Las nue­vas tec­no­lo­gías y la mer­can­ti­li­za­ción del pro­ce­so edu­ca­ti­vo- Renán Vega Can­tor

La intro­duc­ción de las tec­no­lo­gías de la infor­ma­ción y las comu­ni­ca­cio­nes (TIC) hace par­te del nego­cio de los pro­duc­tos edu­ca­ti­vos o, para ser más pre­ci­sos, indi­ca has­ta don­de se está lle­gan­do en tér­mi­nos de mer­can­ti­li­za­ción en el ámbi­to de la edu­ca­ción. La nue­va len­gua de la edu­ca­ción, domi­na­da por el reduc­cio­nis­mo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral, sos­tie­ne que los “ser­vi­cios edu­ca­ti­vos” pue­den ser sumi­nis­tra­dos por dis­tin­tos ofe­ren­tes, entre los que se inclu­ye al capi­tal pri­va­do, y esos ser­vi­cios deben estar some­ti­dos a las inexo­ra­bles leyes del mer­ca­do, un eufe­mis­mo para refe­rir­se a la sed de ganan­cia, pro­pia del capi­ta­lis­mo. En esa pers­pec­ti­va, las gran­des cor­po­ra­cio­nes de la tec­no­lo­gía infor­má­ti­ca ven a la edu­ca­ción for­mal como un sucu­len­to mer­ca­do.

En con­cor­dan­cia, los intere­ses de las “empre­sas del cono­ci­mien­to” se sin­to­ni­zan con los nue­vos len­gua­jes peda­gó­gi­cos en uso, impul­sa­dos por el Ban­co Mun­dial, en los que se des­ti­la una insul­sa retó­ri­ca sobre cosas tan tri­via­les como “apren­der a apren­der” (sin impor­tar con­te­ni­dos), “apren­di­za­je a lo lar­go de toda la vida” (aun­que el des­em­pleo cun­da en los cua­tro pun­tos car­di­na­les), “com­pe­ten­cias labo­ra­les y empre­sa­ria­les” (para satis­fa­cer los intere­ses de los capi­ta­lis­tas y las mul­ti­na­cio­na­les), “cali­dad aca­dé­mi­ca”, tal y como lo deter­mi­nan los gran­des capi­ta­lis­tas, es decir, ele­va­da pro­duc­ti­vi­dad, gran­des már­ge­nes de ren­ta­bi­li­dad y cero pen­sa­mien­to. Esta edu­ca­ción es, y no podía ser de otra for­ma, indi­vi­dua­lis­ta y bus­ca gene­rar empleo cua­li­fi­ca­do y bara­to, en razón de lo cual los cos­tos de pre­pa­ra­ción deben correr por cuen­ta de los pro­pios indi­vi­duos. Y es aquí don­de las ful­gu­ran­tes TIC son usa­das por el capi­tal cor­po­ra­ti­vo trans­na­cio­nal que ha pene­tra­do en el mun­do edu­ca­ti­vo para pro­pi­ciar la supera­ción de los estre­chos mar­cos esco­la­res, a lo que en for­ma gené­ri­ca se deno­mi­na “edu­ca­ción tra­di­cio­nal”, y se imple­men­te el nego­cio de la edu­ca­ción vir­tual.

Un inte­rés cen­tral radi­ca en apro­piar­se de los cuan­tio­sos recur­sos, mira­dos glo­bal­men­te, que se mue­ven en el sec­tor públi­co de la edu­ca­ción, y que des­pier­tan la codi­cia de gran­des empre­sas capi­ta­lis­tas, por las pers­pec­ti­vas mone­ta­rias que se des­pren­den de la mer­can­ti­li­za­ción de la edu­ca­ción, con un poten­cial mer­ca­do de clien­tes de todas las eda­des. Este nue­vo nicho mer­can­til resul­ta muy atrac­ti­vo, por­que se crean nue­vas nece­si­da­des y deman­das, has­ta el pun­to que se plan­tea la supera­ción del estre­cho ámbi­to esco­lar con sus nue­vos pro­gra­mas, soft­wa­res, currícu­los, medios inter­ac­ti­vos… y toda la bazo­fia lin­güís­ti­ca que lo com­ple­men­ta. Con el pue­ril argu­men­to que la escue­la debe estar abier­ta a las nece­si­da­des del mer­ca­do, se bus­ca que se subor­di­ne por com­ple­to a lo que las empre­sas edu­ca­ti­vas exi­gen que se pro­duz­ca y se con­su­ma en el inte­rior de las mis­mas escue­las, como suce­de con los pro­duc­tos infor­má­ti­cos.

El col­mo de la des­fa­cha­tez mer­can­til radi­ca en pos­tu­lar que la escue­la tal y como ha fun­cio­na­do ya no es nece­sa­ria y que pue­de ser sus­ti­tui­da por la edu­ca­ción vir­tual, que aho­ra va a ser posi­ble en la casa de cada fami­lia. En Esta­dos Uni­dos, por ejem­plo, un millón de fami­lias han renun­cia­do volun­ta­ria­men­te a lle­var sus hijos a la escue­la y han opta­do por la “home school” (“escue­la en casa”) para sus hijos. En este tipo de edu­ca­ción, los padres o un tutor con­tra­ta­do guía a los niños y jóve­nes median­te la uti­li­za­ción de las TIC. No sobra recor­dar que quie­nes lo hacen cuen­tan con sufi­cien­tes ingre­sos eco­nó­mi­cos como para finan­ciar de su pro­pio bol­si­llo la edu­ca­ción de sus hijos, pres­cin­dien­do de cual­quier espa­cio esco­lar de tipo ins­ti­tu­cio­nal y for­mal.

La edu­ca­ción vir­tual se cons­ti­tu­ye en el mode­lo de edu­ca­ción tec­no­lo­gi­za­da más aplau­di­do, por­que trae con­si­go una serie de anun­cios utó­pi­cos de indu­da­ble alcan­ce en el ima­gi­na­rio de la gen­te, tales como pro­cla­mar que pue­de pres­cin­dir­se de aulas, biblio­te­cas, libros, y de los pro­fe­so­res, pues­to que toda la infra­es­truc­tu­ra se redu­ce a una red de compu­tado­res inte­gra­dos, por medio de los cua­les des­de su casa cual­quier per­so­na pue­de apren­der y for­mar­se en una pro­fe­sión deter­mi­na­da. El nego­cio es redon­do en la edu­ca­ción vir­tual, por­que ade­más de la supre­sión de todas las inco­mo­di­da­des mate­ria­les de la “edu­ca­ción tra­di­cio­nal”, se agre­ga que los cur­sos y pro­gra­mas pue­den empa­que­tar­se como cual­quier ham­bur­gue­sa y ven­der cada vez que apa­rez­can com­pra­do­res. La idea de la ham­bur­gue­sa empa­que­ta­da no es sólo una metá­fo­ra, ya que la lógi­ca de los McDonald’s y de la edu­ca­ción vir­tual es la mis­ma: con­ge­lar pro­duc­tos y ven­der­los cuan­do apa­rez­ca el con­su­mi­dor. En un caso se con­ge­lan en el refri­ge­ra­dor en el otro se con­ge­lan como pro­gra­mas infor­má­ti­cos que se ven­den a los clien­tes que quie­ran dige­rir cap­su­las edu­ca­ti­vas, fría­men­te pro­gra­ma­das.

Las TIC en la edu­ca­ción tien­den a gene­rar la pere­gri­na idea que el cono­ci­mien­to se for­ja sin mucho esfuer­zo, es algo así como un apren­di­za­je mági­co que se obtie­ne de mane­ra auto­má­ti­ca con mover un botón o un coman­do. Los pro­gra­mas infor­má­ti­cos apli­ca­dos a la edu­ca­ción, con los que se pro­po­ne un apren­di­za­je fácil y rápi­do de casi cual­quier área del cono­ci­mien­to no tie­nen en cuen­ta que el apren­di­za­je es algo muy com­ple­jo, que no se limi­ta a un adies­tra­mien­to ruti­na­rio, como lo ofre­cen las “máqui­nas de ense­ñar”. Ade­más, en esos pro­gra­mas se con­fun­de infor­ma­ción con cono­ci­mien­to, como si saber algo con­sis­tie­ra en acu­mu­lar datos, sin nin­gún orden ni cohe­ren­cia lógi­ca.

Se quie­re dar la impre­sión que con las TIC la edu­ca­ción ya no es un asun­to polí­ti­co, sino una cues­tión téc­ni­ca y neu­tral, que está suje­ta a los intere­ses tec­no­ló­gi­cos, situa­dos fue­ra de nues­tro alcan­ce y de nues­tra com­pren­sión. Esa lógi­ca tec­no­crá­ti­ca y exter­na al mun­do edu­ca­ti­vo, se basa en el vul­gar eco­no­mi­cis­mo que con­ci­be al cono­ci­mien­to como un pro­ble­ma téc­ni­co y ope­ra­ti­vo y como sinó­ni­mo de infor­ma­ción. En reali­dad, el cam­bio tec­no­ló­gi­co es un nego­cio que agra­va las des­igual­da­des socia­les en lugar de eli­mi­nar­las y se ha con­ver­ti­do en un pode­ro­so ins­tru­men­to de domi­na­ción y ena­je­na­ción.

Cuan­do de las tec­no­lo­gías se habla con res­pec­to a la edu­ca­ción se sub­ra­ya que aque­llas pro­mue­ven un cam­bio per­ma­nen­te, que se pue­de expre­sar con la lacó­ni­ca fór­mu­la de “reno­var­se o morir”. De esta mane­ra, en el capi­ta­lis­mo actual los sabe­res aca­dé­mi­cos se vuel­ven dese­cha­bles en poco tiem­po. En esta lógi­ca la for­ma­ción, que requie­re tiem­po, dedi­ca­ción, ener­gías y esfuer­zo, es sus­ti­tui­da por la vaga noción de actua­li­za­ción, que quie­re decir en la visión empo­bre­ci­da del mun­do vir­tual de situar en el “tiem­po de la red” (aquí y aho­ra) las últi­mas inno­va­cio­nes del saber de un terreno deter­mi­na­do, en este caso el edu­ca­ti­vo.

Los ver­da­de­ros pro­pó­si­tos de la intro­duc­ción de las TIC se pue­den evi­den­ciar cuan­do se con­tras­tan los anun­cios triun­fa­lis­tas de la revo­lu­ción infor­má­ti­ca en el terreno edu­ca­ti­vo con la dura reali­dad de escue­las y uni­ver­si­da­des públi­cas en el mun­do ente­ro, y en par­ti­cu­lar en nues­tros paí­ses. Ante el dete­rio­ro de la infra­es­truc­tu­ra de los cole­gios, la pri­va­ti­za­ción de las escue­las, el aumen­to del tra­ba­jo docen­te, la pre­ca­ri­za­ción de las con­di­cio­nes labo­ra­les, es obvio que no sean para nada infun­da­das las sos­pe­chas de muchos pro­fe­so­res que la tec­no­lo­gía es y será usa­da en su con­tra. Lo que está en jue­go para deter­mi­nar el papel que el compu­tador con res­pec­to a la edu­ca­ción radi­ca en pre­gun­tar­se si con la uti­li­za­ción de los nue­vos medios ¿no se está des­le­gi­ti­man­do el poco con­trol que aun tie­nen los pro­fe­so­res de los pro­ce­sos edu­ca­ti­vos?

La sus­ti­tu­ción de pro­fe­so­res de plan­ta en las ins­ti­tu­cio­nes por pro­fe­so­res con­tra­ta­dos por tiem­po par­cial y en pési­mas con­di­cio­nes labo­ra­les ya es una mues­tra de lo que se pre­ten­de con el uso de las TIC, que no es otra cosa que la des­pro­fe­sio­na­li­za­ción y des­cua­li­fi­ca­ción del tra­ba­jo docen­te. Dado este paso, no es de extra­ñar que en el futu­ro inme­dia­to se inten­te mate­ria­li­zar la deli­ran­te idea de sus­ti­tuir a los pro­fe­so­res por pro­gra­mas infor­má­ti­cos, por el Inter­net, DVD o mul­ti­me­dia. Esto, des­de lue­go, es un nego­cio que bene­fi­cia a gran­des trans­na­cio­na­les de la infor­ma­ción y la comu­ni­ca­ción, empe­zan­do por el pre­ten­di­do filán­tro­po Bill Gates, pero que se ven­de bajo el dis­fraz de estar impul­san­do un nue­vo mode­lo de edu­ca­ción. Eso no es otra cosa que lo que David Noble ha lla­ma­do “fábri­cas de diplo­mas digi­ta­les”. Es dudo­so que esa sea la ruta que el pro­fe­so­ra­do quie­ra seguir.

Renán Vega Can­tor es his­to­ria­dor. Pro­fe­sor titu­lar de la Uni­ver­si­dad Peda­gó­gi­ca Nacio­nal, de Bogo­tá, Colom­bia. Autor y com­pi­la­dor de los libros Marx y el siglo XXI (2 volú­me­nes), Edi­to­rial Pen­sa­mien­to Crí­ti­co, Bogo­tá, 1998 – 1999; Gen­te muy Rebel­de, (4 volú­me­nes), Edi­to­rial Pen­sa­mien­to Crí­ti­co, Bogo­tá, 2002; Neo­li­be­ra­lis­mo: mito y reali­dad; El Caos Pla­ne­ta­rio, Edi­cio­nes Herra­mien­ta, 1999; entre otros. Pre­mio Liber­ta­dor, Vene­zue­la, 2008.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *