Con­flic­to y veri­fi­ca­ción- Iña­ki Egaña

La sepa­ra­ción de pode­res es una de las máxi­mas de los sis­te­mas demo­crá­ti­cos, esos que se rigen por el nivel de apo­yo a can­di­da­tu­ras polí­ti­cas cada cier­to tiem­po. La impar­cia­li­dad de los árbi­tros es una de las cla­ves del sis­te­ma. Su ero­sión, pre­ci­sa­men­te, pro­vo­ca esa des­con­fian­za gene­ral con­tra el sis­te­ma que, en situa­ción sos­te­ni­da de cri­sis eco­nó­mi­ca, es capaz de alen­tar inclu­so la aper­tu­ra de puer­tas totalitarias.

Espa­ña, a lo lar­go de su recien­te his­to­ria, se ha espe­cia­li­za­do en la mez­cla de sus pode­res (jue­ces dipu­tados y vice­ver­sa), en la intro­mi­sión de ele­men­tos aje­nos a las diná­mi­cas polí­ti­cas en el entra­ma­do de man­do (Ejér­ci­to, Poli­cía y víc­ti­mas) y, sobre todo, en una autar­quía socio-polí­ti­ca que úni­ca­men­te con la lla­ma­da Foto de las Azo­res inten­tó supe­rar. No lo hizo por­que eli­gió la peor opción de las posibles.

El con­flic­to vas­co-espa­ñol ha per­mi­ti­do reco­no­cer con dete­ni­mien­to las esen­cias sobre las que se asien­ta la mayo­ría socio­ló­gi­ca espa­ño­la. Des­de la dere­cha a la izquier­da. Y aho­ra que el mis­mo entra en una nue­va fase, sin per­der un ápi­ce el con­cep­to de enfren­ta­mien­to que bus­ca Madrid, la cru­de­za con la que el Gobierno de Rajoy plan­tea el nue­vo esce­na­rio es sintomática.

¿Sin­to­má­ti­ca?

Efec­ti­va­men­te. Por­que la apues­ta espa­ño­la sigue sien­do la de la «gue­rra pre­ven­ti­va». El mun­do post-Bush toda­vía no ha lle­ga­do a la Espa­ña de Fras­cue­lo y de María, de cha­ran­ga y de pan­de­re­ta. La res­pues­ta espa­ño­la a la Comi­sión de Veri­fi­ca­ción y a los men­sa­jes de la mayo­ría social vas­ca está sus­ten­ta­da, pre­ci­sa­men­te, en las per­cep­cio­nes de la gue­rra pre­ven­ti­va: «el enemi­go no es tal y como se pre­sen­ta, sino tal y como yo lo engendro».

Me da igual que diga que hay desar­me, volun­tad y deter­mi­na­ción en aban­do­nar las accio­nes arma­das. Me da igual que seña­le su dis­po­si­ción a apa­ci­guar los áni­mos y bus­car una sali­da. Todo me da igual por­que, dicen los ideó­lo­gos his­pa­nos, yo ya he cons­trui­do mi pecu­liar y par­ti­cu­lar con­trin­can­te. Y de ahí no me voy a mover.

Esta idea ha sido amplia­men­te desa­rro­lla­da en los últi­mos tiem­pos por José María Aznar y Feli­pe Gon­zá­lez. Los padres de la Espa­ña moder­na. A la som­bra de cada uno de ellos se podrán escon­der Mayor Ore­ja, Ace­bes, Rajoy, Sola­na, Pérez Rubal­ca­ba o ape­lli­dos más o menos cono­ci­dos. Todos ellos coin­ci­den, sin embar­go, en la cons­truc­ción colec­ti­va y vir­tual del con­te­ni­do del con­flic­to. Nada que ver con la realidad.

Por eso las decla­ra­cio­nes pre­vias de la Euro­pol, cuyo direc­tor has­ta hace bien poco era el espa­ñol Mariano Siman­cas, seña­lan­do que ETA seguía en sus tre­ce. Por eso esas fil­tra­cio­nes de cobros del impues­to revo­lu­cio­na­rio las pasa­das Navi­da­des. Por eso las decla­ra­cio­nes de Fer­nán­dez de que ETA no aten­ta­rá antes de las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas de Gas­teiz, como dejan­do caer que lo hará des­pués de las mismas.

La cons­truc­ción del esce­na­rio no tie­ne nada que ver con la reali­dad. Des­de las armas de des­truc­ción masi­va, la emer­gen­te «gue­rra pre­ven­ti­va» ha sido capaz de jus­ti­fi­car todo y hacer que una socie­dad, con sus repre­sen­tan­tes inclui­dos, vayan detrás de la mis­ma tesis, como expe­ri­men­tó Kon­rad Lorenz con sus patos de laboratorio.

Resul­ta paté­ti­ca la una­ni­mi­dad entre Rubal­ca­ba y Fer­nán­dez a cuen­ta de la Comi­sión de Veri­fi­ca­ción. Lo dijo el «socia­lis­ta» a comien­zos de 2011, lo ha dicho el «popu­lar» hace unos días: «El gobierno no nece­si­ta veri­fi­ca­do­res inter­na­cio­na­les. Para ello ya tie­ne a la Guar­dia Civil y a la Poli­cía». Árbi­tros com­pra­dos, sería el comen­ta­rio más exten­di­do. ¿No hay sepa­ra­ción de poderes?

La Poli­cía y la Guar­dia Civil son, pre­ci­sa­men­te, una de las par­tes acti­vas en el con­flic­to. La que pre­sio­na des­de Euro­pol, la que inun­da de infor­mes cap­cio­sos a fis­ca­les y jue­ces (¿quién into­xi­có si no fue la Guar­dia Civil de que «Egun­ka­ria» y «Egin» eran los sus­ti­tu­tos de «Zuzen» y «Zuta­be»?), la que con­ti­nua­men­te rea­li­za infor­mes en los que una cami­se­ta del Ché Gue­va­ra es sím­bo­lo de etis­mo y una pega­ti­na con­tra la inci­ne­ra­do­ra de «apo­lo­gía y con­ni­ven­cia con el terrorismo».

No pre­ten­do hacer una lis­ta, que por otro lado sería lar­guí­si­ma, sino recor­dar algu­nos pasa­jes en los que el pro­ta­go­nis­mo poli­cial fue el san­to y seña de, en todos los casos, la pos­tu­ra más intran­si­gen­te del Esta­do en rela­ción al con­flic­to vas­co-espa­ñol. Cuan­do en 1981 Teje­ro dio el gol­pe de Esta­do, no lo hizo entran­do en el Par­la­men­to his­pano con la com­par­sa de Cal­de­re­ros, sino con dos cen­te­na­res de guar­dias civiles.

Cuan­do des­de las entra­ñas del Esta­do fue dise­ña­do tan­to el BVE como el GAL, los correos, los eje­cu­to­res en oca­sio­nes, los que fija­ban los obje­ti­vos… no eran apren­di­ces de alfa­re­ría o ani­ma­do­ras del Fuen­la­bra­da, sino poli­cías. Cuan­do dis­pa­ra­ron fue­go real para repri­mir («tirar a matar») no lo hicie­ron en barra­cas de tiro al blan­co o en el polí­gono de las Bar­de­nas, sino en pla­zas y calles.

Cuan­do las gran­des mafias del con­tra­ban­do, de la dro­ga, del taba­co o de la maqui­na­ria más sofis­ti­ca­da tejían sus redes y estas emer­gían por inves­ti­ga­ción, siem­pre apa­re­cían man­dos poli­cia­les o mili­ta­res. Extor­sio­nes a esta­ble­ci­mien­tos noc­tur­nos, pros­ti­tu­ción, esta­fas, atra­cos a mano arma­da, ven­ta de armas, corrup­ción, sobor­nos… ¿A pesar de su con­di­ción? ¿O por ella misma?

En 2011, los sin­di­ca­tos de la Guar­dia Civil y de la Poli­cía alum­bra­ron un docu­men­to con­jun­to en el que decían que la decla­ra­ción de ETA de alto el fue­go era una tram­pa al obje­to de que la izquier­da aber­tza­le tuvie­ra una cober­tu­ra legal para pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes. ¿Quién defien­de eso a estas altu­ras? Pues la Poli­cía y la Guar­dia Civil, la mis­ma que, según Inte­rior espa­ñol, tie­ne medios para veri­fi­car mejor que los de la CIV.

Algu­nos jue­ces de la Audien­cia Nacio­nal, nada sos­pe­cho­sa de con­ni­ven­cia con el sepa­ra­tis­mo vas­co, ya han hecho saber que los tex­tos de los «peri­tos» poli­cia­les son manua­les de opi­nión y no, pre­ci­sa­men­te, infor­mes peri­cia­les. Lo dijo Gómez Ber­mú­dez: «Del examen de la docu­men­ta­ción uni­da a los infor­mes y del resul­ta­do del pro­pio inte­rro­ga­to­rio en el ple­na­rio de los com­pa­re­cien­tes, con­clui­mos que no esta­mos ante una autén­ti­ca peri­cial, pues los fun­cio­na­rios actuan­tes lo que hacen es plan­tear al ins­truc­tor una tesis tras el aná­li­sis de dife­ren­tes fuen­tes de conocimientos».

Los veri­fi­ca­do­res de Fer­nán­dez son los mis­mos que en los últi­mos 50 años han pro­vo­ca­do 10.000 denun­cias de tor­tu­ra. ¿Se les pue­de hacer caso? Denun­cias de tor­tu­ra de todo tipo y modo. Hace poco el juez Ramón Sáez Val­cár­cel afea­ba a Gran­de-Mar­las­ka por no haber teni­do en cuen­ta que la con­de­na a un ciu­da­dano vas­co se había efec­tua­do con la úni­ca prue­ba de car­go de alguien que había denun­cia­do tor­tu­ras. Más de lo mis­mo. Veri­fi­ca­ción de la no veri­fi­ca­ción, ese es el jue­go macabro.

La madre del cor­de­ro. Si Espa­ña abre la espi­ta a la veri­fi­ca­ción inter­na­cio­nal, sal­dría de su cas­ca­rón para admi­tir que lle­va 50 años tor­tu­ran­do en sus comi­sa­rías, matan­do a dece­nas de ciu­da­da­nos en ese tiem­po en con­tro­les visi­bles o invi­si­bles, apli­can­do la pena de muer­te extra­ju­di­cial­men­te, negan­do el ejer­ci­cio de dere­chos fun­da­men­ta­les… Y, a lo mejor, que ETA tenía razón política.

Una CIV, no olvi­de­mos que con par­ti­ci­pan­tes de ese sta­blish­ment que Madrid ha defen­di­do per­ma­nen­te­men­te, que ha veri­fi­ca­do que ETA está en stand bye con volun­tad de pasar a situa­ción de off. Es cues­tión de tiem­po que las mira­das se deri­ven hacia la otra de las par­tes. Y enton­ces todo se des­mo­ro­na­rá. A no ser de que los favo­ri­tos de Rubal­ca­ba y Fer­nán­dez saquen de nue­vo los tan­ques a la calle.

Nadie, en su sano jui­cio, pue­de pre­ten­der que un con­flic­to, mayor, menor o del tama­ño que sea, se cie­rre con la inter­ven­ción arbi­tral de una de las par­tes. Inter­ven­ción, ade­más, de quie­nes más han pues­to la car­ne en el asa­dor para que el orden esta­ble­ci­do se man­ten­ga ad eter­num. Una par­te que, a pesar de la lar­ga lis­ta de adu­la­do­res mediá­ti­cos que hacen de apo­lo­ge­tas, da gol­pes de Esta­do, tor­tu­ra e infor­ma de mane­ra tor­ti­ce­ra y cla­ra­men­te moti­va­da por una situa­ción polí­ti­ca que le repor­ta bene­fi­cios de todo tipo en su par­ti­cu­lar «gue­rra pre­ven­ti­va». Gue­rra, no per­da­mos la pers­pec­ti­va, con­tra el inde­pen­den­tis­mo, no con­tra el terrorismo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *