Cró­ni­ca anti­ci­pa­da des­de Colom­bia- Mar­co Tobón

A “Car­los”, quién en la men­te de Ber­nar­do Atxa­ga no logró entrar al estadio

Esta es un cró­ni­ca ima­gi­na­ria, pata­fí­si­ca si se quie­re, pen­sa­da y vivi­da des­de Colom­bia, no pre­ten­de se pre­dic­ti­va, quie­re ser soña­do­ra, soli­da­ria, sobre lo que se vivi­rá en el jue­go del 25 de mayo entre el Ath­le­tic Club de Bil­bao y el F.C. Bar­ce­lo­na. Por los aza­res del fút­bol se con­cen­tra­rán en la capi­tal del rei­no de Espa­ña, en el esta­dio “Vicen­te Cal­de­rón”, las dos gran­des escua­dras del fút­bol vas­co y cata­lán, equi­pos cora­ju­dos e intré­pi­dos que arras­tran con­si­go las ilu­sio­nes y los sue­ños de hin­cha­das que en su memo­ria car­gan el dolor y la per­se­cu­ción polí­ti­cas, y tam­bién la dig­ni­dad y la valen­tía, car­gan todos los gri­tos, todas las lágri­mas, todas las pasio­nes, todas las penas y sufri­mien­tos, todas las ile­ga­li­za­cio­nes, todas las tor­tu­ras, las glo­rias y los sue­ños de vic­to­ria. Fút­bol y lucha por la inde­pen­den­cia se entre­la­zan en la estruc­tu­ra emo­cio­nal, ponen a vibrar el cuer­po, pon­drán a vibrar a Madrid ente­ra. La final de la copa del rey de este 2012, con­cen­tra los ingre­dien­tes emo­cio­na­les y polí­ti­cos más sen­si­bles de la his­to­ria de la penín­su­la ibé­ri­ca, equi­pos glo­rio­sos, Bar­ce­lo­na y Ath­le­tic de Bil­bao, sobre los que se agol­pan hin­chas que creen en las posi­bi­li­da­des de liber­tad y jus­ti­cia, serán pro­ta­go­nis­tas de una fies­ta estruen­do­sa, que­da­rán opa­ca­das, irres­pe­ta­das, la figu­ra de un monar­ca des­le­gi­ti­ma­do y una ultra-dere­cha espa­ño­la teme­ro­sa y ridí­cu­la que sen­ti­rá humi­lla­da esa fal­sa uni­dad impe­rial del rei­no. Ya lo dijo Albet Camus: «no hay un lugar de mayor feli­ci­dad huma­na que un esta­dio lleno de fút­bol». Con toda la ale­gría y el mere­ci­do dere­cho, y segu­ra­men­te tam­bién jun­to a madri­le­ños y espa­ño­les sen­si­bles e inte­li­gen­tes, sim­pa­ti­zan­tes de la liber­tad, “le move­re­mos el catre” al Madrid reac­cio­na­rio. Ya veo a muchos hin­chas dis­fra­za­dos de ele­fan­tes, el esta­dio deco­ra­do con imá­ge­nes de Biel­sa, de Mes­si, pan­car­tas her­mo­sas con imá­ge­nes de la recu­pe­ra­ción sobe­ra­na de YPF, la ima­gen de la juez María Ser­vi­ni de Cubría – quién tie­ne en sus manos el tes­ti­mo­nio de cin­cuen­ta que­re­llan­tes con­tra los crí­me­nes fran­quis­tas, entre ellos el de Sal­va­dor Puig Antich – jun­to a la de Mara­do­na y el Che Gue­ve­ra, Argen­ti­na impli­ca­da, Argen­ti­na cohe­ren­te y rebel­de, los irrin­tzis tam­bién se ento­nan des­de la Amé­ri­ca Latina.

Qui­zás para las dos hin­cha­das ami­gas no impor­te el resul­ta­do de este jue­go final, aun­que sería excep­cio­nal que se repi­tie­ra esa golea­da memo­ra­ble de la tem­po­ra­da de 1929 cuan­do el Ath­le­tic le pro­pi­nó 12 gola­zos a un Bar­ce­lo­na que ape­nas logró una sim­ple y hon­ro­sa ano­ta­ción. Es pro­ba­ble que esto acon­tez­ca, el Ath­le­tic vie­ne con los arro­jos encen­di­dos y los méri­tos demos­tra­dos des­pués de que la copa de la Euro­pa Lea­gue se le esca­pa­ra en Buca­rest ante un suer­tu­do Atlé­ti­co de Madrid. Esta tal “derro­ta”, como la lla­man en los dia­rios depor­ti­vos, escon­de gran­des ense­ñan­zas de madu­rez depor­ti­va para la his­to­ria del club y de la hin­cha­da. Como nos lo recuer­da Bolí­var el liber­ta­dor, aquel cara­que­ño de ances­tros viz­caí­nos, “el arte de ven­cer se apren­de en las derro­tas”, y vas­cos y cata­la­nes en su his­to­ria y en sus luchas lo han ates­ti­gua­do, la fir­me­za de sus con­vic­cio­nes y aspi­ra­cio­nes de liber­tad no abdi­can tan fácil­men­te, los cami­nos que se han for­ja­do para alcan­zar la supera­ción de sus con­flic­tos y la paz lo demues­tran. Como lo repi­tie­ra el his­to­ria­dor colom­biano Ger­mán Arci­nie­gas, “los vas­cos, siem­pre tozu­dos en cues­tio­nes de honor”. Es inevi­ta­ble no pen­sar­lo, el fút­bol y espe­cial­men­te aquel jue­go del 25 de mayo será una poé­ti­ca metá­fo­ra de los cami­nos polí­ti­cos tran­si­ta­dos his­tó­ri­ca­men­te por vas­cos y cata­la­nes, “el equi­po está para jugár­se­la toda, una vez más”, las derro­tas no hacen mella, son poten­cia­li­za­do­ras de las aspi­ra­cio­nes colec­ti­vas. Esta vez el des­ca­la­bro finan­cie­ro y las des­gra­cias no se camu­fla­rán con goles, aquí se tra­ta de un fes­te­jo depor­ti­vo col­ma­do de pintxos, de copas, de abra­zos, de recla­mos al res­pe­to a la auto­de­ter­mi­na­ción. Decía Milán Kun­de­ra que el fút­bol es un pen­sa­mien­to que se jue­ga más con la cabe­za que con los pies, y meta­fó­ri­ca­men­te al diver­ti­do fút­bol, diría que la his­to­ria se jue­ga con la cabe­za y con el cora­zón y con las cer­te­zas gana­das y con las son­ri­sas. El fút­bol como metá­fo­ra del jue­go polí­ti­co, como ejem­plo miti­ga­dor de los sen­ti­dos dra­má­ti­cos sobre la vida. Vaya opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca para ser con­se­cuen­tes con el nue­vo momen­to polí­ti­co que vive Eus­kal Herria; vale la pena ima­gi­nar un encuen­tro en el cam­po de jue­go entre los gobier­nos espa­ñol y fran­cés, éste últi­mo con su más recien­te con­tra­ta­ción Fra­nçois Hollan­de, y el pue­blo vas­co. Todos juga­rán de loca­les y al des­nu­do, Rubal­ca­ba y Rajoy como volan­tes en el con­jun­to espa­ñol, inclu­so con el juez Gran­de Mar­las­ka en la línea defen­si­va, guar­dia civil en la ban­ca suplen­te, tam­bién en pelo­tas, bor­bo­nes de guar­da­me­tas y los ban­que­ros segu­ra­men­te en la asis­ten­cia téc­ni­ca. El com­bi­na­do eus­kal­dún, fiel a su con­cep­to de jue­go, insis­ti­rá en el jue­go lim­pio, sal­ta­rá a la can­cha con una ali­nea­ción teso­ne­ra y expe­ri­men­ta­da con­for­ma­da por suje­tos colec­ti­vos, el Colec­ti­vo de Pre­sos Polí­ti­cos Vas­cos, Amaiur, EA, Ara­lar, Alter­na­ti­ba, Sor­tu y GARA en el aná­li­sis de las juga­das des­ta­ca­das. ETA en el área de calen­ta­mien­to, con toda la bue­na volun­tad, aguar­dan­do un nue­vo momen­to pro­ta­gó­ni­co. Pero para esto se requie­ren árbi­tros impar­cia­les, inclu­so exter­nos y reco­no­ci­dos legí­ti­ma­men­te. Por­que ¿Cómo es posi­ble que el equi­po vas­co no pue­da con­tar con Rafa Díaz, Arka­tiz Rodrí­guez, Sonia Jacin­to, Miren Zaba­le­ta y su magis­tral delan­te­ro Arnal­do Ote­gi, todos for­ma­dos en la can­te­ra y sus­pen­di­dos con amo­nes­ta­cio­nes injus­tas en medio del jue­go? Pero ya lo dijo el mis­mo Arnal­do, “no logra­rán que per­da­mos la con­fian­za en nues­tras posi­bi­li­da­des”. Y así lo creen muchas y muchas en Amé­ri­ca Lati­na y el mun­do, muchas y muchas que con segu­ri­dad esta­rán el 25 de mayo con sus tele­vi­so­res encen­di­dos en cam­pos, en barria­das, en uni­ver­si­da­des, en casas y bares, unos enca­ra­ma­dos en el teja­do ajus­tan­do la ante­na para coger la señal, otros com­par­tien­do su señal de cable hight defi­ni­tion, otros en inter­net, asis­tien­do a un encuen­tro fut­bo­lís­ti­co his­tó­ri­co y sin­tien­do y gri­tan­do, qui­zás no «Ath­le­tic beti zure­kin» ‑por­que mucho hin­chas del Bar­ce­lo­na hay por estas tierras‑, pero cier­ta­men­te “Aska­ta­su­na, beti zurekin”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *