Refle­xio­nes grams­cia­nas sobre el buen sen­ti­do y el sen­ti­do común- Juan Domin­go Sán­chez

Antonio Gramsci

Anto­nio Grams­ci tema­ti­zó la dis­tin­ción entre buen sen­ti­do y sen­ti­do común en los «Cua­der­nos de la cár­cel». ¿Qué fue lo que dijo?

Es carac­te­rís­ti­co de los fines de régi­men que el poder esta­ble­ci­do actúe de una for­ma cada vez más absur­da e irra­cio­nal, como si ya nada le impor­ta­ra el con­sen­so de la pobla­ción. Es algo que la his­to­ria ha con­tem­pla­do des­de la Roma bajoim­pe­rial has­ta nues­tros días con gran regu­la­ri­dad, des­de Calí­gu­la a Ber­lus­co­ni. Rara vez un sis­te­ma carac­te­ri­za­do por su alta racio­na­li­dad ha caí­do sin antes haber­se corrom­pi­do pro­gre­si­va­men­te y acce­der a una fase en que el dis­cur­so domi­nan­te se hicie­ra insen­sa­to, inca­paz de pro­du­cir un míni­mo de buen sen­ti­do y menos aún de infor­mar el sen­ti­do común. Buen sen­ti­do y sen­ti­do común guar­dan una estre­cha rela­ción, pero no son tér­mi­nos idén­ti­cos. El buen sen­ti­do es una facul­tad de jui­cio sobre la reali­dad que no nece­si­ta media­cio­nes con­cep­tua­les com­ple­jas. El buen sen­ti­do no des­cu­bre ver­da­des, pero sí es capaz de reco­no­cer­las. El buen sen­ti­do impi­de come­ter erro­res absur­dos. El buen sen­ti­do no se pue­de com­par­tir por­que está siem­pre ya com­par­ti­do. Decía Des­car­tes con cier­ta iro­nía que el buen sen­ti­do (”le bon sens”) es la cosa mejor repar­ti­da del mun­do pues nadie se que­ja de tener menos buen sen­ti­do que otro. El sen­ti­do común es otra cosa. El sen­ti­do común es lo que nos hace pen­sar como los demás, man­te­ner una iden­ti­dad o al menos una cer­ca­nía de cri­te­rios den­tro de una socie­dad, de tal modo que los meca­nis­mos bási­cos de coope­ra­ción y comu­ni­ca­ción, aun­que tam­bién las ins­ti­tu­cio­nes de la domi­na­ción y la explo­ta­ción cuan­do estas exis­ten, pue­dan fun­cio­nar ade­cua­da­men­te. El sen­ti­do común pue­de ser tor­vo, oscu­ro y faná­ti­co cuan­do el régi­men social impe­ran­te se carac­te­ri­za por la domi­na­ción de uno o de unos pocos, tam­bién pue­de ser gene­ro­so y abier­to a la dife­ren­cia, si está deter­mi­na­do pre­va­len­te­men­te por la coope­ra­ción entre igua­les.

Anto­nio Grams­ci tema­ti­zó la dis­tin­ción entre buen sen­ti­do y sen­ti­do común en los Cua­der­nos de la cár­cel. Se vale para intro­du­cir­la de un ejem­plo lite­ra­rio pro­ce­den­te del capí­tu­lo sobre la pes­te de Los Novios (I pro­mes­si spo­si) de Man­zo­ni. Uno de los per­so­na­jes con­fie­sa pri­va­da­men­te que se nie­ga a acep­tar la creen­cia supers­ti­cio­sa en unos indi­vi­duos mal­va­dos que con­ta­gian volun­ta­ria­men­te la pes­te (los “unto­ri” o “unta­do­res”), pero se nie­ga a hacer la mis­ma decla­ra­ción en públi­co. Cita Grams­ci a Man­zo­ni: “el buen sen­ti­do exis­tía, pero per­ma­ne­cía ocul­to, por mie­do al sen­ti­do común”. El sen­ti­do común es “la filo­so­fía de quie­nes no son filó­so­fos”; es el resul­ta­do de una estra­ti­fi­ca­ción his­tó­ri­ca de diver­sos dis­cur­sos cuya cohe­ren­cia no está garan­ti­za­da. Las filo­so­fías, los dis­cur­sos polí­ti­cos que tien­den a la hege­mo­nía, pro­cu­ran dar cohe­ren­cia al sen­ti­do común sin con­se­guir­lo nun­ca ente­ra­men­te. Has­ta un apa­ra­to ideo­ló­gi­co como la Igle­sia Cató­li­ca ha teni­do que acep­tar en su seno una mul­ti­tud de cato­li­cis­mos que se dis­tin­guen entre sí en fun­ción de los ambien­tes socia­les y cul­tu­ra­les. El sen­ti­do común grams­ciano es, así, un espa­cio con­ser­va­dor e iner­te en el que cues­ta intro­du­cir nue­vas ideas:

“… el sen­ti­do común (sen­so comu­ne) es un con­cep­to equí­vo­co, con­tra­dic­to­rio, mul­ti­for­me, y refe­rir­se al sen­ti­do común como prue­ba de ver­dad es un sin­sen­ti­do. Podrá afir­mar­se con exac­ti­tud que una deter­mi­na­da ver­dad se ha hecho de sen­ti­do común para indi­car que se ha difun­di­do más allá del círcu­lo de los gru­pos inte­lec­tua­les, pero en ese caso no se hace sino una cons­ta­ta­ción de carác­ter his­tó­ri­co y una afir­ma­ción de racio­na­li­dad his­tó­ri­ca; en este caso, y siem­pre que se emplee con sobrie­dad, el argu­men­to tie­ne su valor, pre­ci­sa­men­te por­que el sen­ti­do común es gro­se­ra­men­te con­tra­rio a las nove­da­des y con­ser­va­dor y haber logra­do que pene­tre una ver­dad nue­va prue­ba que esta ver­dad posee una con­si­de­ra­ble fuer­za de expan­si­vi­dad y de evi­den­cia.” (Q,8, §173)

Una idea hege­mó­ni­ca pue­de así ins­ta­lar­se en el sen­ti­do común y par­ti­ci­par de su iner­cia y de su con­ser­va­du­ris­mo. Tal ha sido el caso de los prin­ci­pa­les temas ideo­ló­gi­cos del capi­ta­lis­mo: el mer­ca­do, la libre empre­sa, la liber­tad de con­tra­tar, la liber­tad de ele­gir; o del Esta­do capi­ta­lis­ta: repre­sen­ta­ción, Esta­do de dere­cho, dere­chos huma­nos, etc. Todos ellos habían adqui­ri­do has­ta hoy la con­di­ción de autén­ti­cos pre­jui­cios popu­la­res ancla­dos en el sen­ti­do común, repro­du­cien­do así efi­caz­men­te los prin­ci­pa­les meca­nis­mos de domi­na­ción y explo­ta­ción capi­ta­lis­tas. El buen sen­ti­do de cada uno ha teni­do que adap­tar­se a este mar­co de ideas y repre­sen­ta­cio­nes, de modo que, inclu­so cuan­do el buen sen­ti­do del indi­vi­duo las recha­za­ba, éste tenía, sin embar­go que con­for­mar­se a ellas en públi­co para no pare­cer “irrea­lis­ta” o “radi­cal”. Esto era posi­ble en la medi­da en que el capi­ta­lis­mo con­ser­vó cier­ta racio­na­li­dad y mien­tras la con­ser­vó. Como recuer­dan Marx y Engels en el Mani­fies­to, el capi­ta­lis­mo ha sido una enor­me fuer­za expan­si­va de la capa­ci­dad pro­duc­ti­va y de la socia­li­za­ción del tra­ba­jo y ha pro­du­ci­do un incre­men­to de la poten­cia huma­na de una mag­ni­tud tal que nin­gu­na otra civi­li­za­ción se le pue­de com­pa­rar. Inclu­so, en tér­mi­nos de civi­li­za­ción, lle­gó a pro­du­cir bajo la pre­sión del movi­mien­to obre­ro y la ame­na­za del socia­lis­mo del siglo XX sis­te­mas socia­les con un ele­va­do gra­do de liber­tad y de pros­pe­ri­dad en los paí­ses del cen­tro impe­ria­lis­ta (bási­ca­men­te, Euro­pa occi­den­tal, Esta­dos Uni­dos, Japón). El neo­li­be­ra­lis­mo vino a poner un lími­te a las con­quis­tas socia­les obte­ni­das has­ta los años 60 den­tro del capi­ta­lis­mo y a inver­tir la ten­den­cia, liqui­dan­do o vacian­do de con­te­ni­do las dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes de repre­sen­ta­ción demo­crá­ti­ca del tra­ba­jo (sin­di­ca­tos, par­ti­dos, par­la­men­tos) que habían ido desa­rro­llán­do­se y los dere­chos obte­ni­dos a tra­vés de ellas. El pro­ce­so se ace­le­ra en su segun­da fase coin­ci­den­te con el hun­di­mien­to del socia­lis­mo real para lle­gar a fina­les de los 90 a un mode­lo puro de régi­men neo­li­be­ral impul­sa­do por la acu­mu­la­ción finan­cie­ra. Fren­te a un capi­ta­lis­mo que orga­ni­za­ba y racio­na­li­za­ba la pro­duc­ción y den­tro de ese mis­mo pro­ce­so lle­ga­ba a tran­sac­cio­nes y com­pro­mi­sos con la socie­dad, nos encon­tra­mos hoy con un capi­ta­lis­mo de hege­mo­nía finan­cie­ra cuyo prin­ci­pal meca­nis­mo de extrac­ción de plus­va­lía es hoy el sis­te­ma de la deu­da tan­to públi­ca como pri­va­da.

En el mar­co del sis­te­ma de la deu­da, el capi­ta­lis­mo ha per­di­do toda racio­na­li­dad social, pues es inca­paz de impo­ner su pro­pia “ver­dad” en el común de la socie­dad, en el espa­cio don­de se for­ma el sen­ti­do común. No sólo se rebe­lan los “bue­nos sen­ti­dos” indi­vi­dua­les con­tra él, sino que cada vez pene­tran más en la com­pac­ta masa de un sen­ti­do común aún domi­na­do por las repre­sen­ta­cio­nes que repro­du­cen el orden capi­ta­lis­ta, exi­gen­cias que son con­tra­dic­to­rias con él. Se tra­ta de exi­gen­cias polí­ti­cas de demo­cra­cia, de exi­gen­cias mora­les de dig­ni­dad e igual­dad, de la exi­gen­cia inclu­so bio­ló­gi­ca de un dere­cho a vivir y a par­ti­ci­par de la rique­za colec­ti­va, de un dere­cho tam­bién a dis­fru­tar de los fru­tos de un inte­lec­to común en el que todos par­ti­ci­pa­mos y al que todos apor­ta­mos y que las rela­cio­nes de pro­pie­dad inten­tan arre­ba­tar­nos. El capi­ta­lis­mo de la deu­da ya no pue­de ofre­cer nada, sino más deu­da y con ella más tris­te­za, más impo­ten­cia. En lugar del bri­llan­te por­ve­nir del capi­ta­lis­mo pro­gre­sis­ta del siglo XIX y XX, tene­mos ante nues­tros ojos un por­ve­nir de mise­ria y des­truc­ción del teji­do social. En cier­to modo, esto siem­pre ha sido así y el capi­ta­lis­mo sólo ha sido “civi­li­za­do” y ha podi­do hacer triun­far su racio­na­li­dad gra­cias a la per­ma­nen­te resis­ten­cia de los tra­ba­ja­do­res. Hoy esta resis­ten­cia adquie­re una nue­va for­ma. Sigue tenien­do como nos los están mos­tran­do los glo­rio­sos mine­ros de Astu­rias, la for­ma de una lucha sin­di­cal tra­di­cio­nal, pero asu­me tam­bién de mane­ra hoy hege­mó­ni­ca for­mas social­men­te difu­sas de expre­sión que se tra­du­cen en ocu­pa­cio­nes de espa­cios urba­nos o en obs­truc­cio­nes de los flu­jos mate­ria­les y sim­bó­li­cos del régi­men capi­ta­lis­ta. Este nue­va resis­ten­cia es la de un tra­ba­jo cada vez más social, inma­te­rial e inte­lec­tual. La diso­cia­ción grams­cia­na entre “sen­ti­do común” del pue­blo y ver­da­des de los “inte­lec­tua­les” y los apa­ra­tos hege­mó­ni­cos ha per­di­do hoy per­ti­nen­cia. Hoy la ver­dad del inte­lec­tual colec­ti­vo cir­cu­la en las redes de cola­bo­ra­ción y rom­pe la iner­cia del sen­ti­do común. El sen­ti­do común pier­de su pasi­vi­dad y se trans­for­ma en inte­lec­tual colec­ti­vo de masas, en lo que Marx deno­mi­nó “Gene­ral Inte­llect” o enten­di­mien­to gene­ral. Simul­tá­nea­men­te, el capi­ta­lis­mo aban­do­na el cam­po de la racio­na­li­dad y de la ver­dad ancla­da en el sen­ti­do común de la pro­duc­ción. Diso­cia­do de una pro­duc­ción cada vez más socia­li­za­da y basa­da en el acce­so gene­ra­li­za­do a los comu­nes pro­duc­ti­vos (lenguaje(s), conocimiento(s), experiencia(s), recur­sos natu­ra­les y pro­du­ci­dos etc.), el capi­ta­lis­mo, bajo su for­ma hege­mó­ni­ca­men­te finan­cie­ra, exis­te ya sólo como pará­si­to, como vam­pi­ro. Expul­sa­do cada vez más del sen­ti­do común por un buen sen­ti­do de masas que recla­ma el dere­cho a vivir en liber­tad.

Esto es lo que expli­ca las for­mas ridí­cu­las que carac­te­ri­zan a la actual repre­sen­ta­ción del man­do capi­ta­lis­ta. Veni­ze­los, el anti­guo minis­tro de defen­sa del Pasok con­ver­ti­do en minis­tro de eco­no­mía para lle­var ade­lan­te una gue­rra eco­nó­mi­ca con­tra la pobla­ción, pro­cla­ma en la actual cam­pa­ña elec­to­ral que los ciu­da­da­nos deben votar­le por­que él fue el artí­fi­ce de los acuer­dos que con­du­je­ron al “memo­rán­dum” de medi­das de aus­te­ri­dad. Sin el menor pudor y sin nin­gún otro argu­men­to, pide que el voten por ser el artí­fi­ce del actual desas­tre. Pero, más cer­ca de noso­tros, Mariano Rajoy recor­da­ba el día mis­mo en que la pri­ma de ries­go espa­ño­la alcan­za­ba los 500 pun­tos, que “no esta­mos al bor­de de nin­gún abis­mo”. A quie­nes per­te­ne­ce­mos a cier­ta gene­ra­ción, esta absur­da decla­ra­ción nos hizo son­reir. Cómo no recor­dar el famo­so chis­te de Fran­co en el que el san­gui­na­rio ante­ce­sor de nues­tro Jefe del Esta­do a títu­lo de paqui­der­mi­ci­da pro­cla­ma­ba: “Espa­ño­les, en el 36 está­ba­mos al bor­de del abis­mo, con el Régi­men del 18 de julio hemos dado un gran paso ade­lan­te…”. El poder es de chis­te. Un poder de chis­te, ridícu­lo no pue­de ya influir en el sen­ti­do común tan­to menos cuan­to su pro­pia racio­na­li­dad ‑capi­ta­lis­ta- es con­tra­ria al nue­vo sen­ti­do común pro­duc­ti­vo. Hoy, al capi­ta­lis­mo como for­ma de socie­dad se le apli­ca la dura sen­ten­cia de Spi­no­za con­tra los regí­me­nes que han per­di­do su racio­na­li­dad y su dig­ni­dad polí­ti­ca sien­do para los súb­di­tos moti­vo de risa o des­pre­cio: “mien­tras que, cuan­do con­cu­rren deter­mi­na­das con­di­cio­nes el Esta­do ins­pi­ra a los súb­di­tos temor y res­pe­to, si estas mis­mas con­di­cio­nes

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *