Con­tra el des­pil­fa­rro de dine­ro públi­co, Mar­kel Olano y Eneko Goia res­pon­sa­bles de los des­fa­ses de Bide­gi

POR UN CAMBIO DEL MODELO SOCIAL PARA UNA GIPUZKOA DIFERENTE: ¡PARALIZACIÓN DE LAS GRANDES INFRAESTRUCTURAS! fue el lema que uti­li­za­mos el pasa­do 4 de febre­ro en la mani­fes­ta­ción secun­da­da por miles de per­so­nas en Donos­tia, en opo­si­ción a dife­ren­tes pro­yec­tos y agre­si­vos pla­nes de infra­es­truc­tu­ra y por un mode­lo que res­pe­te la natu­ra­le­za y las con­di­cio­nes de vida de la pobla­ción.

aht ez

Dicha polí­ti­ca de infra­es­truc­tu­ras ha sido amplia­men­te cues­tio­na­da social­men­te duran­te estos últi­mos años, pues se han fomen­ta­do a tra­vés de la impo­si­ción y sin dar nin­gu­na opor­tu­ni­dad a los pue­blos afec­ta­dos a par­ti­ci­par en las deci­sio­nes o tener en cuen­ta su opi­nión. La fal­ta de trans­pa­ren­cia y par­ti­ci­pa­ción social, no hizo más que ali­men­tar el pro­ble­ma.

Es pre­ci­so des­ta­car el inmen­so agu­je­ro eco­nó­mi­co en que se han con­ver­ti­do las infra­es­truc­tu­ras en los últi­mos años, des­cu­brién­do­se aho­ra el derro­che de recur­sos y los pelo­ta­zos que se han dado con la eje­cu­ción de obras públi­cas par­ti­cu­lar­men­te no ren­ta­bles y cuya jus­ti­fi­ca­ción ofi­cial se ha cons­trui­do recu­rrien­do sis­te­má­ti­ca­men­te a un retó­ri­co inte­rés gene­ral y a hipó­te­sis fal­sas de ren­ta­bi­li­dad socio­eco­nó­mi­ca y de crea­ción de empleo. Res­pec­to a lo cual, ese empleo ha con­sis­ti­do en con­tra­tos fue­ra de los con­ve­nios labo­ra­les de Eus­kal Herria, con jor­na­das labo­ra­les de 12 horas y bajo con­di­cio­nes de inse­gu­ri­dad labo­ral que se sal­dan con la muer­te de nume­ro­sos tra­ba­ja­do­res.

La prio­ri­dad otor­ga­da al gas­to públi­co en infra­es­truc­tu­ras se ha hecho, con un cos­te colo­sal, a expen­sas del enor­me endeu­da­mien­to públi­co pro­vo­ca­do por estas polí­ti­cas derro­cha­do­ras, hipo­te­can­do medioam­bien­tal y eco­nó­mi­ca­men­te los bie­nes comu­nes en bene­fi­cio de intere­ses empre­sa­ria­les muy con­cre­tos, absor­bien­do cre­cien­te­men­te los recur­sos que requie­ren impe­rio­sa­men­te otros sec­to­res de acti­vi­dad eco­nó­mi­ca, social o cul­tu­ral y la cober­tu­ra de nece­si­da­des socia­les. Estos pro­ce­sos están tenien­do ya con­se­cuen­cia socia­les muy gra­ves, que, si no cam­bia­mos de rum­bo, lo serán aún más si cabe en el con­tex­to de la pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca en la que nos aden­tra­mos.

Los car­gos polí­ti­cos aco­mo­da­dos en la acos­tum­bra­da polí­ti­ca desa­rro­llis­ta son los que quie­ren impe­dir polí­ti­cas de cam­bio y seguir man­te­nien­do la pre­sión des­truc­ti­va sobre el terri­to­rio, acu­dien­do en tan­to que fir­mes sos­te­ne­do­res de los intere­ses eco­nó­mi­cos y pri­va­dos crea­dos en torno al fabu­lo­so nego­cio de las infra­es­truc­tu­ras, a la polí­ti­ca de hechos con­su­ma­dos para tra­tar de colar sus mega­pro­yec­tos. Aquí tene­mos una prue­ba escan­da­lo­sa de todo ello: Mar­kel Olano, Eneko Goia y Bor­ja Jau­re­gi darán hoy expli­ca­cio­nes en las Jun­tas Gene­ra­les de Gipuz­koa en rela­ción con la situa­ción de las irre­gu­la­ri­da­des efec­tua­das en las cuen­tas de la legis­la­tu­ra ante­rior en el Depar­ta­men­to de Infra­es­truc­tu­ras Via­rias de la Dipu­tación Foral. No debe­mos olvi­dar que esas irre­gu­la­ri­da­des corres­pon­den prin­ci­pal­men­te a la Auto­pis­ta Eibar-Gas­teiz y el segun­do cin­tu­rón de Donos­tia, cuyas obras fue­ron pues­tas en entre­di­cho no solo des­de el pun­to de vis­ta del impac­to ambien­tal, sino tam­bién labo­ral.

Se tra­ta de una prue­ba ine­quí­vo­ca de la prin­ci­pal moti­va­ción de los polí­ti­cos y empre­sas cons­truc­to­ras a la hora de cons­truir una gran infra­es­truc­tu­ra, pues en el caso de Bide­gi, tal como anun­ción el Tri­bu­nal Vas­co de Cuen­tas Públi­cas, las des­via­cio­nes pre­su­pues­ta­rias en cin­co obras via­rias ron­dan entre el 32 y 53% (debe­mos tener en cuen­ta que la si la deu­da actual de la Dipu­tación Foral de Gipuz­koa es hoy en día de 500 millo­nes, la de Bide­gi es de ¡900 millo­nes!). Por tan­to, que­da cla­ro que esta actua­ción polí­ti­ca afec­ta a toda la ciu­da­da­nía, pues aun­que algu­nas per­so­nas hayan sido direc­ta­men­te afec­ta­das, el mode­lo mis­mo de desa­rro­llo y des­pil­fa­rro impul­sa­do por este tipo de polí­ti­cos se sus­ten­ta en el dine­ro públi­co, en los recur­sos públi­cos apor­ta­dos por toda la ciu­da­da­nía.

Ante esta situa­ción, la res­pon­sa­bi­li­dad que nos corres­pon­de como orga­nis­mos popu­la­res es la de actuar con inde­pen­den­cia y deter­mi­na­ción por la para­li­za­ción de estos pro­yec­tos, impul­san­do la movi­li­za­ción y la con­tes­ta­ción popu­lar. En cual­quier caso, sería equi­vo­ca­do creer que las res­pues­tas están todas en las ins­ti­tu­cio­nes, sino que los logros, si final­men­te se con­cre­tan, serán a nues­tro enten­der fru­to fun­da­men­tal­men­te de la toma de con­cien­cia y del esfuer­zo de la pobla­ción. Por tan­to, hemos de per­sis­tir en la lucha por la para­li­za­ción de las gran­des infra­es­truc­tu­ras y de los pro­yec­tos des­truc­ti­vos, inci­dien­do en la nece­si­dad de trans­for­mar el mode­lo y en la impor­tan­cia de la defen­sa de la tie­rra para que cua­je un cam­bio social ver­da­de­ro.

AHT GELDITU ELKARLANA

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *