¡Soli­da­ri­dad con los huel­guis­tas del 29‑M cata­la­nes [email protected]!

Cuan­do los polí­ti­cos tie­nen mie­do de per­der toda legi­ti­mi­dad de su poder, repri­men sin escrú­pu­los; cuan­do son miles las per­so­nas que se enfren­tan a su mise­ria, cri­mi­na­li­zan a tra­vés de los medios y apli­can medi­das de cas­ti­go, vul­ne­ran­do los prin­ci­pios de sus pro­pias leyes.

Des­de el 29 de mar­zo hay 3 per­so­nas que están en pri­sión pre­ven­ti­va. Una de estas, Javi, fue dete­ni­da cuan­do par­ti­ci­pa­ba por la maña­na en un pique­te infor­ma­ti­vo en el barrio del Clot, mien­tras que Isma y Dani fue­ron dete­ni­dos en un pique­te de Zona Uni­ver­si­ta­ria.

Duran­te toda la jor­na­da de pro­tes­ta con­tra la refor­ma labo­ral y los recor­tes se pro­du­je­ron en Bar­ce­lo­na un total de 56 deten­cio­nes, alcan­zan­do la cifra de 79 en el res­to de Cata­lun­ya.

Algu­nas de estas per­so­nas salie­ron en liber­tad pro­vi­sio­nal des­pués de haber paga­do una fian­za de 3000 y 4000 euros; otras salie­ron con car­gos y ten­drán que ir a fir­mar a juz­ga­dos cada 15 días, sema­nal­men­te o dos veces por sema­na. Tam­bién hay quien salió de la comi­sa­ría des­pués de haber reci­bi­do gra­ves pali­zas de la poli­cía. Un chi­co, por ejem­plo, fue deja­do en las puer­tas de la comi­sa­ría con el fémur roto, sin dine­ro y sin móvil, de madru­ga­da, u otros dos a los que tuvie­ron que extir­par el bazo debi­do a los puñe­ta­zos y pata­das pro­pi­na­das por los mos­sos.

Tam­po­co olvi­da­mos el cen­te­nar de heri­dos a cau­sa de la bru­ta­li­dad poli­cial, que una vez más los mos­sos d?esquadra han uti­li­za­do. Que ten­ga­mos cons­tan­cia, sólo por las balas de goma hay 20 per­so­nas heri­das, una de ellas un niño de 4 años y dos se han que­da­do sin visión.

Los medios de comu­ni­ca­ción se han encar­ga­do des­de el pri­mer momen­to de estig­ma­ti­zar las huel­guis­tas y de legi­ti­mar la actua­ción poli­cial: las pali­zas, el uso de pelo­tas de goma e, inclu­so, la vuel­ta a los gases lacri­mó­ge­nos. Lo están hacien­do para des­viar el deba­te de por qué miles de per­so­nas habían sali­do a la calle deci­di­das en un día de huel­ga gene­ral. Pre­ten­den con­fun­dir­nos y divi­dir­nos sem­bran­do el mie­do, pero las que sali­mos aquel día, que somos muchas y muchas, sen­ti­mos la fuer­za de saber­nos jun­tas, de saber­nos fuer­tes y eso ya no lo olvi­da­mos. El 29 de mar­zo la calle era nues­tra y a pesar de que des­de la madru­ga­da se pro­du­je­ron las pri­me­ras iden­ti­fi­ca­cio­nes y deten­cio­nes, la jor­na­da con­ti­nuó ade­lan­te.

No obs­tan­te, pese a la repre­sión y a los abu­sos poli­cia­les que se pro­du­je­ron aquel día, para muchas de noso­tras el balan­ce de la jor­na­da de lucha es posi­ti­vo: las vías para acce­der a Bar­ce­lo­na esta­ban cor­ta­das, muchos comer­cios cerra­ron, cen­te­na­res de miles de per­so­nas no fue­ron a tra­ba­jar, muchas tam­bién hici­mos huel­ga de con­su­mo y dimos una res­pues­ta masi­va en la calle.

Aho­ra que tres per­so­nas están en la cár­cel y que lucha­mos por su libe­ra­ción recor­da­mos que deci­di­mos hacer huel­ga por­que está­ba­mos y esta­mos can­sa­das que unas pocas per­so­nas deci­dan sobre nues­tras vidas, impo­nien­do unas reglas de jue­go uni­la­te­ra­les y de arri­ba a aba­jo. Des­de la pri­va­ti­za­ción de la sani­dad y la edu­ca­ción, los desahu­cios y des­alo­jos de quien no pue­de pagar un alqui­ler o una hipo­te­ca a la nue­va refor­ma labo­ral que per­mi­te abe­rra­cio­nes tales como un des­pi­do por estar enfer­mo, el fin de los con­ve­nios colec­ti­vos o la libre apli­ca­ción de ERE? Cada día nos aho­gan más, pero tam­bién cada día nos enga­ñan menos.

Jurí­di­ca­men­te no se sos­tie­ne que por des­ór­de­nes públi­cos se pri­ve a alguien de liber­tad. Estas situa­cio­nes nos acla­ran cómo fun­cio­na la ?Jus­ti­cia? y en manos de quién se encuen­tra. Felip Puig, con sus decla­ra­cio­nes y ame­na­zas de res­trin­gir el dere­cho de reu­nión, endu­re­cer el códi­go penal y fomen­tar la dela­ción ciu­da­da­na, así como el Gobierno esta­tal como medi­das como exten­der la legis­la­ción anti­te­rro­ris­ta a los actos de van­da­lis­mo urbano, nos mues­tran que las leyes son herra­mien­tas polí­ti­cas. La deci­sión de encar­ce­lar a Javi, Isma y Dani no corres­pon­de a aspec­tos lega­les sino a unos intere­ses con­cre­tos para para­li­zar las pro­tes­tas. Acti­tu­des del mis­mo cariz se die­ron duran­te la mani­fes­ta­ción de apo­yo a las encar­ce­la­das y dete­ni­das el lunes día 2 cuan­do los mos­sos d?esquadra detu­vie­ron un hom­bre con diver­si­dad fun­cio­nal, aban­do­nan­do su silla de rue­das, deján­do­lo en liber­tad con car­gos de des­ór­de­nes publi­cos esa mis­ma madru­ga­da.

El ais­la­mien­to y las ame­na­zas no tie­nen cabi­da en la ilu­sión de encon­trar­nos

La pre­ca­rie­dad pier­de su peso cuan­do nos damos apo­yo mutuo

Los recor­tes nos reafir­man en la auto­or­ga­ni­za­ción

La repre­sión, inclu­so el encar­ce­la­mien­to de nues­tras com­pa­ñe­ras, no nos detie­ne cuan­do par­ti­mos de que?

¡SI NOS TOCAN A UNA, NOS TOCAN A TODAS!

¡LIBERTAD HUELGUISTAS ENCARCELADAS!

¡ABSOLUCIÓN PARA TODAS LAS COMPAÑERAS ENCAUSADAS EL 29M!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *