“Esta­dos Uni­dos, Israel o Ingla­te­rra, ven­den armas al esta­do colom­biano y no les intere­sa la paz”- Entre­vis­ta de Ani­bal Gar­zón al abo­ga­do Eduar­do Carre­ño

Eduar­do Carre­ño, es un abo­ga­do de Dere­chos Huma­nos, miem­bro del Colec­ti­vo de abo­ga­dos José Alvear Res­tre­po, con más de 35 años de expe­rien­cia en las viven­cias duras del con­flic­to colom­biano.

En su visi­ta a Boli­via fue invi­ta­do al pro­gra­ma CON-TEXTOS* de la radio Patria Nue­va para dar a cono­cer una reali­dad sobre las penu­rias de un con­flic­to olvi­da­do en muchos pue­blos her­ma­nos de Amé­ri­ca Lati­na

¿Por qué su visi­ta a Boli­via?

Para noso­tros es muy impor­tan­te dar a cono­cer lo que está pasan­do en Colom­bia con las víc­ti­mas de crí­me­nes de esta­do. El tema de la devo­lu­ción de tie­rras que le roba­ron a los des­pla­za­dos, el juz­ga­mien­to de los polí­ti­cos vin­cu­la­dos con el para­mi­li­ta­ris­mo, el caso del Depar­ta­men­to Admi­nis­tra­ti­vo de Segu­ri­dad (DAS) como prue­ba feha­cien­te del terro­ris­mo de esta­do, el lla­ma­mien­to de los mili­ta­res que han sido vin­cu­la­dos a los pro­ce­sos por los lla­ma­dos Fal­sos Posi­ti­vos, o la pre­ten­sión del esta­do colom­biano de ampliar el fue­ro penal mili­tar para dejar estos crí­me­nes en la impu­ni­dad, son los temas cen­tra­les de la visi­ta para infor­mar al pue­blo boli­viano.

¿Y por qué es impor­tan­te hacer esta cam­pa­ña a nivel lati­no­ame­ri­cano?

Por que en la últi­ma eta­pa hemos vis­to que se pre­ten­de res­tar impor­tan­cia a la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) de la OEA y allí noso­tros hemos tra­mi­ta­do y se tra­mi­tan los casos fun­da­men­ta­les de las masa­cres socia­les en Colom­bia, casos tan impor­tan­tes como el exter­mi­nio polí­ti­co de la Unión Patrió­ti­ca en los años 80 y 90. Si se debi­li­ta esta ins­ti­tu­ción con nue­vas ins­tan­cias que se van a con­for­mar pues vemos muy incier­to el dere­cho de las víc­ti­mas en este con­tex­to.

¿Qué impor­tan­cia jue­ga la CIDH cuan­do es un orga­nis­mo de la OEA, una ins­ti­tu­ción en momen­to de cri­sis con la crea­ción de otras ins­ti­tu­cio­nes regio­na­les en Amé­ri­ca Lati­na, como UNASUR o la CELAC?

Noso­tros cree­mos que para las víc­ti­mas la Comi­sión y la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na son fun­da­men­ta­les dado que la impu­ni­dad en Colom­bia es casi del 99% en los crí­me­nes de esta­do. La Comi­sión ha decre­ta­do medi­das de pro­tec­ción casi para todos los diri­gen­tes polí­ti­cos de opo­si­ción de izquier­das, para movi­mien­tos sin­di­ca­les, movi­mien­tos indí­ge­nas o cam­pe­si­nos, y para defen­so­res de los Dere­chos Huma­nos y víc­ti­mas del con­flic­to. Sino fue­ra por esas medi­das los para­mi­li­ta­res y la fuer­za públi­ca nos hubie­ran ase­si­na­do hace mucho tiem­po. Por otra par­te los fallos que ha pro­du­ci­do impli­ca que se hayan abier­to nue­vos pro­ce­sos que en otras con­di­cio­nes hubie­ra sido impo­si­ble por que esta­ban cobi­ja­dos con fallos abso­lu­to­rios que bene­fi­cia­ban a los miem­bros de la fuer­za públi­ca pero que las prue­bas en los pro­ce­sos demos­tra­ban que eran cul­pa­bles. El hecho que se implan­te la pre­des­cre­di­bi­li­dad de los Crí­me­nes de Lesa Huma­ni­dad para noso­tros es muy impor­tan­te por que impli­ca reabrir los pro­ce­sos. Casos como la matan­za en el Pala­cio de Jus­ti­cia en 1985 hubie­ran sido impo­si­bles reabrir­los. Cree­mos que los pará­me­tros que fija la Comi­sión y la Cor­te en tér­mi­nos de lo que son los bene­fi­cia­rios de carác­ter mate­rial y moral por el daño cau­sa­do a las víc­ti­mas son impor­tan­tes. Sin estos pará­me­tros esta­ría­mos en cero.

¿Hay posi­bi­li­da­des de eli­mi­nar la para­po­lí­ti­ca colom­bia­na median­te el mis­mo sis­te­ma judi­cial esta­tal?

En sín­te­sis el con­gre­so colom­biano tie­ne 268 miem­bros de estos 132 están sien­do inves­ti­ga­dos por la Sala Penal de la Cor­te, y de estos 60 han sido con­de­na­dos y pre­sos entre 6 y 9 años de pri­sión por cone­xio­nes con la estruc­tu­ra para­mi­li­tar, inclu­so está con­de­na­do Mario Uri­be, el pri­mo del expre­si­den­te Álva­ro Uri­be. Y lo que pedi­mos como soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal en varios con­gre­sos en Amé­ri­ca lati­na es que pre­sio­nen los pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos a la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia de Colom­bia para que juz­guen a los 72 que fal­tan y ter­mi­nen con los fallos, sean abso­lu­to­rios o con­de­na­to­rios. Lo que no sea pue­de acep­tar es que estos con­gre­sis­tas sigan legis­lan­do en bene­fi­cio pro­pio y de la estruc­tu­ra cri­mi­nal. Este fenó­meno, a dife­ren­cia de lo que podría suce­der en otros paí­ses, en Colom­bia no pro­du­ce una caí­da del gobierno. Por el con­tra­rio los fami­lia­res de los con­de­na­dos son aho­ra sena­do­res o repre­sen­tan­tes por que las estruc­tu­ras polí­ti­cas no han cam­bia­do. En las elec­cio­nes del año pasa­do los can­di­da­tos a par­la­men­ta­rios fue­ron la espo­sa, hijos, her­ma­nos, o alle­ga­dos de los con­gre­sis­tas cri­mi­na­li­za­dos. Pode­mos decir que éti­ca­men­te no es lo mejor pero tam­po­co pode­mos afir­mar que los fami­lia­res come­tie­ron los mis­mos deli­tos, pero cree­mos que estos pro­ce­sos deben ter­mi­nar por que lle­va­mos cer­ca de 7 años en estos jui­cios.

¿Con estos datos pode­mos decir que Colom­bia es una dic­ta­du­ra de corrup­tos o una demo­cra­cia?

Noso­tros tene­mos que afir­mar que quie­nes gobier­nan Colom­bia tra­di­cio­nal­men­te son per­so­nas muy inte­li­gen­tes y mane­jan los sis­te­mas jurí­di­cos nacio­na­les e inter­na­cio­na­les con sol­ven­cia. Des­de el sur­gi­mien­to de los movi­mien­tos gue­rri­lle­ros en la épo­ca de los años 60 has­ta la fecha las orga­ni­za­cio­nes de los Dere­chos Huma­nos hemos ido reco­gien­do la infor­ma­ción del núme­ro de víc­ti­mas exis­ten­tes y pode­mos afir­mar que del año 65 has­ta el 2011 mas o menos tene­mos 62.000 casos de dete­ni­dos y des­apa­re­ci­dos, rati­fi­ca­do por la Fis­ca­lía Gene­ral de la Nación, 250.000 per­so­nas eje­cu­ta­das extra­ju­di­cial­men­te o en Fal­sos Posi­ti­vos, y per­ma­ne­cien­do el 99% de los casos en la impu­ni­dad. Por eso es impor­tan­te en los fallos uti­li­zar la Comi­sión de la CIDH que hay un pun­to de jus­ti­cia y sobre esa base siem­pre se ha pedi­do que se reac­ti­ven las inves­ti­ga­cio­nes y ahí es don­de se acla­ran muchos de estos pro­ce­sos. La Ofi­ci­na del Alto Comi­sio­na­do de la ONU tie­ne la ofi­ci­na más gran­de en Colom­bia y una de las reco­men­da­cio­nes siem­pre es crear uni­da­des espe­cia­les de inves­ti­ga­ción de DDHH en la fis­ca­lía o jue­ces espe­cia­li­za­dos ara resol­ver estos pro­ce­sos y por eso se avan­za en ese peque­ño mar­co. Igual tene­mos cer­ca de 7500 pre­sos polí­ti­cos en las cár­ce­les en alta o media­na segu­ri­dad.

¿Todos los casos que comen­tas están liga­dos con las FARC?

Están acu­sa­dos de ser o miem­bros de la gue­rri­lla del EPL, del ELN o de las FARC. Pero hemos habla­do con los gru­pos de Dere­chos Huma­nos y la mayo­ría de estas per­so­nas no son gue­rri­lle­ros, sino indí­ge­nas, cam­pe­si­nos, estu­dian­tes, pobla­do­res o en la últi­ma eta­pa defen­so­res de los Dere­chos Huma­nos.

¿Qué actua­li­dad vive aho­ra el con­flic­to arma­do en Colom­bia?

Anual­men­te el esta­do colom­biano está depor­tan­do, depen­de las cifras que dan, entre 4 mil y 10 mil gue­rri­lle­ros de baja. Pero los cadá­ve­res no se han pre­sen­ta­do, sal­vo en casos excep­cio­na­les don­de ellos tie­nen el con­trol de los terri­to­rios. Los mili­ta­res dicen que en las con­fron­ta­cio­nes las gue­rri­llas se lle­van a sus cadá­ve­res, sal­vo los cadá­ve­res que se dan en los cam­pa­men­tos gue­rri­lle­ros don­de que­dan ahí y lo reco­gen los miem­bros de la fuer­za públi­ca para pre­sen­tar­los. En reali­dad la gue­rri­lla no infor­ma de las bajas ofi­cia­les pero los mili­ta­res si repor­tan sobre sus pro­pios heri­dos que apa­re­cen en el hos­pi­tal mili­tar o los que falle­cen en com­ba­te, y esta­mos hablan­do de un pro­me­dio de 2000 mili­ta­res muer­tos anua­les y cer­ca de 5000 heri­dos.

¿Qué otras víc­ti­mas hay en el con­flic­to?

Están las vic­ti­mas liga­das a zonas exclu­si­vas de con­trol para­mi­li­tar don­de para noso­tros el para­mi­li­ta­ris­mo es una polí­ti­ca ofi­cial del esta­do des­de orí­ge­nes, en los años 65, y actúan en zonas don­de hay pre­sen­cia públi­ca. Si no hay ejér­ci­to no hay para­mi­li­ta­res en la zona pero para efec­to de deba­te se pre­sen­tan como acto­res inde­pen­dien­tes del esta­do.

¿Hay posi­bi­li­da­des de algún pro­ce­so de paz, des­pués del geno­ci­dio de la Unión Patrió­ti­ca?

Este acuer­do polí­ti­co his­tó­ri­co, de los años 80, sus­cri­to con el expre­si­den­te Beli­sa­rio Betan­court, del Par­ti­do Con­ser­va­dor, efec­ti­va­men­te da lugar al ini­cio de esta orga­ni­za­ción, la Unión Patrió­ti­ca (UP). Hubo un sec­tor del movi­mien­to gue­rri­lle­ro, peque­ño por eso, que pasó a ejer­ci­tar la polí­ti­ca legal en la UP pero al lado de ellos se vin­cu­la­ron per­so­nas de dife­ren­tes estra­tos, sec­to­res de pobla­ción, etc. Cuan­do par­ti­ci­pan en la pri­me­ra cam­pa­ña elec­to­ral ellos pasan a ser el 6% de los votan­tes, cosa que nun­ca había teni­do la opo­si­ción de izquier­das en Colom­bia con un máxi­mo del 1,2 %. Esto gene­ró una reac­ción muy fuer­te por par­te del sis­te­ma y empe­zó un pro­ce­so de repre­sión sis­te­má­ti­ca de los miem­bros de la UP que la exter­mi­na­ron en 10 años. Tam­bién la mayo­ría de los gue­rri­lle­ros que salie­ron a hacer polí­ti­ca retor­na­ron a la gue­rri­lla como defen­sa y quie­nes fue­ron exter­mi­na­dos eran per­so­nas que no tenían nada que ver con la gue­rri­lla. No se muy bien la cifra pero el caso está pre­sen­ta­do con 4.300 per­so­nas ase­si­na­das de las cua­les cer­ca de 250 eran fun­cio­na­rios del esta­do, con­ce­ja­les, dipu­tados, repre­sen­tan­tes de ins­ti­tu­cio­nes, etc., De los miem­bros de los cuer­pos cole­gia­dos solo sobre­vi­vie­ron dos per­so­nas, Her­nán Mot­ta exi­lia­do en Sui­za, y la direc­to­ra de la UP, Aída Abe­lla, que tam­bién está allí. El año pasa­do la CIDH con­de­nó al esta­do colom­biano por homi­ci­dio de Manuel Cepe­da, el últi­mo de los miem­bros de la UP ase­si­na­do en una ope­ra­ción con­jun­ta entre para­mi­li­ta­res y mili­ta­res. Esto es impor­tan­te por que si estos casos no se plan­tean públi­ca­men­te cómo se gene­ran garan­tías para que haya pro­ce­sos de par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca cuan­do el esta­do his­tó­ri­ca­men­te ha teni­do como de cos­tum­bre eli­mi­nar al opo­si­tor polí­ti­co. Por eso se requie­re que haya un fuer­te acom­pa­ña­mien­to de carác­ter inter­na­cio­nal por par­te de los esta­dos para acom­pa­ñar a los polí­ti­cos de opo­si­ción de izquier­das, a los movi­mien­tos socia­les y a las víc­ti­mas de los crí­me­nes de esta­do.

¿Cuán­tos colom­bia­nos hay des­pla­za­dos y refu­gia­dos en paí­ses veci­nos?

Uno de los paí­ses que reci­be des­pla­za­dos por la fron­te­ra es Ecua­dor. Allí el gobierno de Rafel Correa ofi­cial­men­te ha reco­no­ci­do como refu­gia­dos a 70.000 colom­bia­nos para ser lega­li­za­dos, y tener todos los bene­fi­cios como cual­quier per­so­na nacio­nal, como tener pro­gra­mas de capa­ci­ta­ción y vin­cu­la­ción labo­ral. De des­pla­za­dos inter­nos des­de 1982 has­ta 2011 se han con­ta­bi­li­za­do cer­ca de 6 millo­nes de per­so­nas.

Y en un país de gue­rra y con tan­tos ase­si­na­tos, como en el caso de los para­mi­li­ta­res que son ile­ga­les ofi­cial­men­te, ¿cómo esté el tema de la ley para por­tar armas en Colom­bia?

En el caso de la ley de por­te de armas el año pasa­do pidie­ron la ley de segu­ri­dad ciu­da­da­na que aumen­ta las penas sus­tan­cial­men­te para el por­ta­dor de armas. Las penas son de9 a11 años sin bene­fi­cios, y las de uso pri­va­do de12 a15 años sin bene­fi­cios. Esto quie­re decir que es más prác­ti­co aso­ciar­se al para­mi­li­ta­ris­mo o a la gue­rri­lla, que no se con­si­de­ran de uso pri­va­do, por que las penas para estas per­so­nas son infe­rio­res.

Has comen­ta­do varias veces la estra­te­gia mili­tar de los Fal­sos Posi­ti­vos, ¿a qué te refie­res con ello?

En el gobierno de Uri­be se esta­ble­ció una polí­ti­ca de recom­pen­sar a los miem­bros de la fuer­za públi­ca por accio­nes que die­ran de baja a gue­rri­lle­ros. A raíz de un caso gra­ve cer­ca de Bogo­ta en el año 2008, don­de 28 pobla­do­res fue­ron lle­va­dos a zonas del Mag­da­le­na Medio y fue­ron pre­sen­ta­dos como gue­rri­lle­ros dados de baja en com­ba­te, las fami­lias se orga­ni­za­ron con la Defen­so­ría del Pue­blo y demos­tra­ron que estas per­so­nas no eran vin­cu­la­das a la gue­rri­lla y se hicie­ron las prue­bas téc­ni­cas por el Ins­ti­tu­to de Medi­ci­na Legal y se demos­tró que eran par­ti­cu­la­res. Como con­se­cuen­cia de ello se pro­du­jo un gran escán­da­lo a nivel nacio­nal. Hoy tene­mos cer­ca de 3.200 casos docu­men­ta­dos de este tipo de eje­cu­cio­nes como Fal­sos Posi­ti­vos y tene­mos cer­ca de 12.000 mili­ta­res impli­ca­dos por que ellos fir­ma­ron las eje­cu­cio­nes para reci­bir los bene­fi­cios mate­ria­les. Ellos son res­pon­sa­bles de esas eje­cu­cio­nes y la mayo­ría de ellos fue­ron dete­ni­dos, pero por un mane­jo de pro­ce­di­mien­to don­de siem­pre se enfer­ma­ba el abo­ga­do o el pre­so se dila­ta­ron los pro­ce­sos y hoy en día la mayo­ría de los acu­sa­dos estén en liber­tad por ven­ci­mien­to de tér­mi­nos. En estos casos sola­men­te se ha con­de­na­do has­ta aho­ra a 35 mili­ta­res de 12000.

A todo esto, lo que esta­mos pidien­do en Amé­ri­ca a nivel de todas las víc­ti­mas es que haya pro­nun­cia­mien­tos fren­tes a la admi­nis­tra­ción de Colom­bia para que se agi­li­cen estos pro­ce­sos y para que no se vaya apro­bar una ini­cia­ti­va del Pre­si­den­te San­tos, que fue Minis­tro de Defen­sa, que esta pidien­do la amplia­ción del fue­ro penal mili­tar para que todos estos pro­ce­sos regre­sen a la jus­ti­cia mili­tar y ahí se con­so­li­de la impu­ni­dad abso­lu­ta. Cuan­do la CIDH ha defi­ni­do que si hay casos de vio­la­ción de DDHH estos siem­pre tie­ne que ser inves­ti­ga­dos por la juris­dic­ción ordi­na­ria.

¿Enton­ces cómo solu­cio­nar el con­flic­to?

Plan­te­mos noso­tros la nece­si­dad de solu­cio­nar el con­flic­to des­de hace mucho tiem­po, pero hay una des­con­fian­za total entre las par­tes que están enfren­ta­das, ade­más de los gran­des intere­ses eco­nó­mi­cos que están detrás de la gue­rra. Esta­dos Uni­dos, Israel o Ingla­te­rra, que ven­den armas al esta­do colom­biano y no le intere­sa la paz. El pre­su­pues­to nacio­nal tie­ne cer­ca del 40% des­ti­na­do a la gue­rra, sumas gran­des. Por eso deci­mos que es muy impor­tan­te la par­ti­ci­pa­ción de los gobier­nos de Amé­ri­ca Lati­na para que acom­pa­ñen al pro­ce­so de paz y se sien­ten todas las par­tes en con­flic­to en el pro­ce­so de nego­cia­ción y para lo que se acuer­de des­pués sea cum­pli­do por las par­tes y que ese acom­pa­ña­mien­to siga has­ta que se de por cul­mi­na­do el cum­pli­mien­to total de los acuer­dos y poda­mos decir que hay paz en tér­mi­nos mili­ta­res.

Los medios de comu­ni­ca­ción en un con­flic­to arma­do tie­nen un papel des­ta­ca­do. ¿Bene­fi­cian o per­ju­di­can?

Lo que los medios pre­gun­tan a Pie­dad Cór­do­ba es, por ejem­plo, cuán­do ella va a orde­na­dor la libe­ra­ción de los pre­sos de las FARC, como si fue­ra la coman­dan­te, se ter­gi­ver­sa la reali­dad. Los tér­mi­nos son per­ver­sos en la pren­sa, en lugar de pre­sos polí­ti­cos se les lla­ma secues­tra­dos. La faci­li­ta­ción mediá­ti­ca se debe desa­rro­llar dicien­do cuál es el papel de cada actor, de la Cruz Roja Inter­na­cio­nal, el papel de media­do­res como Bra­sil que faci­li­ta heli­cóp­te­ros para que libe­re la gue­rri­lla a sus pre­sos,… pero un deba­te sobre esto no es posi­ble hacer­lo en Colom­bia. Es difí­cil que la pobla­ción colom­bia­na apo­ye una sali­da nego­cia­da si el estí­mu­lo mediá­ti­co cons­tan­te­men­te es apo­yar la solu­ción mili­tar y la derro­ta del enemi­go. Así hay pro­ble­mas para inser­tar a media­do­res de paz o nego­cia­do­res. Y cree­mos que es lo con­tra­rio, por esa vía vamos a tener gue­rra toda la vida.

¿El papel de las FARC gene­ra algu­na con­se­cuen­cia nega­ti­va a la izquier­da colom­bia­na?

Hacien­do hipó­te­sis, si con la UP, como hemos dicho, se pasó a ser el 6% de votos, y si la exgue­rri­lla urba­na del M‑19 entró al pro­ce­so de la cons­ti­tu­yen­te en 1991 y en las elec­cio­nes de 70 con­gre­sis­tas sacó 19, pues si aho­ra entra­ra un pro­ce­so de paz y el movi­mien­to gue­rri­lle­ro hicie­ra una nue­va cons­ti­tu­ción para inser­tar­se en la vida polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal es posi­ble que las fuer­zas serian gran­des. El pro­ble­ma del mane­jo polí­ti­co del sis­te­ma fren­te a los movi­mien­tos socia­les crí­ti­cos o a quien opi­ne dis­tin­to es que siem­pre se uti­li­za la estig­ma­ti­za­ción para des­ca­li­fi­car sus peti­cio­nes. Uno no pue­de decir que los indí­ge­nas que recla­man sus tie­rras sean gue­rri­lle­ros, cuan­do las tie­rras ori­gi­na­ria­men­te son de ellos. No hay que con­fun­dir las peti­cio­nes de los movi­mien­tos socia­les con las aspi­ra­cio­nes de la gue­rri­lla, ade­más muchas veces los mis­mos movi­mien­tos socia­les son más intran­si­gen­tes que los movi­mien­tos gue­rri­lle­ros. En el tema de res­ti­tu­ción o evo­lu­ción de sus res­guar­dos ellos son más radi­ca­les que cual­quier movi­mien­to gue­rri­lle­ro, y por ello no se pue­de decir que el movi­mien­to gue­rri­lle­ro diri­ge a los demás movi­mien­tos socia­les. Esa es la prin­ci­pal crí­ti­ca que se ha hecho de por qué se eli­mi­nan fun­da­men­tal­men­te a orga­ni­za­cio­nes socia­les que tra­ba­jan en la lega­li­dad por un esta­do de dere­cho.

¿A quién no le con­vie­ne que se aca­be la gue­rra en Colom­bia?

A las gran­des empre­sas trans­na­cio­na­les no les con­vie­ne. Pue­den tra­ba­jar las empre­sas mejor en un con­tex­to de paz pero ten­drían que dar mayo­res rega­lías al esta­do colom­biano y a las pobla­cio­nes. Actual­men­te paga­mos noso­tros para que nos roben los recur­sos natu­ra­les. Como hay un con­flic­to arma­do se debe dar faci­li­da­des para que las mul­ti­na­cio­na­les invier­tan. Ade­más, los gran­des terra­te­nien­tes ten­drían que devol­ver las tie­rras que le roba­ron a las vic­ti­mas y los gran­des empre­sa­rios se verían afec­ta­dos por que los impues­tos serian gra­ba­dos en tér­mi­nos supe­rio­res y no des­ti­na­rían dine­ro para la gue­rra, y los polí­ti­cos aso­cia­dos con el para­mi­li­ta­ris­mo per­de­rían su posi­ción.

¿Y qué es el Plan Colom­bia?

Teó­ri­ca­men­te es un plan de lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co para la erra­di­ca­ción de los cul­ti­vos de coca y pro­ce­sa­mien­to que se imple­men­tó en 1998 y está actual­men­te en la fase III. Impli­ca que EUA sumi­nis­tre el arma­men­to, equi­pos, quí­mi­cos, entre­na­mien­to mili­tar al eje­ci­to colom­biano y saté­li­tes para ubi­car las zonas de cul­ti­vo. Y en un pro­ce­so de 4 años se tenía que erra­di­car el 50% y en 6 años aca­bar el cul­ti­vo. Sino se hacia se auto­ri­za­ba que EUA podía hacer toda la ope­ra­ción y en la II Fase del Plan Esta­dos Uni­dos metió sus bases mili­ta­res. Si no hubie­se sido por UNASUR don­de se dis­cu­tió la inva­sión a Ecua­dor en 2008 con la muer­te del diri­gen­te de las FARC Raúl Reyes no cono­ce­ría­mos el tex­to del docu­men­to sobre las 7 bases mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos en Colom­bia. Al dar­lo a cono­cer públi­ca­men­te noso­tros deman­da­mos la situa­ción en la cor­te cons­ti­tu­cio­nal por que es un con­ve­nio que vio­la la sobe­ra­nía nacio­nal al esta­ble­cer las 7 bases y que el esta­do colom­biano ofre­cie­ra la tota­li­dad de las bases colom­bia­nas para uso de EUA, 37 bases mili­ta­res. Pero EUA dijo que solo nece­si­ta 7 por que hay limi­tan­tes inter­nas de per­so­nal que solo pue­den sacar 800 mili­ta­res acti­vos y 600 con­tra­tis­tas civi­les, y por eso esco­gie­ron esas 7 fun­da­men­ta­les. Al decla­ra­se la incons­ti­tu­cio­na­li­dad no vie­ron pro­ble­ma y siguie­ron en la fase III del Plan que impli­ca que sigue toda la ase­so­ría mili­tar para las fumi­ga­cio­nes, pero noso­tros no sabe­mos quie­nes están en esto por que los mili­ta­res de EUA no entran a Colom­bia por el Depar­ta­men­to de Extran­je­ría sino direc­ta­men­te a las bases mili­ta­res. Ade­más, adi­cio­nal­men­te fir­ma­ron un pro­to­co­lo don­de Colom­bia soli­ci­ta no inves­ti­gar en la CIDH los crí­me­nes come­ti­dos por los mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos. El Pan Colom­bia no sola­men­te eli­mi­nó los cul­ti­vos de coca sino que aumen­ta­ron, pasan­do de gran­des terri­to­rios a cul­ti­vos en tie­rras peque­ñas en la sel­va.

¿Usted como abo­ga­do de Dere­chos Huma­nos y cono­cer de todas las masa­cres y vio­la­cio­nes del esta­do colom­biano con­tra los enemi­gos polí­ti­cos y jurí­di­cos se sien­te tran­qui­lo en su país?

No esta­mos tran­qui­los, por que esta­mos ame­na­za­dos, somos obje­ti­vos mili­ta­res de fuer­zas públi­cas dis­fra­za­das de para­mi­li­ta­res, pero tene­mos medios de pro­tec­ción de la CIDH y acom­pa­ña­mien­to inter­na­cio­nal de Bri­ga­das de Paz.

* Comu­ni­ca­do­res del Pro­gra­ma CON-TEXTOS en la radio Patria Nue­va de Boli­via, Andrés Sal.lari y Ricar­do Bajo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *