“Irun 1912”, cien años des­pués

El público del partido que disputaron el Racing de Irun y el Athletic de Bilbao, en el antiguo campo del Kostorbe.

El 30 junio de 1912 fue un domin­go radian­te que un cama­ró­gra­fo de iden­ti­dad des­co­no­ci­da apro­ve­chó para retra­tar Irun: la mul­ti­tud que avan­za­ba por la calle Escue­las, un con­cier­to en la pla­za San Juan, el des­fi­le del Alar­de y la rome­ría. Esas imá­ge­nes, en las que se dis­tin­gue al pin­tor Gas­par Mon­tes Itu­rrioz de niño y al fut­bo­lis­ta Patri­cio Ara­bo­la­za, cum­plen aho­ra cien años con su valor his­tó­ri­co intac­to.

«Las pri­me­ras pelí­cu­las vas­cas son de la déca­da de los 20, pero antes de hacer cine de fic­ción se fil­ma­ban acon­te­ci­mien­tos. Este de las fies­tas de Irun es muy intere­san­te, por­que es el pri­mer el docu­men­to visual del País Vas­co que tene­mos», expli­ca Ion López, direc­tor-con­ser­va­dor de la Fil­mo­te­ca Vas­ca.

La pelí­cu­la per­ma­ne­ció des­apa­re­ci­da duran­te déca­das has­ta que la des­cu­brió entre sus fon­dos la Fil­mo­te­ca de Zara­go­za, a prin­ci­pios de los 90. Ana Mar­que­sán, con­ser­va­do­ra de la cine­ma­te­ca ara­go­ne­sa, avi­só a Peio Alda­za­bal, el ante­rior direc­tor-con­ser­va­dor de la Fil­mo­te­ca Vas­ca, «muy intere­sa­do» en recu­pe­rar­la. Ambos super­vi­sa­ron su res­tau­ra­ción. Aho­ra, el ori­gi­nal des­can­sa en Zara­go­za y una copia está depo­si­ta­da en Donos­tia.

En el verano de 1912, el año que murió Bram Sto­ker y nació Jack­son Pollock, aca­ba­ba de hun­dir­se el Tita­nic, y en Donos­tia se inau­gu­ra­ban el Tea­tro Vic­to­ria Euge­nia y el hotel María Cris­ti­na, el bal­nea­rio de la Per­la, la Taba­ca­le­ra, Igel­do y la línea de topo que unía la capi­tal gui­puz­coa­na e Irun. El ocio deja­ba de ser exclu­si­vo para la aris­to­cra­cia y la reale­za, y las imá­ge­nes en movi­mien­to de Irun 1912 per­mi­ten com­pro­bar que la ale­gría de sus pro­ta­go­nis­tas no se ciñe a una son­ri­sa for­za­da para una foto­gra­fía, ni de un ins­tan­te enga­ño­so: la pelí­cu­la reve­la la ver­dad del momen­to, al menos duran­te esos casi quin­ce minu­tos.

«Para la épo­ca, es una pelí­cu­la lar­ga, enton­ces eran más cor­tas. Tras­la­da per­fec­ta­men­te un día en las fies­tas de Irun y está bas­tan­te bien roda­do, tie­ne cali­dad, se nota que el ope­ra­dor sabía», resu­me López. «Es nues­tro peque­ño teso­ro, tene­mos pelí­cu­las más anti­guas pero nin­gu­na del País Vas­co», sub­ra­ya.

La fil­ma­ción comien­za enfo­can­do a la mul­ti­tud de la calle Escue­las, que se apar­ta para dejar paso a un carrua­je tira­do por caba­llos. Se ven som­bri­llas, pame­las, ves­ti­dos almi­do­na­dos, som­bre­ros pana­má, txa­pe­las, bom­bi­nes y paja­ri­tas, y unos niños que cap­tan la pre­sen­cia de la cáma­ra y bro­mean con una barra de pan: una estam­pa que evo­ca la feliz Belle Épo­que, en su momen­to álgi­do, antes de la sacu­di­da terro­rí­fi­ca de la I Gue­rra Mun­dial. Ese 30 de junio coin­ci­dió en domin­go, de ahí la masi­va afluen­cia de gen­te, tan­ta que los comer­cian­tes fran­ce­ses pre­sio­na­ron para que siem­pre se cele­bra­ra el día gran­de en jor­na­da fes­ti­va, a lo que los irun­da­rras se nega­ron.

La cáma­ra se des­pla­za a la pla­za San Juan, don­de se cele­bra un con­cier­to, como anun­cia el inter­tí­tu­lo, pero en las imá­ge­nes no se ve a nin­gún músi­co, sino que se reco­rren los ros­tros del públi­co, entre aba­ni­cos y lazos, ayas, niños y matri­mo­nios bur­gue­ses. Su carác­ter popu­lar cons­ti­tu­ye otra pecu­lia­ri­dad de la pelí­cu­la. Este tipo de fil­ma­cio­nes «no era nada habi­tual, era un artícu­lo de lujo». «En las pri­me­ras déca­das del siglo XX eran las ins­ti­tu­cio­nes las que encar­ga­ban gra­bar algo que con­si­de­ra­ban espe­cial: la lle­ga­da del Rey o la inau­gu­ra­ción del Sagra­do Cora­zón de Bil­bao, acon­te­ci­mien­tos muy pun­tua­les y sig­ni­fi­ca­ti­vos», apun­ta el direc­tor-con­ser­va­dor de la Fil­mo­te­ca, por lo que, espe­cu­la, «al tra­tar­se de las fies­tas de Irun dedu­ci­mos que pudo ser el Ayun­ta­mien­to quien lo encar­ga­ra».

Tras el con­cier­to que no se ve ni se escu­cha, por­que se tra­ta obvia­men­te de una pelí­cu­la muda, la gra­ba­ción bus­ca los «momen­tos antes de salir en bus­ca del Cabil­do», se con­tem­pla el des­fi­le del Alar­de y la rome­ría en el mon­te, en el que las bro­mas y las risas son una cons­tan­te. Solo figu­ra un niño de aspec­to más melan­có­li­co. Qui­zá esta­ba abs­traí­do dibu­jan­do el pai­sa­je con su ima­gi­na­ción, por­que el peque­ño era un joven­cí­si­mo Gas­par Mon­tes Itu­rrioz, el pin­tor más sen­si­ble del Bida­soa.

«Me impac­ta­ron mucho las imá­ge­nes», con­fie­sa el com­po­si­tor oña­tia­rra Juan Car­los Iri­zar, al que Alda­za­bal pidió que musi­ca­ra el fil­me. Iri­zar ideó dis­tin­tas com­po­si­cio­nes para dife­ren­ciar unas tomas de otras, con el piano como base y muchos fon­dos musi­ca­les de vio­li­nes, acor­deo­nes y flau­tas. «Me impre­sio­na­ron unas imá­ge­nes tan anti­guas, en las que se veía a per­so­nas que dis­fru­ta­ban tan­to de las fies­tas. Recuer­do mucho la ves­ti­men­ta y cómo se mira­ban y lo rápi­do que cami­na­ban, como si les per­si­guie­ra alguien, su visio­na­do me pro­vo­có una sen­sa­ción muy agra­da­ble, de ver algo que no había vis­to nun­ca», con­ce­de Iri­zar que, tras la recu­pe­ra­ción del fil­me a media­dos de los 90, inter­pre­tó en direc­to la ban­da sono­ra duran­te una pro­yec­ción en el Tea­tro Amaia. «Fue fabu­lo­so», recuer­da.

el par­ti­do de kos­tor­be

La furia risue­ña

Curio­sa­men­te, una par­te de la pelí­cu­la no fue roda­da en junio, sino tres meses des­pués: el «gran par­ti­do de foot-ball», según el inter­tí­tu­lo, entre el Ath­le­tic de Bil­bao y el Real Racing de Irun. Estas imá­ge­nes, pro­ba­ble­men­te las pri­me­ras del fút­bol vas­co, per­mi­ten datar el fil­me como ante­rior a 1915, año de la fun­da­ción del Real Unión, suma del Spor­ting y el Racing de Irun, los equi­pos que habían divi­di­do las pre­fe­ren­cias de una loca­li­dad de 12.000 habi­tan­tes. Cru­zar las fechas de los par­ti­dos amis­to­sos entre el Racing y el Ath­le­tic con la pre­sen­cia en el Alar­de de Euse­bio Pedrós, que en ejer­ció como gene­ral en 1911, 1912, 1914 y 1919, per­mi­te con­cluir que se tra­ta de una gra­ba­ción cen­te­na­ria.

Para los aman­tes de las esta­dís­ti­cas, en el par­ti­do, dispu­tado en Kos­tor­be el 11 de sep­tiem­bre de 1912, el Racing cayó por 1 – 2. Al año siguien­te, los irun­da­rras se toma­rían la revan­cha en un par­ti­do mucho más deci­si­vo, la final del Cam­peo­na­to de Espa­ña. Dicen que la cele­bra­ción de la vic­to­ria fue apo­teó­si­ca y que inclu­so se unie­ron a los fes­te­jos los afi­cio­na­dos del Spor­ting, has­ta enton­ces riva­les irre­con­ci­lia­bles, lo que supu­so el pri­mer paso para cul­mi­nar la (Real) Unión, con inter­ven­ción de Alfon­so XIII inclui­da.

En las imá­ge­nes, cuan­do for­man los dos equi­pos, un juga­dor sobre­sa­le por su carác­ter bro­mis­ta. Es Patri­cio Ara­bo­la­za Aran­bu­ru (Irun, 1893- 1935), autor del pri­mer gol de la his­to­ria de la selec­ción espa­ño­la. Los perió­di­cos Mar­caArri­ba idea­ron en los 50 el Tro­feo Patri­cio Ara­bo­la­za para reco­no­cer al juga­dor con más «furia» de la Liga. En la pelí­cu­la, sin embar­go, sobre­sa­le su carác­ter risue­ño y jugue­tón.

Ara­bo­la­za vuel­ve a adqui­rir pro­ta­go­nis­mo al final de Irun 1912, en la rome­ría que cul­mi­na esta pelí­cu­la de la que des­co­no­ce quién la gra­bó y por qué. «Hacía fal­ta mucho dine­ro para con­tra­tar a un cama­ró­gra­fo, que eran muy esca­sos y esta­ban de moda», recuer­da Ion López. Por la cer­ca­nía con Fran­cia, el país don­de nació el cine, en la Fil­mo­te­ca Vas­ca espe­cu­lan con la posi­bi­li­dad de que fue­ra «un cama­ró­gra­fo fran­cés», de la pro­pia casa Lumiè­re, «por­que los her­ma­nos inven­to­res del pro­yec­tor cine­ma­to­grá­fi­co, mon­ta­ron un peque­ño nego­cio que con­sis­tía en enviar a sus emplea­dos a fil­mar acon­te­ci­mien­tos impor­tan­tes, la coro­na­ción del zar Nico­lás».

Ana Mar­que­sán, la res­tau­ra­do­ra de la Fil­mo­te­ca de Zara­go­za, que reci­bió la cin­ta en 1991, reve­la que pro­ce­de del fon­do Tar­taj, «gran colec­cio­nis­ta de nues­tra ciu­dad». Raúl Tar­taj fue repre­sen­tan­te de artis­tas ‑entre ellos el can­tan­te de tan­gos Car­los Acuña‑, tra­ba­jó como actor en varias pelí­cu­las, como Tro­tín Tro­te­ras (1962) del cineas­ta lasar­tea­rra Anto­nio Mer­ce­ro, y, sobre todo, fue un gran colec­cio­nis­ta, que ate­so­ró has­ta 1.950 pelí­cu­las.

Entre ellas figu­ra­ban epi­so­dios del NO-DO, docu­men­ta­les de prin­ci­pios del siglo XX, fil­mes mudos y de los pri­me­ros años del cine sono­ro. A Tar­taj se atri­bu­ye el res­ca­te de la pelí­cu­la Car­ne de fie­ras, que encon­tró en el Ras­tro madri­le­ño, tal vez el mis­mo lugar al que fue a parar Irun 1912. El colec­cio­nis­ta ara­go­nés falle­ció en 2007 y con su muer­te se eva­po­ra la posi­bi­li­dad de ave­ri­guar más deta­lles sobre las vici­si­tu­des de una pelí­cu­la que, con quin­ce minu­tos de imá­ge­nes en blan­co y negro, colo­rea nues­tra intra­his­to­ria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *