Martxo­ko Iraul­tza (La revo­lu­ción de Mar­zo)- Movi­mien­to Popu­lar de Gas­teiz

Mar­zo ha resul­ta­do un mes cla­ri­fi­ca­dor en Vito­ria-Gas­teiz. Nues­tra peque­ña ciu­dad se ha trans­for­ma­do en un inme­jo­ra­ble esce­na­rio para la repre­sen­ta­ción de la lógi­ca del poder.

El deco­ra­do lle­va­ba tiem­po tra­ba­ján­do­se: aumen­to cons­tan­te de la pre­ca­rie­dad, dis­mi­nu­ción del gas­to públi­co des­ti­na­do a nece­si­da­des bási­cas, aumen­to del gas­to públi­co des­ti­na­do a intere­ses pri­va­dos de los ban­cos, cri­mi­na­li­za­ción de pobres y migran­tes… Y como guin­da, una refor­ma labo­ral ver­gon­zan­te, pre-demo­crá­ti­ca. Por últi­mo, una cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca masi­va por par­te de los pode­res polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y mediá­ti­cos cen­tra­da en dis­fra­zar de ver­dad obje­ti­va la fal­se­dad del “no hay más reme­dio”. Con el fin últi­mo de garan­ti­zar, aún en este vio­len­to esce­na­rio, una abso­lu­ta paz social.

La pro­pa­gan­da no ha cum­pli­do total­men­te sus obje­ti­vos. A lo lar­go de mar­zo, agru­pa­das bajo el “exis­ten alter­na­ti­vas”, los acto­res y actri­ces disi­den­tes hemos sido más y nos hemos hecho ver en más oca­sio­nes. El 3 de mar­zo, el 8, en con­tra de los recor­tes, en infi­ni­dad de varia­das ini­cia­ti­vas. Cerran­do el mes, en la huel­ga gene­ral del 29 de mar­zo toma­mos el esce­na­rio, las calles, masi­va­men­te.

Ha sido enton­ces cuan­do han sali­do a luz los lími­tes de la obra. En el momen­to en que hemos mos­tra­do deseo y deter­mi­na­ción para trans­for­mar el guión entre todas, han hecho entrar vio­len­ta­men­te a la poli­cía en el esce­na­rio. Dece­nas de per­so­nas iden­ti­fi­ca­das, dete­ni­das y heri­das, impe­di­men­tos a los pique­tes, vio­len­cia gra­tui­ta. La acti­tud poli­cial vul­ne­ró el pro­pio dere­cho a la huel­ga. Todo para hacer­nos com­pren­der que el escri­bir el guión es labor de unos pocos, que a la inmen­sa mayo­ría nos corres­pon­de resig­nar­nos a sufrir­lo. Para incul­car­nos de una vez que el dere­cho a ser coes­cri­to­ras del guión social ter­mi­na en el momen­to en que se nos ocu­rre escri­bir algo que no es de gus­to del poder.

Entre las acto­ras des­obe­dien­tes de mar­zo, debe­mos sub­ra­yar un actor colec­ti­vo que ha sacu­di­do la esce­na de mane­ra espe­cial: la juven­tud. Nos ha ilu­sio­na­do el tener noti­cia de las nutri­das asam­bleas abier­tas que han cele­bra­do en barrios y cen­tros de ense­ñan­za bajo el lema “Gaz­te altxa, hasi da martxo­ko iraul­tza!”, el ver tra­ba­jan­do en común a jóve­nes de dis­tin­tas pro­ce­den­cias e ideo­lo­gías. Se nos dibu­ja­ba la son­ri­sa al ver a tan­ta juven­tud en la calle jun­to a noso­tras luchan­do por trans­for­mar un mode­lo social que la con­de­na a la escla­vi­tud.

Pare­ce ser que el enfa­do de algu­nos ha sido direc­ta­men­te pro­por­cio­nal a nues­tra ale­gría, que hay quien ha vis­to moti­vos para la preo­cu­pa­ción don­de noso­tras los veía­mos para la espe­ran­za. Un bre­ve repa­so: el 3 de mar­zo, cien­tos de jóve­nes cor­ta­ron la carre­te­ra en una sen­ta­da que exi­gía res­pon­sa­bi­li­da­des fren­te a las sedes del PP y de la dele­ga­ción del Gobierno. Fren­te a la cha­va­le­ría que se man­te­nía sen­ta­da y con las manos en alto, comen­zó una lar­ga tor­men­ta de gol­pes que dejo 15 heri­dos y 4 dete­ni­dos. Des­pués, unos trein­ta enca­pu­cha­dos toma­ron el ser­vi­cio de urgen­cias de for­ma inti­mi­da­to­ria en bus­ca de heri­dos a los que impu­tar. Acción denun­cia­da uná­ni­me­men­te por el comi­té de empre­sa, quien ha soli­ci­ta­do una que­ja for­mal ante el depar­ta­men­to de inte­rior. Esta mis­ma juven­tud orga­ni­za­da con­vo­có una mani­fes­ta­ción en denun­cia de lo ocu­rri­do, con­vo­ca­to­ria que fue prohi­bi­da bajo el argu­men­to de que el lema “jo ta ke ira­ba­zi arte” podía inci­tar a la vio­len­cia (lo que se gri­ta habi­tual­men­te en los esta­dios del Ala­vés o del Bas­ko­nia no se pue­de gri­tar en nues­tras calles). Des­de enton­ces, han con­ti­nua­do denun­cian­do una ato­si­gan­te pre­sen­cia poli­cial en todas sus ini­cia­ti­vas.

Y lle­ga­mos a la huel­ga del 29. A la acti­tud poli­cial gene­ral seña­la­da ante­rior­men­te, tene­mos que sumar una obse­sión repre­si­va hacia la juven­tud. Car­gas poli­cia­les en ins­ti­tu­tos, en la uni­ver­si­dad, una espe­cial fija­ción con per­so­nas jóve­nes… y lo ocu­rri­do a Xuban. Xuban, uno de los par­ti­ci­pan­tes de esta ini­cia­ti­va juve­nil que ha refres­ca­do nues­tra ciu­dad, ha pasa­do seis días en el hos­pi­tal, tres de ellos ingre­sa­do en la UCI en esta­do gra­ve, a con­se­cuen­cia de un pelo­ta­zo en la cabe­za dis­pa­ra­do a esca­sos metros. Al día siguien­te, la Ertzain­tza impi­dió vio­len­ta­men­te la con­cen­tra­ción del movi­mien­to 15M en con­tra de la vio­len­cia poli­cial y en soli­da­ri­dad con Xuban.

Lo sufri­do por Xuban, y lo que por suer­te no pasó pero podía haber pasa­do, no es “fata­li­dad”, sino con­se­cuen­cia direc­ta de una acti­tud poli­cial habi­tual. ¿Cómo es posi­ble que la Ertzain­tza dis­pa­ra­se pelo­tas con­tra las mani­fes­ta­cio­nes cen­tra­les del día que reu­nie­ron a miles de per­so­nas de todas las eda­des? ¿A don­de apun­ta­ban, a la mul­ti­tud? ¿Cómo es posi­ble que se dis­pa­re a la cabe­za a unos pocos metros de dis­tan­cia? (Este escri­to comen­zó a mover­se entre los fir­man­tes a par­tir del 4 de abril. Des­de enton­ces, la Ertzain­tza nos ha dado tris­te­men­te la razón. Iñi­go, gogoan zai­tu­gu!)

Que­re­mos denun­ciar por tan­to la vio­len­cia poli­cial que hemos sufri­do a lo lar­go de todo mar­zo. Bas­ta. ¿Has­ta cuan­do ten­dre­mos que con­ti­nuar pade­cien­do una poli­cía que silen­cia las pro­ble­má­ti­cas socia­les a base de gol­pes? ¿Aca­so es este el mar­gen que nos deja esta demo­cra­cia para la crí­ti­ca, fren­te a los ata­ques en for­ma de recor­tes y refor­mas labo­ra­les de los pode­ro­sos?

Que­re­mos tam­bién mos­trar nues­tro apo­yo y nues­tra soli­da­ri­dad a la juven­tud de nues­tra ciu­dad. El 3 de mar­zo estas jóve­nes dije­ron: “Nos quie­ren robar los dere­chos que nues­tros padres y madres gana­ron en la lucha”. Y se orga­ni­za­ron para hacer fren­te al robo. Des­pués de 1976, Mar­tin Villa expli­có de una mane­ra muy didác­ti­ca el obje­ti­vo de la repre­sión que ase­si­nó a 5 per­so­nas, al afir­mar que el obje­ti­vo no era matar a cin­co tra­ba­ja­do­res sino, median­te esos cin­co, “meter en cin­tu­ra al res­to”. Pare­ce que el poder quie­re apli­car la mis­ma rece­ta peda­gó­gi­ca, pare­ce que apa­lean­do a Xuban y a otras pre­ten­de doci­li­zar al res­to. Por­que el ata­que con­tra nues­tros dere­chos socia­les no ha hecho más que comen­zar, y a la hora de impo­ner­se sin resis­ten­cias, una juven­tud lucha­do­ra y orga­ni­za­da que se preo­cu­pa por las injus­ti­cias socia­les podría con­ver­tír­se­les en un pro­ble­ma.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *