Miles de chi­le­nos en fune­ral de joven ase­si­na­do por neo­na­zis- Pren­sa Lati­na

Imagen activaSan­tia­go de Chi­le, 30 mar (PL) Miles de per­so­nas acom­pa­ña­ron hoy el cor­te­jo fúne­bre que tras­la­dó has­ta el Cemen­te­rio Gene­ral de esta capi­tal los res­tos de Daniel Zamu­dio, el joven homo­se­xual sal­va­je­men­te agre­di­do por neo­na­zis el pasa­do 3 de mar­zo.

A la cere­mo­nia de des­pe­di­da se sumó una cara­va­na de casi un cen­te­nar de vehícu­los con fotos del joven y men­sa­jes de recha­zo a la homo­fo­bia y a todos los ses­gos dis­cri­mi­na­to­rios que pre­va­le­cen en la socie­dad chi­le­na, sig­na­da por un pro­fun­do con­ser­va­du­ris­mo.

En la oca­sión la Cor­po­ra­ción Par­que por la Paz Villa Gri­mal­di, Monu­men­to Nacio­nal don­de radi­có el prin­ci­pal cen­tro de tor­tu­ras y crí­me­nes de la dic­ta­du­ra, sub­ra­yó que la muer­te de Daniel Zamu­dio, más allá de sus eje­cu­to­res mate­ria­les, tie­ne su ori­gen en el défi­cit exis­ten­te en edu­ca­ción de dere­chos huma­nos en Chi­le.

La agre­sión y pos­te­rior muer­te de Daniel, seña­ló la ins­ti­tu­ción en un comu­ni­ca­do, es un ter­mó­me­tro del Chi­le real, por­que refle­ja dra­má­ti­ca­men­te nive­les de into­le­ran­cia, xeno­fo­bia y per­se­cu­ción a per­so­nas por ser dis­tin­tas.

Esta vez, aña­dió, la víc­ti­ma fue un joven que asu­mía su homo­se­xua­li­dad. Otras veces, ha sido la con­di­ción de ser emi­gran­te peruano, mapu­che, vie­jo, pobre, dis­ca­pa­ci­ta­do; en defi­ni­ti­va, ser dis­tin­ta o dis­tin­to, lo que es peli­gro­so en las calles de Chi­le.

La irra­cio­nal vio­len­cia que le cos­tó la vida a Daniel Zamu­dio no es un hecho ais­la­do en Chi­le, es resul­ta­do de la ausen­cia de una demo­cra­cia con ple­na vigen­cia de dere­chos ciu­da­da­nos y que hace reme­mo­rar la vio­len­cia que ayer secues­tró, tor­tu­ró e hizo des­apa­re­cer a miles de com­pa­trio­tas, indi­có la decla­ra­ción.

Lue­go de tres sema­nas luchan­do por su vida, murió el pasa­do mar­tes el joven de 24 años, a quien un gru­po de cua­tro neo­na­zis, según las pri­me­ras inves­ti­ga­cio­nes, tor­tu­ró duran­te casi seis horas a tal gra­do que lo deja­ron con un coma indu­ci­do del que no pudo recu­pe­rar­se.

Sus ata­can­tes le cau­sa­ron frac­tu­ras en el crá­neo, en el tórax y en las extre­mi­da­des, le que­ma­ron con ciga­rri­llos, le cor­ta­ron una ore­ja y le mar­ca­ron tres esvás­ti­cas en el cuer­po con el golle­te de una bote­lla.

El Sép­ti­mo Juz­ga­do de Garan­tía de San­tia­go fijó para el pró­xi­mo 23 de abril la audien­cia de refor­ma­li­za­ción de los car­gos, por homi­ci­dio cali­fi­ca­do, con­tra cua­tro jóve­nes de entre 19 y 25 años de edad, supues­ta­men­te res­pon­sa­bles del bru­tal ata­que.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *