Manio­bras- Iña­ki Ega­ña

Eus­kal Herria con sus casi 21.000 kiló­me­tros cua­dra­dos de super­fi­cie, es un exten­so cam­po de manio­bras, a cie­lo abier­to, como las minas de Gallar­ta que cam­bia­ron hace ya tiem­po nues­tra fiso­no­mía. Ya pue­de el pasean­te sen­tar­se en el jar­dín de Alder­di Eder fren­te a la Con­cha, con el anti­guo Casino, actual Ayun­ta­mien­to, a sus espal­das, ya cami­nar a la vera del mons­truo inaca­ba­do de Krea en Gas­teiz entre bonos basu­ra y deu­das impa­ga­bles, ya sur­fear entre las olas cer­ca­nas al faro de Sokoa que, de noche, ilu­mi­na la vivien­da de la ya olvi­da­da Miche­lle Alliot-Marie…

La per­cep­ción, por una vez, es la mis­ma. Somos poco más de tres millo­nes los habi­tan­tes de este país. Los mis­mos que pro­pu­so Le Cor­bu­sier para esa París «radieu­se» que había dise­ña­do en medio de la uto­pía urba­na. Radian­te. Un poco menos que la pobla­ción de Uru­guay, en una exten­sión simi­lar a la de El Sal­va­dor o la pro­vin­cia Tucu­mán, la más chi­qui­ta de Argen­ti­na. Ni París, sin embar­go, ni San Sal­va­dor, ni San Miguel, capi­tal de Tucu­mán, sopor­tan, en la actua­li­dad, el flu­jo de las rue­das de los carros de fue­go. Aquí, nos tie­nen de manio­bras.

La deci­sión del Cons­ti­tu­cio­nal de lega­li­zar a Sor­tu tra­jo la vís­pe­ra, el día en que el Esta­do tuvo cono­ci­mien­to de lo que iba a suce­der, movi­mien­tos de sol­da­dos espa­ño­les en uno de sus luga­res pre­fe­ri­dos: Gor­bea. Allá don­de, duran­te los últi­mos años del fran­quis­mo, se pro­du­jo una sis­te­má­ti­ca per­se­cu­ción, al modo del gato y el ratón, con la iku­rri­ña de fon­do. La opo­si­ción, clan­des­ti­na, se encar­ga­ba de man­te­ner la iku­rri­ña per­ma­nen­te­men­te y la Guar­dia Civil (cuer­po de inter­ven­ción mili­tar) de qui­tar­la.

Hoy, los mili­ta­res colo­can la espa­ño­la y de paso des­plie­gan efec­ti­vos ante un enemi­go ima­gi­na­rio cuyo tras­fon­do per­ci­bi­mos con temor. Ya no se tra­ta de una inva­sión a tra­vés de Gibral­tar de las nos­tál­gi­cas tro­pas de Boab­dill, o de los alia­dos euro­peos por Baz­tan, superan­do la línea Gutié­rrez de bún­ke­res. Hoy, lo dice la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la de 1978, el Ejér­ci­to debe velar por los enemi­gos «inter­nos».

En Donos­tia, hemos asis­ti­do a una gue­rra de ban­de­ras de baja inten­si­dad, en com­pa­ra­ción con otras que lle­va­ron al Ejér­ci­to espa­ñol a exhi­bir una iku­rri­ña como tro­feo en su Museo Nacio­nal en Madrid. La Coman­dan­cia de Mari­na, ante el esca­so tama­ño de la muni­ci­pal, exhi­be una espa­ño­la de dimen­sio­nes colo­sa­les, sobre una bal­co­na­da ador­na­da, asi­mis­mo, con los colo­res roji­gual­dos, como si Donos­tia fue­ra Villar del Río, el pue­blo ima­gi­na­rio de «Bien­ve­ni­do Mis­ter Marshall».

Los mili­ta­res son muy dados a los ges­tos, a exa­cer­bar los sím­bo­los. Hace unas sema­nas los encon­tra­mos por los Intxor­tas, en el ani­ver­sa­rio de la bata­lla y de la matan­za con­si­guien­te. Ofen­di­dos por el rela­to, las botas de cam­pa­ña reso­na­ron por el mis­mo lugar que holla­ron hace 75 años otros mili­ta­res, fas­cis­tas. No pue­den sopor­tar que la his­to­ria no sea una, gran­de y libre, como lo fue el lema de aquel nefas­to régi­men.

Pero, quien es ese enemi­go interno ¿Son los del 15M? ¿Son los comu­nis­tas de Carri­llo? ¿Los per­ma­nen­te­men­te soli­da­rios con Madrid de CiU? ¿Los homo­se­xua­les que se mani­fies­tan por La Cas­te­lla­na? ¿Los ani­mo­sos soña­do­res de la Ter­cer Repú­bli­ca? ¿Los ocu­pas del San Láza­ro sevi­llano? ¿Los artícu­los incen­dia­rios de Ama­deo Mar­tí­nez Inglés? No creo que ten­ga que ver con ellos. El enemi­go «interno» que cita­ba la Cons­ti­tu­ción era el sepa­ra­tis­mo. El de los vas­cos.

Las manio­bras no afec­tan úni­ca­men­te al esta­men­to mili­tar. Pode­res estruc­tu­ra­les, polí­ti­cos, socia­les, fác­ti­cos… No hay un solo ren­glón des­pis­ta­do en medio del tex­to que esta­mos escri­bien­do. La razón de seme­jan­te esta­do de cosas tie­ne que ver con el cam­bio. Un cam­bio que está en mar­cha, a pesar de las reti­cen­cias entre quie­nes se han sen­ti­do cómo­dos en el esce­na­rio ante­rior.

El futu­ro más cer­cano es, pre­ci­sa­men­te, el que ha con­ver­ti­do a nues­tro terri­to­rio en ese exten­so cam­po de manio­bras. La cla­ve se encuen­tra en que un día las ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nos de este país ejer­ce­rán el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción. Como lo va a ejer­cer Esco­cia, como lo hizo Que­bec. Es lo que tie­ne la demo­cra­cia. No hay dis­cu­sión sobre su ido­nei­dad sino sobre el cómo hacer­lo. Sobre el res­pe­to a las pro­ba­bles mino­rías (espa­ño­la, lati­na, ruma­na…), sobre el calen­da­rio, sobre el tras­pa­so de pode­res…

Por eso, muchos de los movi­mien­tos de estos últi­mos meses van pre­ci­sa­men­te en esa direc­ción. La soli­dez sobe­ra­nis­ta, en medio de la cri­sis finan­cie­ra y eco­nó­mi­ca, es noto­ria, cre­cien­te. La socie­dad vas­ca se está con­ta­mi­nan­do del virus inde­pen­den­tis­ta y esta «con­ta­mi­na­ción» va a más. Por impul­so gene­ra­cio­nal, por con­tras­te de pro­yec­tos, por razo­nes his­tó­ri­cas y, sobre todo, por volun­tad.

Es el pro­yec­to sobe­ra­nis­ta, ade­más, el úni­co trans­pa­ren­te, por razo­nes entre otras ideo­ló­gi­cas, al que no le han sal­pi­ca­do las polí­ti­cas corrup­tas, el clien­te­lis­mo, la ser­vi­dum­bre ban­ca­ria, etc. Y en aque­llos luga­res don­de his­tó­ri­ca­men­te ha podi­do gober­nar, su ges­tión ha sido ava­la­da en la mayo­ría de las oca­sio­nes en las que ha podi­do con­tras­tar elec­to­ral­men­te su pro­yec­to. Es un valor en alza.

La direc­ción para el deba­te de quie­nes diri­gen las manio­bras tie­ne que ver con estra­ta­ge­mas de des­pis­te, de enga­ño que diría Sun Tzu. Sabe­mos, saben, que el pro­ble­ma no era la lucha arma­da, el terro­ris­mo… (pon­gan aquí el sus­tan­ti­vo ade­cua­do a su per­cep­ción), sino el pro­yec­to polí­ti­co. Y por eso des­li­zan sos­te­ni­da­men­te órda­gos a la peque­ña. Órda­gos que no per­mi­ten ganar una par­ti­da sino muy pro­ba­ble­men­te per­der­la.

Por estos moti­vos, y en espe­cial por la irre­ver­si­bi­li­dad del cuán­do en el ejer­ci­cio del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, esta­mos en tiem­pos de manio­bras. El Ejér­ci­to ha ama­ga­do con sus movi­mien­tos habi­tua­les. El Esta­do ha seña­la­do hace unas sema­nas, que está dis­pues­to a tram­pear el cen­so elec­to­ral (como en el Saha­ra), con tal de tener posi­bi­li­da­des de ganar en ese refe­rén­dum impa­ra­ble.

Vocen­to, la voz de Esta­do en Eus­kal Herria, tam­bién está de manio­bras. Con una mano aplau­de al minis­tro Fer­nán­dez cuan­do ame­na­za con ile­ga­li­zar Bil­du y echa pes­tes sobre la lega­li­za­ción de Sor­tu y con la otra salu­da al PNV como si fue­ra la úni­ca baza para la sal­va­ción espa­ño­la. Dos por­ta­das en dos domin­gos con­se­cu­ti­vos a los jel­tza­les. ¡Quién lo diría!

La pri­me­ra a Egi­bar, a quien ha nin­gu­nea­do des­de los tiem­pos de Josu Jon Imaz, y la segun­da a una encues­ta con unas con­clu­sio­nes que pare­cen sali­das de una taber­na. Qui­zás de una ofi­ci­na de una sola ban­de­ra, la his­pa­na. Como en las muni­ci­pa­les de 2011, el PNV pri­me­ra fuer­za en la CAV. Dice Vocen­to: «El tra­ba­jo socio­ló­gi­co des­car­ta cual­quier posi­bi­li­dad de que se pro­duz­ca el “sor­pas­so”; esto es, de que la izquier­da aber­tza­le tra­di­cio­nal se impon­ga por pri­me­ra vez en la his­to­ria a los jel­tza­les». ¿Habían teni­do cono­ci­mien­to en algu­na oca­sión de seme­jan­te san­dez tra­tán­do­se de una pro­yec­ción?

En 2011, Vocen­to, a tra­vés de Iker­fel, empre­sa de mar­ke­ting, hizo un estre­pi­to­so ridícu­lo, demos­tran­do que sus encues­tas no son tales sino direc­tri­ces enca­mi­na­das a diri­gir el voto. En Gipuz­koa, por ejem­plo, dio un empa­te téc­ni­co entre PNV y PSOE para las fora­les de 2011, dejan­do a Bil­du en ter­cer lugar a 5 esca­ños del PNV. Las cifras no fue­ron siquie­ra cer­ca­nas: Bil­du sacó 8 esca­ños al PNV y 12 al PSOE.

Sea un resul­ta­do, sea otro, las manio­bras con­ti­núan sobre un exten­so cam­po. El Esta­do las con­tem­pla de lar­ga dura­ción: goteo en deten­cio­nes, ame­na­zas de ile­ga­li­za­ción, pre­sos como rehe­nes, nor­mas para el desa­rro­llo finan­cie­ro… Una for­ma de abor­dar­la, sin duda, una más. Con­tem­pla­ba la esci­sión sobe­ra­nis­ta y, al no pro­du­cir­se, la apues­ta actual pasa por el des­gas­te.

Supon­go que los pro­ta­go­nis­tas de estas con­clu­sio­nes y los gene­ra­les de estas manio­bras habrán hecho sus refle­xio­nes. Qui­zás sobre­va­lo­ra­das. Sabe­mos que, por enci­ma de razo­nes, Espa­ña se mue­ve por sen­sa­cio­nes. Y eso tie­ne su cos­te, sobre todo en los tiem­pos que corren. Cuan­do las fre­na­das son dema­sia­do pro­nun­cia­das el gol­pe es inevi­ta­ble.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *