Juan Car­los: un rey en pelo­tas- Máxi­mo Rel­ti

En tér­mi­nos cas­ti­zos, un vie­jo repu­bli­cano expre­só hace unos días que el rey Juan Car­los de Bor­bón «se había que­da­do en pelo­tas». En efec­to, en ape­nas un año la ima­gen de la monar­quía espa­ño­la y del monar­ca han que­da­do en por­no­grá­fi­ca evi­den­cia. No se tra­ta solo de que su currí­cu­lum se haya enri­que­ci­do con nue­vos y com­pro­me­te­do­res datos. El des­plo­me de la ima­gen de la monar­quía ha sido el resul­ta­do de un pro­ce­so acu­mu­la­ti­vo que se ha pro­lon­ga­do a lo lar­go de más de 30 años de pre­sun­tas corrup­te­las, anéc­do­tas de alco­ba y evi­den­cias his­tó­ri­cas que duran­te dece­nios per­ma­ne­cie­ron ocul­tas y blin­da­das ante la opi­nión públi­ca de este país. A ello ha con­tri­bui­do, sin duda, el silen­cio cóm­pli­ce de la pren­sa, la tele­vi­sión, los par­ti­dos ins­ti­tu­cio­na­les, el mudez com­pla­cien­te de los inte­lec­tua­les orgá­ni­cos del sis­te­ma, de los his­to­ria­do­res…

Segu­ra­men­te han sido múl­ti­ples los fac­to­res socia­les que han influi­do para que de repen­te, casi sin avi­sar, el edi­fi­cio de la monar­quía bor­bó­ni­ca apa­rez­ca hoy cuar­tea­do por nume­ro­sas grie­tas ante los ojos estu­pe­fac­tos de millo­nes de ciu­da­da­nos que no se aca­ban de creer lo que suce­de tras los muros de ese Pala­cio deno­mi­na­do, con toda pro­pie­dad, «de La Zar­zue­la». Pero estos derrum­bes repen­ti­nos tam­po­co son nove­do­sos. For­man par­te de la mar­ca gené­ti­ca de la saga de los Bor­bo­nes. Suce­dió con la rei­na Isa­bel II, cuyas orgías pala­cie­gas sor­pren­die­ron la inge­nui­dad cré­du­la de un pue­blo cre­yen­te y hara­pien­to. O con las com­pli­ci­da­des dic­ta­to­ria­les de Alfon­so XIII, al que un buen día, sin que tam­po­co nadie lo espe­ra­ra, unas elec­cio­nes muni­ci­pa­les lo pusie­ron de pati­tas en Car­ta­ge­na.

Hoy, la monar­quía que algu­nos lla­man «juan­car­lis­ta» se la está jugan­do. Por ello no le fal­ta­ba razón a la revis­ta con­ser­va­do­ra bri­tá­ni­ca «Time» cuan­do, hace ape­nas unas horas, en un artícu­lo titu­la­do «No es el mejor momen­to para ser Rey» sub­ra­ya­ba que la monar­quía espa­ño­la está atra­ve­san­do un pro­ce­lo­so mar de tur­bu­len­cias. Los últi­mos acon­te­ci­mien­tos – indi­ca­ba la revis­ta – han pues­to a Juan Car­los Bor­bón en el pun­to de mira de la opi­nión públi­ca espa­ño­la. El maga­zi­ne del perió­di­co lon­di­nen­se indi­ca­ba, asi­mis­mo, que «duran­te déca­das, los Bor­bo­nes han evi­ta­do la cen­su­ra y el escru­ti­nio públi­co con la ausen­cia casi total de coti­lleos o refe­ren­cias a algu­nos de los rumo­res de posi­bles aman­tes o frau­des eco­nó­mi­cos, o encuen­tros poco apro­pia­dos con jeques ára­bes «. Pero ya eso se ha aca­ba­do. La revis­ta indi­ca que las andan­zas del monar­ca y los escán­da­los de su fami­lia están cam­bian­do la acti­tud de los espa­ño­les en rela­ción con la monar­quía. Asi­mis­mo, el rota­ti­vo bri­tá­ni­co aña­de a sus negros augu­rios una ilus­tra­ti­va refe­ren­cia a una encues­ta del Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes Socio­ló­gi­cas, en la que se des­ta­ca la caí­da en pica­do de la popu­la­ri­dad de los Bor­bo­nes en la con­si­de­ra­ción públi­ca espa­ño­la.

Para el «Finan­cial Times», el perió­di­co por­ta­voz de los pode­ro­sos círcu­los finan­cie­ros bri­tá­ni­cos, la monar­quía espa­ño­la está atra­ve­san­do una «cri­sis gigan­tes­ca», en un país en el que el des­em­pleo se acer­ca al 23%. Los perió­di­cos “The Guar­dian” y “The Daily Mail” tam­bién reco­gen la noti­cia. El pri­me­ro des­ta­ca las fuer­tes crí­ti­cas al monar­ca tras su acci­den­te de caza en Botsua­na y mues­tra su foto jun­to a un ele­fan­te muer­to y acom­pa­ña­do por el famo­so caza­dor Jeff Rann. El perió­di­co con­ser­va­dor “Daily Mail” seña­la tam­bién la llu­via de crí­ti­cas en las redes socia­les espa­ño­las en con­tra del Rey y la Monar­quía. La fle­má­ti­ca BBC bri­tá­ni­ca, por su par­te, enfa­ti­za la enor­me indig­na­ción que ha cau­sa­do en Espa­ña el hecho de que, mien­tras el país vive la cri­sis más pro­fun­da de su his­to­ria, el monar­ca que osten­ta la Jefa­tu­ra del Esta­do dis­fru­te de safa­ris de tipo colo­nial y cos­te mul­ti­mi­llo­na­rio. La pren­sa fran­ce­sa no se ha que­da­do cor­ta. «Le Point» sub­ra­ya que en Espa­ña el «gran males­tar» exis­ten­te con el Rey ha cun­di­do como un tsu­ma­mi sobre todo el país. Tan­to la pren­sa ita­lia­na como la ale­ma­na han reco­gi­do de mane­ra pro­fu­sa las reper­cu­sio­nes del mul­ti­mi­llo­na­rio y clan­des­tino safa­ri del rey en Áfri­ca del Sur.

SAFARIS DE POTENTADOS

Botsua­na, el país don­de el rey Bor­bón se frac­tu­ró la cade­ra, está con­si­de­ra­do un «paraí­so» de los afi­cio­na­dos mul­ti­mi­llo­na­rios a la caza mayor. La indus­tria del turis­mo está en ese país afri­cano bajo el con­trol del Gobierno, que orga­ni­za jor­na­das de cace­rías que inte­gran poten­ta­dos nor­te­ame­ri­ca­nos y euro­peos. En ellas se da caza a ele­fan­tes, leo­par­dos, jira­fas, leo­nes y otros ani­ma­les sal­va­jes.

Las cace­rías par­ten de cam­pa­men­tos espe­cia­les cons­trui­dos al efec­to. Estos lujo­sos cam­pa­men­tos se encuen­tran ubi­ca­dos en el inte­rior de los Par­ques Nacio­na­les, en los que una estan­cia de 12 días para aba­tir a un ele­fan­te tie­ne un cos­to de €37.000. Es decir, más de 6 millo­nes de pese­tas por «pie­za». Ter­mi­nar con la vida de un león o un leo­par­do cues­ta la frio­le­ra de 36.000 euros. El gobierno de Botsua­na posee un cupo limi­ta­do de licen­cias que dis­tri­bu­ye a las expe­di­cio­nes, con­tro­lán­do­se de esa for­ma el núme­ro de pie­zas a aba­tir. Que se sepa, el cos­te de la cace­ría que reali­zó el monar­ca espa­ñol no pudo ser infe­rior a los 37.000 euros, ya que la pie­za ele­gi­da por Juan Car­los fue nada menos que el ele­fan­te que apa­re­ce muer­to tras la ima­gen del monar­ca. El rey se alo­jó en uno de estos cam­pa­men­tos de lujo, des­de don­de se orga­ni­zan las jor­na­das de cace­ría. Según las fuen­tes ofi­cia­les, fue en uno de estos alo­ja­mien­tos don­de el Jefe de Esta­do espa­ñol se rom­pió la cade­ra a con­se­cuen­cia de una caí­da. Si el acci­den­te no hubie­ra teni­do lugar, la aven­tu­ra afri­ca­na del Rey sería hoy un hecho total­men­te des­co­no­ci­do, ya que el via­je no fue siquie­ra comu­ni­ca­do al pre­si­den­te del gobierno.

UN REY «CAPRICHOSO Y RIDÍCULO»

En el Esta­do espa­ñol, las dimen­sio­nes de este nue­vo escán­da­lo real han sobre­pa­sa­do todos los lími­tes que has­ta aho­ra cabía espe­rar. Pare­cie­ra como si, repen­ti­na­men­te, hubie­ran sal­ta­do por los aires todos los diques que han esta­do con­te­nien­do duran­te años la opi­nión social acer­ca de la monar­quía y del monar­ca. De mane­ra sor­pren­den­te, la gen­te pare­ce haber caí­do aho­ra en la cuen­ta de la obso­les­cen­cia de esta ins­ti­tu­ción feu­dal here­da­da del mis­mo fran­quis­mo. El cono­ci­do arti­cu­lis­ta Higi­nio Polo reco­gía con pre­ci­sión. en un artícu­lo titu­la­do «Matar ele­fan­tes», el sen­ti­mien­to gene­ra­li­za­do de impor­tan­tes sec­to­res de la socie­dad espa­ño­la. «Ya está bien – escri­bía Polo en su artícu­lo -. No pode­mos saber cuán­to tiem­po más ten­dre­mos que sopor­tar esta Monar­quía, este escar­nio, esta suce­sión de fami­lia­res corrup­tos, de pará­si­tos pró­xi­mos, de escán­da­los, que sigue los pasos de la cor­te de los mila­gros que narra­ra Valle-Inclán. No sabe­mos a qué pun­to de codi­cia lle­ga­rán estos incom­pe­ten­tes empre­sa­rios que viven satis­fe­chos en esta cor­te de los mila­gros, en que, mien­tras el país se hun­de, el Jefe del Esta­do se mar­cha a cazar ele­fan­tes. Si tuvie­ra dig­ni­dad, si mira­se un ins­tan­te la char­ca pútri­da, la asfi­xian­te atmós­fe­ra en que se ha con­ver­ti­do el país, si repa­ra­se en el sufri­mien­to social que el des­pil­fa­rro y la incom­pe­ten­cia de los suyos han crea­do, Juan Car­los de Bor­bón abdi­ca­ría de inme­dia­to y Espa­ña ter­mi­na­ría con una ser­vi­dum­bre que será dura­men­te juz­ga­da por la his­to­ria».

Y aña­día: «No es la pri­me­ra vez que Juan Car­los de Bor­bón, un rey capri­cho­so, roza el ridícu­lo y esqui­va des­pués el bul­to… A estas altu­ras de rei­na­do, son tan­tas las picar­días, tan­tas las bur­las, tan repe­ti­das las bufo­na­das insul­tan­tes, tan cons­tan­te el abu­so que hace el monar­ca de la pru­den­cia del país, que se hace difí­cil ima­gi­nar qué espe­ra­mos para reno­var el aire vicia­do de esta habi­ta­ción lóbre­ga y oscu­ra, cerra­da, en que se ha con­ver­ti­do Espa­ña».

CUANDO LOS «COMUNISTAS» NO ESCUCHAN CRECER LA HIERBA

Hace unos días, con moti­vo del 81º ani­ver­sa­rio del esta­ble­ci­mien­to en Espa­ña de la II Repú­bli­ca, San­tia­go Carri­llo, ex secre­ta­rio gene­ral del PCE duran­te la lla­ma­da Tran­si­ción, era entre­vis­ta­dos para la tele­vi­sión. A Carri­llo no le pre­gun­ta­ron sola­men­te acer­ca de la Segun­da Repú­bli­ca, sino tam­bién sobre la Monar­quía. Ni que decir tie­ne que este vie­jo muñi­dor del actual esta­do monar­qui­co se des­hi­zo en elo­gios hacia la figu­ra de Juan Car­los I. En su con­tes­ta­ción a los perio­dis­tas, el ex diri­gen­te comu­nis­ta con­fe­só su fe repu­bli­ca­na, pero advir­tió ‑sin expli­car las razo­nes – que no era éste el momen­to apro­pia­do para sus­ti­tuir a la Monar­quía por una Repú­bli­ca. Que San­tia­go Carri­llo – un ex polí­ti­co pre­sun­ta­men­te comu­nis­ta – res­pon­die­ra de esta gui­sa, no tie­ne nada de extra­ño. Su com­pli­ci­dad con el esta­ble­ci­mien­to de la monar­quía here­da­da del fran­quis­mo es his­tó­ri­ca­men­te cons­ta­ta­ble. Y cuan­do defien­de la con­ti­nui­dad del sis­te­ma polí­ti­co actual, en reali­dad no hace otra cosa más que defen­der­se a sí mis­mo y tra­tar de pro­por­cio­nar sen­ti­do a tra­yec­to­ria bio­grá­fi­ca.

Sin embar­go, hace ape­nas sie­te meses – a prin­ci­pios de octu­bre del pasa­do año – el Coor­di­na­dor Gene­ral de Izquier­da Uni­da, Cayo Lara, no ofre­cía una res­pues­ta mucho más satis­fac­to­ria en una con­fe­ren­cia cele­bra­da en Las Pal­mas de Gran Cana­ria. A la pre­gun­ta de uno de los pre­sen­tes sobre la Monar­quía y el monar­ca, el diri­gen­te de IU res­pon­dió: «Juan Car­los se ganó la con­fian­za de este país. Tam­bién de mucha gen­te de la izquier­da». «No nos equi­vo­que­mos con eso – pun­tua­li­zó – por­que este país es juan­car­lis­ta «. En aque­lla oca­sión, el diri­gen­te de IU elu­dió men­cio­nar la res­pon­sa­bi­li­dad de deter­mi­na­das orga­ni­za­cio­nes de izquier­da que – como la suya – evi­ta­ron for­mu­lar crí­ti­ca algu­na hacia una Monar­quía impues­ta por la dic­ta­du­ra. Sobre la posi­bi­li­dad de que la Monar­quía pudie­ra ser sus­ti­tui­da por un régi­men repu­bli­cano, Lara ase­gu­ró tener «dudas más que razo­na­bles» sobre cuál sería el resul­ta­do si se cele­bra­ra un refe­rén­dum que per­mi­tie­ra a los ciu­da­da­nos del Esta­do espa­ñol ele­gir entre Monar­quía o Repú­bli­ca. Cayo Lara no ocul­tó tam­po­co su escep­ti­cis­mo de que tal cosa pudie­ra ocu­rrir mien­tras Juan Car­los ocu­pa­ra el trono. «Cuan­do no esté Juan Car­los – dijo el diri­gen­te de IU – sí pien­so que habrá una opi­nión dife­ren­te, por­que los juan­car­lis­tas no esta­rán, y creo que Espa­ña mayo­ri­ta­ria­men­te opta­ría por un esta­do repu­bli­cano».

Des­de aque­llas des­con­fia­das afir­ma­cio­nes de Cayo Lara ha trans­cu­rri­do un esca­so medio año, pero la tre­pi­dan­te diná­mi­ca de los acon­te­ci­mien­tos le ha dado un vuel­co dra­má­ti­co a la visión social sobre la monar­quía. Marx decía que “el revo­lu­cio­na­rio debe ser capaz de oír cre­cer la hier­ba”, para ilus­trar la impor­tan­cia de sin­to­ni­zar con lo que la gen­te está obje­ti­va­men­te desean­do. Los últi­mos acon­te­ci­mien­tos no hacen más que demos­trar que Cayo Lara jamás tuvo la opor­tu­ni­dad de apre­ciar la sin­fo­nía que pue­de escu­char­se aho­ra mien­tras la hier­ba está cre­cien­do.

Cana­rias Sema­nal

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *