Comu­ni­ca­do a pro­pó­si­to de la libe­ra­ción uni­la­te­ral de los últi­mos 10 mili­ta­res rete­ni­dos por las FARC-EP- Pri­sio­ne­ros polí­ti­cos y de gue­rra

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA DE LOS PRISIONEROS POLITICOS Y DE GUERRA A PROPOSITO DE LA LIBERACION UNILATERAL DE LOS ULTIMOS DIEZ MILITARES RETENIDOS POR LAS FARC-EP
Abril 2 de 2012
Los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos y de gue­rra reclui­dos en las cár­ce­les del país salu­da­mos fra­ter­nal­men­te a las Muje­res del Mun­do por la Paz, Colom­bia­nos y Colom­bia­nas por la Paz en cabe­za de la Doc­to­ra Pie­dad Cór­do­ba, a la seño­ra Mar­leny Orjue­la de ASFAMIPAZ, a fami­lia­res y ami­gos de los pri­sio­ne­ros de gue­rra poli­cías y sol­da­dos, y demás dele­ga­dos y garan­tes de este pro­ce­so de libe­ra­ción uni­la­te­ral de los uni­for­ma­dos rete­ni­dos en com­ba­te por las FARC-EP.
Com­par­ti­mos la ale­gría de las fami­lias que bus­ca­ron sin des­can­so tener la liber­tad de los suyos y que hoy, gra­cias a la volun­tad de paz expre­sa­da por las FARC-EP a tra­vés de la libe­ra­ción uni­la­te­ral de los rete­ni­dos en su poder, se hace reali­dad. Estas fami­lias llo­ran de ale­gría por ver a los suyos libres, sin embar­go nues­tras fami­lias, las de los más de 7000 pri­sio­ne­ros polí­ti­cos y de gue­rra, llo­ran por ver­nos podrir en las cár­ce­les por con­de­nas de has­ta 40 y más años que se pro­lon­gan como con­se­cuen­cia de la ausen­cia de volun­tad de paz del gobierno nacio­nal que se mani­fes­tó abier­ta­men­te en la impo­si­bi­li­dad de ade­lan­tar un acuer­do huma­ni­ta­rio.

Cons­cien­tes de esta reali­dad comu­ni­ca­mos:

1.  Que con­tra­rio A lo expre­sa­do por el Vice­pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, Ange­lino Gar­zón, y el Minis­tro de Jus­ti­cia, Juan Car­los Esgue­rra, en las cár­ce­les del país exis­ti­mos más de sie­te mil (7.000) pri­sio­ne­ros polí­ti­cos y de gue­rra.
Que duran­te la sema­na del 20 al 26 de mar­zo del año en cur­so 617 pri­sio­ne­ros polí­ti­cos rea­li­za­mos una jor­na­da simul­tá­nea de pro­tes­ta y visi­bi­li­za­ción de nues­tra exis­ten­cia, con­sis­ten­te en una huel­ga de ham­bre que tuvo lugar en 21 cár­ce­les del país, de la cual tuvo cono­ci­mien­to la opi­nión públi­ca nacio­nal e inter­na­cio­nal y en cuyo desa­rro­llo reci­bi­mos men­sa­jes de soli­da­ri­dad de un amplio sec­tor de la pobla­ción reclu­sa, ONGS de dere­chos huma­nos, orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, sin­di­ca­les, estu­dian­ti­les de Colom­bia y el mun­do. Estas expre­sio­nes de soli­da­ri­dad fue­ron un reco­no­ci­mien­to de la exis­ten­cia de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos en Colom­bia, como con­se­cuen­cia del con­flic­to social y arma­do que vive el país, y de la exis­ten­cia del deli­to polí­ti­co que ade­más está reco­no­ci­do por la legis­la­ción penal colom­bia­na, la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal y los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les rati­fi­ca­dos por el Esta­do colom­biano. No enten­de­mos cómo los repre­sen­tan­tes del esta­ble­ci­mien­to pre­ten­den des­co­no­cer la reali­dad que vive el país y la legis­la­ción nacio­nal e inter­na­cio­nal que dicen defen­der.
3. Es de cono­ci­mien­to públi­co que los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos y de gue­rra, y en gene­ral la pobla­ción reclu­sa del país, que ascien­de a más de 130.000 per­so­nas, vivi­mos en con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas y cons­tan­te­men­te se nos vul­ne­ran los dere­chos huma­nos, el debi­do pro­ce­so, el dere­cho a la salud, la dig­ni­dad huma­na, etc. Como prác­ti­ca sis­te­má­ti­ca somos con­fi­na­dos en cen­tros de reclu­sión ale­ja­dos de la fami­lia y los ami­gos, nos aís­lan en patios de cas­ti­go, nos con­de­nan a una vida de tor­tu­ra y en la prác­ti­ca nos impo­nen cade­nas per­pe­tuas, es el caso del com­pa­ñe­ro JORGE AUGUSTO BERNAL, miem­bro de las FARC-EP, hecho pri­sio­ne­ro por el Esta­do hace más de 17 años, de los cua­les 8 ha per­ma­ne­ci­do en cala­bo­zo, 4 de ellos en la Cár­cel La Tra­ma­cúa de Valle­du­par, sin agua, a tem­pe­ra­tu­ras supe­rio­res a los 40 gra­dos cen­tí­gra­dos, sin acce­so a aten­ción médi­ca, y demás vio­la­cio­nes a una vida dig­na. Este es uno de muchos casos de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos que han sido con­de­na­dos a ver­da­de­ras cade­nas per­pe­tuas con penas de 40, 60 y más años. Tam­bién se pre­sen­tan casos de tor­tu­ra, como el del com­pa­ñe­ro DIOMEDES MENESES CARVAJALINO del ELN, reclui­do en el Patio 1 de la Cár­cel Mode­lo de Cúcu­ta, que se encuen­tra en silla de rue­das, para­plé­ji­co por tor­tu­ras en el momen­to de la cap­tu­ra, y quien aun cum­plien­do los requi­si­tos para la liber­tad con­di­cio­nal, has­ta el momen­to le ha sido ile­gal­men­te nega­da.
4. Ante el ais­la­mien­to y cas­ti­go, y lue­go de pro­ce­sos de ablan­da­mien­to moral, se ins­ti­ga a des­mo­vi­li­zar­nos y a rene­gar de nues­tros prin­ci­pios y de nues­tra orga­ni­za­ción, como ocu­rre actual­men­te con el com­pa­ñe­ro BERNARDO MOSQUERA MACHADO, pri­sio­ne­ro en un cala­bo­zo, con pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios y del cora­zón, de 67 años de edad, y ante sus pro­ble­mas la úni­ca res­pues­ta dada por el INPEC y el gobierno es una visi­ta en la cual dele­ga­dos guber­na­men­ta­les lo invi­tan a des­mo­vi­li­zar­se y trai­cio­nar su cau­sa, a cam­bio de algu­nos bene­fi­cios jurí­di­cos como su reubi­ca­ción en cár­ce­les pri­vi­le­gia­das don­de están los ami­gos pre­sos del gobierno. Estos entre muchos casos, deben ser inves­ti­ga­dos por las auto­ri­da­des res­pon­sa­bles de la pro­tec­ción de los dere­chos huma­nos y orga­ni­za­cio­nes de la comu­ni­dad nacio­nal e inter­na­cio­nal.
Exhor­ta­mos a Colom­bia­nas y Colom­bia­nos por la Paz, Muje­res del Mun­do por la Paz y demás orga­ni­za­cio­nes que vie­nen acom­pa­ñan­do estos pro­ce­sos de huma­ni­za­ción del con­flic­to hacia una sali­da polí­ti­ca, a que man­ten­gan los esfuer­zos de visi­bi­li­za­ción y veri­fi­ca­ción de la pro­ble­má­ti­ca de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos y de gue­rra del país, así como la bús­que­da incan­sa­ble de cami­nos para alcan­zar la paz para los colom­bia­nos.
De igual mane­ra hace­mos un lla­ma­do a los jefes de Esta­do reu­ni­dos en la Cum­bre de las Amé­ri­cas a rea­li­zar­se en Car­ta­ge­na a media­dos del mes de abril, a que se pro­nun­cien sobre lo antes men­cio­na­do, y unan esfuer­zos en la cons­truc­ción de una sali­da polí­ti­ca al con­flic­to que vive Colom­bia.
Final­men­te, exi­gi­mos del Gobierno nacio­nal que ante los hechos reales de paz rea­li­za­dos por la insur­gen­cia con la libe­ra­ción uni­la­te­ral de los pri­sio­ne­ros de gue­rra en su poder, res­pon­da con reci­pro­ci­dad abrien­do las puer­tas a un pro­ce­so de recon­ci­lia­ción que per­mi­ta ali­viar el dolor de miles de fami­lias, ami­gos y orga­ni­za­cio­nes de los pre­sos polí­ti­cos y de gue­rra reclui­dos en las cár­ce­les colom­bia­nas y esta­dou­ni­den­ses, empe­zan­do por quie­nes pade­cen situa­cio­nes crí­ti­cas de salud, con dis­ca­pa­ci­da­des y enfer­me­da­des ter­mi­na­les.
Exi­gi­mos que el gobierno nacio­nal aban­do­ne la acti­tud de intran­si­gen­cia que ha teni­do fren­te a los hechos reales de paz que hoy se han lle­va­do a cabo por par­te de la insur­gen­cia, y cese sus arti­ma­ñas mediá­ti­cas para des­co­no­cer la la exis­ten­cia del con­flic­to polí­ti­co, social y arma­do, y por tan­to la exis­ten­cia de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos y de gue­rra en las cár­ce­les del país.
En con­se­cuen­cia, exi­gi­mos del gobierno nacio­nal que tan pron­to se pro­duz­ca la libe­ra­ción de los uni­for­ma­dos en poder de las FARC-EP, se otor­gue auto­ri­za­ción inme­dia­ta y sin con­di­cio­nes para la rea­li­za­ción de la Visi­ta de Veri­fi­ca­ción de la Comi­sión Inter­na­cio­nal de Muje­res por la Paz en las cár­ce­les colom­bia­nas, de for­ma que se visi­bi­li­ce nues­tra situa­ción de reclu­sión actual y el esta­do de nues­tros dere­chos huma­nos.
Reite­ra­mos nues­tro com­pro­mi­so con el pue­blo colom­biano de man­te­ner las ban­de­ras de la cons­truc­ción de la Nue­va Colom­bia que soñó Bolí­var, y la paz y jus­ti­cia social.
Fra­ter­nal­men­te, Pri­sio­ne­ros Polí­ti­cos y de Gue­rra

Cár­cel de Alta Segu­ri­dad Palo­gor­do (Girón-San­tan­der), Cár­cel de Cóm­bi­ta (Boya­cá), Cár­cel de Bella­vis­ta (Mede­llín), Cár­cel de Ana­yan­si (Quib­dó), Cár­cel El Repo­so San­ta Hele­na (Ura­ba), Cár­cel San­ta Inés (Apar­ta­dó-Antio­quia), Cár­cel La Pico­ta (Bogo­tá), Reclu­sión de Muje­res El Buen Pas­tor (Bogo­tá), Reclu­sión de Muje­res de Jamun­dí (valle del Cau­ca), Peni­ten­cia­ria El Bar­ne (Boya­cá), Cár­cel de Pal­mi­ra (Valle), Cár­cel Mode­lo (Buca­ra­man­ga), Cár­cel Mode­lo (Cúcu­ta), ERON Cúcu­ta (Nor­te de San­tan­der), ERON Pico­ta (Bogo­tá), Cár­cel La Vega (Sin­ce­le­jo), Peni­ten­cia­ria de Alta Segu­ri­dad Doña Jua­na La Dora­da (Cal­das), Cár­cel de Popa­yán (Cau­ca), Cár­cel La Tra­ma­cúa (Valle­du­par), Cár­cel El Pedre­gal (Mede­llín), Cár­cel Puer­to Triun­fo (Antio­quia), Cár­cel de Yopal (Casa­na­re)

Fuen­te: http://​www​.tras​pa​sa​los​mu​ros​.net/​n​o​d​e​/​748

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *