Jui­cios polí­ti­cos como estra­te­gia repre­si­va- Borro­ka Garaia

De nue­vo el esta­do espa­ñol nos mues­tra su cara repre­si­va median­te jui­cios polí­ti­cos como el del “caso bate­ra­gu­ne” con la inten­ción de rete­ner a mili­tan­tes vas­cos en la cár­cel. La sen­ten­cia del Tri­bu­nal Supre­mo que con­fir­ma las con­de­nas a Arnal­do Ote­gi, Rafa Díez, Arkaitz Rodrí­guez, Sonia Jacin­to y Miren Zaba­le­ta es una pie­za más de la estra­te­gia vio­len­ta del esta­do, una estra­te­gia con fines polí­ti­cos que no es nue­va pero no por ello deja de ser menos escan­da­lo­sa y que colo­ca al esta­do espa­ñol fue­ra de las coor­de­na­das míni­mas exi­gi­bles a un esta­do que se auto­pro­cla­ma democrático.

Los fir­man­tes del Acuer­do de Ger­ni­ka han con­vo­ca­do movi­li­za­cio­nes de denun­cia maña­na por la tar­de en las cuatro capi­ta­les de Hego Eus­kal Herria y en otras loca­li­da­de. El sába­do tam­bién se rea­li­za­rá una movi­li­za­ción en Elgoibar.

Esta diná­mi­ca repre­si­va cen­tra­da en el movi­mien­to polí­ti­co, ins­ti­tu­cio­nal y social que ha lle­va­do a la ile­ga­li­za­ción de nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes y par­ti­dos polí­ti­cos al son del estri­bi­llo del “todo es ETA” tuvo el pri­mer pun­to de infle­xión con el auto de la Audien­cia Nacio­nal fir­ma­do por Bal­ta­sar Gar­zón en enero de 1996 que seña­la­ba que KAS debía ser inves­ti­ga­da. En aque­llos momen­tos es posi­ble que la izquier­da aber­tza­le no fue­ra cons­cien­te de la imple­men­ta­ción de una estra­te­gia que ten­dría lar­go reco­rri­do, pero que si se visi­ta aho­ra la heme­ro­te­ca de la épo­ca se podría intuir el cala­do y pre­pa­ra­ción de ésta. El 6 de febre­ro de 1996 El ex-con­se­je­ro vas­co de Inte­rior, Juan María Atutxa (PNV), se pro­nun­ció a favor de ile­ga­li­zar a la coor­di­na­do­ra KAS, la orga­ni­za­ción juve­nil Jarrai, y las Ges­to­ras Pro Amnis­tía. En decla­ra­cio­nes al infor­ma­ti­vo La brú­ju­la, de Onda Cero, Atutxa afir­mó que “éste es un camino para lle­var ante los tri­bu­na­les a quie­nes hacen pro­cla­mas ile­ga­les”: “Yo entien­do que qui­zá no sea lo más correc­to, pero lo que sí pue­do decir es: ile­ga­li­ce­mos a esas siglas ale­ga­les. Con­si­de­ré­mos­las ile­ga­les. Y hablo de ile­ga­li­zar a Jarrai, Egi­zan, Ges­to­ras Pro Amnis­tía y KAS. Por lo menos estas siglas”. Final­men­te el 20‑N de 1998 KAS fue decla­ra­da como orga­ni­za­ción ile­gal. Meses antes la mesa nacio­nal de HB sería con­de­na­da a cár­cel por impul­sar el deba­te entorno a una solu­ción al con­flic­to a tra­vés de la alter­na­ti­va demo­crá­ti­ca. Des­pués ven­drían las ile­ga­li­za­cio­nes de Herri Bata­su­na, Jarrai, Hai­ka, Segi, Ges­to­ras, Ekin, Bata­su­na etc ..

Estas ile­ga­li­za­cio­nes y encar­ce­la­mien­tos rela­cio­na­dos le sir­vie­ron al esta­do para plan­tear una estra­te­gia que en pri­me­ra ins­tan­cia que­ría gol­pear a la colum­na ver­te­bral de la izquier­da aber­tza­le ante el aná­li­sis estra­té­gi­co que habían rea­li­za­do. El cual con­sis­tía en que ante la impo­si­bi­li­dad poli­cial de poner fue­ra de jue­go a ETA se lan­za­rían con­tra el movi­mien­to polí­ti­co y de esta mane­ra pre­sio­na­rían a la izquier­da aber­tza­le a modo de chantaje.

Una estra­te­gia que a lo lar­go de los años ha teni­do diver­sos éxi­tos. Por una par­te ha con­se­gui­do que amplios sec­to­res de la izquier­da aber­tza­le hayan vis­to nece­sa­rio que el fren­te mili­tar sal­ga de las coor­de­na­das del con­flic­to, ha crea­do un esta­do de ansie­dad ante las impli­ca­cio­nes que supo­ne estar fue­ra de las ins­ti­tu­cio­nes, lo cual solo enca­mi­na hacia la mar­gi­na­ción, y ha ser­vi­do en defi­ni­ti­va para gol­pear cuan­do y don­de se quie­ra ante una masa popu­lar no clan­des­ti­na y por lo tan­to en teo­ría no pre­pa­ra­da para enfren­tar­se a medi­das repre­si­vas que se aden­tran en cier­ta mane­ra en la cruel dure­za de las apli­ca­das a la clandestinidad.

Sin embar­go esa estra­te­gia repre­si­va tam­bién ha teni­do sus derro­tas. No han podi­do “clan­des­ti­ni­zar” al movi­mien­to polí­ti­co ni des­ac­ti­var­lo. Y la mili­tan­cia polí­ti­ca ha aguan­ta­do el hor dago del esta­do pese a encar­ce­la­cio­nes y lejos de pro­du­cir­se un pro­ce­so de mar­gi­na­ción pro­gre­si­vo se ha rever­ti­do de tal mane­ra que la izquier­da aber­tza­le es un refe­ren­te públi­co y social de pri­mer orden y la estra­te­gia ile­ga­li­za­do­ra ha hecho defi­ni­ti­va­men­te aguas.

El esta­do no deja­rá de lado fácil­men­te una estra­te­gia vio­len­ta que le ha traí­do ele­men­tos posi­ti­vos aun­que ten­drá que valo­rar y cali­brar bien has­ta que pun­to podrá seguir lle­van­do­la a cabo. Ya que el chan­ta­je per­ma­nen­te si se extien­de dema­sia­do en el tiem­po pue­de dejar de fun­cio­nar debi­do al cam­bio de con­tex­tos y a su vez el ele­men­to shock per­der efectividad.

En estos momen­tos el siguien­te pel­da­ño de esa estra­te­gia se situa en la bús­que­da de la diso­lu­ción de ETA y es pre­de­ci­ble que por esa línea ahon­da­rán. En el caso de éxi­to con ello con­si­guen que a nivel inter­na­cio­nal baje la impli­ca­ción para resol­ver el con­flic­to, les da la opor­tu­ni­dad de socia­li­zar que éste ha ter­mi­na­do y los pone en una situa­ción don­de podrían lega­li­zar Sor­tu y hacer algu­nos movi­mien­tos con los pre­sos, de esta mane­ra inten­tan cerrar el con­flic­to median­te la asi­mi­la­ción y el enquis­ta­mien­to de la uni­la­te­ra­li­dad que no les compete.

Nece­si­tan inter­ve­nir en el pro­ce­so demo­crá­ti­co median­te chan­ta­je repre­si­vo que deri­ve y pro­fun­di­ce en sumi­sión. Es por ello que la pre­sión e inter­pe­la­ción a los esta­dos para que se posi­cio­nen de una vez a favor de una sali­da demo­crá­ti­ca y pací­fi­ca no debe variar sino incre­men­tar­se cuan­ti­ta­ti­va y cua­li­ta­ti­va­men­te mien­tras que se van levan­tan­do por otro lado las con­di­cio­nes y pre­sio­nes nece­sa­rias que pue­dan que­brar el esta­tus quo. Y ponien­do aun­que sea tar­de en algu­nos aspec­tos los lími­tes. En Irlan­da del nor­te fija­ron los lími­tes, para así poder lle­gar a acuer­dos mul­ti­la­te­ra­les y no con­ver­tir un pro­ce­so de solu­ción en una vic­to­ria ingle­sa y unio­nis­ta sino en un pro­ce­so de solu­ción demo­crá­ti­ca que con sus par­tes posi­ti­vas y nega­ti­vas ha ido avanzando.

Ata­jar y con­di­cio­nar la estra­te­gia repre­si­va es difi­cil ya que está ínti­ma­men­te rela­cio­na­da con el pro­ce­so de libe­ra­ción. Y según avan­ce ese pro­ce­so y de pasos posi­ti­vos la reade­cua­ción repre­si­va y su impul­so es una nece­si­dad de esta­do. Es por tan­to que la mejor mane­ra de enfren­tar­se a la repre­sión es pro­fun­di­zan­do en el pro­ce­so de libe­ra­ción, inten­tan­do anu­lar la ren­ta­bi­li­za­ción repre­si­va a nivel póli­ti­co que pue­dan hacer los esta­dos pero siem­pre tenien­do en cuen­ta que eso no hipo­te­que las con­di­cio­nes de avan­ce. Difi­cil man­te­ner el equi­li­brio pero del todo necesario.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.