«En el mar­co del capi­ta­lis­mo no pue­de haber solu­cio­nes». Gara entre­vis­ta a Kos­tas Papa­da­kis del Par­ti­do Comu­nis­ta Griego

p006_f01.jpg

Kos­tas Papa­da­kis, miem­bro de la direc­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta de Gre­cia (KKE) y res­pon­sa­ble de Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les del par­ti­do que ha esta­do en pri­me­ra línea en las pro­tes­tas con­tra los recor­tes socia­les defien­de alian­zas socia­les a nivel de base para luchar por un cam­bio de sistema.

Des­de la fir­ma del pri­mer memo­rán­dum de medi­das eco­nó­mi­cas para poder acce­der al prés­ta­mo del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI) y la Unión Euro­pea (UE), en mayo de 2010, y tras los con­ti­nuos y cada vez más pro­fun­dos recor­tes del gas­to públi­co, la socie­dad grie­ga ha ido aban­do­nan­do su tra­di­cio­nal apo­yo a las polí­ti­cas euro­peas impues­tas des­de Bru­se­las al tiem­po que ha for­ta­le­ci­do un movi­mien­to de cla­ra rup­tu­ra con el neoliberalismo.

Entre los par­ti­dos que han vis­to cre­cer su peso en la socie­dad grie­ga se encuen­tra el Par­ti­do Comu­nis­ta de Gre­cia (KKE). El KKE es la ter­ce­ra fuer­za polí­ti­ca en el actual Par­la­men­to grie­go, y los son­deos sobre inten­ción de voto para las pró­xi­mas elec­cio­nes legis­la­ti­vas le augu­ran el doble del apo­yo con­se­gui­do en los comi­cios de 2009.

Denos­ta­do tan­to por la dere­cha y los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, como por el movi­mien­to liber­ta­rio, el Par­ti­do Comu­nis­ta grie­go emplea un len­gua­je duro con­tra cual­quie­ra que favo­rez­ca o legi­ti­me el actual sis­te­ma eco­nó­mi­co. Pero ha man­te­ni­do fir­me y en pri­me­ra línea a su nume­ro­sa mili­tan­cia en todas y cada una de las huel­gas y mani­fes­ta­cio­nes con­vo­ca­das con­tra las polí­ti­cas antisociales.

En la situa­ción actual ¿qué accio­nes iden­ti­fi­ca el Par­ti­do Comu­nis­ta de Gre­cia como prio­ri­da­des para la izquierda?

Des­de hace años, el KKE ha deja­do de iden­ti­fi­car las fuer­zas polí­ti­cas del país con los con­cep­tos de «izquier­da», «dere­cha» o «cen­tro». Estos con­cep­tos no corres­pon­den a las con­di­cio­nes polí­ti­cas actua­les. Si en el pasa­do el con­cep­to de «izquier­da» sig­ni­fi­ca­ba la rup­tu­ra con la cla­se domi­nan­te, hoy en día par­ti­dos que se auto­de­fi­nen de «izquier­da» par­ti­ci­pan con pla­cer en la admi­nis­tra­ción del capi­ta­lis­mo, en las gue­rras impe­ria­lis­tas y apo­yan la Unión Euro­pea impe­ria­lis­ta. Des­de este pun­to de vis­ta, el KKE pre­fie­re hacer refe­ren­cias de cla­se y no uti­li­zar con­cep­tos cuyo sig­ni­fi­ca­do es obso­le­to. Dicho lo cual, nues­tra prio­ri­dad en estos momen­tos es orga­ni­zar la lucha para impe­dir las medi­das anti­obre­ras, para que no se apli­quen en la prác­ti­ca los recor­tes en los sala­rios, las pen­sio­nes, la eli­mi­na­ción de los dere­chos labo­ra­les, para derro­car la polí­ti­ca anti­po­pu­lar del gobierno. En esta lucha esta­mos dan­do prio­ri­dad a la agru­pa­ción de las fuer­zas socia­les de la cla­se obre­ra, del cam­pe­si­na­do, de las capas medias en las ciu­da­des, en una gran alian­za social que no solo se enfren­te a los mono­po­lios y el impe­ria­lis­mo, sino que tam­bién abra el camino al poder y la eco­no­mía popular.

¿Qué sig­ni­fi­ca para Gre­cia el segun­do memo­ran­do de medi­das eco­nó­mi­cas con­ve­ni­do con el FMI y sus acreedores?

El nue­vo memo­ran­do, igual que el ante­rior, no tie­ne nada que ver con la enor­me deu­da públi­ca del país. Es par­te de la polí­ti­ca coor­di­na­da por la bur­gue­sía grie­ga, en coope­ra­ción con la Unión Euro­pea y el FMI, con el obje­ti­vo de redu­cir aún más el pre­cio de la fuer­za de tra­ba­jo. El obje­ti­vo de esta polí­ti­ca es ase­gu­rar la ren­ta­bi­li­dad para el gran capi­tal en Gre­cia, car­gan­do el peso de la cri­sis sobre las espal­das de la cla­se obre­ra y de los demás sec­to­res popu­la­res. Lucha­mos para que los tra­ba­ja­do­res, que no tie­nen nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad de la cri­sis capi­ta­lis­ta, entien­dan que deben orga­ni­zar­se mejor y enfren­tar­se de modo aún más inten­so al capi­tal y a las polí­ti­cas que imple­men­tan recor­tes, según con­tem­pla el memo­rán­dum, y que ase­gu­ran los intere­ses de la oligarquía.

¿Qué alter­na­ti­vas polí­ti­cas pro­po­nen para sacar a Gre­cia de la actual situación?

Se ha demos­tra­do en la prác­ti­ca, a tra­vés de la lar­ga expe­rien­cia de los tra­ba­ja­do­res y de los des­em­plea­dos, que en el mar­co del capi­ta­lis­mo no pue­de haber solu­cio­nes a favor del pue­blo. Noso­tros lla­ma­mos al pue­blo a luchar para con­quis­tar el poder, para que los medios de pro­duc­ción de la indus­tria se con­vier­tan en pro­pie­dad popu­lar, para que la tie­rra, las gran­des empre­sas en el sec­tor agrí­co­la y el comer­cio mono­po­lis­ta se socia­li­cen. En base a estas rela­cio­nes, la socia­li­za­ción de los medios de pro­duc­ción y la pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca, se abri­rían gran­des posi­bi­li­da­des infra­uti­li­za­das, ase­gu­ran­do la prio­ri­dad y satis­fac­ción de las nece­si­da­des socia­les bási­cas bajo un con­trol obre­ro y popu­lar. Este poder es el que garan­ti­za­ría la sobe­ra­nía y la ver­da­de­ra reti­ra­da de todas las alian­zas impe­ria­lis­tas, como la UE y la OTAN.

¿Sería posi­ble algún tipo de acuer­do con otras fuer­zas de izquierda?

Nues­tra pro­pues­ta polí­ti­ca pro­mo­cio­na obje­ti­vos de lucha par­ti­cu­la­res, la agru­pa­ción y lucha de los tra­ba­ja­do­res a tra­vés de «Comi­tés Popu­la­res» en los barrios y los sin­di­ca­tos de cla­se, para impe­dir las medi­das anti­po­pu­la­res. Este desa­rro­llo de la lucha de cla­ses, des­de la alian­za social a nivel de base, es la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción para el KKE, no una polí­ti­ca de aglu­ti­na­ción arti­fi­cial de par­ti­dos con dife­ren­tes estra­te­gias políticas.

¿Y de cara a las pró­xi­mas elecciones?

La espe­ran­za para los tra­ba­ja­do­res no está en una con­fu­sa «uni­dad de la izquier­da» sino en un par­ti­do fuer­te y en la for­ma­ción de una alian­za social que luche por una eco­no­mía y un poder popu­lar. El acuer­do con par­ti­dos que algu­nos deno­mi­nan de «izquier­da» inclu­ye polí­ti­cas dia­me­tral­men­te dife­ren­tes, y no sig­ni­fi­ca nin­gu­na «ganan­cia». Esto no le intere­sa al KKE. Ini­cial­men­te sem­bra­ría la espe­ran­za de que pue­de haber solu­ción sin entrar en con­flic­to con el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, sin la reti­ra­da de la OTAN y de la UE, pero ello trae­ría la diso­lu­ción de este «pro­yec­to», lo que gene­ra­ría la decep­ción de los trabajadores.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.