Gue­va­ris­mo- Fer­nan­do Mar­tí­nez Here­dia

Ernes­to Gue­va­ra se gra­duó de Medi­ci­na en 1953. Uni­do en 1955 al Movi­mien­to 26 de Julio que diri­gía Fidel Cas­tro, fue uno de los líde­res mili­ta­res del perío­do insu­rrec­cio­nal de la Revo­lu­ción cuba­na. Des­de enton­ces hizo céle­bre el sobre­nom­bre de Che. En 1959 – 1965 ocu­pó muy altos car­gos en la direc­ción polí­ti­ca y de la eco­no­mía de Cuba, fue un ideó­lo­go muy pro­mi­nen­te y reali­zó impor­tan­tes misio­nes inter­na­cio­na­les; tam­bién fue diri­gen­te en la cola­bo­ra­ción con revo­lu­cio­na­rios de otros paí­ses. En esta últi­ma con­di­ción par­tió al fren­te de un con­tin­gen­te inter­na­cio­na­lis­ta cubano al Con­go, en abril de 1965, dejan­do una car­ta renun­cia de sus car­gos publi­ca­da en Cuba, en octu­bre. Regre­só a Cuba en secre­to en 1966 a pre­pa­rar otra misión, esta vez a Boli­via, adon­de lle­gó en noviem­bre. Los gue­rri­lle­ros boli­via­nos, cuba­nos y perua­nos, diri­gi­dos por el Che, com­ba­tie­ron duran­te 1967. El 8 de octu­bre cayó heri­do y pri­sio­ne­ro; fue ase­si­na­do al día siguien­te. Gue­va­ra ha sido una de las per­so­na­li­da­des más tras­cen­den­tes del mun­do con­tem­po­rá­neo.

Hizo lec­tu­ras tem­pra­nas de mar­xis­mo; al sumar­se al movi­mien­to fide­lis­ta se con­si­de­ra­ba socia­lis­ta y mar­xis­ta. A par­tir de 1959 y has­ta su muer­te estu­dió sis­te­má­ti­ca­men­te mar­xis­mo y obras de otros teó­ri­cos; tam­bién eco­no­mía y cono­ci­mien­tos varia­dos que esti­mó nece­sa­rios. No pre­ten­dió dedi­car­se a la teo­ría de modo pro­fe­sio­nal. Su obra se encuen­tra en mul­ti­tud de artícu­los y otros tex­tos bre­ves, y en gra­ba­cio­nes de su voz. Solo publi­có dos libros: un manual de gue­rra de gue­rri­llas y uno de tes­ti­mo­nio y refle­xio­nes acer­ca de la gue­rra cuba­na; otros dos son pós­tu­mos: el Dia­rio en Boli­via (1968) y el libro que escri­bió sobre la expe­rien­cia en el Con­go (1999).

En los años 60, Fidel Cas­tro y Gue­va­ra eran máxi­mos expo­nen­tes de la corrien­te revo­lu­cio­na­ria autó­no­ma cono­ci­da enton­ces como cas­tris­mo o fide­lis­mo, que rei­vin­di­ca­ba el antim­pe­ria­lis­mo, la vía arma­da, el carác­ter socia­lis­ta de las revo­lu­cio­nes y el inter­na­cio­na­lis­mo; era opues­ta o dife­ren­te de las posi­cio­nes e ideas del cam­po sovié­ti­co, mas tam­bién aje­na a las de Chi­na. El pen­sa­mien­to de Gue­va­ra fue la prin­ci­pal for­mu­la­ción teó­ri­ca de la revo­lu­ción cuba­na de los años 60, la pri­me­ra socia­lis­ta autóc­to­na triun­fan­te en Occi­den­te. Gue­va­ra no inten­tó crear una corrien­te teó­ri­ca; pero asu­mió enfá­ti­ca­men­te que sus ideas y bús­que­das expre­sa­ban una con­cep­ción par­ti­cu­lar del mar­xis­mo. Aun­que no fue enun­cia­da expre­sa­men­te de mane­ra filo­só­fi­ca, en esa con­cep­ción se basa su ela­bo­ra­ción de cri­te­rios en cues­tio­nes tan diver­sas como el huma­nis­mo o las teo­rías sobre la socie­dad capi­ta­lis­ta, las revo­lu­cio­nes de libe­ra­ción, la tran­si­ción socia­lis­ta y el comu­nis­mo.

Lo más visi­ble y atra­yen­te del pen­sa­mien­to de Gue­va­ra es la acti­tud inqui­si­ti­va que no res­pe­ta dog­mas ni pre­jui­cios, algo muy inusual en un mili­tan­te for­ma­do, que ade­más era diri­gen­te. Ese ras­go suyo poten­ció su inde­pen­den­cia de cri­te­rio, y le per­mi­tió una crí­ti­ca y pro­fun­da evo­lu­ción de sus ideas y sus ins­tru­men­tos entre 1959 y los pri­me­ros años 60; tam­bién lo tor­nó un agu­do cono­ce­dor de la corrien­te que pre­do­mi­nó en el socia­lis­mo y el mar­xis­mo duran­te la mayor par­te del siglo XX. Gue­va­ra fue muy lejos: su con­duc­ta rigu­ro­sa­men­te acor­de con sus ideas, el tipo de rela­cio­nes que pro­mo­vía entre las prác­ti­cas polí­ti­cas y la acti­vi­dad teó­ri­ca y doc­tri­na­ria, el con­te­ni­do de su pen­sa­mien­to social, su con­cep­ción del papel de las prác­ti­cas al inte­rior de la pro­duc­ción teó­ri­ca, resul­ta­ron anti­té­ti­cos al lla­ma­do socia­lis­mo real. Son muy nota­bles sus crí­ti­cas a la defor­ma­ción esen­cial de ese régi­men, y su pre­dic­ción del pro­ba­ble regre­so al capi­ta­lis­mo que aca­rrea­ría. Esto lo mar­có como here­je. La muer­te inte­rrum­pió el pen­sa­mien­to madu­ro que esta­ba desa­rro­llan­do Gue­va­ra. Esa cir­cuns­tan­cia, el carác­ter abier­to de su posi­ción teó­ri­ca y la pro­lon­ga­da pos­ter­ga­ción que sufrió su pos­te­ri­dad, han favo­re­ci­do que sus ideas resul­ten atrac­ti­vas en la crí­ti­ca eta­pa actual.

Gue­va­ra se opu­so resuel­ta­men­te al des­pre­cio prag­má­ti­co por la teo­ría, y a la vez al segui­dis­mo inte­lec­tual de las líneas polí­ti­cas. Tuvo una cla­ra com­pren­sión del lugar his­tó­ri­co des­de el cual actua­ba, y de la situa­ción en que se encon­tra­ba el mar­xis­mo en los años 60. Su con­cep­ción rela­cio­na ínti­ma­men­te los ámbi­tos y pro­ble­mas de: a) las luchas por el poder polí­ti­co con los de los regí­me­nes de tran­si­ción socia­lis­ta; b) el desa­rro­llo de los indi­vi­duos con el de las rela­cio­nes socia­les y las ins­ti­tu­cio­nes, des­de el ini­cio de las luchas y en toda la tran­si­ción socia­lis­ta; c) las esca­las nacio­nal, inter­na­cio­nal y mun­dial. Tra­ba­jó enton­ces con una gran diver­si­dad de aspec­tos y con una fir­me ten­den­cia a inte­grar­los en tota­li­da­des de cono­ci­mien­to o for­mu­lar pro­ble­mas y suge­ren­cias, siem­pre inclui­dos los jui­cios del autor. Gue­va­ra pro­du­jo una inter­pre­ta­ción de las cues­tio­nes fun­da­men­ta­les del mun­do de su tiem­po, des­de una posi­ción anti­ca­pi­ta­lis­ta y anti­co­lo­nia­lis­ta lati­no­ame­ri­ca­na, y con­ci­bió una visión de las con­duc­tas, accio­nes, cam­bios y obje­ti­vos nece­sa­rios para la libe­ra­ción de las per­so­nas y las socie­da­des, des­de una posi­ción comu­nis­ta.

La con­cep­ción filo­só­fi­ca de Gue­va­ra pri­vi­le­gia el papel de la acción cons­cien­te y orga­ni­za­da como crea­do­ra de reali­da­des socia­les y huma­nas. Esta filo­so­fía de la pra­xis recu­pe­ra el papel cen­tral de la dia­léc­ti­ca en el mar­xis­mo. Sin des­co­no­cer reali­da­des exis­ten­tes y su fun­cio­na­mien­to dis­cer­ni­ble “y leyes ati­nen­tes a lo que esas reali­da­des ‘pue­den dar de sí ´”, esti­ma que el nivel de con­cien­cia alcan­za­do a esca­la mun­dial per­mi­te que en cual­quier lugar se orga­ni­cen van­guar­dias revo­lu­cio­na­rias, influi­das por la ideo­lo­gía mar­xis­ta, que pre­vean has­ta cier­to pun­to cómo actuar, y vio­len­ten las rela­cio­nes con lo posi­ble a tra­vés de las accio­nes colec­ti­vas que sus­ci­ten, al menos, den­tro de cier­tos lími­tes.

Esa posi­ción mar­xis­ta es aje­na al deter­mi­nis­mo social y al dile­ma mate­ria­lis­mo o idea­lis­mo, exi­gi­dos por las corrien­tes que han sido domi­nan­tes en el mar­xis­mo. Para ella la con­cien­cia no es la antí­te­sis de la eco­no­mía o de ‘la mate­ria’, es el ins­tru­men­to prin­ci­pal para lograr que las fuer­zas pro­duc­ti­vas y las rela­cio­nes de pro­duc­ción dejen de ser medios para per­pe­tuar las domi­na­cio­nes. La con­cien­cia es una fuer­za poten­cial real para la pra­xis revo­lu­cio­na­ria, que tien­de a desa­rro­llar­se y cre­cer si el tra­ba­jo inten­cio­na­do es efi­caz, por lo que urge encon­trar y apli­car reglas que lo pro­pi­cien. Una dia­léc­ti­ca de las for­mas de orga­ni­za­ción y de auto­edu­ca­ción mar­ca el pro­ce­so uni­fi­can­te de crea­ción de nue­vas reali­da­des en los indi­vi­duos y la socie­dad. Gue­va­ra con­si­de­ra que el fac­tor sub­je­ti­vo debe ser domi­nan­te duran­te los pro­ce­sos de cam­bios revo­lu­cio­na­rios.

Gue­va­ra defien­de el valor per­ma­nen­te del huma­nis­mo filo­só­fi­co del joven Marx, y expo­ne el suyo, que par­te de la expe­rien­cia vivi­da y del con­jun­to de la teo­ría mar­xis­ta. Rela­cio­nes de pro­duc­ción y luchas de cla­ses tien­den a ocul­tar “el hecho obje­ti­vo de que (…) el hom­bre es el actor cons­cien­te de la his­to­ria. Sin esta con­cien­cia, que englo­ba la de su ser social, no pue­de haber comu­nis­mo”. El de Gue­va­ra no es un huma­nis­mo a secas: requie­re una acción huma­na orga­ni­za­da que revo­lu­cio­ne las con­di­cio­nes de exis­ten­cia y la repro­duc­ción ‘nor­mal’ de la vida social, palan­ca efi­caz para trans­for­mar las reali­da­des cono­ci­das en otras reali­da­des, con­quis­ta­das o nue­vas, crea­das. Es en esos sen­ti­dos que ‘lo obje­ti­vo’ pue­de ser trans­for­ma­do y supe­ra­do por el fac­tor sub­je­ti­vo. Para Gue­va­ra, la lucha de cla­ses es cen­tral en la teo­ría y en la his­to­ria, y el indi­vi­duo es expre­sión vivien­te de las luchas de cla­ses. “Para cam­biar de mane­ra de pen­sar hay que sufrir pro­fun­dos cam­bios inte­rio­res y asis­tir a pro­fun­dos cam­bios exte­rio­res, sobre todo socia­les”.

En los tex­tos dedi­ca­dos a la tran­si­ción socia­lis­ta “la masa más pro­fun­da y mayor de sus refle­xio­nes teó­ri­cas” apa­re­ce la idea de un hom­bre nue­vo, “libe­ra­do de su ena­je­na­ción”. Este “hom­bre del siglo XXI es el que debe­mos crear, aun­que toda­vía es una aspi­ra­ción sub­je­ti­va y no sis­te­ma­ti­za­da.” Su crea­ción, por méto­dos nue­vos, debe estar en el cen­tro de las prác­ti­cas y los aná­li­sis; nun­ca será con­su­ma­da, por­que las rela­cio­nes socia­les esta­rán cam­bian­do siem­pre. El poder sobre la eco­no­mía, la polí­ti­ca y la ideo­lo­gía es nece­sa­rio fren­te al com­ple­jo cul­tu­ral capi­ta­lis­ta que debe ser ven­ci­do, las fuer­tes com­bi­na­cio­nes de mer­can­ti­li­za­ción y sub­de­sa­rro­llo y las nue­vas reali­da­des a crear. La rela­ti­va fal­ta de desa­rro­llo de la con­cien­cia social hace nece­sa­ria la van­guar­dia, orga­ni­za­ción basa­da en la ejem­pla­ri­dad que debe lograr los difí­ci­les obje­ti­vos de diri­gir, guiar, edu­car, pre­fi­gu­rar los futu­ros suce­si­vos de la tran­si­ción socia­lis­ta, a la vez que ser sen­si­ble y apren­der de las bases, y que estas par­ti­ci­pen cada vez más en el poder real. Gue­va­ra no deja lugar para el mito del par­ti­do como falan­ge infa­li­ble, la sus­ti­tu­ción de la cla­se revo­lu­cio­na­ria por un gru­po de poder, ni ideo­lo­gías de domi­na­ción en nom­bre del socia­lis­mo.

La fra­ter­ni­dad, la entre­ga a la cau­sa y demás valo­res mora­les del revo­lu­cio­na­rio van ade­lan­tan­do la crea­ción de per­so­nas nue­vas a tra­vés de las prác­ti­cas, la orga­ni­za­ción, la crea­ti­vi­dad y el inter­na­cio­na­lis­mo. Estos fac­to­res pue­den y deben regir la vida revo­lu­cio­na­ria en toda cir­cuns­tan­cia; pero cuan­do se tie­ne el poder, el tra­ba­jo humano emer­ge como un ins­tru­men­to y un reto más gene­ra­les de trans­for­ma­ción. A pesar de los cam­bios pro­fun­dos, el tra­ba­jo con­ti­núa vin­cu­la­do a pre­sio­nes socia­les, a retri­bu­cio­nes y a la mis­ma con­di­ción espe­cial de tra­ba­ja­dor. Gue­va­ra reco­no­ce esa reali­dad limi­ta­do­ra, sin supe­di­tar a ella la polí­ti­ca socia­lis­ta; al con­tra­rio, la enfren­ta con su exi­gen­cia de que exis­ta un mane­jo cons­cien­te y orga­ni­za­do de todo el poder de que se dis­po­ne, en bus­ca de que a esca­la de la socie­dad el tra­ba­jo se vaya con­vir­tien­do en un deber social, una acti­tud y un hábi­to nue­vos, has­ta lle­gar a ser un “refle­jo con­di­cio­na­do de natu­ra­le­za social”, “engra­na­je cons­cien­te” y “la com­ple­ta recrea­ción indi­vi­dual ante su pro­pia obra”.

Duran­te la tran­si­ción socia­lis­ta, la socie­dad debe con­ver­tir­se en una gigan­tes­ca escue­la, en la que fun­cio­ne un con­ti­nuo que vaya des­de la coer­ción esta­tal y social has­ta la auto­edu­ca­ción; todos sus miem­bros reci­bi­rán en cada momen­to dife­ren­tes impac­tos de ese con­ti­nuo, de acuer­do a la acción múl­ti­ple de las nue­vas rela­cio­nes y los pro­ce­sos edu­ca­ti­vos, y a sus avan­ces, difi­cul­ta­des y retro­ce­sos. La eco­no­mía debe ser diri­gi­da cons­cien­te­men­te. Para Gue­va­ra, el plan es un pro­duc­to de la con­cien­cia orga­ni­za­da, que tie­ne poder y cono­ce a un gra­do deter­mi­na­do los lími­tes de la volun­tad, los datos de la reali­dad y las fuer­zas que ope­ran a favor y en con­tra. El plan no es un diag­nós­ti­co de la eco­no­mía y una pre­vi­sión de su com­por­ta­mien­to futu­ro: “para eso no es nece­sa­rio el pue­blo”. El plan será socia­lis­ta si a tra­vés de él las masas tie­nen “la posi­bi­li­dad de diri­gir sus des­ti­nos”.

Los avan­ces del nue­vo modo de vivir dife­ren­te y opues­to al del capi­ta­lis­mo irán crean­do un cam­bio cul­tu­ral radi­cal que abar­que des­de la orga­ni­za­ción y las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas has­ta cam­bios muy ínti­mos del indi­vi­duo y sus rela­cio­nes inter­per­so­na­les que sean rele­van­tes para la tran­si­ción. El régi­men debe ser capaz de tra­ba­jar coti­dia­na y efi­caz­men­te en esa direc­ción, con arre­glo a un plan y con el rigor téc­ni­co que sea posi­ble; tam­bién debe com­ba­tir con todo rigor sus pro­pias ten­den­cias con­tra­rias a la libe­ra­ción; y debe medir los avan­ces y vigi­lar y decla­rar con valen­tía los retro­ce­sos.

Gue­va­ra plan­teó de nue­vo la uto­pía del comu­nis­mo mar­xis­ta, des­de Amé­ri­ca Lati­na y en los años 60, sin inge­nui­dad ni pater­na­lis­mo; lo ayu­da­ron mucho sus prác­ti­cas, espe­cial­men­te diri­gir duran­te varios años una par­te muy impor­tan­te de la eco­no­mía cuba­na. Su expe­ri­men­to del Sis­te­ma Pre­su­pues­ta­rio de Finan­cia­mien­to fun­cio­nó bien, con par­ti­ci­pa­ción de dos­cien­tas mil per­so­nas, y fue mucho más allá que la ges­tión, la pro­duc­ción y el con­trol eco­nó­mi­cos. Fue un com­ba­te dia­rio por la opción comu­nis­ta. Com­bi­nó en la prác­ti­ca a indi­vi­duos, masa, diri­gen­tes, con­cien­cia, tra­ba­jo, polí­ti­ca, pro­duc­ción, edu­ca­ción, esti­mu­la­cio­nes, sub­de­sa­rro­llo, coer­ción social, rela­cio­nes mer­can­ti­les, poder esta­tal, macro­eco­no­mía, rela­cio­nes inter­na­cio­na­les. Fue des­de esos mate­ria­les que Gue­va­ra tejió su tra­ba­jo teó­ri­co; pero fue más allá de ellos, en el modo mis­mo de abor­dar­lo, en sus pun­tos de par­ti­da inte­lec­tua­les, en la for­ma­ción de un sis­te­ma con­cep­tual pro­pio “que inclu­ye en cier­tas defi­ni­cio­nes lo que debe lle­gar a ser”, y en desa­rro­llos temá­ti­cos par­cia­les, pero vigo­ro­sa­men­te arti­cu­la­dos. Hizo explí­ci­to su tipo de orto­do­xia mar­xis­ta y refi­rió a ella su crea­ti­vi­dad. Sus prác­ti­cas y sus ideas resul­ta­ron suma­men­te polé­mi­cas. Gue­va­ra las deba­tió públi­ca­men­te, y las defen­dió acti­va­men­te como par­te de una lucha polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca.

Por su vida ejem­plar, tajan­te hones­ti­dad y con­cor­dan­cia total entre dichos y hechos, Gue­va­ra es muy aso­cia­do a la pala­bra éti­ca. Esa valo­ra­ción es muy jus­ta, pero opino que lo polí­ti­co es el cen­tro de su acti­vi­dad y el arti­cu­la­dor de su pen­sa­mien­to. Gue­va­ra pre­ten­de pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes de lo polí­ti­co, y pro­po­ne una gigan­tes­ca ele­va­ción del con­te­ni­do y los obje­ti­vos del movi­mien­to his­tó­ri­co de libe­ra­ción huma­na. Ese es el mar­co de fra­ses como “el socia­lis­mo eco­nó­mi­co sin la moral comu­nis­ta no me intere­sa. Lucha­mos con­tra la mise­ria, pero al mis­mo tiem­po con­tra la alie­na­ción (…) si el comu­nis­mo des­cui­da los hechos de con­cien­cia pue­de ser un méto­do de repar­ti­ción, pero deja de ser una moral revo­lu­cio­na­ria.” O “…el revo­lu­cio­na­rio ver­da­de­ro está guia­do por gran­des sen­ti­mien­tos de amor”. Y de ideas como estas: des­de el ini­cio mis­mo del socia­lis­mo hay que tra­ba­jar en la rea­li­za­ción prác­ti­ca del pro­yec­to comu­nis­ta; el socia­lis­mo debe ir cons­ti­tu­yen­do una nue­va cul­tu­ra y un polo de atrac­ción para los pue­blos fren­te a la cul­tu­ra del capi­ta­lis­mo mun­dial, y no un opo­si­tor insu­fi­cien­te­men­te dife­ren­te y un cóm­pli­ce de la explo­ta­ción a tra­vés del mer­ca­do mun­dial; es nece­sa­rio uti­li­zar todo logro obte­ni­do en los paí­ses capi­ta­lis­tas que sea con­ve­nien­te y fac­ti­ble; se debe com­bi­nar cen­tra­li­za­ción con incia­ti­va, pro­gre­si­va des­cen­tra­li­za­ción, par­ti­ci­pa­ción masi­va en la direc­ción y acción polí­ti­ca orga­ni­za­da y con­cre­ta­da con­tra el buro­cra­tis­mo.

Aun­que el pen­sa­mien­to polí­ti­co de Gue­va­ra está con­di­cio­na­do por sus prác­ti­cas y la polí­ti­ca cuba­na en que mili­ta, for­ma un cuer­po de ideas cohe­ren­te con su con­cep­ción gene­ral y posee sus tesis y cri­te­rios, su modo de argu­men­tar y una gran fuer­za expre­si­va y de con­vic­cio­nes. Su asun­to cen­tral es la revo­lu­ción mun­dial con­tra el capi­ta­lis­mo y por el socia­lis­mo, des­de el mun­do neo­co­lo­nial y colo­nial. La lucha arma­da es un tema prin­ci­pal, pero inclu­so sus narra­cio­nes tes­ti­mo­nia­les siem­pre tras­mi­ten expe­rien­cias e inclu­yen refle­xio­nes de más o menos alcan­ce. Su pri­mer libro (1960) plan­tea tres tesis que no aban­do­na­rá: las fuer­zas popu­la­res pue­den ganar una gue­rra con­tra el ejér­ci­to; el foco insu­rrec­cio­nal pue­de crear las ‘con­di­cio­nes’ que otros, erró­nea­men­te, espe­ran a que ‘estén dadas’ para ini­ciar una revo­lu­ción; en Amé­ri­ca sub­de­sa­rro­lla­da el terreno fun­da­men­tal de lucha es el cam­po. El libro del Con­go (1966) es ana­lí­ti­co y mues­tra su madu­rez; expo­ne la prác­ti­ca de inter­na­cio­na­li­za­ción de la lucha y sus órga­nos y méto­dos, tesis deri­va­da de su com­pren­sión gene­ral del mun­do y de las luchas de cla­ses y de libe­ra­ción nacio­nal.

La idea de Gue­va­ra y Fidel Cas­tro del poder acu­mu­la­ti­vo y des­en­ca­de­nan­te de la gue­rra irre­gu­lar en las fases tem­pra­nas de una revo­lu­ción resul­tó suma­men­te polé­mi­ca y ter­gi­ver­sa­da. Gue­va­ra insis­tió siem­pre en que la gue­rri­lla es una for­ma de lucha de masas, negan­do la anti­no­mia entre ambas; plan­teó siem­pre que la insu­rrec­ción debe ser guia­da por un pro­yec­to polí­ti­co y social, pos­tu­ló el requi­si­to de cri­sis de la hege­mo­nía de los domi­nan­tes y otras con­di­cio­nan­tes para que pue­da lle­gar la hora de la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria, y tam­bién la subor­di­na­ción de las for­mas de lucha a las exi­gen­cias tác­ti­cas y la estra­te­gia de cada pro­ce­so. Esas ideas son cons­tan­tes en sus aná­li­sis de los pro­ce­sos en que par­ti­ci­pó, y rigen en gene­ral su prác­ti­ca polí­ti­ca. Sin embar­go, la expre­sión ‘foquis­mo’ fue la cla­ve de una crí­ti­ca al pen­sa­mien­to polí­ti­co de Gue­va­ra que en cier­tos casos lle­gó has­ta des­ca­li­fi­car­lo a él y a la expe­rien­cia cuba­na. En esa crí­ti­ca influ­ye­ron: a) la impre­pa­ra­ción men­tal para la lucha por el poder que afec­ta­ba a la mayo­ría de la izquier­da, y el aban­dono de los temas insu­rrec­cio­na­les sufri­do por la teo­ría; b) la bús­que­da de efi­ca­cia insu­rrec­cio­nal y de movi­li­za­ción social por par­te de mili­tan­tes acti­vos, enfren­ta­dos crí­ti­ca­men­te a las gra­ves insu­fi­cien­cias y erro­res de muchos esfuer­zos gue­rri­lle­ros. No inclu­yo aquí las sis­te­má­ti­cas cam­pa­ñas de des­cré­di­to rea­li­za­das por los enemi­gos de su cau­sa.

El antim­pe­ria­lis­mo es para Gue­va­ra una estra­te­gia bási­ca de la acción revo­lu­cio­na­ria y un ele­men­to cen­tral en el desa­rro­llo de sus mili­tan­tes, es a la vez la res­pues­ta obli­ga­da a la uni­ver­sa­li­za­ción del capi­ta­lis­mo. Ser o no antim­pe­ria­lis­ta defi­ne a los que se lla­man socia­lis­tas y a los polí­ti­cos del mun­do ’sub­de­sa­rro­lla­do’, y es la base de la uni­dad entre los revo­lu­cio­na­rios que luchan y pien­san en con­tex­tos tan diver­sos. Toda estra­te­gia debe tener en cuen­ta las opo­si­cio­nes entre capi­ta­lis­tas, y de estos con Esta­dos o movi­mien­tos del Ter­cer Mun­do, pero los pro­ce­sos que pre­ten­dan la libe­ra­ción ver­da­de­ra y via­ble ten­drán que ser socia­lis­tas. El eta­pis­mo –que ha sido tan fuer­te en la tra­di­ción mar­xis­ta y tan mani­pu­la­do por el refor­mis­mo de izquier­da y por la razón de Esta­do de paí­ses ’socia­lis­tas’ —está sien­do supe­ra­do; para Amé­ri­ca Lati­na su dic­ta­men es tajan­te: “O revo­lu­ción socia­lis­ta o cari­ca­tu­ra de revo­lu­ción”. El lla­ma­do Ter­cer Mun­do es la par­te neo­co­lo­nial y colo­nial de un con­jun­to, el sis­te­ma mun­dial capi­ta­lis­ta, y esa es la cau­sa de su sub­de­sa­rro­llo; para ese mun­do ‘ter­ce­ro’, el desa­rro­llo sin libe­ra­ción nacio­nal y social es una ilu­sión; el socia­lis­mo será la con­di­ción del desa­rro­llo, y no lo con­tra­rio.

A tra­vés del aná­li­sis de la coyun­tu­ra mun­dial en Men­sa­je a los pue­blos del mun­do… (sept. 1966), Gue­va­ra expo­ne sus tesis polí­ti­cas y con­vo­ca a un com­ba­te fron­tal mun­dial antim­pe­ria­lis­ta. Este debe ser ofen­si­vo más que defen­si­vo, casi siem­pre por la vía arma­da, inter­na­cio­na­li­zar­se, ata­car las bases de sus­ten­ta­ción neo­co­lo­nia­les del sis­te­ma y mul­ti­pli­car sus tea­tros, para gol­pear­lo fue­ra de sus cen­tros y debi­li­tar­lo. Será una lucha muy cruel y muy lar­ga; no hay otra opción para lograr la libe­ra­ción real de los pue­blos. Pide res­pe­to para las tác­ti­cas diver­sas de aque­llos que luchen, pero recla­ma per­sis­tir con abne­ga­ción en la estra­te­gia acer­ta­da. Exal­ta el ejem­plo de Viet Nam, y denun­cia como las dos poten­cias del socia­lis­mo lo han deja­do solo; juz­ga con pro­fun­di­dad las diver­gen­cias sovié­ti­co-chi­nas que habían divi­di­do a par­ti­dos e ideas de la izquier­da a esca­la mun­dial, y lo hace des­de “noso­tros, los des­po­seí­dos”. Una vez más plan­tea la obli­ga­to­rie­dad del encuen­tro de los rebel­des con las cla­ses opri­mi­das y con la cul­tu­ra de rebel­día popu­lar acu­mu­la­da, encuen­tro en que se plas­ma la opor­tu­ni­dad de las revo­lu­cio­nes. Y como siem­pre, con­fía en el cre­ci­mien­to de las capa­ci­da­des de las per­so­nas y las colec­ti­vi­da­des median­te la acti­vi­dad revo­lu­cio­na­ria.

2. Advier­to en la deno­mi­na­ción gue­va­ris­mo varios sig­ni­fi­ca­dos:

a) posi­cio­nes e ideas de revo­lu­cio­na­rios lati­no­ame­ri­ca­nos de los años 70 y siguien­tes que man­tu­vie­ron los prin­ci­pios y estra­te­gias carac­te­rís­ti­cos de Gue­va­ra en los años 60, fren­te al pre­do­mi­nio de dic­ta­du­ras en muchos paí­ses, y de influen­cias refor­mis­tas en la izquier­da;

b) una acti­tud ante las prác­ti­cas polí­ti­cas y socia­les y ante la teo­ría mar­xis­ta, que se recla­ma gue­va­ris­ta al cri­ti­car el dog­ma­tis­mo, el refor­mis­mo, la sim­pli­fi­ca­ción de los acto­res y las con­tra­dic­cio­nes socia­les, y los gra­ves erro­res, males y dege­ne­ra­cio­nes come­ti­dos en nom­bre del socia­lis­mo. Esa acti­tud fue cre­cien­do en los años 80, y sobre todo en los 90, fren­te a la gran cri­sis de los regí­me­nes de Euro­pa orien­tal, y de la idea mis­ma del socia­lis­mo. Cons­ti­tu­ye una fuer­za moral afir­ma­ti­va, más que un pen­sa­mien­to estruc­tu­ra­do;

c) una de las for­mas actua­les de resis­ten­cia cul­tu­ral fren­te al capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo, y de recu­pe­ra­ción de idea­les, posi­cio­nes y pen­sa­mien­to anti­ca­pi­ta­lis­ta y socia­lis­ta.

Los deba­tes en torno al gue­va­ris­mo fue­ron muy fuer­tes en los años 60 y 70, sobre todo en cuan­to a lucha arma­da, estra­te­gias y orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, cla­ses socia­les y carác­ter de la revo­lu­ción. Des­pués se esta­ble­ció el olvi­do. Los deba­tes recien­tes se refie­ren más a la per­so­na­li­dad y los hechos de Gue­va­ra, y a la vigen­cia de su acti­tud y su ejem­plo. Su ima­gen vol­vió con gran impac­to en los últi­mos años, se ha publi­ca­do gran can­ti­dad de datos sobre su vida y actos y, en menor núme­ro, tex­tos suyos iné­di­tos o raros. La biblio­gra­fía actual sobre Gue­va­ra es muy abun­dan­te, en inves­ti­ga­cio­nes, bio­gra­fías y divul­ga­cio­nes.

Lo prin­ci­pal del gue­va­ris­mo actual es Gue­va­ra como sím­bo­lo:

a) el indi­vi­duo vir­tuo­so, ejem­plar, pero un revo­lu­cio­na­rio acti­vo con­tra los males actua­les. Rom­pe el con­sen­so o la resig­na­ción ante el orden vigen­te, es intran­si­gen­te;

b) res­ta­ble­ce la pro­pues­ta socia­lis­ta anti­ca­pi­ta­lis­ta en una situa­ción de pro­fun­da cri­sis;

c) no es iden­ti­fi­ca­ble con el pasa­do del socia­lis­mo, y sí con sus pro­fe­cías y con sus jor­na­das heroi­cas;

d) pro­po­ne valo­res sobre todo (éti­ca, entu­sias­mo, rebel­día, con­se­cuen­cia), y no cáno­nes, por lo que exi­ge a todos acti­tu­des sin des­ca­li­fi­car a prio­ri a nadie. Si avan­zan la nece­si­dad de recu­pe­ra­ción del socia­lis­mo y la teo­ría mar­xis­ta, a tra­vés de una lucha cul­tu­ral anti­ca­pi­ta­lis­ta, el pen­sa­mien­to de Ernes­to Che Gue­va­ra será asu­mi­do en su valor intrín­se­co, y podrá brin­dar una ayu­da muy valio­sa.

La Haba­na

[1] Este tex­to fue escri­to en mar­zo de 2001, con des­tino a un dic­cio­na­rio enci­clo­pé­di­co que no lo publi­có. No lo acri­bi­llé con notas al pie, para man­te­ner su aire de peque­ño ensa­yo, por demás refor­za­do por el énfa­sis con que expon­go aquí las ideas del Che; todas las fra­ses que apa­re­cen entre comi­llas son de tex­tos del Che. Por otra par­te, las pala­bras mar­ca­das con una sola comi­lla son mías, un recur­so habi­tual para deno­tar que las tomo de un len­gua­je que no com­par­to, asig­nar­le un sen­ti­do deter­mi­na­do, o expre­sar duda del que sue­le reci­bir. Creo que pue­de tener algún valor para sus­ci­tar o refor­zar el inte­rés en el estu­dio y el deba­te del pen­sa­mien­to del Che.
Cáte­dra Che Gue­va­ra – Colec­ti­vo AMAUTA

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *