Cró­ni­ca anti­ci­pa­da des­de Colom­bia- Mar­co Tobón

A “Car­los”, quién en la men­te de Ber­nar­do Atxa­ga no logró entrar al estadio

Esta es un cró­ni­ca ima­gi­na­ria, pata­fí­si­ca si se quie­re, pen­sa­da y vivi­da des­de Colom­bia, no pre­ten­de se pre­dic­ti­va, quie­re ser soña­do­ra, soli­da­ria, sobre lo que se vivi­rá en el jue­go del 25 de mayo entre el Ath­le­tic Club de Bil­bao y el F.C. Bar­ce­lo­na. Por los aza­res del fút­bol se con­cen­tra­rán en la capi­tal del rei­no de Espa­ña, en el esta­dio “Vicen­te Cal­de­rón”, las dos gran­des escua­dras del fút­bol vas­co y cata­lán, equi­pos cora­ju­dos e intré­pi­dos que arras­tran con­si­go las ilu­sio­nes y los sue­ños de hin­cha­das que en su memo­ria car­gan el dolor y la per­se­cu­ción polí­ti­cas, y tam­bién la dig­ni­dad y la valen­tía, car­gan todos los gri­tos, todas las lágri­mas, todas las pasio­nes, todas las penas y sufri­mien­tos, todas las ile­ga­li­za­cio­nes, todas las tor­tu­ras, las glo­rias y los sue­ños de vic­to­ria. Fút­bol y lucha por la inde­pen­den­cia se entre­la­zan en la estruc­tu­ra emo­cio­nal, ponen a vibrar el cuer­po, pon­drán a vibrar a Madrid ente­ra. La final de la copa del rey de este 2012, con­cen­tra los ingre­dien­tes emo­cio­na­les y polí­ti­cos más sen­si­bles de la his­to­ria de la penín­su­la ibé­ri­ca, equi­pos glo­rio­sos, Bar­ce­lo­na y Ath­le­tic de Bil­bao, sobre los que se agol­pan hin­chas que creen en las posi­bi­li­da­des de liber­tad y jus­ti­cia, serán pro­ta­go­nis­tas de una fies­ta estruen­do­sa, que­da­rán opa­ca­das, irres­pe­ta­das, la figu­ra de un monar­ca des­le­gi­ti­ma­do y una ultra-dere­cha espa­ño­la teme­ro­sa y ridí­cu­la que sen­ti­rá humi­lla­da esa fal­sa uni­dad impe­rial del rei­no. Ya lo dijo Albet Camus: «no hay un lugar de mayor feli­ci­dad huma­na que un esta­dio lleno de fút­bol». Con toda la ale­gría y el mere­ci­do dere­cho, y segu­ra­men­te tam­bién jun­to a madri­le­ños y espa­ño­les sen­si­bles e inte­li­gen­tes, sim­pa­ti­zan­tes de la liber­tad, “le move­re­mos el catre” al Madrid reac­cio­na­rio. Ya veo a muchos hin­chas dis­fra­za­dos de ele­fan­tes, el esta­dio deco­ra­do con imá­ge­nes de Biel­sa, de Mes­si, pan­car­tas her­mo­sas con imá­ge­nes de la recu­pe­ra­ción sobe­ra­na de YPF, la ima­gen de la juez María Ser­vi­ni de Cubría – quién tie­ne en sus manos el tes­ti­mo­nio de cin­cuen­ta que­re­llan­tes con­tra los crí­me­nes fran­quis­tas, entre ellos el de Sal­va­dor Puig Antich – jun­to a la de Mara­do­na y el Che Gue­ve­ra, Argen­ti­na impli­ca­da, Argen­ti­na cohe­ren­te y rebel­de, los irrin­tzis tam­bién se ento­nan des­de la Amé­ri­ca Latina.

Qui­zás para las dos hin­cha­das ami­gas no impor­te el resul­ta­do de este jue­go final, aun­que sería excep­cio­nal que se repi­tie­ra esa golea­da memo­ra­ble de la tem­po­ra­da de 1929 cuan­do el Ath­le­tic le pro­pi­nó 12 gola­zos a un Bar­ce­lo­na que ape­nas logró una sim­ple y hon­ro­sa ano­ta­ción. Es pro­ba­ble que esto acon­tez­ca, el Ath­le­tic vie­ne con los arro­jos encen­di­dos y los méri­tos demos­tra­dos des­pués de que la copa de la Euro­pa Lea­gue se le esca­pa­ra en Buca­rest ante un suer­tu­do Atlé­ti­co de Madrid. Esta tal “derro­ta”, como la lla­man en los dia­rios depor­ti­vos, escon­de gran­des ense­ñan­zas de madu­rez depor­ti­va para la his­to­ria del club y de la hin­cha­da. Como nos lo recuer­da Bolí­var el liber­ta­dor, aquel cara­que­ño de ances­tros viz­caí­nos, “el arte de ven­cer se apren­de en las derro­tas”, y vas­cos y cata­la­nes en su his­to­ria y en sus luchas lo han ates­ti­gua­do, la fir­me­za de sus con­vic­cio­nes y aspi­ra­cio­nes de liber­tad no abdi­can tan fácil­men­te, los cami­nos que se han for­ja­do para alcan­zar la supera­ción de sus con­flic­tos y la paz lo demues­tran. Como lo repi­tie­ra el his­to­ria­dor colom­biano Ger­mán Arci­nie­gas, “los vas­cos, siem­pre tozu­dos en cues­tio­nes de honor”. Es inevi­ta­ble no pen­sar­lo, el fút­bol y espe­cial­men­te aquel jue­go del 25 de mayo será una poé­ti­ca metá­fo­ra de los cami­nos polí­ti­cos tran­si­ta­dos his­tó­ri­ca­men­te por vas­cos y cata­la­nes, “el equi­po está para jugár­se­la toda, una vez más”, las derro­tas no hacen mella, son poten­cia­li­za­do­ras de las aspi­ra­cio­nes colec­ti­vas. Esta vez el des­ca­la­bro finan­cie­ro y las des­gra­cias no se camu­fla­rán con goles, aquí se tra­ta de un fes­te­jo depor­ti­vo col­ma­do de pintxos, de copas, de abra­zos, de recla­mos al res­pe­to a la auto­de­ter­mi­na­ción. Decía Milán Kun­de­ra que el fút­bol es un pen­sa­mien­to que se jue­ga más con la cabe­za que con los pies, y meta­fó­ri­ca­men­te al diver­ti­do fút­bol, diría que la his­to­ria se jue­ga con la cabe­za y con el cora­zón y con las cer­te­zas gana­das y con las son­ri­sas. El fút­bol como metá­fo­ra del jue­go polí­ti­co, como ejem­plo miti­ga­dor de los sen­ti­dos dra­má­ti­cos sobre la vida. Vaya opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca para ser con­se­cuen­tes con el nue­vo momen­to polí­ti­co que vive Eus­kal Herria; vale la pena ima­gi­nar un encuen­tro en el cam­po de jue­go entre los gobier­nos espa­ñol y fran­cés, éste últi­mo con su más recien­te con­tra­ta­ción Fra­nçois Hollan­de, y el pue­blo vas­co. Todos juga­rán de loca­les y al des­nu­do, Rubal­ca­ba y Rajoy como volan­tes en el con­jun­to espa­ñol, inclu­so con el juez Gran­de Mar­las­ka en la línea defen­si­va, guar­dia civil en la ban­ca suplen­te, tam­bién en pelo­tas, bor­bo­nes de guar­da­me­tas y los ban­que­ros segu­ra­men­te en la asis­ten­cia téc­ni­ca. El com­bi­na­do eus­kal­dún, fiel a su con­cep­to de jue­go, insis­ti­rá en el jue­go lim­pio, sal­ta­rá a la can­cha con una ali­nea­ción teso­ne­ra y expe­ri­men­ta­da con­for­ma­da por suje­tos colec­ti­vos, el Colec­ti­vo de Pre­sos Polí­ti­cos Vas­cos, Amaiur, EA, Ara­lar, Alter­na­ti­ba, Sor­tu y GARA en el aná­li­sis de las juga­das des­ta­ca­das. ETA en el área de calen­ta­mien­to, con toda la bue­na volun­tad, aguar­dan­do un nue­vo momen­to pro­ta­gó­ni­co. Pero para esto se requie­ren árbi­tros impar­cia­les, inclu­so exter­nos y reco­no­ci­dos legí­ti­ma­men­te. Por­que ¿Cómo es posi­ble que el equi­po vas­co no pue­da con­tar con Rafa Díaz, Arka­tiz Rodrí­guez, Sonia Jacin­to, Miren Zaba­le­ta y su magis­tral delan­te­ro Arnal­do Ote­gi, todos for­ma­dos en la can­te­ra y sus­pen­di­dos con amo­nes­ta­cio­nes injus­tas en medio del jue­go? Pero ya lo dijo el mis­mo Arnal­do, “no logra­rán que per­da­mos la con­fian­za en nues­tras posi­bi­li­da­des”. Y así lo creen muchas y muchas en Amé­ri­ca Lati­na y el mun­do, muchas y muchas que con segu­ri­dad esta­rán el 25 de mayo con sus tele­vi­so­res encen­di­dos en cam­pos, en barria­das, en uni­ver­si­da­des, en casas y bares, unos enca­ra­ma­dos en el teja­do ajus­tan­do la ante­na para coger la señal, otros com­par­tien­do su señal de cable hight defi­ni­tion, otros en inter­net, asis­tien­do a un encuen­tro fut­bo­lís­ti­co his­tó­ri­co y sin­tien­do y gri­tan­do, qui­zás no «Ath­le­tic beti zure­kin» ‑por­que mucho hin­chas del Bar­ce­lo­na hay por estas tierras‑, pero cier­ta­men­te “Aska­ta­su­na, beti zurekin”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.