Colom­bia- Movi­mien­to Polí­ti­co Mar­cha Patrió­ti­ca: Decla­ra­ción polí­ti­ca y salu­do a la mis­ma de Askapena

Colombia- Movimiento Político Marcha Patriótica: Declaración política Con con­vic­ción y fir­me­za, par­tien­do de los más dis­tan­tes pun­tos de la geo­gra­fía nacio­nal ha con­flui­do en la ciu­dad de Bogo­tá la Mar­cha de la Espe­ran­za, la Ale­gría y la Dig­ni­dad. Des­de las sie­rras, los lla­nos, el pie­de­mon­te y la cos­ta, nos hemos dado cita más 1700 orga­ni­za­cio­nes que con espíritu …

1. Con con­vic­ción y fir­me­za, par­tien­do de los más dis­tan­tes pun­tos de la geo­gra­fía nacio­nal ha con­flui­do en la ciu­dad de Bogo­tá la Mar­cha de la Espe­ran­za, la Ale­gría y la Dig­ni­dad. Des­de las sie­rras, los lla­nos, el pie­de­mon­te y la cos­ta, nos hemos dado cita más 1700 orga­ni­za­cio­nes que con espí­ri­tu deli­be­ra­ti­vo y cons­truc­ti­vo hoy avan­za­mos un paso más en la edi­fi­ca­ción de la Segun­da y Defi­ni­ti­va Inde­pen­den­cia. En la más pro­fun­da her­man­dad y soli­da­ri­dad de los pue­blos que luchan por sobe­ra­nía y auto­de­ter­mi­na­ción, dele­ga­dos y dele­ga­das de Amé­ri­ca Lati­na, Euro­pa, Aus­tra­lia y Nor­te Amé­ri­ca, han acom­pa­ña­do soli­da­ria­men­te la rea­li­za­ción del Con­se­jo Patrió­ti­co Nacio­nal, que de mane­ra deci­di­da declara:
2. Anun­cia­mos a las gen­tes del común y al pue­blo colom­biano, en gene­ral, así como a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, que duran­te los días 21 y 22 de abril de 2012 nos hemos encon­tra­do para cons­ti­tuir el Movi­mien­to polí­ti­co y social Mar­cha Patrió­ti­ca, con el pro­pó­si­to de con­tri­buir a pro­du­cir el cam­bio polí­ti­co que requie­re nues­tro país, superan­do la hege­mo­nía impues­ta por las cla­ses domi­nan­tes, avan­zar en la cons­truc­ción de un pro­yec­to alter­na­ti­vo de socie­dad y al logro de la segun­da y defi­ni­ti­va inde­pen­den­cia. Pre­ci­sa­men­te en momen­tos en los que el capi­ta­lis­mo se encuen­tra en una de sus más gran­des cri­sis, mos­tran­do sus cada vez más evi­den­tes lími­tes históricos.
3. Mar­cha es el lugar de encuen­tro de múl­ti­ples pro­ce­sos de orga­ni­za­ción, resis­ten­cia y lucha que han deci­di­do hacer suyo el ejer­ci­cio de la polí­ti­ca y aspi­ra a ser una expre­sión orga­ni­za­da del movi­mien­to real de las resis­ten­cias y luchas de las gen­tes del común y de los sec­to­res socia­les y popu­la­res que coti­dia­na­men­te en todos los rin­co­nes del país, en for­ma heroi­ca y pese a las adver­si­da­des, actúan por una patria gran­de, dig­na y soberana.
4. Pese a que el gobierno de San­tos se ha empe­ña­do en apa­re­cer como reno­va­dor y moder­ni­zan­te, en Mar­cha con­si­de­ra­mos que éste es repre­sen­ta­ti­vo de una con­ti­nui­dad en el pro­yec­to hege­mó­ni­co y de inten­tos de reaco­mo­dos en el blo­que en el poder pre­ci­sa­men­te para garan­ti­zar esa con­ti­nui­dad. Sin dejar de per­ci­bir con­flic­tos y dife­ren­cias entre las fac­cio­nes que con­for­man dicho blo­que, pro­mo­vi­dos por los sec­to­res más gue­rre­ris­tas y ultra­de­re­chis­tas, liga­dos al nar­co­pa­ra­mi­li­ta­ris­mo, no se apre­cia –más allá de la retó­ri­ca- el sur­gi­mien­to de nue­vas con­di­cio­nes que per­mi­tan afir­mar que se está en camino de supe­rar las estruc­tu­ras auto­ri­ta­rias, cri­mi­na­les, mafio­sas y corrup­tas que carac­te­ri­zan el régi­men polí­ti­co colom­biano. Ten­den­cias recien­tes de los desa­rro­llos legis­la­ti­vos en diver­sos cam­pos pare­cen más bien refor­zar el man­to de impu­ni­dad que ha pre­va­le­ci­do en el país, bus­can ins­ti­tu­cio­na­li­zar el ejer­ci­cio de la vio­len­cia con­tra la pobla­ción, al tiem­po que pre­ten­den per­se­guir y cri­mi­na­li­zar la pro­tes­ta y la movi­li­za­ción social.
5. El gobierno de San­tos ha veni­do pro­fun­di­zan­do el pro­ce­so de neo­li­be­ra­li­za­ción de la eco­no­mía y de la socie­dad ini­cia­do hace más de dos déca­das. Ese con­ti­nuis­mo favo­re­ce esen­cial­men­te al capi­tal finan­cie­ro trans­na­cio­nal y a los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos que, pen­san­do exclu­si­va­men­te en su afán de lucro, han impues­to un mode­lo eco­nó­mi­co empo­bre­ce­dor. Tal mode­lo ha des­in­dus­tria­li­za­do el país, sumi­do la pro­duc­ción agrí­co­la y, en espe­cial, la pro­duc­ción de ali­men­tos en una pro­fun­da cri­sis, pro­pi­cia­do una ter­cia­ri­za­ción pre­ca­ria, esti­mu­la­do al extre­mo la espe­cu­la­ción finan­cie­ra, y pro­mo­vi­do ‑sobre todo duran­te la últi­ma déca­da- la explo­ta­ción inten­si­va de nues­tra rique­za en hidro­car­bu­ros, mine­ra­les y fuen­tes de agua, acom­pa­ñán­do­la de la pro­duc­ción de agro­com­bus­ti­bles, de explo­ta­ción fores­tal y de mega­pro­yec­tos infra­es­truc­tu­ra­les. En desa­rro­llo de este mode­lo, se ha dise­ña­do todo un anda­mia­je jurí­di­co-ins­ti­tu­cio­nal y mili­tar para pro­te­ger los intere­ses del gran capi­tal, el cual se ha veni­do per­fec­cio­nan­do duran­te el actual gobierno a tra­vés de múl­ti­ples refor­mas de alcan­ce cons­ti­tu­cio­nal y legal. La entra­da en vigen­cia del Tra­ta­do de Libre Comer­cio con Esta­dos Uni­dos, y de otros tra­ta­dos de simi­lar con­te­ni­do es una bue­na mani­fes­ta­ción de ello.
6. Este mode­lo eco­nó­mi­co ha con­du­ci­do a una cre­cien­te degra­da­ción de la sobe­ra­nía, a una mayor con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de la rique­za, a la des­igual­dad social en aumen­to, a la pre­ca­ri­za­ción y pau­pe­ri­za­ción del tra­ba­jo, a la depre­da­ción socio­am­bien­tal, así como a la con­ti­nua apro­pia­ción de rique­za social y de los fru­tos del tra­ba­jo median­te el des­po­jo y el des­pla­za­mien­to for­za­do de la pobla­ción. Tam­bién ha pro­pi­cia­do una mer­can­ti­li­za­ción extre­ma y pro­fun­da de toda la vida social. Asi­mis­mo, se ha cons­ti­tui­do en fuen­te de apro­pia­ción de dine­ros públi­cos, median­te el des­plie­gue gene­ra­li­za­do de estruc­tu­ras corruptas.
7. En Mar­cha Patrió­ti­ca seña­la­mos la nece­si­dad de pro­du­cir un cam­bio polí­ti­co en el país que sien­te las bases para la derro­ta del actual blo­que hege­mó­ni­co de poder y gene­re las con­di­cio­nes para las trans­for­ma­cio­nes estruc­tu­ra­les eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, socia­les y cul­tu­ra­les que deman­dan las gen­tes del común y el pue­blo colom­biano en gene­ral.Mar­cha pone su acu­mu­la­do y sus pro­yec­cio­nes al ser­vi­cio de ese pro­pó­si­to, lla­ma a la más amplia uni­dad del pue­blo colom­biano y, en espe­cial, a los dife­ren­tes pro­ce­sos socia­les y popu­la­res exis­ten­tes tales como el Polo Demo­crá­ti­co Alter­na­ti­vo y otros par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas de la izquier­da, el Con­gre­so de los Pue­blos, la Min­ga Social e Indí­ge­na, la Coor­di­na­do­ra Nacio­nal de Movi­mien­tos y Orga­ni­za­cio­nes Socia­les y Polí­ti­cas, el COMOSOC, la MANE, así como a las demás fuer­zas polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y socia­les que así lo con­si­de­ren, a la cons­truc­ción de acuer­dos pro­gra­má­ti­cos que per­mi­tan avan­zar hacia la supera­ción del modo de vida y de pro­duc­ción impe­ran­te en el país, a la trans­for­ma­ción estruc­tu­ral del Esta­do, de la eco­no­mía y de la cultura.
8. En Mar­cha Patrió­ti­ca mani­fes­ta­mos la deci­sión polí­ti­ca de luchar por un nue­vo mode­lo eco­nó­mi­co, de Esta­do y de socie­dad, que posi­bi­li­te la trans­for­ma­ción estruc­tu­ral del modo de vida y de pro­duc­ción, per­mi­ta garan­ti­zar y mate­ria­li­zar los dere­chos huma­nos inte­gra­les, dig­ni­fi­car y huma­ni­zar el tra­ba­jo, repa­rar inte­gral­men­te a las víc­ti­mas de la vio­len­cia y terror esta­tal y para­mi­li­tar, orga­ni­zar demo­crá­ti­ca­men­te el terri­to­rio, rea­li­zar refor­mas agra­ria y urba­na inte­gra­les, empren­der las corres­pon­dien­tes trans­for­ma­cio­nes socio­cul­tu­ra­les, dig­ni­fi­car el arte y la cul­tu­ra, luchar por un nue­vo orden inter­na­cio­nal basa­do en los prin­ci­pios de la sobe­ra­nía, la no inter­ven­ción, la auto­de­ter­mi­na­ción y el inter­na­cio­na­lis­mo de los pue­blos, y con­tri­buir a la inte­gra­ción de Nues­tra Amé­ri­ca. Todo ello, en direc­ción a la cons­truc­ción de un pro­yec­to alter­na­ti­vo que supere la pre­va­le­cien­te orga­ni­za­ción capi­ta­lis­ta de la socie­dad. Mar­cha Patrió­ti­ca se com­pro­me­te al desa­rro­llo de su pla­ta­for­ma pro­gra­má­ti­ca con la más amplia par­ti­ci­pa­ción de las gen­tes del común y, en gene­ral, de los sec­to­res socia­les y popu­la­res. Para lograr ello, lle­va­rá a cabo los Cabil­dos abiertos.
9. En la coyun­tu­ra actual, en aten­ción a las diná­mi­cas de las luchas, así como a las ten­den­cias de polí­ti­ca guber­na­men­tal en cur­so, Mar­cha Patrió­ti­ca con­si­de­ra de vital impor­tan­cia y de suma urgen­cia lograr acuer­dos entre los dife­ren­tes pro­ce­sos polí­ti­cos y orga­ni­za­ti­vos del cam­po popu­lar, así como con las demás fuer­zas polí­ti­cas eco­nó­mi­cas y socia­les intere­sa­das, para enfren­tar en lo inme­dia­to y cons­truir alter­na­ti­vas rela­cio­na­das con la polí­ti­ca de tie­rras, la defen­sa del terri­to­rio, la rei­vin­di­ca­ción del tra­ba­jo, la edu­ca­ción supe­rior, la salud y la segu­ri­dad social, y los tra­ta­dos de libre comer­cio, entre otros. En todos los casos se tra­ta de jun­tar esfuer­zos y de avan­zar en la cons­truc­ción de acu­mu­la­dos hacia la movi­li­za­ción como prin­ci­pal vía del accio­nar colec­ti­vo y ten­dien­tes a la rea­li­za­ción de un gran Paro Cívi­co Nacional.
10.Pese a una retó­ri­ca guber­na­men­tal que con algu­na inter­mi­ten­cia seña­la con­si­de­rar la nece­si­dad de la paz para nues­tro país, todo indi­ca que tal pro­pó­si­to es con­ce­bi­do en tér­mi­nos de una solu­ción mili­tar, a la que pre­sio­nan, ade­más, en for­ma con­ti­nua y con per­sis­ten­cia, los sec­to­res mili­ta­ris­tas y de ultra­de­re­cha. La actual polí­ti­ca con­tra­in­sur­gen­te se fun­da­men­ta en un cre­cien­te inter­ven­cio­nis­mo mili­tar extran­je­ro con el que, ade­más de pre­ten­der indu­cir un cam­bio en el balan­ce estra­té­gi­co de la gue­rra, se res­pon­de a los intere­ses geo­po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se para garan­ti­zar el acce­so a recur­sos estra­té­gi­cos, pro­te­ger las inver­sio­nes tras­na­cio­na­les y con­te­ner cual­quier ame­na­za fren­te a esos pro­pó­si­tos, sea ésta de movi­mien­tos socia­les o insur­gen­tes, o de Esta­dos sobe­ra­nos en la región.
11. La polí­ti­ca de la solu­ción mili­tar encuen­tra su actual expre­sión en la Plan Espa­da de Honor, que se une a otras expe­rien­cias del pasa­do recien­te, ins­cri­tas todas ellas den­tro del Plan Colom­bia y sus dife­ren­tes fases de eje­cu­ción. Con ella se bus­ca la ren­di­ción y la des­mo­vi­li­za­ción de la insur­gen­cia. La expe­rien­cia de nues­tro país duran­te los últi­mos cin­cuen­ta años ense­ña, no obs­tan­te, que pro­pó­si­tos simi­la­res no han sido más que empre­sas falli­das, que le han ter­mi­na­do impri­mien­do nue­vas diná­mi­cas y for­mas de expre­sión a la con­fron­ta­ción. Y no pue­de ser de otra mane­ra, dadas las raí­ces his­tó­ri­cas y la natu­ra­le­za polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social del con­flic­to colom­biano, así como la diná­mi­ca espe­cí­fi­ca de una gue­rra irre­gu­lar y asimétrica.
12.Una pro­lon­ga­ción inde­fi­ni­da del con­flic­to social y arma­do, ade­más de lo que ello repre­sen­ta en tér­mi­nos del sufri­mien­to de la pobla­ción y del con­ti­nuo aumen­to de los gas­tos para la gue­rra que bien pudie­ran ser des­ti­na­dos para aten­der las nece­si­da­des de las gen­tes del común, con­du­ce a la peli­gro­sa mili­ta­ri­za­ción de la vida polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, social y cul­tu­ral. Mar­cha Patrió­ti­ca mani­fies­ta su com­pro­mi­so éti­co y polí­ti­co con la bús­que­da de una solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to social y arma­do. En con­si­de­ra­ción a que ésta debe ser apro­pia­da social­men­te, Mar­cha mani­fies­ta su deci­sión de impul­sar pro­ce­sos cons­ti­tu­yen­tes regio­na­les y loca­les por la solu­ción polí­ti­ca y la paz con jus­ti­cia social, ten­dien­tes hacia la rea­li­za­ción de una Asam­blea Nacio­nal. Asi­mis­mo, pro­po­ne a todas las fuer­zas polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y socia­les aunar esfuer­zos para tran­si­tar cami­nos que per­mi­tan hacer reali­dad los anhe­los de paz de las gen­tes del común y del pue­blo colom­biano en gene­ral. Ello podría tener una expre­sión ini­cial en la rea­li­za­ción de un encuen­tro nacio­nal por la solu­ción polí­ti­ca y la paz con jus­ti­cia social.
13. Mar­cha pre­sen­ta su salu­do soli­da­rio a todas las movi­li­za­cio­nes, resis­ten­cias, y luchas popu­la­res; mani­fies­ta su com­pro­mi­so de acom­pa­ñar­las, hacer­las suyas y par­ti­ci­par acti­va­men­te en ellas. Salu­da igual­men­te a todos los hom­bres y muje­res que, en cam­pos y ciu­da­des, entre­gan lo mejor de sus vidas para con­tri­buir al buen vivir de las cla­ses subal­ter­nas, opri­mi­das y explo­ta­das. Lla­ma la aten­ción sobre la situa­ción de los pri­sio­ne­ros de gue­rra, y mani­fies­ta su soli­da­ri­dad con los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos y de con­cien­cia. Asi­mis­mo, decla­ra su voca­ción inter­na­cio­na­lis­ta y su irres­tric­to apo­yo a todos los lucha­do­res y lucha­do­ras que en el mun­do y en Nues­tra Amé­ri­ca bus­can la supera­ción del modo de vida y de pro­duc­ción impues­to por el capitalismo.
En Mar­cha hemos lle­ga­do las y los patrio­tas para afir­mar la exis­ten­cia de sue­ños colec­ti­vos; para tra­zar rutas de dig­ni­dad; para abrir puer­tas de espe­ran­zas rea­li­za­bles. Siguien­do el lega­do de las y los liber­ta­do­res de la Pri­me­ra Inde­pen­den­cia y de los lucha­do­res popu­la­res de las resis­ten­cias en nues­tra nación, somos par­ti­ci­pes de este nue­vo capí­tu­lo en la his­to­ria que habrá de for­jar­se en la más amplia uni­dad popu­lar. Sali­mos con­ven­ci­dos y con­ven­cías que el sue­ño no sola­men­te exis­te, sino que se hace rea­li­za­ble en el tra­ba­jo colec­ti­vo de cada orga­ni­za­ción y en la pro­pues­ta colec­ti­va que segui­mos cons­tru­yen­do. Entre­ga­mos al país este apor­te de espe­ran­za deci­di­da, invi­tan­do a mar­char, a cami­nar, a luchar y a construir.
¡A mar­char por la solu­ción política!
¡A mar­char por la sobe­ra­nía y la inte­gra­ción de los pueblos!
¡A mar­char por la uni­dad popu­lar por la Segun­da y defi­ni­ti­va independencia!

Movi­mien­to Polí­ti­co Mar­cha Patrió­ti­ca: Decla­ra­ción política

Salu­do de Askapena

La orga­ni­za­ción inter­na­cio­na­lis­ta vas­ca Aska­pe­na quie­re enviar un men­sa­je de soli­da­ri­dad y apo­yo al recien­te­men crea­do Movi­mien­to Polí­ti­co Mar­cha Patrió­ti­ca de Colom­bia.El nue­vo suje­to polí­ti­co es resul­ta­do del tra­ba­jo por la jus­ti­cia social y polí­ti­ca, pero sobre todo un espe­ran­za­dor e impor­tan­te paso ade­lan­te en la reso­lu­ción del con­flic­to arma­do y en el camino hacia una segun­da y defi­ni­ti­va inde­pen­den­cia para el pue­blo colombiano.

Mien­tras los cam­pe­si­nos, tra­ba­ja­do­res, y pue­blos ori­gi­na­rios se encuen­tran con­de­na­dos a la exclu­sión, pobre­za y repre­sión, Colom­bia se ha con­ver­ti­do, en las últi­mas déca­das, en un para­iso para las empre­sas transnacionales.

De esta mane­ra, los dere­chos huma­nos son vio­la­dos cons­tan­te­men­te, gene­ran­do refu­gia­dos inter­nos y pre­sos polí­ti­cos, en favor del pro­yec­to neoliberal.

Gora Kolon­bia askatuta!

Herriok inde­pen­den­tzia!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *