Las nacio­na­li­da­des y sus dere­chos- Ramón Zallo

El modo de ges­tio­nar jurí­di­ca­men­te la cues­tión nacio­nal remi­te al prin­ci­pio de auto­de­ter­mi­na­ción como vía para un hori­zon­te de reco­no­ci­mien­to cul­tu­ral, eco­nó­mi­co y polí­ti­co por par­te de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal.

Pero en Dere­cho Inter­na­cio­nal la cues­tión se com­pli­ca en las áreas geo­po­lí­ti­cas que no han sido colo­nias ni impe­rios en des­com­po­si­ción. Cata­lun­ya, Gali­cia o Eus­ka­di no son colo­nias que pue­dan, median­te títu­lo habi­li­tan­te, pro­cla­mar la inde­pen­den­cia sin más, o median­te refe­rén­dum uni­la­te­ral ava­la­do inter­na­cio­nal­men­te, como en Timor Este o el Sur de Sudán. El Esta­do no lo per­mi­ti­ría y la comu­ni­dad inter­na­cio­nal no lo res­pal­da­ría. Tam­po­co es la Cen­tro­euro­pa de las pos­gue­rras, ni los Bal­ca­nes en des­com­po­si­ción de ayer por la maña­na… con sus cruen­tas opor­tu­ni­da­des para geo­gra­fías en cons­truc­ción.

Pero Espa­ña tam­po­co es, ¡ni de lejos!, Gran Bre­ta­ña o Cana­dá… Estos paí­ses acep­tan los hechos polí­ti­cos como dig­nos de ampa­ro demo­crá­ti­co. No se refu­gian en la nor­ma para negar­se a dar sali­da a los pro­ble­mas nacio­na­les, sino que entien­den que las demo­cra­cias son para resol­ver situa­cio­nes, y no para enquis­tar­las.

La demo­cra­cia espa­ño­la, lamen­ta­ble­men­te, es de otra pas­ta por­que se tra­ta de una demo­cra­cia deme­dia­da, naci­da de una tran­si­ción amné­si­ca y sin rup­tu­ra, estig­ma­ti­za­do­ra del adver­sa­rio, que gobier­na a gol­pe de nor­ma y de lec­tu­ras for­ma­lis­tas de la Cons­ti­tu­ción, o sea a base de enca­jes rigo­ris­tas en la nor­ma cons­ti­tu­cio­nal ampa­rán­do­se en mayo­rías de Esta­do, en lugar de resol­ver las nue­vas situa­cio­nes median­te lec­tu­ras abier­tas o cam­bian­do las nor­mas.

Se tra­ta de un Esta­do orgu­llo­so, que se endu­re­ció en una gue­rra civil, y que ya en demo­cra­cia va cons­tru­yen­do un nacio­na­lis­mo espa­ñol tar­dío y reac­ti­vo una vez eli­mi­na­do el com­ple­jo fran­quis­ta. Para ello recu­rre a ves­tir­se con el mito del patrio­tis­mo cons­ti­tu­cio­nal, sacra­li­zan­do la Cons­ti­tu­ción Espa­ño­la, mien­tras ocul­ta la pre­emi­nen­cia de la cul­tu­ra cas­te­lla­na y del espa­ñol como opcio­nes cul­tu­ra­les domi­nan­tes del Esta­do, o sea como Cul­tu­ra de Esta­do, dejan­do en des­igual­dad las otras cul­tu­ras inte­gra­les, visi­bles en sus pro­pios terri­to­rios e invi­si­bles en el espa­cio común.

Esta­ría­mos ante una noria for­mal (veto des­de el par­la­men­to del Esta­do uni­ta­rio y regio­nal) que dice mucho y mal de un Esta­do y su cla­se polí­ti­ca mayo­ri­ta­ria. Son inca­pa­ces de asu­mir la natu­ra­le­za de las nacio­nes sin Esta­do, dan­do cur­so a un nue­vo empas­te de la con­vi­ven­cia, a tra­vés de fór­mu­las satis­fac­to­rias o de pro­ce­sos de divor­cio madu­ro.

Se ha inten­ta­do supe­rar esa visión, com­par­ti­da por la dere­cha y la izquier­da espa­ño­la mayo­ri­ta­ria, median­te con­sul­ta o Esta­tu­to mayo­ri­ta­rio en el Par­la­men­to pro­pio (inten­tos del lehen­da­ka­ri Iba­rretxe) o median­te meto­do­lo­gía con­ven­cio­nal (vía cata­la­na) sin que pue­da decir­se que lo uno haya teni­do más éxi­to que lo otro, dejan­do un regue­ro de frus­tra­cio­nes.

Cla­ro que las frus­tra­cio­nes tie­nen efec­to en for­ma de mapas socia­les de des­afec­ción que pue­den ampliar­se si el cen­tra­lis­mo se supera a si mis­mo. El resul­ta­do es el des­ape­go nacio­nal de las ciu­da­da­nías por una lógi­ca evi­den­te: si no me quie­ren, o me mal­tra­tan, me voy. Y cada vez más espa­ño­les deja­rán de ser­lo, como decía Gre­go­rio Morán.

En el caso de la Comu­ni­dad Autó­no­ma de Eus­ka­di es el 50% quien se sien­te sólo vas­co o más vas­co que espa­ñol, con una zona inter­me­dia de “tan vas­co como espa­ñol” del 36%, y de sólo un 12% que se sien­te “más” espa­ñol que vas­co o “sólo” espa­ñol. El 45% tie­ne fuer­tes y altos deseos de inde­pen­den­cia con­tra un 49% con esca­sos deseos o nin­guno (Eus­ko­ba­ró­me­tro Nov 2011). El cre­ci­mien­to del sen­ti­mien­to sobe­ra­nis­ta en Cata­lun­ya tam­bién es obvio. Aquel 37% de sen­ti­mien­to sólo cata­lán o más cata­lán que espa­ñol del 2010, ya era del 50% en 2012, según el Barò­me­tre d’Opinió Polí­ti­ca.

Legi­ti­ma­ción y demos

Las nacio­nes sin Esta­do como suje­tos colec­ti­vos osten­tan dere­chos nacio­na­les por la doble vía de la insis­ten­cia his­tó­ri­ca en un pro­yec­to nacio­nal en pug­na con el domi­nan­te y de la legi­ti­mi­dad aña­di­da por unos apo­yos socia­les mayo­ri­ta­rios repe­ti­dos.

El dere­cho de deci­sión es un títu­lo que conec­ta con varios desa­rro­llos socia­les, doc­tri­na­les y jurí­di­cos actua­les como la demo­cra­cia avan­za­da, la doc­tri­na de los dere­chos colec­ti­vos, la pre­sen­cia de suje­tos comu­ni­ta­rios en la épo­ca de la glo­ba­li­za­ción y de la diver­si­dad, los prin­ci­pios de sub­si­dia­ri­dad (que lo haga quien lo pue­de hacer mejor) y el res­pe­to inter­ins­ti­tu­cio­nal, par­ti­ci­pa­ción y fis­ca­li­za­ción ciu­da­da­na de la gober­nan­za. Hay otras evo­lu­cio­nes doc­tri­na­les en la mis­ma direc­ción: diver­si­dad, sos­te­ni­bi­li­dad, acce­so, conec­ti­vi­dad…

¿Es esta una visión etni­cis­ta y frac­tu­ran­te? ¡De nin­gu­na mane­ra! Se hace depen­der de mayo­rías reales del colec­ti­vo impli­ca­do. Sería muy demo­crá­ti­ca, en todo caso. Y, ade­más, ¡es al revés! Sería el etnos de la eli­te de la nación mayo­ri­ta­ria del Esta­do quien, ocu­pan­do las ban­ca­das de las ins­ti­tu­cio­nes comu­nes, impe­di­ría el demos de la nación mino­ri­ta­ria. Cuan­do se impi­de que se pre­gun­te a si mis­ma a una comu­ni­dad o no se la reco­no­ce des­de los apa­ra­tos de Esta­do –Con­gre­so, Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, Gobierno o Poli­cía- esta­re­mos ante una impo­si­ción into­le­ra­ble. Opre­sión pue­de ser un tér­mino fuer­te pero el de domi­na­ción enca­ja a la per­fec­ción.

Dere­chos

Pare­ce ade­cua­da la mati­za­da y moder­na ver­sión de la Cor­te Supre­ma del Cana­dá, como base de una teo­ría jurí­di­ca apli­ca­ble a con­tex­tos nacio­na­les en paí­ses avan­za­dos. Se tra­ta­ría de un “dere­cho de deci­sión” de un suje­to colec­ti­vo y de la exis­ten­cia de unos dere­chos nacio­na­les en un Esta­do plu­ri­na­cio­nal.

Esa for­mu­la­ción se aco­mo­da bien al dere­cho interno de los Esta­dos desa­rro­lla­dos plu­ri­na­cio­na­les y demo­crá­ti­cos: dere­cho de deci­sión no uni­la­te­ral; con obli­ga­ción de con­sul­ta a la pobla­ción pro­pia; y de nego­cia­ción con el Esta­do anfi­trión cuya inte­gri­dad o estruc­tu­ra se vería afec­ta­da, sea por sece­sión sea por aco­mo­da­ción.

Se tra­ta de pro­ce­sos por eta­pas y des­de la legi­ti­mi­dad demo­crá­ti­ca siem­pre. Esto con­lle­va un giro de tuer­ca en algu­nas tra­di­cio­nes nacio­na­lis­tas.

Se apun­ta así la obli­ga­to­ria com­pa­ti­bi­li­dad entre un dere­cho de deci­sión que no se dis­cu­te, pero que debe con­tar con el Esta­do anfi­trión, y la obli­ga­ción, sin excu­sas, de éste de res­pe­tar y aten­der la pro­pues­ta demo­crá­ti­ca de una nación en torno a una pre­gun­ta cla­ra y con res­pal­do sufi­cien­te. El mayor pro­ble­ma sue­le pro­ce­der del Esta­do.

Las nacio­nes sin Esta­do tie­nen así dere­cho a cua­tro pasos: a) deba­tir y for­mu­lar pro­pues­tas de cam­bio siguien­do pro­ce­di­mien­tos demo­crá­ti­cos; b) auto-con­sul­tar­se para con­ta­bi­li­zar el sí o el no de un pro­yec­to, y que nadie se lo impi­da; c) en caso de ser mayo­ri­ta­rio, dere­cho a una nue­va nego­cia­ción con el Esta­do para rede­fi­nir el sta­tus quo; d) y deci­dir. En nues­tro caso tene­mos, ade­más, los títu­los com­ple­men­ta­rios de los Dere­chos His­tó­ri­cos reco­no­ci­dos.

Se que­dan así cor­tos los pro­yec­tos de refe­ren­cia solo étni­ca. Son supe­ra­dos por el impul­so comu­ni­ta­ris­ta, sea nacio­na­lis­ta o no, que se refe­ren­cie tri­ple­men­te en la iden­ti­dad comu­ni­ta­ria con ancla­jes en la his­to­ria, len­gua e ins­ti­tu­cio­nes; en la con­vi­ven­cia de la socie­dad real, no la año­ra­da; y en el bien­es­tar colec­ti­vo.

El patrio­tis­mo uni­di­men­sio­nal (más que una ideo­lo­gía un modo de vida) len­ta­men­te va sien­do sus­ti­tui­do por el sobe­ra­nis­mo, o sea por la con­cre­ción de la auto­de­ter­mi­na­ción como dere­cho a deci­dir res­pon­sa­ble y demo­crá­ti­ca­men­te, en cla­ves de dar vida, pro­ta­go­nis­mo y visi­bi­li­dad a la comu­ni­dad, para­le­la­men­te a la preo­cu­pa­ción por una amplia pano­plia de temá­ti­cas.

De hecho se requie­ren pro­yec­tos inte­gra­les que res­pon­dan al per­fil poli­va­len­te de las per­so­nas que tie­nen una iden­ti­dad pro­pia, son nacio­na­les, ciu­da­da­nos y segu­ra­men­te demó­cra­tas, están afec­ta­das por las inde­sea­das deri­vas de la eco­no­mía o la sos­te­ni­bi­li­dad, tie­nen dere­chos socia­les, per­te­ne­cen a algún géne­ro, son de algu­na gene­ra­ción y/​o ven con mucha preo­cu­pa­ción el futu­ro. Res­pon­der, no sólo a uno, sino a todos esos per­fi­les que con­fi­gu­ran la mul­ti­pli­ci­dad de las iden­ti­da­des per­so­na­les es el reto del buen gobierno.

En suma, son las socie­da­des polí­ti­cas nacio­na­les las úni­cas que deci­den, tenien­do en cuen­ta, eso sí, reali­da­des y difi­cul­ta­des exter­nas e inter­nas, inclui­da la opi­nión del Esta­do anfi­trión de quien no se admi­ti­ría, de nin­gún modo, un dere­cho de veto.

(Un resu­men de este artícu­lo fue publi­ca­do en Deia, 15 – 6‑2012)

Ramón Zallo es cate­drá­ti­co de la UPV-EHU

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *