La polí­ti­ca en el tra­ba­jo- Jor­ge Moruno

Sobre la rela­ción entre polí­ti­ca y tra­ba­jo en el capi­ta­lis­mo post­for­dis­ta.

¿Y qué es tra­ba­jo “útil”? No pue­de ser más que el tra­ba­jo que con­si­gue el efec­to útil pro­pues­to.

Karl Marx

Polí­ti­ca VS tra­ba­jo

En la anti­gua Gre­cia y Roma el tra­ba­jo no esta­ba valo­ra­do de for­ma posi­ti­va. Se lo con­si­de­ra­ba degra­dan­te y un obs­tácu­lo para desa­rro­llar las acti­vi­da­des cívi­cas. Sócra­tes decía que los ofi­cios de arte­sano “no dejan nin­gún tiem­po libre para ocu­par­se de los ami­gos y de la ciu­dad” y “echan a per­der el cuer­po de los obre­ros que lo ejer­cen”. Tres siglos más tar­de, Cice­rón cali­fi­ca al ofi­cio de arte­sano como “Sor­di­di”. Pero su crí­ti­ca no apun­ta­ba en reali­dad con­tra el tra­ba­jo manual en sí mis­mo, es decir, con­tra la pro­pia acti­vi­dad de poie­sis, de crea­ción de obje­tos y obras. Peri­cles con­si­de­ra­ba que ser arte­sano no supo­nía un impe­di­men­to para “com­pren­der de for­ma sufi­cien­te las cues­tio­nes polí­ti­cas”. Su recha­zo al tra­ba­jo manual sur­gía enton­ces, a raíz del impac­to nega­ti­vo que éste tenía sobre la polí­ti­ca, a cau­sa de los lazos de depen­den­cia que crea desa­rro­llan­do una eco­no­mía ser­vil.

Más allá de que los tra­ba­jos más duros se reser­va­ban a los escla­vos, ‑aun­que a veces tra­ba­ja­ban mano a mano con cam­pe­si­nos libres‑, o que todo lo rela­cio­na­do con la indus­tria tex­til con­fi­na­ba la mujer y sus cria­das a tejer en las casas, el pro­ble­ma con el tra­ba­jo resi­de prin­ci­pal­men­te en su incom­pa­ti­bi­li­dad con prac­ti­car la demo­cra­cia. Cuan­do alguien está some­ti­do a una rela­ción de depen­den­cia que le con­su­me el tiem­po, resul­ta impo­si­ble hacer­se car­go de los asun­tos que ata­ñen a la ciu­dad y a la comu­ni­dad.

El tra­ba­jo como polí­ti­ca.

A lo lar­go de todo el siglo XIX y has­ta la déca­da de los 70 en el XX, el con­cep­to atri­bui­do al papel que cum­ple el tra­ba­jo en la socie­dad, cam­bió radi­cal­men­te con res­pec­to a los anti­guos o a la edad media. Ha pasa­do de ser un ele­men­to de mar­gi­na­li­dad, sím­bo­lo de la deca­den­cia para quien lo ejer­ce, para gra­dual­men­te alzar­se como una acti­vi­dad públi­ca de la que ema­na la ciu­da­da­nía y los dere­chos polí­ti­cos. El tra­ba­jo pasó a ser un medio con el que ganar­se la vida, algo que se tie­ne o no se tie­ne, a tra­vés del cual gira toda una éti­ca reden­to­ra aso­cia­da al cris­tia­nis­mo, “gana­rás el pan con el sudor de tu fren­te”, o en la ver­sión socia­lis­ta, su papel que glo­ri­fi­ca la dig­ni­dad colec­ti­va e indi­vi­dual.

La cre­cien­te con­cen­tra­ción indus­trial fue ges­tan­do un pro­ce­so que arran­ca­ba del cam­po a los futu­ros pro­le­ta­rios para lle­nar fábri­cas y que poco a poco con­si­gue hacer de la rela­ción capi­tal-tra­ba­jo, la úni­ca rela­ción posi­ble a la hora de pen­sar la vida. Al prin­ci­pio, e inclu­so has­ta fina­les del XIX y prin­ci­pios del XX, la vuel­ta al cam­po o inclu­so man­te­ner par­te de la manu­ten­ción gra­cias a un huer­to pro­pio, era mone­da corrien­te. La obse­sión de los indus­tria­les como Char­les Tay­lorHenry Ford, no era otra que, la de dis­ci­pli­nar a los obre­ros den­tro de las rela­cio­nes sala­ria­les. Obre­ros que esca­pa­ban, se fuga­ban y se nega­ban a some­ter­se a las duras con­di­cio­nes que impo­nía la cade­na de mon­ta­je.

Para hacer sos­te­ni­ble social­men­te duran­te un perio­do his­tó­ri­co al mas­to­don­te indus­trial que nega­ba la demo­cra­cia den­tro de la fábri­ca, los bene­fi­cios se redis­tri­buían de tal for­ma, que ase­gu­ra­ban al mis­mo tiem­po la pro­pie­dad pri­va­da al capi­tal y el acce­so ciu­da­dano a una serie de dere­chos; el lla­ma­do Esta­do de Bien­es­tar. Había que fabri­car muchos pro­duc­tos para el con­su­mo de un públi­co masi­vo –coches, vivien­das, lava­do­ras etc…-, y ello pre­ci­sa­ba de una cier­ta esta­bi­li­dad a medio pla­zo para garan­ti­zar su sali­da al mer­ca­do. Esa eta­pa ha fina­li­za­do, el vaso ha rebo­sa­do y el pre­ca­rio equi­li­brio del pac­to entre capi­tal y tra­ba­jo deja de ser ren­ta­ble para los de arri­ba y res­pi­ra­ble para los de aba­jo. El pro­ble­ma que tene­mos hoy ante nues­tros ojos es ¿y aho­ra con qué se sus­ti­tu­ye?, ¿hacia dón­de cam­bia­mos?

El tra­ba­jo es la polí­ti­ca.

Para los anti­guos, el tra­ba­jo era degra­dan­te por­que impe­día la acti­vi­dad pública/​política, para la moder­ni­dad era la base edi­fi­can­te de la iden­ti­dad públi­ca. Hoy en la post­mo­der­ni­dad, se con­vier­te en sí mis­mo en la pro­pia acti­vi­dad públi­ca. Se está aca­ban­do la sepa­ra­ción entre tra­ba­jo manual y tra­ba­jo inte­lec­tual, entre el obre­ro y el inte­lec­tual. El inte­lec­tual Kan­tiano del “yo pien­so” ele­va­do por enci­ma de la socie­dad, o el inte­lec­tual de Lenin que apor­ta algo, en tan­to y cuan­to pone sus capa­ci­da­des al ser­vi­cio del pro­le­ta­ria­do, dejan de tener sen­ti­do.

Se des­plie­ga en cam­bio, el inte­lec­to de masas dis­tri­bui­do por toda la socie­dad. Si antes la máxi­ma a seguir era, tra­ba­ja y calla, aho­ra la lógi­ca que se va impo­nien­do es: olvi­da que esto es un tra­ba­jo, una obli­ga­ción y habla, comu­ní­ca­te, com­par­te, uti­li­za el inte­lec­to. Antes supri­mían el cono­ci­mien­to del obre­ro y lo par­ce­la­ban en ges­tos sim­ples y mecá­ni­cos, y aho­ra se bus­ca que el pro­pio cono­ci­mien­to y saber for­men la base del tra­ba­jo. Se rom­pen las comu­ni­da­des obre­ras y se sus­ti­tu­yen por los valo­res y la her­man­dad de la empre­sa.

El pro­to­ti­po de jefe ya no res­pon­de al per­fil de hom­bre de media­na edad, auto­ri­ta­rio, jerár­qui­co, dic­ta­to­rial, aho­ra en cam­bio, las empre­sas fomen­tan otro mode­lo muy dis­tin­to. Ya no quie­ren que pon­gas el máxi­mo de tuer­cas en el míni­mo tiem­po posi­ble y la repe­ti­ción de un mis­mo ges­to, aho­ra la empre­sa pro­yec­ta una ima­gen de fami­lia­ri­dad. Los eje­cu­ti­vos con más éxi­to ponen en valor otro tipo de carac­te­rís­ti­cas más acor­des al tipo de plus­va­lor que se quie­re extraer: La empre­sa no es un cam­po de bata­lla, es un eco­sis­te­ma, la empre­sa es una comu­ni­dad, no una máqui­na, debe ser­vir a sus emplea­dos y tra­tar­los como com­pa­ñe­ros; bus­car su moti­va­ción y hacer del tra­ba­jo algo diver­ti­do. Como reza la publi­ci­dad de la Uni­ver­si­dad San Pablo CEU para sus cur­sos de empre­sa, “no se ven­den pro­duc­tos, se crean rela­cio­nes”, “la rique­za no se crea con pro­duc­tos, sino per­so­nas”.

En prin­ci­pio nadie ele­gi­ría el mode­lo de jefe auto­ri­ta­rio, pero los méto­dos uti­li­za­dos se siguen rigien­do bajo una lógi­ca de bene­fi­cio y ren­ta­bi­li­dad, aun­que a veces, bus­quen apa­ren­tar que no es así. Ser fle­xi­ble, tener acti­tud proac­ti­va, ini­cia­ti­va y auto­no­mía en el tra­ba­jo, por­que los cam­bios son rápi­dos y las vie­jas rigi­de­ces impi­den la adap­ta­ción. El avan­ce vir­tual, la for­ma­ción con­ti­nua, la cone­xión de las tec­no­lo­gías que en cada vez más empleos, impi­den saber cuán­do sepa­ras tra­ba­jo de ocio y ace­le­ran una eco­no­mía que pre­ci­sa de 24 horas tra­ba­jan­do y no sólo 8 de la jor­na­da labo­ral. Impli­ca igual­men­te, una frag­men­ta­ción y par­ce­la­ción del tra­ba­jo, que con­lle­va un aumen­to de la tem­po­ra­li­dad y de la sub­con­tra­ta­ción a empre­sas exter­nas.

Exis­te una rela­ción direc­ta entre tem­po­ra­li­dad, sub­con­tra­ta­ción y aumen­to de acci­den­tes labo­ra­les, no sólo en la cons­truc­ción, tam­bién en el sec­tor turís­ti­co, entre otros. La empre­sa hace todo lo posi­ble por apa­ren­tar un mun­do feliz don­de pare­ce que lo últi­mo que impor­ta ahí den­tro es hacer­te tra­ba­jar, aun­que se para nun­ca. De la mis­ma for­ma que aspi­ran a que esa mis­ma fuer­za de tra­ba­jo acep­te una la rela­ción con­trac­tual pre­ca­ria y neo­es­cla­vi­za­do­ra.

Resul­ta com­pli­ca­do con­ju­gar pre­ca­rie­dad labo­ral con ilu­sión en la empre­sa, pero ade­más, ese espí­ri­tu de moti­va­ción impues­to al tra­ba­ja­dor pue­de tener como con­se­cuen­cia, gra­ves pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos. Al estrés de la ruti­na dia­ria, se suma la impo­si­bi­li­dad de ele­gir si quie­res o no quie­res for­mar par­te de la fami­lia-empre­sa. Cada vez menos se tra­ta de hacer tu tarea y olvi­dar­te, aho­ra se exi­ge vol­car el con­jun­to de capa­ci­da­des socia­les y men­ta­les, impli­car­te como si la empre­sa fue­ra tuya. En esta línea apun­tan las pala­bras de Alber­to Nadal miem­bro de la CEOE, cuan­do afir­ma que los jóve­nes deben “ver­se como empre­sa­rios, o como ges­to­res de su pro­pio capi­tal humano den­tro de la empre­sa, desa­rro­llan­do sus capa­ci­da­des para adap­tar­se a los cam­bios”. Para aca­bar dicien­do que la socie­dad “ha de ver en la figu­ra del empre­sa­rio a alguien con ideas, que acep­ta el ries­go de ini­ciar­las”.

Este es el pun­to don­de polí­ti­ca y tra­ba­jo se fusio­nan, para para­dó­ji­ca­men­te ale­jar­se como nun­ca antes de la capa­ci­dad demo­crác­ti­ca colec­ti­va sobre los asun­tos comu­nes que ata­ñen a la ciu­dad. Para poder seguir man­te­nien­do el régi­men de la pro­pie­dad pri­va­da total­men­te anti­cua­do, se bus­ca la cua­dra­tu­ra del círcu­lo: que tra­ba­je­mos apor­tan­do nues­tra vida, ideas, esfuer­zos, ilu­sio­nes, para una empre­sa que te exi­ge entrar a for­mar par­te de su comu­ni­dad, cuan­do por otro lado, des­apa­re­ce toda segu­ri­dad labo­ral y social aumen­tan­do nues­tra nece­si­dad ser­vil con el tra­ba­jo. Todos empre­sa­rios pero sien­do pre­ca­rios, ese es su sue­ño.

Un ejem­plo muy cla­ro: La Gene­ra­li­tat Cata­la­na con el obje­ti­vo de maqui­llar las cifras del paro ofre­ce a las empre­sas, jóve­nes de entre 18 y 25 años licen­cia­dos o con for­ma­ción pro­fe­sio­nal para con­tra­tos no labo­ra­les de has­ta 40 horas. ¿El suel­do? 426 euros, es decir, 1 euro la hora. ¿El obje­ti­vo? En pala­bras de la Gene­ra­li­tat, sir­ve para, “mejo­rar la emplea­bi­li­dad y que la rela­ción con­trac­tual aca­be soli­di­fi­can­do”. Tra­du­ci­do quie­re decir, mejo­rar la sumi­sión de la ser­vi­dum­bre para que se soli­di­fi­que este tipo de rela­ción des­pó­ti­ca. El surrea­lis­mo de la situa­ción se podría resu­mir de la siguien­te mane­ra: Te exi­gen que lo des todo, cuan­do te estás que­dan­do sin nada.

La polí­ti­ca del tra­ba­jo

La rique­za cada vez más, es fru­to de una coope­ra­ción social crea­da den­tro y fue­ra del tra­ba­jo; con­cep­tos como com­par­tir, auto­no­mía, co-crear, empren­der en común, for­man par­te del nue­vo libro de esti­lo en recur­sos huma­nos. Son los mis­mos con­cep­tos y cua­li­da­des pro­pios de la orga­ni­za­ción colec­ti­va, de la inter­ven­ción polí­ti­ca de las mul­ti­tu­des que­rien­do deci­dir sobre sus vidas, son el espí­ri­tu de las pla­zas que bus­can demo­cra­ti­zar la socie­dad. Las mis­mas herra­mien­tas para fines anta­gó­ni­cos: Por un lado, hacer de la polí­ti­ca un meca­nis­mo de explo­ta­ción con fines pri­va­dos, por el otro, hacer polí­ti­ca para el bene­fi­cio común. Nos explo­tan con las mis­mas armas que nos pue­den per­mi­tir sub­ver­tir el régi­men de explo­ta­ción.

La ciu­dad indus­trial del siglo XIX se desa­rro­lló antes de que murie­ra la vie­ja socie­dad feu­dal. Hoy nos suce­de algo pare­ci­do con el tra­ba­jo. Por eso, es nece­sa­rio vin­cu­lar las luchas aun exis­ten­tes den­tro de los cen­tros de tra­ba­jo, con las luchas metro­po­li­ta­nas de los que no tie­nen tra­ba­jo, están en negro, son tem­po­ra­les, los y las pre­ca­rias. La ren­ta bási­ca entre otros dere­chos, se pre­sen­ta como posi­bi­li­dad de cam­bio que otor­gue una alter­na­ti­va a la masi­va pri­va­ti­za­ción de la rique­za, como nexo de unión entre dis­tin­tos mun­dos del tra­ba­jo. Una masi­va pre­ca­ri­za­ción de la socie­dad, debe tener una res­pues­ta des­de toda la socie­dad como cen­tro pro­duc­ti­vo. La deci­sión, sabe­mos que siem­pre es ante todo polí­ti­ca más que eco­nó­mi­ca: según la agen­cia Asso­cia­ted Press, el jefe eje­cu­ti­vo-CEO- David Simon, reci­bió el pasa­do año 2011, una suma total de 137 millo­nes de dóla­res. Una per­so­na que cobra el sala­rio medio de EEUU, 39.112 dóla­res, tar­da­ría 3489 años en ganar lo que Simon con­si­gue en un año.

Sólo a tra­vés de una coor­di­na­ción, más que uni­fi­ca­ción, de las dis­tin­tas reali­da­des, que van des­de los mine­ros has­ta la cama­re­ra de tem­po­ra­da, pue­de hacer visi­ble lo que el filó­so­fo Jac­ques Ran­ciè­re lla­ma, “la exis­ten­cia de un común”. Una exis­ten­cia con el obje­ti­vo de alcan­zar un tiem­po y un espa­cio, “dota­do de una pala­bra común”. Una pala­bra polí­ti­ca para poder decir algo al res­pec­to de lo que vemos, una ren­ta bási­ca para libe­rar­nos del ser­vi­lis­mo y poder deci­dir sobre lo que vemos. Para que los que que­dan apar­te, tomen su par­te.

El matri­mo­nio Webb, en su céle­bre libro, La Demo­cra­cia indus­trial, publi­ca­do en 1898, entien­den que es nece­sa­rio apli­car “la ges­tión de todos los nego­cios por la comu­ni­dad”, con la fina­li­dad de “maxi­mi­zar la igual­dad en la vida, la liber­tad y la bús­que­da de feli­ci­dad”. Hoy esa bús­que­da pasa por­que la comu­ni­dad pue­da ges­tio­nar la ciu­dad, la nue­va fábri­ca. Pen­sar en la exis­ten­cia de can­di­da­tu­ras, pue­den no ver­se reñi­das con el movi­mien­to, siem­pre y cuan­do estén some­ti­das al poder colec­ti­vo de los barrios, las redes y las pla­zas: el ver­da­de­ro ágo­ra de don­de ema­na la polí­ti­ca de los muchos para los muchos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *