Tar­zán de los moros- Ama­deo Mar­ti­nez Ingles

Des­de lue­go, ami­gos, este rey de la esco­pe­ta de oro es un crack, un mons­truo, el terror de la pra­de­ra afri­ca­na, el killer de la saba­na, la fie­ra huma­na del del­ta del Oka­van­go, el atlé­ti­co “Tar­zán de los moros” (de la tri­bu de los Kaya­li, los Sal­man, los Abdu­la, los Naif, los Abdulaziz…los sie­te Sudai­ri), el caza­dor sin mie­do y sin tacha que allí don­de pone el ojo (como Froi­lán) pone la bala. Pero que no sólo pone la bala (sus balas) sobre la dura piel del paqui­der­mo afri­cano de trom­pa baje­ra (que ha ins­pi­ra­do a la nue­va Eva Perón rio­pla­ten­se en la recien­te revo­lu­ción argen­ti­na de la naf­ta) sino sobre todo bicho vivien­te (pre­fe­ri­ble­men­te gran­de y sal­va­je) que haya teni­do la mala suer­te de nacer y sobre­vi­vir en la bella y eco­ló­gi­ca Botsuana.

Por­que resul­ta que des­pués del enor­me éxi­to de la famo­sa foto del ele­fan­te ram­pan­te sobre árbol suda­fri­cano con tiro o tiros en la nuca (el deportista/​valido Kaya­li y la secre­ta­ria per­so­nal, ínti­ma y ope­ra­ti­va del monar­ca, prin­ce­sa Corin­na Lar­sen, fuman los dos en pipa y tam­bién le dan al plo­mi­llo que es un gus­to) a los ciu­da­da­nos espa­ño­les nadie nos había expli­ci­ta­do que el espa­ño­lí­si­mo y regio Tar­zán que toda­vía ocu­pa por dere­cho fran­quis­ta la Jefa­tu­ra del Esta­do espa­ñol (ya por poco tiem­po, afor­tu­na­da­men­te) tam­bién se per­mi­tía el lujo de dis­pa­rar como un pose­so, en sus cada vez más fre­cuen­tes sali­das de caza con o sin Corin­na (hay que tener en cuen­ta que, si es ver­dad lo que han deja­do entre­ver los com­pin­ches de Urdan­ga­rín que habi­tan en La Zar­zue­la, que yo creo que no, que los tiros apun­tan a los fon­dos reser­va­dos, el Kaya­li era siem­pre el paga­ni­ni), a mul­ti­tud de feli­nos de la más varia­da cla­se y con­di­ción, a cor­nú­pe­tas de tama­ño natu­ral y has­ta ¡ojo al dato! a rino­ce­ron­tes, esos mons­truos de piel de alea­ción lige­ra que pesan tone­la­das y que lle­van cien­tos de dosis de via­gra en su codi­cia­do unicornio.

Sí, sí, esto es así, ami­gos, pobres y cabrea­dos ciu­da­da­nos espa­ño­les, y no lo digo yo, que lo dice la pren­sa cana­lles­ca y repu­bli­ca­na de este país que lle­va ya días y días cer­ti­fi­cán­do­lo por acti­va y por pasi­va a tra­vés de bas­tan­tes foto­gra­fías (que yo no sé como coño han lle­ga­do a sus impías manos) de las dife­ren­tes orgías regias (me refie­ro a las de esco­pe­ta, zurrón y cha­le­co y no a las per­so­na­les y pasio­na­les de cin­tu­ra para aba­jo que este veje­te y con­tri­to Bor­bón haya podi­do mon­tar­se en el diván del bun­ga­low tras dejar­le la esco­pe­ta a Froi­lán para que pue­da el mucha­cho seguir cas­ti­gán­do­se los bajos) que ha pro­ta­go­ni­za­do en los últi­mos vein­te años este nues­tro bien ama­do “Tar­zán de los moros” zar­zue­le­ro. Y en las que siem­pre apa­re­ce (no cabe duda de que este hom­bre es un manía­co de las armas, segu­ra­men­te inclu­so más que su nie­to soriano) en la nada eco­ló­gi­ca pos­tu­ra, muy común por otra par­te en sus ances­tros monár­qui­cos, de piso­tear al pobre ani­mal caza­do don­de más pue­de humi­llar­le. ¡Des­de lue­go hay que joder­se lo poco que han cam­bia­do estos incom­bus­ti­bles y per­ver­sos Bor­bo­nes con el paso de los años! Y eso que aho­ra se recla­man demó­cra­tas y cons­ti­tu­cio­na­les. En este país no creo que haya nadie que se tra­gue ese hue­so (aun­que hay gen­te para todo) pero la ver­dad es que siguen hacien­do lo mis­mo de siem­pre: vivir de sus súb­di­tos, bebien­do y follan­do a des­ta­jo y enci­ma con ínfulas.

Aho­ra bien, esta des­ver­güen­za regia del ele­fan­te y la prin­ce­sa Corin­na pre­pa­ran­do güis­quis con amor para subir­le la trom­pa a su ami­go el Tar­zán Jua­ni­to no nos ha veni­do nada mal a la tro­pa espa­ño­la de a pie que así nos hemos ente­ra­do de cosas, que algu­nos ya sabía­mos por lo menos par­cial­men­te pero no con el lujo de deta­lles, mani­fes­ta­cio­nes, fotos y demás con las que han aflo­ra­do en los últi­mos días a la can­den­te actua­li­dad espa­ño­la. Me refie­ro a estas dos en con­cre­to: pri­me­ra, la pro­pia exis­ten­cia y el rei­na­do vir­tual e ínti­mo de una nue­va rei­na con­sor­te hispano/​germana de muy buen ver y ape­lli­do impro­nun­cia­ble (como todos los ale­ma­nes) que, al pare­cer, vie­ne rei­nan­do des­de hace nada menos que seis años en el cora­zón (y segu­ra­men­te en otras par­tes menos poé­ti­cas de su cas­ti­ga­da y artró­si­ca huma­ni­dad) de nues­tro cada vez menos ama­do monar­ca de estir­pe bor­bó­ni­ca y man­da­to fran­quis­ta. Des­cu­bri­mien­to éste, escan­da­li­za­dor don­de los haya, que ha teni­do la mági­ca deri­va­da de poner al per­so­nal cel­ti­bé­ri­co (sobre todo a aque­llos a los que sue­le moles­tar­le toda­vía el slip cuan­do se sien­tan) en una situa­ción har­to anó­ma­la de envi­dia, per­ple­ji­dad, cabreo máxi­mo y subi­da expo­nen­cial, no de la bili­rru­bi­na, sino del lla­ma­do “sín­dro­me del doc­tor Guillotin”.

De lo segun­do de lo que nos hemos ente­ra­do los sufri­dos reco­ge­pe­lo­tas de este país (que somos casi todos los ciu­da­da­nos a excep­ción de los jeri­fal­tes zar­zue­le­ros, polí­ti­cos, ban­que­ros, gran­des corrup­tos y suti­les man­gan­tes de cue­llo blan­co y alma tor­na­so­la­da) es de la peli­gro­sa, ambi­cio­sa y trai­cio­ne­ra cons­pi­ra­ción borbónico/​familiar que, en estos tre­me­bun­dos días de pena y tri­bu­la­ción, se ha ense­ño­rea­do del pala­cio de La Zar­zue­la don­de, solo y aban­do­na­do por casi todos (e excep­ción de los perio­dis­tas del ABC y La Razón, que para eso les pagan), res­ta­ña sus heri­das de guerra/​caza el pobre y con­tri­to monar­ca al que le obli­ga­ron a dar la cara, en un tris­te pasi­llo hos­pi­ta­la­rio, para que se la rom­pie­ra en mil peda­zos el pue­blo sobe­rano prerrevolucionario.

Sí, sí, cons­pi­ra­ción judeo/​masónico/​borbónica, que diría D. Fran­cis­co Fran­co Baha­mon­de si toda­vía estu­vie­ra entre noso­tros, lide­ra­da por el “niño de Astu­rias” (no con­fun­dir con el de Soria, el pobre Froi­lán, que es mucho más joven y con menos ambi­ción de momen­to), el cono­ci­do, sobre todo en His­pa­no­amé­ri­ca don­de apa­re­ce en todos los fre­ga­dos suce­so­rios, como “el here­de­ro espa­ñol mejor pre­pa­ra­do de la his­to­ria” (de la fin­ca fami­liar “Jefa­tu­ra del Esta­do espa­ñol”, se entien­de) que si Dios no lo reme­dia, que pare­ce ser que sí, pue­de oku­par el día menos pen­sa­do des­pués de dar­le, eso sí, una con­tun­den­te pata­da en la cade­ra de cerá­mi­ca a su señor padre.

Pues sí, seño­res, el feli­pi­llo del nor­te que habi­ta al ladi­to de La Zar­zue­la quie­re rei­nar (y gober­nar todo lo que le dejen), y pron­to, por­que el actual bai­le de la coro­na dinás­ti­ca en las sie­nes de su pro­ge­ni­tor, que estos días da vuel­tas como una peon­za, le ha pues­to suma­men­te ner­vio­so y quie­re aga­rrar­la cuan­to antes y encas­que­tár­se­la en su cere­be­lo (o lo que ten­ga ahí ¡que sabe Dios!) ayu­da­do por una cada vez más nume­ro­sa laya de pes­ca­do­res en río revuel­to que se apres­tan a subir­se como sea a la nue­va carro­za borbónica.

Así hemos sabi­do que este joven­zue­lo, este mili­tar de atrez­zo al que le gus­ta ves­tir­se de mili­tar, sin ser­lo, más que a un ton­to una lata, ha sido el pro­mo­tor de la pere­gri­na idea de que su padre (trai­cio­nán­do­lo, es cier­to, igual que éste hizo con el suyo) ento­na­ra el “mea cul­pa regio con mule­tas” en el sinies­tro pasi­llo del hos­pi­tal San José de Madrid. Con inten­cio­nes total­men­te avie­sas, des­de lue­go: Dejar­lo total­men­te en ridícu­lo ante la socie­dad espa­ño­la, aca­bar con él polí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal­men­te hablan­do, ven­gar­se sibi­li­na­men­te por los des­pre­cios a su madre y apa­re­cer de pron­to, ante la cho­chez y estu­pi­dez de su pro­ge­ni­tor, como úni­co sal­va­dor de su ya ama­do pue­blo. Casi, casi, como hizo hace trein­ta y un años el capi­tán gene­ral Jua­ni­to la tarde/​noche del 23‑F.

Por cier­to y con esto ter­mino ¿Por qué les rega­lan a estos Bor­bo­nes de guar­da­rro­pía, antes de oku­par inde­bi­da­men­te la Jefa­tu­ra del Esta­do, altas gra­dua­cio­nes mili­ta­res que nos han cos­ta­do tan­tos sacri­fi­cios alcan­zar a los mili­ta­res de carre­ra? ¿Por qué no los hacen jue­ces, magis­tra­dos, ciru­ja­nos jefes, nota­rios o regis­tra­do­res de la pro­pie­dad? ¡Ya esta bien de que este des­ver­gon­za­do “here­de­ro” se vis­ta de tenien­te coro­nel del Ejér­ci­to de Tie­rra, de Avia­ción, de capi­tán de fra­ga­ta o de Jefe terri­to­rial de la UME, cam­bian­do cada día el color de la boi­na que se enja­re­ta, cuan­do no ha vis­to un sol­da­do ni por el forro! Si lo úni­co que ha hecho en la vida este mucha­cho, por impe­ra­ti­vo fami­liar es cier­to, es pro­crear. Y eso que su san­ta no está para muchos tro­tes y no le achu­cha en esa misión dinás­ti­ca, que si no irían ya por los cua­tro o cin­co chu­rum­be­les regios con dere­cho a pen­sión vita­li­cia. La cosa es que nun­ca fal­ten here­de­ros o here­de­ras (aun­que éstas lo tie­nen más difí­cil debi­do a nues­tra sacro­san­ta Cons­ti­tu­ción) que pue­dan ceñir­se un día esa invi­si­ble coro­na que, con estu­pi­dez supi­na, les rega­la el pue­blo español.

Y me ha veni­do a la cabe­za lo de pro­crear por­que no sé si se acor­da­rán uste­des del cabreo mís­ti­co que se cogió nues­tro insig­ne here­de­ro a la coro­na del ele­fan­te ram­pan­te cuan­do, hace un par de años, la pres­ti­gio­sa revis­ta El Jue­ves sacó a cola­ción, con grá­fi­cos y todo, las prác­ti­cas (abso­lu­ta­men­te líci­tas, no como otras) que uti­li­za­ba para cum­plir con esa sagra­da misión man­te­ne­do­ra de estir­pes regias. Y por ellas nos ente­ra­mos de que sus afi­cio­nes al res­pec­to eran suma­men­te kama­su­tre­ras y sofis­ti­ca­das, uti­li­zan­do nor­mal­men­te una retro posi­ción cua­si por­no­grá­fi­ca (para lo que se sue­le lle­var por estos lares) en detri­men­to de la tra­di­cio­nal y ange­li­cal “pos­tu­ra del misio­ne­ro” reco­men­da­da por la jerar­quía ecle­siás­ti­ca espa­ño­la y las ances­tra­les bue­nas cos­tum­bres de la región. Y que como todo el mun­do sabe (bueno, los jóve­nes qui­zá no, que ya están por otro rollo) con­sis­te en hacer­lo uno arri­ba y otro aba­jo (el más gor­do aba­jo), con la luz apa­ga­da ¡fal­ta­ría más! y sin gemi­dos orgás­mi­cos supe­rio­res a los vein­te deci­be­lios, si es de noche u hora de la sies­ta, o trein­ta y cin­co si es de bue­na maña­na y con el trá­fi­co roda­do en hora punta.

Bueno, pues picar­días apar­te, a mí las afi­cio­nes per­so­na­les de este gua­pe­ras de uni­for­me (que un día pue­de, como su padre, lle­gar a ser un famo­so caza­dor de ele­fan­tes en Botsua­na) en su rela­ción institucional/​familiar con su archi­del­ga­da y divor­cia­da espo­sa me impor­tan un pimien­to, pero lo de la cons­pi­ra­ción con­tra su señor padre, el caza­dor con­tri­to, sí. Y de abdi­ca­ción, nada de nada. Aquí no se tra­ta de cam­biar un Bor­bón (malo segu­ro) por otro (peor), sino de man­dar­los a todos a la porra y si pue­de ser en heli­cóp­te­ro, mejor. El pue­blo espa­ñol lo que quie­re (ahí está Inter­net) es abo­lir de una vez esta monar­quía corrup­ta y caza­do­ra y poder ele­gir en las urnas al Jefe del Esta­do. De un Esta­do moderno, avan­za­do, demo­crá­ti­co de ver­dad, soli­da­rio, euro­peo, fede­ral y ¡repu­bli­cano!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.