El capi­ta­lis­mo como fra­ca­so- Jose­ma­ri Loren­zo Espi­no­sa

Des­de el siglo XIX sabe­mos que el sis­te­ma no va bien. Su inca­pa­ci­dad e inmo­ra­li­dad, pro­vo­ca­ron enton­ces la mas for­mi­da­ble res­pues­ta social de la His­to­ria: el lla­ma­do Movi­mien­to Obre­ro. Des­pués, todos los inten­tos por rege­ne­rar­lo han sido inú­ti­les, cuan­do no catas­tró­fi­cos, como demues­tran el fas­cis­mo y sus gue­rras, la social­de­mo­cra­cia con su fal­so sis­te­ma asis­ten­cial o el neo­li­be­ra­lis­mo y su codi­cia espe­cu­la­ti­va. De con­vul­sión en con­vul­sión, hoy ame­na­za con entrar en un perío­do de cri­sis cró­ni­ca y nue­vos des­ajus­tes per­ma­nen­tes. Cada vez mas codi­cio­so e ines­ta­ble, el capi­ta­lis­mo se ha con­ver­ti­do en el enemi­go social, por defec­to. Un mode­lo que sur­gió para supe­rar el des­pil­fa­rro y la irra­cio­na­li­dad del feu­da­lis­mo, ha desa­rro­lla­do sin embar­go sus pro­pios erro­res crean­do tan­tos pro­ble­mas como los que qui­so resol­ver. El capi­ta­lis­mo defi­ni­ti­va­men­te ha fra­ca­sa­do. Como prue­ba de ello, con cada cri­sis la coa­li­ción anti­sis­te­ma cre­ce y se indig­na. Inclu­so los mas afec­tos bus­can deses­pe­ra­da­men­te arre­glar sus acha­ques, reco­no­cien­do este fra­ca­so.

Nin­gún sis­te­ma his­tó­ri­co ha ven­ci­do a la pobre­za. El capi­ta­lis­mo tam­po­co. Sus defen­so­res pre­su­men de crea­ción de rique­za, pero no expli­can su inmo­ral repar­to. Sen­ci­lla­men­te por­que la des­igual­dad no tie­ne expli­ca­ción, moral ni racio­nal. La per­sis­ten­cia de las dife­ren­cias socia­les y de la mise­ria, inclu­so en las paí­ses mas desa­rro­lla­dos, pone en entre­di­cho al sis­te­ma mas que cual­quier otra razón teó­ri­ca o prác­ti­ca, que poda­mos apor­tar. Ade­más, el momen­to actual pue­de ser peli­gro­so. Tan­to como en las cri­sis del siglo pasa­do. Inclu­so para la super­vi­ven­cia de la huma­ni­dad. No por ser un tòpi­co paci­fis­ta o eco­lo­gis­ta, es menos real y temi­ble: la codi­cia del sis­te­ma nos pue­de lle­var a una ani­qui­la­ción nuclear o medio ambien­tal. Sin embar­go, aún cono­cien­do estas cir­cuns­tan­cias, la mayo­ría de los ana­lis­tas no bus­ca ni deba­te su nece­sa­ria des­apa­ri­ción. Solo tra­tan de apli­car­le cata­plas­mas y ven­da­jes, con los que pue­da seguir su nefas­to reco­rri­do, has­ta el desas­tre final.

La His­to­ria demues­tra que nin­gún mode­lo socio­eco­nó­mi­co es eterno ni impres­cin­di­ble. Todos fue­ron sus­ti­tui­dos, cuan­do lle­ga­ban al lími­te de sus posi­bi­li­da­des. Este es pro­ba­ble­men­te el hori­zon­te mas cer­cano del capi­ta­lis­mo, al que debe­mos encon­trar un cam­bio, no un arre­glo. Para ello, lo que tene­mos que hacer es mejo­rar nues­tro for­ma­to anti­sis­te­ma: no deba­tir sobre su sanea­mien­to ni su reme­dio, sino sobre su sus­ti­tu­ción. No debe­mos per­der mas tiem­po con rece­tas, cre­yen­do que hay sali­das, por­que solo sería una ilu­sión pasa­je­ra. Debe­mos ima­gi­nar, cuan­to antes, una His­to­ria post­ca­pi­ta­lis­ta. No una refun­da­ción del sis­te­ma, que enga­ñe a mas gene­ra­cio­nes. No pode­mos per­mi­tir, en nin­gún caso, que el futu­ro siga sien­do capi­ta­lis­ta. No es este el final de la His­to­ria que nos mere­ce­mos. Si algo no nos gus­ta y ade­más no fun­cio­na, cam­bié­mos­lo. Por­que a pesar de nues­tros erro­res y defec­tos, tam­bién somos capa­ces de cam­biar y pro­gre­sar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *