Chi­na lan­za pri­me­ra mujer al espa­cio

El impac­to pudo ser fatal. Un pája­ro que coli­sio­nó con su avión caza inun­dó el vidrio de la cabi­na con san­gre, lo que, sin embar­go, no le impi­dió ate­rri­zar con éxi­to. Liu Yang (34) siem­pre dio prue­bas de su aplo­mo, el mis­mo que le valió con­ver­tir­se en la pri­me­ra chi­na en ir al espa­cio, como par­te de la cuar­ta misión tri­pu­la­da de ese país, que ayer par­tió al espa­cio a bor­do de la nave Shenzhou 9, inte­gra­da por Liu, ade­más de los tai­ko­nau­tas ‑como se deno­mi­nan los astro­nau­tas de ese país- Jing Hai­peng y Liu Wang.
El des­pe­gue fue a las seis de la tar­de hora local, des­de el Cen­tro de Lan­za­mien­to de Saté­li­tes de Jiu­quan, en el desier­to de Gobi, con unas con­di­cio­nes meteo­ro­ló­gi­cas con­si­de­ra­das exce­len­tes por los exper­tos.
Des­pués de unos 10 minu­tos del des­pe­gue del cohe­te, Shenzhou 9 se sepa­ró sin incon­ve­nien­tes del cohe­te para entrar en órbi­ta, anun­ció la agen­cia Chi­na Nue­va.
La nave se aco­pla­rá por pri­me­ra vez de for­ma manual al módu­lo espa­cial chino Tian­gong 1, en órbi­ta des­de sep­tiem­bre pasa­do.

Aun­que Tian­gong 1 no es la pri­me­ra par­te de una esta­ción, sino un módu­lo de prue­ba, ser­vi­rá para que Chi­na adquie­ra des­tre­zas para crear una esta­ción, lo que con­ver­ti­rá al país en el ter­ce­ro en tener una con astro­nau­tas vivien­do. Dos de los tai­ko­nau­tas esta­rán 10 días en el módu­lo, trans­for­man­do a Chi­na en el ter­cer país, tras Rusia y EE.UU., en tener per­so­nas habi­tan­do en el espa­cio en una esta­ción pro­pia. El ter­ce­ro se que­da­rá en la cáp­su­la, ante cual­quier impre­vis­to. Lue­go regre­sa­rán a la Tie­rra en la cáp­su­la.

Más que valen­tía

Liu no sólo fue ele­gi­da por su valen­tía. Tam­bién cum­plía algu­nos requi­si­tos del Par­ti­do Comu­nis­ta chino: es casa­da y tie­ne hijos, ideal ante even­tua­les pro­ble­mas con la radia­ción en el espa­cio que afec­ta­rían su fer­ti­li­dad.

Aun­que se crió en la empo­bre­ci­da pro­vin­cia agrí­co­la de Henan, Liu fue con­ven­ci­da por un pro­fe­sor de ingre­sar a la fuer­za aérea del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Popu­lar (ELP), en 1997.

Ya en 2010 per­te­ne­cía al pro­gra­ma espa­cial chino y, tras dos años de entre­na­mien­to, fue desig­na­da para pasar a la his­to­ria como la pri­me­ra chi­na en via­jar al espa­cio. “Las muje­res ocu­pan la mitad del cie­lo. Las misio­nes espa­cia­les huma­nas sin muje­res serían incom­ple­tas”, dijo Wu Ping, por­ta­voz del pro­gra­ma espa­cial, que ha usa­do la figu­ra de Liu y de la misión como pro­pa­gan­da polí­ti­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *