Para no con­ver­tir­nos en la peri­fe­ria de un súper Esta­do de tec­nó­cra­tas- Gerry Adams

[Irlan­da cele­bra hoy un refe­rén­dum sobre el Tra­ta­do de Esta­bi­li­dad, Coor­di­na­ción y Gober­nan­za, cono­ci­do como Fis­cal com­pact o Tra­ta­do de Aus­te­ri­dad.]

¿Adón­de va Euro­pa? En las últi­mas sema­nas ha habi­do elec­cio­nes en varios paí­ses euro­peos. Los votan­tes en Gran Bre­ta­ña, Ita­lia, Gre­cia, Ale­ma­nia y Fran­cia ha acu­di­do a las urnas. La aten­ción de los medios se ha cen­tra­do prin­ci­pal­men­te en los resul­ta­dos en Fran­cia y en la elec­ción de un pre­si­den­te socia­lis­ta, Fra­nçois Hollan­de, pero tam­bién en Gre­cia, don­de los par­ti­dos de gobierno han pre­sen­cia­do el derrum­be drás­ti­co de su con­sen­so.
En muchos sen­ti­dos, las elec­cio­nes en Fran­cia y Gre­cia han resul­ta­do ser un refe­rén­dum sobre la polí­ti­ca de aus­te­ri­dad que el pre­si­den­te fran­cés, Nico­las Sar­kozy y la can­ci­ller ale­ma­na, Ange­la Mer­kel, han impues­to a la Unión Euro­pea en los últi­mos dos años: ¡ha per­di­do la aus­te­ri­dad! La derro­ta de Sar­kozy, de otros par­ti­dos con­ser­va­do­res y de los gobier­nos es la prue­ba de que la marea está cam­bian­do en muchos paí­ses euro­peos. Des­de que la cri­sis eco­nó­mi­ca empe­zó a aho­gar a Euro­pa, los gobier­nos con­ser­va­do­res que domi­nan la UE han apli­ca­do polí­ti­cas de aus­te­ri­dad. En el mes de mar­zo ha apro­ba­do la intro­duc­ción de un Tra­ta­do de Aus­te­ri­dad (Fis­cal Com­pact o Pac­to Fis­cal). El resul­ta­do de esta adhe­sión ideo­ló­gi­ca a la aus­te­ri­dad ha sido la agu­di­za­ción de la cri­sis eco­nó­mi­ca y ban­ca­ria en Euro­pa. Las deu­das esta­ta­les se han incre­men­ta­do, los ser­vi­cios públi­cos se han recor­ta­do de modo bru­tal, y el des­em­pleo así como la pobre­za se han dis­pa­ra­do.
En el sur de Irlan­da, todo ello tal vez se haya vis­to de modo más evi­den­te que en otros luga­res. Des­de 2008 ha habi­do cin­co pre­su­pues­tos de aus­te­ri­dad con los recor­tes de más de 24.500 millo­nes de euros. Las pre­vi­sio­nes de cre­ci­mien­to del gobierno han teni­do que revi­sar­se una y otra vez. En ese mis­mo perío­do, el Esta­do irlan­dés ha vis­to que el défi­cit de la Hacien­da públi­ca – que gra­cias a la aus­te­ri­dad se debe­ría haber redu­ci­do – se ha dupli­ca­do, pasan­do de 12.700 millo­nes en 2008 a 24.900 millo­nes de euros en 2011.
Al mis­mo tiem­po, las con­se­cuen­cias socia­les y huma­nas de las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad apli­ca­das por el gobierno han resul­ta­do gra­ves. Casi el 15%, medio millón de ciu­da­da­nos, están en paro, la emi­gra­ción sigue sien­do gene­ra­li­za­da; se han per­pe­tra­do gran­des recor­tes a la salud y la edu­ca­ción y otros ser­vi­cios públi­cos; nue­vos impues­tos han con­tri­bui­do al males­tar de las fami­lias.
Los ciu­da­da­nos comu­nes saben mejor que los gobier­nos de Euro­pa y que los spin doc­tors de la aus­te­ri­dad que no hay ata­jos para salir de la rece­sión. Impo­ner fuer­tes recor­tes en los ser­vi­cios públi­cos, redu­cien­do sala­rios y el bien­es­tar e impo­ner nue­vos impues­tos a las fami­lias de ingre­sos medios y bajos duran­te no pro­vo­ca sino un agra­va­mien­to de la pro­pia rece­sión.
Está bas­tan­te cla­ro que la aus­te­ri­dad no fun­cio­na. Los resul­ta­dos de las elec­cio­nes en toda Euro­pa son la prue­ba de que entre los ciu­da­da­nos exis­te una nue­va con­cien­cia: los ciu­da­da­nos hoy desa­fían y com­ba­ten con­tra las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad. Los ciu­da­da­nos están expul­san­do, con su voto, a los polí­ti­cos y los par­ti­dos que desean la aus­te­ri­dad.

El 31 de mayo, los ciu­da­da­nos irlan­de­ses ten­drán su opor­tu­ni­dad de votar en un refe­rén­dum. La elec­ción fren­te a ellos es o apo­yar a la aus­te­ri­dad intro­du­cién­do­la en la Cons­ti­tu­ción, o votar No y unir­se así al cre­cien­te movi­mien­to que está pidien­do en Euro­pa el final de la aus­te­ri­dad y nue­vas inver­sio­nes en el cre­ci­mien­to y el empleo.
Debi­do a esa olea­da popu­lar en Euro­pa que pide pues­tos de tra­ba­jo, el Fine Gael, Labour y Fian­na Fáil tra­tan de que la cre­cien­te opo­si­ción a la aus­te­ri­dad no les lle­ve por delan­te y redes­cu­bren la impor­tan­cia de una estra­te­gia para el empleo y el cre­ci­mien­to. El señor Hollan­de aho­ra es la moda del mes para los tres par­ti­dos que se pisan unos a otros para ver quién es pri­me­ro en decla­rar su apo­yo a su posi­ción. ¡Algu­nos inclu­so afir­man que habían dicho todo esto antes que él!
Los ciu­da­da­nos no se deja­rán enga­ñar por toda esta retó­ri­ca. La ver­dad es que, antes de una serie de cum­bres de la UE, el Sinn Féin ins­tó al gobierno a garan­ti­zar que el cre­ci­mien­to y el empleo estu­vie­ran en el cen­tro de cual­quier acuer­do pos­te­rior. Pero el gobierno recha­zó este enfo­que. En su lugar, optó por fir­mar un tra­ta­do como el Pac­to Fis­cal que impon­drá a este Esta­do las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad en los pró­xi­mos años, y dele­ga­rá una bue­na par­te de la sobe­ra­nía fis­cal en manos de los buró­cra­tas en Euro­pa.

Según el acuer­do de la Troi­ka, el gobierno y el Fian­na Fáil han acor­da­do un plan de res­ca­te que com­pro­me­te al gobierno a 8.600 millo­nes de euros de recor­tes adi­cio­na­les en los pró­xi­mos tres años. En el mar­co del Tra­ta­do de Aus­te­ri­dad la tarea de reduc­ción del défi­cit estruc­tu­ral has­ta el 0,5% impli­ca­rá recor­tes adi­cio­na­les de 6.000 millo­nes de euros. Ade­más, el Esta­do se ha com­pro­me­ti­do a ofre­cer has­ta 11.000 millo­nes de euros para el Meca­nis­mo Euro­peo de Esta­bi­li­dad.

¿De dón­de pien­sa sacar ese dine­ro el gobierno? Has­ta el momen­to no lo ha dicho. De igual impor­tan­cia es la direc­ción polí­ti­ca que está toman­do el Tra­ta­do de Aus­te­ri­dad. El Direc­tor del Ban­co Cen­tral Euro­peo, Mario Draghi, lo pre­ci­só en Bar­ce­lo­na. Draghi ilus­tró su visión de Euro­pa para los pró­xi­mos diez años. Dijo: «Que­re­mos tener una unión fis­cal. Debe­mos acep­tar la dele­ga­ción de la sobe­ra­nía fis­cal de los gobier­nos nacio­na­les a algún tipo de auto­ri­dad cen­tral.»
Ello sig­ni­fi­ca que el gobierno irlan­dés ha deci­di­do seguir un camino que hará que Euro­pa deci­da nues­tro sis­te­ma tri­bu­ta­rio, lo que los ciu­da­da­nos paga­rán de impues­tos y cuán­to se paga­rá en tér­mi­nos de ser­vi­cios socia­les a los que lo nece­si­ten.

¿Aca­so que­re­mos los ciu­da­da­nos irlan­de­ses ser una pro­vin­cia de un súper Esta­do euro­peo, don­de los tec­nó­cra­tas ‑los mis­mos que han toma­do una serie de malas deci­sio­nes de Euro­pa en los últi­mos años- deci­dan por el pue­blo de Irlan­da sin tener que res­pon­der por esas deci­sio­nes? Así las cosas, ¿adón­de esta­mos yen­do? La aus­te­ri­dad está en reti­ra­da, pero los gobier­nos con­ser­va­do­res de toda Euro­pa y Enda Kenny, Eamon Gil­mo­re y Micheal Mar­tin, siguen fie­les a la ideo­lo­gía de aus­te­ri­dad. El refe­rén­dum del 31 de mayo es una opor­tu­ni­dad para que los ciu­da­da­nos irlan­de­ses digan bas­ta. Bas­ta de aus­te­ri­dad. Votar NO sig­ni­fi­ca votar por el tra­ba­jo y las inver­sio­nes.

Gerry Adams

31 de mayo de 2012

Il Mani­fes­to

Tra­du­ci­do por Gor­ka Larra­bei­ti

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *