Los via­jes de EK-AL-LAP-1773- Iña­ki Gil de San Vicente

Este artícu­lo así como su temá­ti­ca fue­ron una peti­ción espe­cial y expre­sa de Borro­ka garaia da! a Iña­ki, al cual damos las gra­cias por tener la ama­bi­li­dad de escribirlo.

Se ale­gró mucho cuan­do le pre­gun­ta­ron si que­ría vol­ver al lejano pla­ne­ta Tie­rra para obser­var su evo­lu­ción. Ek-Al-Lap-1773 había esta­do ya tres veces en ese dimi­nu­to pla­ne­ta y guar­da­ba una sen­sa­ción agri­dul­ce que le ayu­da­ba a refle­xio­nar sobre los ava­ta­res y la com­ple­ji­dad de la vida. Duran­te el pri­mer via­je con­vi­vió con un clan que seguía a las mana­das de ani­ma­les y que en invierno de refu­gia­ba en cue­vas, pasan­do las horas alre­de­dor del fue­go comu­ni­ta­rio. Había apren­di­do que todas las for­mas de vida inte­li­gen­te en el uni­ver­so habían comen­za­do su evo­lu­ción des­de el lla­ma­do «comu­nis­mo pri­mi­ti­vo», y duran­te aquel via­je vivía la reali­dad del «comu­nis­mo pri­mi­ti­vo». La segun­da vez que visi­tó aque­lla zona de la Tie­rra vio que la pro­pie­dad pri­va­da se esta­ba impo­nien­do sobre la pro­pie­dad colec­ti­va, y que las muje­res eran las que más sufrían sus efec­tos, apa­re­cien­do tam­bién unos pocos hom­bres enri­que­ci­dos y empo­bre­cién­do­se la mayo­ría. Sin­tió asco y repug­nan­cia, y pena, al ver cómo el cul­to a la natu­ra­le­za retro­ce­día ante el cul­to a un ser tor­tu­ra­do sal­va­je­men­te en una cruz, ante el que se arro­di­lla­ban sumisamente.

El ter­ce­ro y últi­mo via­je coin­ci­dió con una serie de revuel­tas popu­la­res en con­tra de las pri­va­ti­za­cio­nes de las tie­rras comu­na­les que toda­vía exis­tían, con­tra el aumen­to de impues­tos y con­tra las leyes que que­rían impo­ner algo que lla­ma­ban «monar­quía» y que a Ek-Al-Lap-1773 le pare­cía la cosa más irra­cio­nal y absur­da ima­gi­na­ble. Cuan­do pen­sa­ba en la tri­lo­gía for­ma­da por la cruz, la pro­pie­dad pri­va­da y la monar­quía, le entra­ba la riso­ta­da gro­se­ra, no podía evi­tar­lo. Un día le pilla­ron rién­do­se a man­dí­bu­la batien­te y tras ser lle­va­da ante un gru­po estram­bó­ti­co for­ma­do por seño­res amar­ga­dos y sebo­sos, cubier­tos de hábi­tos a modo de embu­ti­dos con cru­ces de tor­tu­ra­dos, fue subi­da a un mon­tón de made­ras a las que pren­die­ron fue­go. Antes de que las lla­mas empe­za­ran a que­mar­la viva acti­vó el ins­tan­tá­neo des­lo­ca­li­za­dor cuán­ti­co MIG-15, esfu­mán­do­se y reapa­re­cien­do al ins­tan­te en otra par­te de la pla­za. Los sebo­sos amar­ga­dos a los que lla­ma­ban inqui­si­do­res empe­za­ron a aullar his­té­ri­cos en una extra­ña len­gua. Ek-Lap-1773 sabía que no podía desin­te­grar­los con su insu­pe­ra­ble mini­lá­ser AK-47 así que tras bur­lar­se de ellos se des­lo­ca­li­zó otra vez. Al poco se ente­ró que aque­llos idó­la­tras faná­ti­cos habla­ban en latín, una len­gua total­men­te dife­ren­te a la del pueblo.

Duran­te este ter­cer via­je par­ti­ci­pó en una de las suble­va­cio­nes popu­la­res con­tra los enri­que­ci­dos que aca­pa­ra­ban el grano, que cobra­ban impues­tos con la pro­tec­ción de hom­bres arma­dos. Iden­ti­fi­cán­do­se vital­men­te con las muje­res que diri­gían la revuel­ta, Ek-Al-Lap-1773 deci­dió usar el exce­len­te desin­te­gra­dor RPG‑7 para derri­bar la puer­ta de la pétrea casa-torre y entrar con la gen­te para des­truir los archi­vos, docu­men­tos y lega­jos en los que se regis­tra­ban las deu­das y prés­ta­mos y la pro­pie­dad pri­va­da. Todo ardió en la pla­za en medio de una ale­gre biri­bil­ke­ta. Todo no, por­que Ek-Al-Lap-1773 se que­dó con un papel que lega­li­za­ba la expro­pia­ción de un enor­me bos­que comu­ni­ta­rio que pasa­ba a ser pro­pie­dad pri­va­da de un defen­sor de la monar­quía, esa cosa tan irra­cio­nal. Que­ría lle­var­lo a su pla­ne­ta como un ejem­plo más de la fase his­tó­ri­ca de la pro­pie­dad pri­va­da, ya supe­ra­da. No le cabía en la cabe­za que la feli­ci­dad de un pue­blo podía ser nega­da por un sim­ple papel.

Aho­ra se le pre­sen­ta­ba la posi­bi­li­dad de un cuar­to via­je a la Tie­rra y a aquel pue­blo tan sor­pren­den­te que lle­va­ba obser­van­do des­de su fase de «comu­nis­mo pri­mi­ti­vo». Había estu­dia­do que los huma­nos deba­tían sobre si la antro­po­lo­gía era o no una cien­cia que ser­vía a lo que lla­ma­ban «impe­ria­lis­mo», para ella era obvio que sí, por­que una antro­pó­lo­ga no podía per­ma­ne­cer neu­tral en medio de una masa­cre. Se acor­da­ba de lo que había goza­do usan­do el desin­te­gra­dor RPG‑7, y para este via­je lle­va­ba varias «armas demo­crá­ti­cas» como el insu­pe­ra­ble des­truc­tor fotó­ni­co T‑34. Por si aca­so, ya se sabe, refle­xio­na­ba para ella mis­ma acor­dán­do­se de que hacía un tiem­po le lle­gó la noti­cia de que un tal Paki­to Arria­rán murió pelean­do con otro pue­blo, y pre­ci­sa­men­te no era un antro­pó­lo­go de esos que lle­van el car­net de la CIA escon­di­do en el doble­te del pan­ta­lón. Paki­to segui­ría vivo si ella hubie­ra esta­do allí con la sigi­lo­sa onda sub­só­ni­ca KATIUSHA, que atur­de pero no mata. Ek-Lap-1773 sabía que son muy pocos los miem­bros de ese pue­blo tan raro y que hay que con­ser­var­los vivos para man­te­ner la bio­di­ver­si­dad cós­mi­ca, jun­tos a los muy esca­sos togu­loxfn­tis, aris y prtan­durthtss. Una vez que un pue­blo des­apa­re­ce la vida uni­ver­sal se empequeñece.

Ek-Al-Lap-1773 lle­gó a la Tie­rra a muy pocos metros de una inmen­sa muche­dum­bre huma­na que se mani­fes­ta­ba en defen­sa de los dere­chos de las pri­sio­ne­ras y pri­sio­ne­ros. Antes de con­fun­dir­se entre la muche­dum­bre, fue a esos loca­les que lla­man bares que te des­tro­zan el híga­do y los pul­mo­nes, para beber agua. Oyó a un joven que­jar­se de esa muche­dum­bre por­que ocu­pa­ba la calle en la que tenía apar­ca­do su coche. Esta­ba furio­so, exas­pe­ra­do. Vol­vió a entrar­le la riso­ta­da ton­ta que casi le cos­tó la vida en su ante­rior visi­ta: ¿aca­so no era ridícu­lo ese pobre cha­val que sólo ansia­ba su caja de cha­ta­rra para seguir reca­len­tan­do la olla a pre­sión que es la Tie­rra? Salió del bar sin pres­tar aten­ción a los bufi­dos del infe­liz y se sumer­gió entre el gen­tío, jus­to al lado de una mujer joven con una niña en bra­zos. Pre­fe­ría la com­pa­ñía de las muje­res, son más lis­tas y más resis­ten­tes que los hom­bres, que solo sir­ven para for­ni­car mal y rápi­do. La mate­ria es feme­ni­na, y recor­dó que en su pri­me­ra visi­ta se ado­ra­ba a Ama Lur antes de que el pue­blo fue­ra enga­ña­do y for­za­do a humi­llar­se ante aquel extran­je­ro cru­ci­fi­ca­do que pro­du­cía espan­to y angustia.

La mujer joven le expli­có que su padre había esta­do en la cár­cel y que su mejor ami­ga esta­ba aho­ra encar­ce­la­da tras ser tor­tu­ra­da y vio­la­da duran­te su deten­ción. Que tenía que reco­rrer 1.500 km para visi­tar­la duran­te 40 minu­tos sepa­ra­das por grue­sos cris­ta­les que ape­nas deja­ban oír la voz, y que debe­ría estar ya en liber­tad hacía más de tres meses al tener cum­pli­da la con­de­na. Su ami­ga nun­ca había toca­do un arma, ni había pega­do o mal­tra­ta­do a nadie, sola­men­te había ejer­ci­do su dere­cho a hacer polí­ti­ca y a decir lo que pen­sa­ba. Ek-Al-Lap-1773 comen­tó que la liber­tad cues­ta muy cara aun­que es impres­cin­di­ble. La joven le dijo que debía aho­rrar para los via­jes por­que su com­pa­ñe­ro y ella cobra­ban poco y los gas­tos eran enor­mes, que ayu­da­ban a dos miem­bros de su fami­lia en paro, pero que nun­ca aban­do­na­ría a su ami­ga. Le impre­sio­nó la soli­da­ri­dad colec­ti­va del pue­blo, la mez­cla de gen­tes de todas las eda­des pre­do­mi­nan­do la juven­tud, así que se des­pi­dió de la joven con un beso a la niña, y en un ges­to ful­mi­nan­te se des­lo­ca­li­zó para reapa­re­cer un segun­di­to jun­to al cha­val alie­na­do que seguía ira­cun­do en el bar pega­do a su alcohol y envuel­to en humo. Ek-Al-Lap-1773 des­li­zó con su pul­ve­ri­za­dor de micro­par­tí­cu­las ORGASMOL, muy efec­ti­vo para cier­tos pla­ce­res, unas molé­cu­las de repe­len­te de auto­de­fen­sa en el vaso de Coca-Cola y ron del reac­cio­na­rio que vomi­tó has­ta su pri­me­ra papi­lla. Ek-Al-Lap-1773 esta­ba feliz.

Refle­xio­nan­do sobre lo que le había con­ta­do la joven en la mani­fa pro-pre­sas acer­ca de que dos fami­lia­res esta­ban en paro, Ek-Al-Lap-1773 com­pa­ra­ba esa situa­ción con la de su pla­ne­ta. Allí no se sabía qué era el tra­ba­jo asa­la­ria­do, sino sólo el tra­ba­jo-jue­go, el tra­ba­jo-volun­ta­rio y el tra­ba­jo-nece­sa­rio. No exis­tía el dine­ro ni la mer­can­cía, sino bonos con el tiem­po de tra­ba­jo-nece­sa­rio rea­li­za­do, que se cam­bia­ban por bie­nes y ser­vi­cios, inter­cam­bios que muy fre­cuen­te­men­te se hacían median­te el true­que direc­to, o con la filo­so­fía de la ayu­da mutua recí­pro­ca o desin­te­re­sa­da inclu­so, o median­te reser­vas de tiem­po de tra­ba­jo que se can­jea­ban según las nece­si­da­des crea­ti­vas. Allí domi­na­ba el tiem­po pro­pio, libre en el pleno sen­ti­do de la pala­bra. Había estu­dia­do que en la Era del Mie­do, que en los huma­nos corres­pon­día a la de la civi­li­za­ción de la pro­pie­dad pri­va­da, una mino­ría hacía prác­ti­ca­men­te lo que le daba la gana has­ta que la mayo­ría se suble­vó ins­tau­ran­do la Era de la Vida, que los huma­nos empe­za­ban poco a poco a lla­mar comu­nis­mo. Deci­dió inter­ve­nir. Se dis­fra­zó de guar­dia, de txa­ku­rra como decía el pue­blo, y con su desin­te­gra­dor RPG‑7 reven­tó la caja fuer­te de un gran ban­co y con una moto regó de dine­ro las calles de una barria­da des­in­dus­tria­li­za­da y empobrecida.

Al cabo de unos días había esta­ble­ci­do rela­cio­nes con una cua­dri­lla que cono­ció en la ikas­to­la a la que iba para inves­ti­gar la sor­pren­den­te per­vi­ven­cia de algu­nas raí­ces lin­güís­ti­cas que había escu­cha­do en su pri­me­ra estan­cia. De hecho, era una de las tareas que tenía en este via­je: estu­diar si la len­gua del pue­blo con­ser­va­ba raí­ces del pasa­do remo­to, de hace alre­de­dor de 20.000 años, como se sos­te­nía en el medio aca­dé­mi­co. Y es que el rit­mo bio­ló­gi­co de Ek-Al-Lap-1773 era muy dife­ren­te al de la Tie­rra. Lo sabía antes de venir la pri­me­ra vez, pero aho­ra lo expe­ri­men­tó des­agra­da­ble­men­te en la orgía que mon­tó tras una cena-deba­te en la Herri­ko Taber­na a la que acu­día la cua­dri­lla. En su cul­tu­ra, las rela­cio­nes amo­ro­sas y sexua­les eran gene­ral­men­te gru­pa­les, domi­nan­do la poli­se­xua­li­dad y la polian­dria, lógi­ca­men­te, reser­ván­do­se las mono­gá­mi­cas para los casos de «obnu­bi­la­ción amo­ro­sa» como ella decía, por amar­ga expe­rien­cia pro­pia. Ek-Al-Lap-1773 era pre­ca­vi­da y por eso había traí­do un paque­te de dosis para usar con el pul­ve­ri­za­dor de par­tí­cu­las ORGASMOL, y gra­cias a eso evi­tó la deba­cle en la Herri­ko Tar­ber­na por­que las y los huma­nos se ago­tan muy rápi­do, ade­más de su auto­rre­pre­sión igno­ran­te. Al final todo salió bien y des­de enton­ces y has­ta su par­ti­da vivió en la glo­ria, y nun­ca mejor dicho.

La cua­dri­lla le puso al tan­to de los cre­cien­tes pro­ble­mas a los que se enfren­ta la len­gua y la cul­tu­ra del pue­blo bajo la opre­sión nacio­nal que pade­ce. Los ricos hablan y pien­san en extran­je­ro, aun­que mani­pu­lar la cul­tu­ra popu­lar para refor­zar su poder. Los cola­bo­ra­cio­nis­tas recor­ta­ban las ayu­das a la len­gua del pue­blo, y apli­ca­ban con entu­sias­mo las leyes ocu­pan­tes des­ti­na­das a for­ta­le­cer la cul­tu­ra extran­je­ra. Ek-Al-Lap-1773 deci­dió ayu­dar y una noche se movió a la velo­ci­dad de la luz usan­do su ace­le­ra­dor ióni­co SPUTNIK e hizo que esa maña­na toda la pren­sa en papel apa­re­cie­ra escri­ta en eus­ka­ra, y mien­tras tan­to mani­pu­la­ba las emi­sio­nes de radio­te­le­vi­sión con su deco­di­fi­ca­dor neu­tró­ni­co DEMOKRATIK-1917 para que el eus­ka­ra fue­ra la úni­ca len­gua. Ek-Al-Lap-1773 que­dó sor­pren­di­da por la reac­ción de los Esta­dos ocu­pan­tes, faná­ti­ca y racis­ta anti­vas­ca en extre­mo. Su res­pues­ta inme­dia­ta fue la de pro­gra­mar horas ente­ras sobre Jua­na de Arco, Napo­león, De Gau­lle, el Cid, los Reyes lla­ma­dos Cató­li­cos y Lola Flores.

Des­gra­cia­da­men­te para ella, se aca­ba­ba el tiem­po pro­gra­ma­do para su cuar­ta misión en la Tie­rra, pero tras con­sul­tar con su pla­ne­ta con­si­guió alar­gar­lo unos días más. Que­ría par­ti­ci­par en la Huel­ga Gene­ral del 29 de mar­zo. Nin­gún estu­dio rigu­ro­so sobre la espe­cie huma­na podía dejar de lado un acto de masas tan lla­ma­ti­vo como una Huel­ga Gene­ral, sobre todo sien­do la cuar­ta. En su país esas cosas eran inne­ce­sa­rias, si bien per­vi­vían en la memo­ria colec­ti­va como uno de los méto­dos usa­dos para la que la Era de la Vida triun­fa­ra sobre la Era del Mie­do. Par­ti­ci­pó en los pique­tes que des­de muy tem­prano reco­rrían calles y pla­zas. Tomar posi­ción por el ban­do opri­mi­do era con­sus­tan­cial al méto­do cien­tí­fi­co de expe­ri­men­ta­ción social de su cul­tu­ra por­que cien­cia y éti­ca esta­ban uni­das en bene­fi­cio de la liber­tad, no como en la Tie­rra en don­de la éti­ca y la cien­cia eran sier­vas de la pro­pie­dad pri­va­da. Por esto había acu­di­do al pique­te con su des­alie­na­dor neu­ro­nal ISKRA tan efec­ti­vo para con­cien­ciar en un voleo a las fuer­zas repre­si­vas, o para sumir­las en tal océano de dudas sobre el sen­ti­do de sus actos que deja­ban de gol­pear. Lo empleó sólo una vez para dete­ner en seco la pali­za que empe­za­ban a dar a un pique­te­ro algo entra­do en años que inten­ta­ba cerrar la puer­ta de un ban­co. En la cul­tu­ra de Ak-Al-Lap-1773 los extin­tos ban­cos se recor­da­ban con nom­bre de «cue­va de ladro­nes», y fue­ron pri­me­ro nacio­na­li­za­dos al comien­zo de la Era de la Vida, para des­apa­re­cer en el mis­mo pro­ce­so de des­apa­ri­ción del dinero.

Con el ace­le­ra­dor ióni­co SPUTNIK y con el des­lo­ca­li­za­dor cuán­ti­co MIG-15 reco­rrió todas las mani­fas enor­mes y media­nas, y mucha de las asam­bleas de barrio, de ese día impre­sio­nan­te, inte­grán­do­se entre las gen­tes para escu­char y apren­der un rato, pero des­lo­ca­li­zán­do­se lue­go para reapa­re­cer en otra mani o asam­blea. En todas uti­li­zó el nano­ho­lo­gra­ma BOLTXE que hacía imá­ge­nes tri­di­men­sio­na­les y en tiem­po real de otras mani­fas, asam­bleas y deba­tes, repar­tién­do­las masi­va­men­te. Ek-Al-Lap-1773 no com­pren­día que exis­tie­ra la indus­tria perio­dís­ti­ca, que la pren­sa fue­ra pri­va­da. En su pla­ne­ta cual­quie­ra dis­po­nía de los recur­sos téc­ni­cos sufi­cien­tes para ejer­ci­tar la liber­tad de crí­ti­ca. La pri­va­ti­za­ción de la pala­bra y de la cul­tu­ra le pare­cía abe­rran­te e inmo­ral. Una vez, gra­vó en su deco­di­fi­ca­dor neu­tró­ni­co DEMOKRATIK-1917 una asam­blea de fami­lia­res de pre­sas y pre­sos sobre el empeo­ra­mien­to de la vida car­ce­la­ria, y tras blo­quear las seña­les la retrans­mi­tió a la hora pun­ta en todos los medios audio­vi­sua­les del Estado.

Las con­clu­sio­nes que extra­jo de su estu­dio del 29 de mar­zo fue­ron tajan­tes: la cuar­ta Huel­ga Gene­ral de aquel pue­blo había uni­do la lucha inde­pen­den­tis­ta con la lucha socia­lis­ta en pos de un Esta­do vas­co. Pero tam­bién apren­dió otra lec­ción fun­da­men­tal: la juven­tud y en gran medi­da la mujer joven for­ma­ban el núcleo más acti­vo y cons­cien­te de las movi­li­za­cio­nes. Duran­te esta estan­cia había leí­do tex­tos sobre el poder adul­to, sobre las pre­sio­nes que sufría la juven­tud para que no inter­vi­nie­ra en polí­ti­ca, o para que lo hicie­ra den­tro orden refor­mis­ta y gra­dua­lis­ta, pre­sio­nes tam­bién rea­li­za­das por padres que se decían inde­pen­den­tis­tas. Y seme­jan­te movi­li­za­ción juve­nil des­bor­da­ba los con­tro­les del poder adulto.

Por todo esto, deci­dió aña­dir una seña de iden­ti­dad más a su nom­bre. Has­ta aho­ra era cono­ci­da como Ekain-Ama Lur-Lapur­di 1773 en honor a lo que apren­dió de ese pue­blo en su pri­mer via­je, en su fase de «comu­nis­mo pri­mi­ti­vo»; en honor al cul­to a la Madre Tie­rra pre­cris­tiano, y Lapur­di en honor a la matxi­na­da de 1773 orga­ni­za­da y prac­ti­ca­da por las muje­res duran­te varios años en defen­sa de los dere­chos de libre agri­cul­tu­ra y en con­tra de las pre­ten­sio­nes fran­ce­sas de mono­po­li­zar esta­tal­men­te el cul­ti­vo de la plan­ta de taba­co, arrui­nan­do la eco­no­mía popu­lar. Aho­ra, que­ría agre­gar la Bi de Bil­gu­ne Femi­nis­ta, por el papel his­tó­ri­co, pre­sen­te y futu­ro de la lucha anti­pa­triar­cal: Ek-Al-Lap-1773-Bi.

El día de su par­ti­da, conec­tó el SPUTNIK y el MIG-15 y se mate­ria­li­zó a los pocos minu­tos en su pla­ne­ta, no sin antes haber deja­do como rega­lo a su cua­dri­lla terres­tre el pul­ve­ri­za­dor de par­tí­cu­las ORGASMOL, con las dosis sobrantes.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 1 de abril de 2012

Entre 1773 y 1784 las muje­res labor­ta­nas fue­ron las orga­ni­za­do­ras de una tenaz resis­ten­cia popu­lar con­tra las exi­gen­cias fran­ce­sas de con­tro­lar y gra­var con impues­tos la pro­duc­ción de taba­co en este herrial­de, pro­duc­ción que has­ta enton­ces se rea­li­za­ba libre de la inge­ren­cia extran­je­ra. En el momen­to crí­ti­co, cuan­do lle­ga­ba el ejér­ci­to fran­cés a aplas­tar la revuel­ta, las muje­res de Lapur­di se plan­ta­ron en masa delan­te de los sol­da­dos en un acto de resis­ten­cia pasi­va y pací­fi­ca. Los fran­ce­ses no se atre­vie­ron a dis­pa­rar pero toma­ron otras repre­sa­lias, como el derri­bo del cam­pa­na­rio de la Igle­sia de Haz­par­ne des­de el que se con­vo­ca­ba a la movi­li­za­ción popu­lar, y el deco­mi­so de varios miles de armas en manos del pue­blo. Mien­tras las muje­res tra­ba­ja­do­ras labor­ta­nas se enfren­ta­ron al ejér­ci­to, no muy lejos de allí, en Zibu­ru se esta­ba for­man­do poco a poco un movi­mien­to femi­nis­ta bur­gués que en 1789 ela­bo­ró un docu­men­to pidien­do igual­dad de dere­chos para las muje­res bur­gue­sas, que no para el res­to, inclu­so la dero­ga­ción del sis­te­ma esta­men­tal por ser mas­cu­lino y antidemocrático.

Borro­ka Garaia da!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *