sufrie­ron espe­cial­men­te el gol­pe de la pér­di­da de un sis­te­ma social com­pe­ti­dor en el Este, de la influen­cia y el impac­to de la mano de obra bara­ta pro­ce­den­te del Este y de que sus pro­pios sin­di­ca­tos se habían con­ver­ti­do en com­ple­men­tos de los par­ti­dos socia­lis­tas, obre­ros y demo­crá­ti­cos neo­li­be­ra­les.

En cam­bio, en el Sur, con­cre­ta­men­te en Amé­ri­ca Lati­na y, en menor medi­da, en Asia, el neo­li­be­ra­lis­mo con­tra­rio al bien­es­tar duró solo una déca­da. En Amé­ri­ca Lati­na, el neo­li­be­ra­lis­mo empe­zó a sufrir ense­gui­da pre­sio­nes inten­sas cuan­do esta­lló una nue­va olea­da de mili­tan­cia de cla­se y recu­pe­ró par­te del terreno per­di­do. Antes de que con­clu­ye­ra la pri­me­ra déca­da del nue­vo siglo, la mano de obra incre­men­ta­ba su cuo­ta de ren­ta nacio­nal, los gas­tos socia­les aumen­ta­ban y el Esta­do de bien­es­tar ini­cia­ba la sen­da de recu­pe­ra­ción de fuer­za en mar­ca­do con­tras­te con lo que suce­día en Euro­pa occi­den­tal y Nor­te­amé­ri­ca.

Las revuel­tas socia­les y los movi­mien­tos popu­la­res pode­ro­sos desem­bo­ca­ron en Amé­ri­ca Lati­na en gobier­nos y polí­ti­cas de izquier­da y cen­tro-izquier­da. Una serie de luchas nacio­na­les inten­sas derro­có a los gobier­nos neo­li­be­ra­les. Una olea­da cre­cien­te de pro­tes­tas obre­ras y cam­pe­si­nas en Chi­na supu­so aumen­tos sala­ria­les de entre el 10 y el 30 por cien­to en los cin­tu­ro­nes indus­tria­les, así como en medi­das para res­tau­rar el sis­te­ma de salud y edu­ca­ción públi­ca. Ante una revuel­ta socio­cul­tu­ral nue­va, de orien­ta­ción obre­ra y con amplia base, el Esta­do y la éli­te empre­sa­rial chi­na pro­mo­vie­ron a toda pri­sa una legis­la­ción par el bien­es­tar social en una épo­ca en la que los paí­ses del sur de Euro­pa como Gre­cia, Espa­ña, Por­tu­gal e Ita­lia vivían inmer­sos en un pro­ce­so de des­pi­do de tra­ba­ja­do­res y recor­te bru­tal de sala­rios redu­cien­do el sala­rio míni­mo, aumen­tan­do la edad de jubi­la­ción y recor­tan­do gas­tos socia­les.

Los gobier­nos capi­ta­lis­tas de Occi­den­te deja­ron de encon­trar com­pe­ten­cia en los sis­te­mas de bien­es­tar riva­les del blo­que del Este por­que todos habían adop­ta­do la prác­ti­ca del «cuan­to menos, mejor». La reduc­ción de gas­tos socia­les supu­so mayo­res sub­si­dios a las empre­sas, pre­su­pues­tos más ele­va­dos para aco­me­ter gue­rras impe­ria­les y para esta­ble­cer el inmen­so apa­ra­to esta­tal poli­cial de la «segu­ri­dad nacio­nal». La reduc­ción de los impues­tos sobre el capi­tal sig­ni­fi­có mayo­res bene­fi­cios.

Los inte­lec­tua­les occi­den­ta­les de izquier­da y libe­ra­les desem­pe­ña­ron un papel fun­da­men­tal en la con­fu­sión sobre el impor­tan­te y posi­ti­vo papel que el bien­es­tar sovié­ti­co había desem­pe­ña­do pre­sio­nan­do a los gobier­nos capi­ta­lis­tas de Occi­den­te para que siguie­ran su ejem­plo. Por su par­te, duran­te las déca­das pos­te­rio­res a la muer­te de Sta­lin y cuan­do la socie­dad sovié­ti­ca evo­lu­cio­nó has­ta con­ver­tir­se en un sis­te­ma híbri­do de bien­es­tar social auto­ri­ta­rio, estos inte­lec­tua­les siguie­ron cali­fi­can­do a estos gobier­nos como «esta­li­nis­tas», ocul­tan­do la fuen­te de legi­ti­mi­dad prin­ci­pal a sus ciu­da­da­nos: su avan­za­do sis­te­ma de pro­tec­ción social. Esos mis­mos inte­lec­tua­les afir­ma­ban que el «sis­te­ma esta­li­nis­ta» era un obs­tácu­lo para el socia­lis­mo y vol­vie­ron a los tra­ba­ja­do­res con­tra sus aspec­tos posi­ti­vos de un Esta­do de bien­es­tar cen­trán­do­se exclu­si­va­men­te en los «gulags» del pasa­do. Sos­te­nían que la «des­apa­ri­ción del esta­li­nis­mo» supon­dría una gran aper­tu­ra para el «socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio demo­crá­ti­co». En reali­dad, la caí­da del bien­es­tar colec­ti­vis­ta des­em­bo­có en la catas­tró­fi­ca des­truc­ción del Esta­do de bien­es­tar, tan­to en el Este como en Occi­den­te, y el ascen­so de las for­mas más viru­len­tas de capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral pri­mi­ti­vo. Esto, a su vez, lle­vó a una mayor retrac­ción del movi­mien­to sin­di­cal y espo­leó el «giro a la dere­cha» de los par­ti­dos social­de­mó­cra­tas y obre­ros median­te las ideo­lo­gías del «nue­vo labo­ris­mo» y la «ter­ce­ra vía».

Los inte­lec­tua­les de izquier­da «anti-esta­li­nis­tas» jamás han rea­li­za­do una refle­xión rigu­ro­sa acer­ca del papel que han desem­pe­ña­do en el derri­bo del Esta­do de bien­es­tar colec­ti­vo, ni han asu­mi­do nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad por la devas­ta­ción de las con­se­cuen­cias socio­eco­nó­mi­cas tan­to en el Este como en Occi­den­te. Ade­más, esos mis­mos inte­lec­tua­les no han teni­do nin­gu­na reser­va en esta «era post-sovié­ti­ca» a la hora de apo­yar (por supues­to, «crí­ti­ca­men­te») al Par­ti­do Labo­ris­ta bri­tá­ni­co, el Par­ti­do Socia­lis­ta fran­cés, el Par­ti­do Demó­cra­ta de Clin­ton y Oba­ma y otros «males meno­res» que prac­ti­can el neo­li­be­ra­lis­mo. Apo­ya­ron la des­truc­ción mani­fies­ta de Yugos­la­via y las gue­rras colo­nia­les enca­be­za­das por Esta­dos Uni­dos en Orien­te Pró­xi­mo, el nor­te de Áfri­ca y el sur de Asia. No pocos inte­lec­tua­les «anti-esta­li­nis­tas» de Ingla­te­rra y Fran­cia habrán brin­da­do con cham­pán con los gene­ra­les, los ban­que­ros y las éli­tes del sec­tor petro­le­ro por la san­grien­ta inva­sión y devas­ta­ción lle­va­da a cabo por la OTAN en Libia, el úni­co Esta­do de bien­es­tar de Áfri­ca.

Los inte­lec­tua­les de izquier­da «anti-esta­li­nis­tas», aho­ra bien aco­mo­da­dos en car­gos uni­ver­si­ta­rios de pri­vi­le­gio en Lon­dres, París, Nue­va York y Los Ánge­les, no se han vis­to afec­ta­dos per­so­nal­men­te por el retro­ce­so de los pro­gra­mas de bien­es­tar occi­den­ta­les. Se nie­gan cate­gó­ri­ca­men­te a reco­no­cer el papel cons­truc­ti­vo que los pro­gra­mas de bien­es­tar sovié­ti­co riva­les desem­pe­ña­ron para obli­gar a Occi­den­te a «man­te­ner» una espe­cie de «carre­ra de bien­es­tar social» ofre­cien­do pres­ta­cio­nes a sus cla­ses tra­ba­ja­do­ras. En cam­bio, sos­tie­nen (en sus foros aca­dé­mi­cos) que la mayor «mili­tan­cia de los tra­ba­ja­do­res» (difí­cil­men­te posi­ble con una afi­lia­ción sin­di­cal buro­cra­ti­za­da y men­guan­te) y los «foros de espe­cia­lis­tas socia­lis­tas» mayo­res y más fre­cuen­tes (en los que ellos pue­den expo­ner­se sus aná­li­sis radi­ca­les… unos a otros) res­tau­ra­rán final­men­te el sis­te­ma de bien­es­tar. De hecho, los nive­les his­tó­ri­cos de regre­sión, en lo que res­pec­ta a la legis­la­ción sobre bien­es­tar, con­ti­núan incó­lu­mes. Exis­te una rela­ción inver­sa (y per­ver­sa) entre la pro­mi­nen­cia aca­dé­mi­ca de la izquier­da «anti-esta­li­nis­ta» y la des­apa­ri­ción de las polí­ti­cas del Esta­do de bien­es­tar. ¡Y los inte­lec­tua­les «anti-esta­li­nis­tas» toda­vía se asom­bran por el des­pla­za­mien­to hacia el popu­lis­mo dema­gó­gi­co de ultra dere­cha entre las cla­ses tra­ba­ja­do­ras ate­na­za­das!

Si ana­li­za­mos y com­pa­ra­mos la influen­cia rela­ti­va de los inte­lec­tua­les «anti-esta­li­nis­tas» en la cons­truc­ción del Esta­do de bien­es­tar con el impac­to del sis­te­ma de pro­tec­ción social colec­ti­vis­ta com­pe­ti­dor del blo­que del Este, las evi­den­cias son abru­ma­do­ra­men­te cla­ras. Los sis­te­mas de bien­es­tar occi­den­ta­les estu­vie­ron mucho más influi­dos por sus riva­les sis­té­mi­cos que por las crí­ti­cas pia­do­sas de los aca­dé­mi­cos «anti-esta­li­nis­tas» mar­gi­na­les. La meta­fí­si­ca «anti-esta­li­nis­ta» ha cega­do a toda una gene­ra­ción de inte­lec­tua­les ante la com­ple­ja inter­ac­ción y ven­ta­jas de un sis­te­ma inter­na­cio­nal com­pe­ti­ti­vo en el que los riva­les ele­va­ban la puja de las medi­das de bien­es­tar para legi­ti­mar su pro­pio gobierno y minar a su adver­sa­rio. La reali­dad del equi­li­brio polí­ti­co de fuer­zas en el mun­do lle­vó a la izquier­da «anti-esta­li­nis­ta» a con­ver­tir­se en un títe­re en la lucha de los capi­ta­lis­tas occi­den­ta­les por redu­cir los cos­tes del bien­es­tar y crear la pla­ta­for­ma de lan­za­mien­to para una con­tra­rre­vo­lu­ción neo­li­be­ral. Las estruc­tu­ras pro­fun­das del capi­ta­lis­mo fue­ron las prin­ci­pa­les bene­fi­cia­rias del anti-esta­li­nis­mo.

La des­apa­ri­ción del orden legal de los Esta­dos colec­ti­vis­tas ha desem­bo­ca­do en las for­mas más atro­ces de capi­ta­lis­mo depre­da­dor y mafio­so en la anti­gua URSS y en los paí­ses del Pac­to de Var­so­via. Con­tra­ria­men­te a los deli­rios de la izquier­da «anti-esta­li­nis­ta», no ha sur­gi­do en nin­gu­na par­te nin­gu­na demo­cra­cia socia­lis­ta «post-esta­li­nis­ta». Los agen­tes fun­da­men­ta­les del derro­ca­mien­to del Esta­do de bien­es­tar colec­ti­vis­ta y los prin­ci­pa­les bene­fi­cia­rios del vacío de poder han sido los oli­gar­cas mul­ti­mi­llo­na­rios, que saquea­ron Rusia y el Este, los cere­bros mul­ti­mi­llo­na­rios de los car­te­les de la dro­ga y la tra­ta de blan­cas, que en Ucra­nia, Mol­da­via, Polo­nia, Hun­gría, Koso­vo, Ruma­nía y otros luga­res con­vir­tie­ron a cen­te­na­res de miles de obre­ros fabri­les des­em­plea­dos y a sus hijos en alcohó­li­cos, pros­ti­tu­tas y dro­ga­dic­tos.

Des­de el pun­to de vis­ta demo­grá­fi­co, los mayo­res per­de­do­res del derro­ca­mien­to del sis­te­ma de bien­es­tar colec­ti­vis­ta han sido las tra­ba­ja­do­ras: per­die­ron sus pues­tos de tra­ba­jo, las bajas por mater­ni­dad y las pres­ta­cio­nes jurí­di­cas y por el cui­da­do de niños. Pade­cie­ron una epi­de­mia de vio­len­cia domés­ti­ca bajo el puño de sus mari­dos des­em­plea­dos y borra­chos. La tasa de mor­ta­li­dad mater­na e infan­til se dis­pa­ró debi­do a un sis­te­ma de salud públi­ca debi­li­ta­do. Las muje­res de cla­se tra­ba­ja­do­ra del Este sufrie­ron una pér­di­da de esta­tus mate­rial y dere­chos lega­les sin pre­ce­den­tes. Esto ha lle­va­do al mayor des­cen­so demo­grá­fi­co de la his­to­ria de la post­gue­rra: las tasas de nata­li­dad se han des­plo­ma­do, las tasas de mor­ta­li­dad se han dis­pa­ra­do y la des­es­pe­ran­za se ha gene­ra­li­za­do. En Occi­den­te, las femi­nis­tas «anti-esta­li­nis­tas» han igno­ra­do su com­pli­ci­dad con la escla­vi­za­ción y la degra­da­ción de sus «her­ma­nas» del Este. (Esta­ban dema­sia­do ocu­pa­das aga­sa­jan­do a gen­tes como Vaclav Havel.)

Los inte­lec­tua­les «anti-esta­li­nis­tas», por supues­to, afir­ma­rán que el des­en­la­ce que ellos habían ima­gi­na­do está muy lejos de lo suce­di­do y se nega­rán a asu­mir nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad por las con­se­cuen­cias reales de sus actos, su com­pli­ci­dad y las ilu­sio­nes que han crea­do. Su ira­cun­da afir­ma­ción de que «cual­quier cosa es mejor que el esta­li­nis­mo» no con­ven­ce a nadie de quie­nes están en el abis­mo que alber­ga a toda una gene­ra­ción per­di­da de tra­ba­ja­do­res del blo­que del Este y sus fami­lias. Tie­nen que empe­zar a con­ta­bi­li­zar el ejér­ci­to de des­em­plea­dos de todo el Este, que se cuen­ta por millo­nes, los millo­nes de víc­ti­mas de tubercu­losis y VIH en Rusia y Euro­pa del Este (don­de ni la tubercu­losis ni el VIH plan­tea­ba una ame­na­za antes de la «rup­tu­ra»), las vidas des­tro­za­das de millo­nes de muje­res jóve­nes atra­pa­das en los bur­de­les de Tel Aviv, Prís­ti­na, Buca­rest, Ham­bur­go, Bar­ce­lo­na, Amán, Tán­ger y Brooklyn…

Con­clu­sión

El gol­pe indi­vi­dual más impor­tan­te a los pro­gra­mas de bien­es­tar tal como los cono­ci­mos, que se desa­rro­lla­ron duran­te las cua­tro déca­das trans­cu­rri­das entre la de 1940 y la de 1980, fue el fin de la riva­li­dad entre el blo­que sovié­ti­co y Euro­pa occi­den­tal y Nor­te­amé­ri­ca. A pesar del carác­ter auto­ri­ta­rio del blo­que del Este y del carác­ter impe­ria­lis­ta de Occi­den­te, ambos bus­ca­ban legi­ti­mi­dad y bene­fi­cios polí­ti­cos con­si­guien­do la leal­tad de las masas de tra­ba­ja­do­res median­te con­ce­sio­nes eco­nó­mi­cas y socia­les tan­gi­bles.

Hoy día, ante los «recor­tes» neo­li­be­ra­les, las prin­ci­pa­les luchas labo­ra­les giran en torno a la defen­sa de los res­tos del Esta­do de bien­es­tar, los resi­duos esque­lé­ti­cos de un perio­do ante­rior. En este momen­to hay muy pocas pers­pec­ti­vas de regre­so a sis­te­mas de bien­es­tar inter­na­cio­nal en com­pe­ten­cia, a menos que mirá­ra­mos a unos cuan­tos paí­ses pro­gre­sis­tas que, como Vene­zue­la, han ins­ti­tui­do una serie de refor­mas sani­ta­rias, edu­ca­ti­vas y labo­ra­les finan­cia­das por su sec­tor petro­le­ro nacio­na­li­za­do.

Una de las para­do­jas de la his­to­ria del bien­es­tar social en Euro­pa del Este se pue­de encon­trar en el hecho de que las prin­ci­pa­les luchas labo­ra­les en cur­so (en la Repú­bli­ca Che­ca, Polo­nia, Hun­gría y otros paí­ses, que habían derro­ca­do a sus gobier­nos colec­ti­vis­tas, tie­nen que ver con la defen­sa de las polí­ti­cas de pen­sio­nes, jubi­la­ción, sani­dad públi­ca, empleo, edu­ca­ción y otras medi­das del bien­es­tar: las sobras «esta­li­nis­tas». Dicho de otro modo, mien­tras que los inte­lec­tua­les siguen alar­dean­do de su vic­to­ria sobre el esta­li­nis­mo, los tra­ba­ja­do­res de car­ne y hue­so que viven en el Este se entre­gan a una lucha mili­tan­te coti­dia­na para man­te­ner y recu­pe­rar los ras­gos posi­ti­vos del bien­es­tar de esos Esta­dos vili­pen­dia­dos. En nin­gún otro lugar es más mani­fies­to que en Chi­na y Rusia, don­de las pri­va­ti­za­cio­nes han supues­to des­truc­ción de empleo y, en el caso de Chi­na, la pér­di­da de las pres­ta­cio­nes de la sani­dad públi­ca. Hoy día, las fami­lias de los tra­ba­ja­do­res con enfer­me­da­des gra­ves viven arrui­na­das por el cos­te de una aten­ción médi­ca pri­va­ti­za­da.

En el mun­do actual, «anti-esta­li­nis­mo» es una metá­fo­ra de una gene­ra­ción fra­ca­sa­da en los már­ge­nes de la polí­ti­ca de masas. Han sido reba­sa­do por un neo­li­be­ra­lis­mo viru­len­to que tomó pres­ta­do su len­gua­je peyo­ra­ti­vo (Blair y Bush tam­bién eran «anti-esta­li­nis­tas») en el cur­so de la demo­li­ción del Esta­do de bien­es­tar. Hoy día, el ímpe­tu de las masas por la recons­truc­ción de un Esta­do de bien­es­tar se pue­de encon­trar en aque­llos paí­ses que han per­di­do o están en vías de per­der la tota­li­dad de su red de segu­ri­dad social —como Gre­cia, Por­tu­gal, Espa­ña e Ita­lia— y en los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos, don­de los levan­ta­mien­tos popu­la­res fun­da­dos en la lucha de cla­ses y vin­cu­la­dos a movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal están en ascen­so.

Las nue­vas luchas de masas por el bien­es­tar social hacen pocas alu­sio­nes direc­tas a las expe­rien­cias colec­ti­vis­tas ante­rio­res, y menos aún al dis­cur­so vacío de la izquier­da «anti-esta­li­nis­ta». Esta últi­ma vive estan­ca­da en un tiem­po dete­ni­do, anqui­lo­sa­do e irre­le­van­te. En todo caso, lo que está abun­dan­te­men­te demos­tra­do es que el bien­es­tar, el tra­ba­jo y los pro­gra­mas socia­les, que fue­ron con­quis­ta­dos y se per­die­ron tras la des­apa­ri­ción del blo­que sovié­ti­co, han regre­sa­do como obje­ti­vos estra­té­gi­cos para moti­var las luchas obre­ras actua­les y futu­ras.

Lo que es pre­ci­so explo­rar más es la rela­ción exis­ten­te entre la apa­ri­ción de inmen­sos apa­ra­tos poli­cia­les esta­ta­les en Occi­den­te y el decli­ve y des­man­te­la­mien­to de sus res­pec­ti­vos Esta­dos de bien­es­tar: el auge de la «segu­ri­dad nacio­nal» y la «lucha con­tra el terror» dis­cu­rre para­le­lo al decli­ve de la segu­ri­dad social, los pro­gra­mas de sani­dad públi­ca y el des­plo­me de los nive­les de vida para cen­te­na­res de millo­nes de per­so­nas.

Artícu­lo ori­gi­nal: http://​petras​.lahai​ne​.org/​?​p​=​1​902 – Tra­du­ci­do para Rebe­lión por Ricar­do Gar­cía Pérez

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *