El por­ta­avio­nes «USS Enter­pri­se» como cebo- John LaFor­ge

El por­ta­avio­nes Enter­pri­se ha lle­ga­do al Gol­fo Pér­si­co, aun­que anti­guo y len­to es un para­rra­yos poten­cial en la gue­rra con­tra Irán. Como me dijo un marino reti­ra­do el mes pasa­do: “Un par de torpe­dos harían tam­ba­lear la cosa, y nos vería­mos de nue­vo ante el Ála­mo, el Mai­ne, el Lusi­ta­nia, Pearl Har­bor, el Gol­fo de Ton­kín y el 11‑S, con Irán en el pun­to de mira”.

El Enter­pri­se se suma inne­ce­sa­ria­men­te al gru­po de ata­que del por­ta­avio­nes Lin­coln de 100.000 tone­la­das que ya está en el Gol­fo con su tri­pu­la­ción de 3.200 per­so­nas. TV-Novos­ti infor­mó el 10 de abril de que el pre­si­den­te Oba­ma envió al Gol­fo en mar­zo su segun­do gru­po anfi­bio de ata­que. Esos bar­cos arma­dos inclu­yen un sub­ma­rino nuclear, un escua­drón de heli­cóp­te­ros y más de 2.000 mari­nes.

Con 51 años, el Enter­pri­se es el bar­co más anti­guo de la Arma­da y ha esta­do en acción des­de la Cri­sis de los Misi­les con Cuba en 1962. Des­de el bom­bar­deo de Laos en 1973 y el bom­bar­deo en 1986 de Libia, a los 360.000 kilos de muni­cio­nes que dis­pa­ró sobre Afga­nis­tán en 2001, el Enter­pri­se ha ayu­da­do a man­te­ner una cade­na de situa­cio­nes pro­duc­to­ras de atro­ci­da­des que no tie­ne fin a la vis­ta.

La misión del Enter­pri­se en el Gol­fo será la últi­ma que haga, ya que se saca­rá del ser­vi­cio acti­vo en oto­ño de este año. Pero no tie­ne nin­gún sen­ti­do como maqui­na­ria béli­ca ya que hay a dis­po­si­ción 11 por­ta­avio­nes más nue­vos y sofis­ti­ca­dos. Por cier­to, el Enter­pri­se es un incon­ve­nien­te inmen­sa­men­te cos­to­so, un mon­tón letal de cha­ta­rra peli­gro­sa. Sus reac­to­res y dese­chos de com­bus­ti­ble feroz­men­te radiac­ti­vos requie­ren una eli­mi­na­ción peli­gro­sa y cos­to­sa y ais­la­mien­to de lar­go pla­zo de la ecos­fe­ra por ser mate­rial de dese­cho nuclear.

Por lo tan­to el Enter­pri­se, el pri­mer por­ta­avio­nes nuclear de la his­to­ria, ron­da por el Gol­fo con mon­to­nes de pól­vo­ra. Su “gru­po de ata­que 12” con­sis­te de: Ala Aérea de Por­ta­avio­nes 1; cru­ce­ro de misi­les tele­guia­dos Vicks­burg; y Escua­drón de Des­truc­to­res 2, que inclu­ye los des­truc­to­res de misi­les tele­guia­dos Nitze, Por­ter y James E. Williams. El Enter­pri­se mide 342 metros de lar­go, pesa 94.000 tone­la­das, tie­ne 8 reac­to­res de pro­pul­sión, cua­tro timo­nes de 35 tone­la­das, dos gim­na­sios, una tri­pu­la­ción de 3.100 per­so­nas por lo menos, una esta­ción de tele­vi­sión y –sin duda para demos­trar una pren­sa libre– un perió­di­co dia­rio.

El gobierno sabe que su pér­di­da en alta mar sería más bara­ta que reti­rar­lo, y si pue­de ame­dren­tar al país para que haga otra gue­rra, nues­tros fabri­can­tes de muni­cio­nes y mer­ca­de­res de armas segui­rán nadan­do en miles de millo­nes de dóla­res de los fon­dos públi­cos en defen­sa de la liber­tad y de la paz. En enero, cuan­do el secre­ta­rio de Defen­sa Leon Panet­ta dijo por pri­me­ra vez que man­da­ría el Enter­pri­se al Gol­fo “para enviar un men­sa­je direc­to a Irán”, el pre­cio de la gaso­li­na aumen­tó ver­ti­gi­no­sa­men­te y se man­tu­vo alto. Casi se pen­sa­ría que a los gigan­tes petro­le­ros les gus­ta la gue­rra. A las cor­po­ra­cio­nes con­tra­tis­tas pri­va­das del Depar­ta­men­to de Defen­sa cier­ta­men­te les gus­ta.

Para lograr que la opi­nión públi­ca y la OTAN apo­yen la gue­rra con­tra Irán, los par­ti­da­rios de la gue­rra tie­nen que dejar de lado nues­tros sín­dro­mes de Viet­nam, Iraq y Afga­nis­tán y ate­mo­ri­zar a Rusia, Chi­na e India. ¿Qué sería mejor que apa­ren­tar que Irán émpe­zó la gue­rra? El des­plie­gue del Enter­pri­se es esca­lo­frian­te en el con­tex­to de ante­rio­res pro­vo­ca­cio­nes de “ban­de­ra fal­sa” en la región. Como antes en el Affai­re Lavon, cuan­do Israel real­men­te ata­có al bar­co espía esta­dou­ni­den­se Liberty el 8 de junio de 1967 –uti­li­zan­do caza­bom­bar­de­ros jet sin iden­ti­fi­ca­ción y torpe­dos– cul­pan­do ini­cial­men­te a Egip­to en un inten­to de invo­lu­crar a EE.UU. en la gue­rra. Israel afir­mó pos­te­rior­men­te que lo ata­có por­que pen­só que era un bar­co egip­cio, pero no se acu­só ni se cas­ti­gó a nadie. Ward Bos­ton, Abo­ga­do Sénior de la Arma­da en el Tri­bu­nal de Inves­ti­ga­ción, dice en un afi­dá­vit de 2002: “Tan­to el [prin­ci­pal inves­ti­ga­dor] almi­ran­te [Isaac] Kidd y yo creí­mos con cer­te­za que este ata­que, que cos­tó la vida a 34 mari­ne­ros e hirió a 172, fue un esfuer­zo deli­be­ra­do de hun­dir un bar­co esta­dou­ni­den­se y de matar a toda su tri­pu­la­ción”.

Hoy en día el Enter­pri­se no tie­ne nada que hacer fue­ra de actuar como la más gra­sien­ta pre­sa fácil de la his­to­ria. Nadie debe­ría creer que Irán es lo bas­tan­te estú­pi­do como para caer en la tram­pa.

John LaFor­ge for­ma par­te del per­so­nal de Nuke­watch, un gru­po de Wis­con­sin con­tra la gue­rra, y es el edi­tor del infor­me tri­mes­tral.

Fuen­te: http://www.counterpunch.org/2012/04/24/a‑persian-gulf-of-tonkin-in-the-making/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *