Biel­sa, el PNV y el Gru­po Bal­zo­la: cuan­do el nego­cio es más impor­tan­te que el fútbol

Por Resor­te (Fút­bol Rebelde)
Sabi­da es la polé­mi­ca que está hacien­do arder el Ath­le­tic y tam­bién el res­to de Bil­bao por estos días. Todo lue­go de que Biel­sa denun­cia­ra que las obras de remo­de­la­ción de Leza­ma eran “un enga­ño, una esta­fa y un robo”, mani­fes­ta­ra que el club no se había preo­cu­pa­do de su con­trol y que él se había vis­to obli­ga­do a hacer­lo, aun­que “lo resol­vie­ra de mala manera”.
Pero para enten­der como un club que esta­ba dis­pues­to a todo por la con­ti­nui­dad de Biel­sa, le qui­ta­ra a este en un abrir y cerrar de ojos todo el piso, pri­me­ro hay que cono­cer quie­nes son los acto­res de este qui­lom­bo que se armó en tie­rras vas­cas. Es nece­sa­rio saber que la Cons­truc­to­ra del Gru­po Eco­nó­mi­co Bal­zo­la (díga­se hol­ding en Chi­le) es una de las prin­ci­pa­les empre­sas del rubro en el País Vas­co, espe­cí­fi­ca­men­te en la región de Biz­kaia. Y que como todo el gran empre­sa­ria­do vas­co, este está liga­do al Par­ti­do Nacio­na­lis­ta Vas­co (PNV), par­ti­do capi­ta­lis­ta que de patrio­ta tie­ne poco y de vas­co, mucho menos. Esto, por­que a lo lar­go de su oscu­ra his­to­ria se ha dedi­ca­do sola­men­te a defen­der los intere­ses del mega­em­pre­sa­ria­do vas­co-espa­ñol y a tor­pe­dear cual­quier inten­to de avan­ce hacia la inde­pen­den­cia del País Vas­co y a los cam­bios socia­les que apues­ten por bene­fi­ciar a la mayo­ría tra­ba­ja­do­ra de dicho pueblo-nación.
¿Qué tie­ne que ver con el Ath­le­tic todo esto que estoy rela­tan­do? Que lamen­ta­ble­men­te, el Ath­le­tic es un club que su cúpu­la está bajo el con­trol de empre­sa­rios miem­bros del PNV, que la mayo­ría de las empre­sas que finan­cian la Fun­da­ción Ath­le­tic per­te­ne­cen a estos per­so­na­jes y que una de esas empre­sas es el Gru­po Bal­zo­la. ¿Todo cal­za o no?.
Ver­gon­zo­so ha sido leer como “El Correo espa­ñol” (el bra­zo arma­do-escri­to de la bur­gue­sia vas­ca, algo así como “El Mer­cu­rio”, ergo, tam­bién mien­te) ha sali­do en ferrea defen­sa cor­po­ra­ti­va de la “gran cons­truc­to­ra de Biz­kaia“ y que nues­tro que­ri­do Mar­ce­lo Biel­sa se había dado de bru­ces con­tra su gran­de­za. En un rela­to de varios párra­fos se dedi­can a jus­ti­fi­car su blan­cu­ra dan­do cono­cer los 210 millo­nes de euros de ingre­sos que la empre­sa había obte­ni­do duran­te 2011 y a ensal­zar que Bal­zo­la ha esta­do detrás de gran­des obras rea­li­za­das en Biz­kaia, tales como: el Museo Gug­genheim, la Torre de Iber­dro­la, el Bil­bao Exhi­bi­tion Cen­tre (BEC), entre otros.
Lo que este “publi-repor­ta­je” sí que omi­te, es cuan­tos direc­ti­vos del Ath­le­tic son accio­nis­tas de Bal­zo­la, y tam­bién lo bas­tan­te obvio que resul­ta, que tan­to en la Dipu­tación de Biz­kaia como en el ayun­ta­mien­to de Bil­bo ‑ambas ins­ti­tu­cio­nes con gen­te del PNV a la cabeza‑, las obras se las adju­di­que este gru­po eco­no­mi­co. No hay que ser mago para adi­vi­nar que una mano lava a la otra y que entre ami­gos hace­mos nego­cios, todos sabe­mos muy bien como fun­cio­nan las lici­ta­cio­nes, y eso pasa tan­to aquí como en la que­bra­da del ají. Final­men­te, lo que este pas­quín dere­chis­ta no da a cono­cer en nin­gún momen­to es si las gran­di­lo­cuen­tes obras arqui­tec­tó­ni­cas cita­das ante­rior­men­te fue­ron ter­mi­na­das en los tiem­pos y for­mas pro­me­ti­das, que es de lo que se que­jó amar­ga­men­te Mar­ce­lo Bielsa.
Así como suce­dió en nues­tro país, nue­va­men­te Mar­ce­lo Biel­sa se ve enfren­ta­do a pode­ro­sos empre­sa­rios ‑esta vez espa­ño­les dis­fra­za­dos de vascos‑, que con tal de man­te­ner sus dudo­sas repu­tacio­nes, pri­vi­le­gios y mul­ti­mi­llo­na­rias fac­tu­ra­cio­nes, están dis­pues­tos a man­dar al exi­lio el fút­bol ver­ti­gi­no­so que mos­tró el Ath­le­tic en la pasa­da tem­po­ra­da, dis­per­sar el jue­go en equi­po y cam­biar las trian­gu­la­cio­nes mara­vi­llo­sas que hacían los leo­nes roji­blan­cos por el pelo­ta­zo lar­go y un oja­lá que la aga­rre Llo­ren­te de cabe­za y se pue­da ganar un par­ti­do de vez en cuan­do, en fin, el fút­bol ofen­si­vo y épi­co por el defen­si­vo y soso de hace un par de temporadas.
Este caso es otra expre­sión más de como en el mun­do y el fút­bol actual, impor­ta más el nego­cio que el depor­te, el dine­ro más que el buen fút­bol, el éxi­to depor­ti­vo y la ale­gría de todo un pueblo.
Loco que­ri­do, sólo que­da decir­te que esta­mos con­ti­go a pies juntillas…sólo la his­to­ria te juzgará.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *