Meta­fí­si­ca con­tra maqui­na­ria: Marx, Key­nes, Minsky y la cri­sis- Ale­jan­dro Nadal

Una ver­sión muy popu­lar sobre los orí­ge­nes de la cri­sis sos­tie­ne que la ava­ri­cia con­du­jo a los ope­ra­do­res del sec­tor finan­cie­ro al exce­so que gene­ró la deba­cle. Es una inter­pre­ta­ción de la cri­sis que encuen­tra muchos adep­tos por­que per­mi­te encon­trar la falla en las debi­li­da­des y vicios de unas cuan­tas per­so­nas. El sis­te­ma está bien, sólo que siem­pre hay unas cuan­tas man­za­nas podri­das que todo lo echan a perder.

De entra­da esta repre­sen­ta­ción de la cri­sis tie­ne un pro­ble­ma. Se supo­ne que el mer­ca­do es un dis­po­si­ti­vo que se nutre del egoís­mo y de la ambi­ción indi­vi­dual. Como dice Adam Smith, es pre­ci­sa­men­te por­que los indi­vi­duos son egoís­tas y per­si­guen su inte­rés per­so­nal que se logra una situa­ción de armo­nía social en y por el mer­ca­do. De ahí su metá­fo­ra: es como si cada uno fue­ra guia­do por una “mano invi­si­ble” y por su egoís­mo ter­mi­na­ra hacien­do el bien para todos los demás. ¿Cómo es que aho­ra la ambi­ción des­me­di­da pro­vo­ca las crisis?

Bueno, tam­bién se dice que la des­re­gu­la­ción del sec­tor ban­ca­rio hizo posi­ble la deba­cle. La ambi­ción habría sido el motor, pero la eli­mi­na­ción de con­tro­les sobre el sec­tor ban­ca­rio y finan­cie­ro abrió el camino para el des­plie­gue de esas pasio­nes, tra­yen­do con­si­go gra­ves impli­ca­cio­nes macroeconómicas.

Pero aquí hay algo intere­san­te. Resul­ta que si son las pasio­nes des­me­di­das las que engen­dran la cri­sis, enton­ces lo que se nece­si­ta para pre­ve­nir­la es esta­ble­cer los lími­tes ade­cua­dos a tal fre­ne­sí. En el caso actual, la cri­sis se hubie­ra evi­ta­do si se hubie­ran pues­to lími­tes a la ambi­ción des­me­di­da. En sín­te­sis, el sis­te­ma eco­nó­mi­co está bien, pero a veces algu­nos seres huma­nos lo des­ca­rri­lan por su con­duc­ta malé­vo­la o torcida.

Cla­ro, la retó­ri­ca que uti­li­za la teo­ría eco­nó­mi­ca bus­ca expur­gar cual­quier refe­ren­cia a la moral y se pre­fie­re usar la pala­bra “expec­ta­ti­vas” en lugar de “pasio­nes”: los agen­tes eco­nó­mi­cos tie­nen expec­ta­ti­vas que se for­man de mane­ra más o menos racio­nal. Y así, des­de Key­nes has­ta Lucas, pasan­do por Minsky, los pla­nes de inver­sión y con­su­mo de los agen­tes que inte­gran una eco­no­mía se for­jan a tra­vés de los esfuer­zos para enfren­tar la incer­ti­dum­bre (Key­nes) o para frus­trar las inter­ven­cio­nes del gobierno (Lucas).

El aná­li­sis de Minsky es más sofis­ti­ca­do, pero des­can­sa en la mis­ma idea. Al igual que otros auto­res post-Key­ne­sia­nos, Minsky ofre­ce un mode­lo más serio sobre el fun­cio­na­mien­to de una eco­no­mía mone­ta­ria capi­ta­lis­ta que lo que pro­po­ne la teo­ría con­ven­cio­nal. En su expli­ca­ción sobre la diná­mi­ca de una eco­no­mía capi­ta­lis­ta, el endeu­da­mien­to y los ban­cos tie­nen un papel impor­tan­te. (Aun­que los lec­to­res se sor­pren­de­rán, en los mode­los de la teo­ría con­ven­cio­nal, la que es uti­li­za­da para hacer la apo­lo­gía del neo­li­be­ra­lis­mo, los ban­cos no apa­re­cen por nin­gún lado. Sí, así como lo leye­ron: en los mode­los de los eco­no­mis­tas del sis­te­ma, ni los ban­cos, ni el endeu­da­mien­to tie­nen el lugar que mere­cen. Pero me estoy des­vian­do del tema).

Aquí lo impor­tan­te es des­ta­car que en el mode­lo de Minsky sobre las cri­sis finan­cie­ras el papel de las expec­ta­ti­vas es cru­cial. En las fases de tran­qui­li­dad en una eco­no­mía capi­ta­lis­ta, los agen­tes eco­nó­mi­cos, empre­sa­rios en la eco­no­mía real o pres­ta­mis­tas en el sec­tor finan­cie­ro encuen­tran que sus expec­ta­ti­vas sobre la evo­lu­ción favo­ra­ble de la eco­no­mía se están con­fir­man­do. Pro­ce­den a corre­gir­las al alza y eso con­du­ce a la apre­cia­ción de sus acti­vos, lo que les per­mi­te mayor apa­lan­ca­mien­to y endeu­da­mien­to. Y eso con­du­ce nue­va­men­te a nue­vas correc­cio­nes en su con­duc­ta como toma­do­res de ries­go y así suce­si­va­men­te. Pero poco a poco el pro­ce­so se ago­ta y arran­ca un pro­ce­so de defla­ción. Es la cri­sis y en su desa­rro­llo, el com­po­nen­te sub­je­ti­vo (la for­ma­ción de expec­ta­ti­vas) desem­pe­ña un papel fundamental.

Exis­te otra visión sobre los des­ca­la­bros que sufren las eco­no­mías capi­ta­lis­tas. En ella el sis­te­ma eco­nó­mi­co con­du­ce a la cri­sis inde­pen­dien­te­men­te de la for­ma­ción de expec­ta­ti­vas o de las moti­va­cio­nes de la con­duc­ta de los agen­tes. En esta per­cep­ción el sis­te­ma eco­nó­mi­co es como una maqui­na­ria cuyas con­tra­dic­cio­nes inter­nas impri­men el dina­mis­mo que con­du­ce a las cri­sis. No se tra­ta aquí de saber qué pasa cuan­do los agen­tes abra­zan pro­nós­ti­cos más o menos opti­mis­tas sobre el futu­ro de la eco­no­mía, o cuan­do se equi­vo­can en sus anti­ci­pa­cio­nes. La eco­no­mía fun­cio­na de tal mane­ra que la cri­sis es inevi­ta­ble, cual­quie­ra que sea el pro­ce­so y el resul­ta­do de la for­ma­ción de expectativas.

Es a lo que con­du­ce el aná­li­sis de Marx. Las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo, y en espe­cial la lucha de cla­ses, son la incu­ba­do­ra de la(s) cri­sis, inde­pen­dien­te­men­te de las moti­va­cio­nes y expec­ta­ti­vas de los agen­tes. Ni el sub-con­su­mo, ni la sobre pro­duc­ción son sufi­cien­tes para dete­ner per­ma­nen­te­men­te el pro­ce­so de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta. En cam­bio, la ley ten­den­cial sobre la caí­da de la tasa de ganan­cia eri­ge una barre­ra para la expan­sión del capi­tal que sola­men­te pue­de resol­ver­se en y a tra­vés de la cri­sis. Esa ley se mani­fies­ta sin impli­car una refe­ren­cia a las anti­ci­pa­cio­nes de los agentes.

Es cier­to que hay para­le­lis­mos entre el aná­li­sis de Key­nes-Minsky y de Marx. Sin duda sus aná­li­sis son com­ple­men­ta­rios y desem­bo­can cla­ra­men­te en la mis­ma con­clu­sión: una eco­no­mía capi­ta­lis­ta es inhe­ren­te­men­te ines­ta­ble. Key­nes diría que, ade­más, es capaz de man­te­ner nive­les social­men­te inacep­ta­bles de des­em­pleo duran­te mucho tiem­po. Por eso es nece­sa­ria la acción del gobierno y se abre el deba­te sobre los dife­ren­tes méri­tos de la polí­ti­ca fis­cal ver­sus la mone­ta­ria, etc. Pero la dife­ren­cia pro­fun­da entre Marx y Key­nes-Minsky es que en el pri­me­ro no hay mane­ra de evi­tar la cri­sis. El capi­ta­lis­mo no es sólo ‘inhe­ren­te­men­te ines­ta­ble’, sino que es sinó­ni­mo de des­igual­dad y cri­sis. La sali­da no es una regu­la­ción ade­cua­da o una inter­ven­ción efi­caz, sino la tran­si­ción a un sis­te­ma social­men­te deseable.

http://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​i​d​=​4​858

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *