Jai­ki Hadi advier­te de la situa­ción de 15 pre­sos y pre­sas gra­ve­men­te enfer­mas

Tal y como hici­mos públi­co en su día, Jai­ki Hadi es una aso­cia­ción de pro­fe­sio­na­les de la salud dedi­ca­da a la asis­ten­cia de pre­sos-as enfer­mos así como a la con­fec­ción de infor­mes rela­ti­vos ala situa­ción sani­ta­ria den­tro de las cár­ce­les.

El pasa­do verano publi­ca­mos la lis­ta de enfer­mos gra­ves e incu­ra­bles, y en oto­ño pre­sen­ta­mos el infor­me o radio­gra­fía de la situa­ción sani­ta­ria den­tro de las cár­ce­les.

Tal y como expu­si­mos en este infor­me, exis­ten varios fac­to­res que difi­cul­tan o hacen impo­si­ble la asis­ten­cia y el tra­ta­mien­do ade­cua­do de diver­sas enfer­me­da­des den­tro de las cár­ce­les: al prio­ri­zar­se las medi­das de segu­ri­dad, no está garan­ti­za­da de nin­gún modo la apli­ca­ción del pro­to­co­lo rela­ti­vo a casos urgen­tes; no exis­ten con­di­cio­nes para rea­li­zar un segui­mien­to ade­cua­do de los casos; se denie­gan sis­te­má­ti­ca­men­te las visi­tas de médi­cos de con­fian­za de los enfer­mos; exis­ten múl­ti­ples caren­cias a nivel ali­men­ti­cio; demo­ras inex­pli­ca­bles en la rea­li­za­ción de prue­bas médi­cas o inter­ven­cio­nes qui­rur­gi­cas; inexis­ten­cia de diag­nós­ti­cos y tra­ta­mien­tos inade­cua­dos.

En la lis­ta que hici­mos públi­ca en verano remar­ca­mos varios casos en los que era nece­sa­ria su pues­ta en liber­tad inme­dia­ta por la gra­ve­dad de los mis­mos; así mis­mo, alu­día­mos a otros casos que en nues­tra opi­nión pre­ci­sa­ban de un segui­mien­to direc­to y rigu­ro­so, debi­do al ries­go de empeo­ra­mien­to de su situa­ción. Pasa­dos 9 meses hemos obser­va­do que no todos los alu­di­dos están en sus casas, que ha empeo­ra­do las situa­ción de los que pre­ci­sa­ban un segui­mien­to y tra­ta­mien­to rigu­ro­so y que tene­mos nue­vos casos de enfer­me­da­des gra­ves, cons­ta­tan­do que la estan­cia en la cár­cel ha empeo­ra­do osten­si­ble­men­te su salud.

Ana­li­zan­do los casos, vemos que en dos de ellos la gra­ve­dad de su enfer­me­dad (enfer­me­da­des car­día­cas gra­ves) se ha dado en un con­tex­to de pri­va­ción de liber­tad pro­lon­ga­da en pri­sión: es decir, años de ten­sión con­tí­nua y apli­ca­ción de polí­ti­cas peni­ten­cia­rias terri­ble­men­te rigu­ro­sas que, indu­da­ble­men­te, han afec­ta­do a su salud. Tene­mos tam­bién casos con cua­dros plu­ri­pa­to­ló­gi­cos aso­cia­dos a las cir­cuns­tan­cias de la cár­cel, influ­yen­do de for­ma cla­ra­men­te nega­ti­va; es más, no se ha con­se­gui­do dar con el tra­ta­mien­to ade­cua­do a la enfer­me­dad. Los que pade­cen enfer­me­da­des reu­má­ti­cas gra­ves (espon­di­li­tis…) no cuen­tan con medios ade­cua­dos para hacer fren­te de for­ma efec­ti­va a la enfer­me­dad:

Impo­si­bli­dad de con­tar con die­tas espe­cí­fi­cas o rea­li­zar ejer­ci­cios físi­cos ade­cua­dos. Los que sufren enfer­me­da­des psí­qui­cas gra­ves siguen en con­di­cio­nes total­men­te inade­cua­das en un medio tan adver­so como es la caŕ­cel: con­sul­tas pro­fe­sio­na­les inter­ve­ni­das, difi­cul­ta­des para el segui­mien­to y tra­ta­mien­to de los casos, fal­ta de cola­bo­ra­ción con los pro­fe­sio­na­les de con­fian­za de los enfer­mos, etc. A modo de ejem­plo recor­dar la recien­te sen­ten­cia con­de­na­to­ria del Tri­bu­nal de Dere­chos Huma­nos de Estras­bur­go con­tra el esta­do fran­cés por man­te­ner en pri­sión a un pre­so aque­ja­do de una enfer­me­dad psí­qui­ca gra­ve.

Por todo ello, que­re­mos insis­tir una vez más que la cár­cel no es el lugar más ade­cua­do para estos pacien­tes, ya que estan­do en liber­tad se garan­ti­za­ría un segui­mien­to rigu­ro­so y efec­ti­vo de su enfer­me­dad.

En este momen­to tene­mos 15 pre­sos que sufren enfer­me­da­des gra­ves e incu­ra­bles y que debe­rían de estar en la calle. Hay que recor­dar que este núme­ro pue­de variar, es decir, pue­de aumen­tar o redu­cir en el tiem­po, según se den casos nue­vos o se mate­ria­li­ce su pues­ta en liber­tad. En cual­quier caso, es evi­den­te que la pro­lon­ga­ción de los años de cár­cel redun­da­rá en la apa­ri­ción de más casos. Fac­to­res como la edad (en este momen­to hay 22 per­so­nas con ‑as de 60 años en este colec­ti­vo, de los que 9 se encuen­tran enfer­mos) y el tiem­po de encar­ce­la­mien­to (93 con más de 20 años de cár­cel, de los que 27 pade­cen algún tipo de enfer­me­dad) influ­ye de for­ma deci­si­va en la salud de los miem­bros de este colec­ti­vo de pre­sos.

15 pre­sos que requei­ren una solu­ción inme­dia­ta

Josetxo ARIZKUREN (Iru­ñea, 1958). Cár­cel de A Lama (Pon­te­ve­dra)

Car­dio­pa­tía isqué­mi­ca seve­ra. Des­de 2008, cuan­do esta­ba en Puer­to-III, pre­sen­ta epi­so­dios reite­ra­dos de dolor epi­gás­tri­co que se irra­dia a gar­gan­ta y zona inter­es­ca­pu­lar. Tenía sín­to­mas des­de 2006. Es tra­ta­do con medi­ca­men­tos anti­re­flu­jo y pro­ci­né­ti­cos, pero sigue empeo­ran­do y en 2011 es ingre­sa­do en un hos­pi­tal de Sevi­lla, don­de se con­fir­ma la car­dio­pa­tía isqué­mi­ca seve­ra y se le colo­ca un Stent para la revas­cu­la­ri­za­ción mio­cár­di­ca. En tre­ce años ha pasa­do por una vein­te­na de cár­ce­les y los suce­si­vos tras­la­dos han impe­di­do rea­li­zar­le prue­bas com­ple­men­ta­rias. El diag­nós­ti­co se hizo pre­ci­sa­men­te tras reite­ra­das deman­das a los ser­vi­cios médi­cos para des­car­tar una pato­lo­gía coro­na­ria. Ade­más, en 1999 Ariz­ku­ren man­tu­vo una huel­ga de ham­bre de 56 días que afec­tó a su salud. Está con­de­na­do a 30 años y lle­va 13 en pri­sión.

Inma­cu­la­da BERRIOZABAL (Elo­rrio-Zega­ma, 1951). Cár­cel de A Lama (Pon­te­ve­dra)

Cua­dro de dife­ren­tes enfer­me­da­des. Pade­ce pato­lo­gías con más de diez años de evo­lu­ción, entre ellas dia­be­tes, hiper­ten­sión arte­rial, hepa­ti­tis B, asma bron­quial, artro­pa­tía pso­riá­si­ca, pró­te­sis en la rodi­lla, sinu­si­tis e insom­nio cró­ni­co. Su situa­ción empeo­ró con­si­de­ra­ble­men­te en 2011 al no faci­li­tar­le duran­te cin­co días la medi­ca­ción de la hiper­ten­sión. Su actual ubi­ca­ción en un lugar húme­do como Pon­te­ve­dra agra­va algu­nos de sus pro­ble­mas. Berrio­za­bal fue con­de­na­da a ocho años y seis meses de cár­cel, y lle­va más de dos en pri­sión. En diciem­bre pasa­do se soli­ci­tó su excar­ce­la­ción.

Isi­dro GARALDE (Onda­rroa, 1951). Cár­cel de Puerto‑I (Cádiz)

Pade­ce car­dio­pa­tía isqué­mi­ca-infar­to agu­do de mio­car­dio, ade­más de pros­ta­ti­tis y cata­ra­tas. Ingre­só en Urgen­cias de un hos­pi­tal de Gra­na­da en 2006 con un infar­to. Ha pasa­do por nume­ro­sos cam­bios de cár­ce­les y cel­das, ais­la­mien­to, diver­sas polí­ti­cas car­ce­la­rias… duran­te los 27 años que lle­va pre­so. Fue dete­ni­do en 1985, pues­to en liber­tad en enero de 1990 y dete­ni­do de nue­vo en abril del mis­mo año. Se le con­de­nó a 30 años de pri­sión, que cum­plía el 2 de febre­ro de 2010, pero se le apli­có la «doc­tri­na Parot» alar­gan­do la con­de­na has­ta 2020.

José Ramón LÓPEZ DE ABETXUKO (Gas­teiz, 1949). Cár­cel de Villa­bo­na (Astu­rias)

Bra­di­car­dia sin­to­má­ti­ca y ade­no­ma de prós­ta­ta. Ingre­só en el hos­pi­tal para el tra­ta­mien­to de la bra­di­car­dia en 2009, y de nue­vo en 2011, cuan­do per­ma­ne­ció hos­pi­ta­li­za­do 27 días. Se le prac­ti­có un cate­te­ris­mo y fibri­la­ción auri­cu­lar, ade­más de una abla­ción car­día­ca para con­tro­la el rit­mo car­día­co. Per­sis­te el ries­go de recu­rren­cia de la arrit­mia, que podría desa­rro­llar un infar­to de mio­car­dio o una trom­bo­fle­bi­tis peri­fé­ri­ca. Dete­ni­do en 1989, está con­de­na­do a 30 años.

Josu URIBETXEBERRIA (Arra­sa­te, 1955). Cár­cel de Man­si­lla (León)

Sufre neo­pla­sia renal izquier­da y nefrec­to­mía del riñón. Nece­si­ta con­trol y tra­ta­mien­to de por vida des­pués de que en 2005 se le diag­nos­ti­ca­ra un tumor de gran tama­ño en el riñón izquier­do. Dete­ni­do en 1987, fue con­de­na­do a 30 años de pri­sión. En 2006 soli­ci­tó la liber­tad con­di­cio­nal por enfer­me­dad gra­ve e incu­ra­ble, pero en 2007 le fue dene­ga­do y lo mis­mo ocu­rrió con el recur­so que pre­sen­tó, solo un mes des­pués.

Aitzol GOGORZA (Erren­te­ria, 1975). Cár­cel de Sevi­lla-II

Tras­torno Obse­si­vo Com­pul­si­vo de lar­ga dura­ción. Su enfer­me­dad se reac­ti­vó con la deten­ción en 1999, por lo que pre­ci­só de aten­ción siquiá­tri­ca espe­cia­li­za­da en Poissy, con resul­ta­do posi­ti­vo. En octu­bre de 2011 se reac­ti­va el tras­torno, y des­de noviem­bre se le apli­ca el pro­to­co­lo de acom­pa­ña­mien­to de 24 horas. Su enfer­me­dad es incu­ra­ble y de lar­ga dura­ción, y resul­ta impres­cin­di­ble que resi­da en un lugar ade­cua­do y sin ansie­dad. Las situa­cio­nes de ten­sión y el régi­men car­ce­la­rio basa­do en cas­ti­gos empeo­ran su situa­ción, y ha teni­do varios epi­so­dios de ten­sión con fun­cio­na­rios, ade­más de habér­se­le apli­ca­do una situa­ción de ais­la­mien­to. Dete­ni­do en el año 1999, Gogor­za cum­plió diez años de con­de­na en el Esta­do fran­cés y fue entre­ga­do al espa­ñol en 2011, don­de está encar­ce­la­do de modo pro­vi­sio­nal.

José Miguel ETXEANDIA (Larra­betzu, 1951). Cár­cel de Topas (Sala­man­ca)

Tras­torno Obse­si­vo Com­pul­si­vo con cua­dro agu­do de ansie­dad, ade­más de hepa­ti­tis C. Has­ta su deten­ción resi­dió en Méxi­co, don­de le diag­nos­ti­ca­ron el tras­torno obse­si­vo com­pul­si­vo, que se agra­vó en 2006 por la pro­xi­mi­dad del jui­cio y el esta­do de salud de su padre. En 2007 Ins­ti­tu­cio­nes Peni­ten­cia­rias auto­ri­zó la asis­ten­cia pro­fe­sio­nal, pero se la reti­ró en 2008. Tras varios alti­ba­jos, en 2009 se le apli­có el pro­to­co­lo de acom­pa­ña­mien­to de 24 horas, estan­do en Herre­ra de La Man­cha. El régi­men car­ce­la­rio afec­ta a su pato­lo­gía, así como las deci­sio­nes que se han ido toman­do. Su salud se dete­rio­ró de modo impor­tan­te tras revo­car­le la asis­ten­cia de su sico­ló­gi­ca de con­fian­za. Ade­más, le man­tu­vie­ron el régi­men de ais­la­mien­to des­de mayo has­ta octu­bre de 2011, cuan­do la mis­ma nor­ma­ti­va peni­ten­cia­ria reco­ge lo impro­ce­den­te que es apli­car esta situa­ción a per­so­nas con enfer­me­da­des men­ta­les. Fue con­de­na­do a 18 años de pri­sión, y lle­va nue­ve. En 2007 se le dene­gó la excar­ce­la­ción.

Iña­ki ETXEBERRIA (Iru­ñea, 1964). Cár­cel de Topas (Sala­man­ca)

Sufre pro­ble­mas de vis­ta agu­dos. Pacien­te aque­ja­do de mio­pía mag­na de lar­ga evo­lu­ción, tras varios retra­sos se le diag­nos­ti­ca en 2000. En 2006, estan­do en la cár­cel de Alge­ci­ras, sufre una herro­ga­ria reti­nia­na en el ojo dere­cho, por lo que su agu­de­za visual está casi extin­gui­da. En el izquier­do pre­sen­ta ausen­cia de cris­ta­lino por una ope­ra­ción de cata­ra­tas en 1992. En 2010 se aso­cia un aumen­to de la ten­sión ocu­lar en ambos ojos, con diag­nós­ti­co de glau­co­ma bila­te­ral. Como ejem­plo de las tra­bas a su asis­ten­cia, en 2010, cuan­do tenía com­pro­me­ti­do tra­ta­mien­to en Iru­ñea en Osa­sun­bi­dea, es tras­la­da­do a Cas­te­llón. Los retra­sos en las con­duc­cio­nes de la cár­cel al hos­pi­tal han sido cla­ves para su empeo­ra­mien­to. Etxe­be­rria fue dete­ni­do en 1996 y sen­ten­cia­do a 30 años de cár­cel.

José Mari PÉREZ (Zarautz, 1962). Cár­cel de Bur­gos

Pade­ce infar­to de mio­car­dio agu­do, ade­más de otras pato­lo­gías muy diver­sas. Ingre­só en Urgen­cias del hos­pi­tal de Bur­gos el pasa­do 31 de enero con un infar­to que pre­ci­sa segui­mien­to y con­trol estre­cho, más aún cuan­do ya lle­va 25 años de cár­cel. Jun­to a ello, tie­ne una pró­te­sis en la cade­ra dere­cha, coxar­tro­sis, pro­tu­sión dis­cal, her­nia de hia­to, sín­dro­me de Gil­bert, hiper­co­les­te­ro­le­mia y TBC. Dete­ni­do en 1987, fue con­de­na­do a 30 años de cár­cel. El 15 de diciem­bre de 2008 la ago­tó, pero cua­tro días antes le apli­ca­ron la «doc­tri­na Parot» y su nue­va fecha de sali­da se ha fija­do en 2017.

Txus MAR­TíN (Basau­ri, 1962). Cár­cel de Zaba­lla (Ara­ba)

Pade­ce un tras­torno esqui­zoa­fec­ti­vo con com­po­nen­te deli­ran­te y pro­ta­go­ni­zó una auto­le­sión gra­ve en 2010. Su caso pue­de ser con­si­de­ra­do como el más urgen­te en la actua­li­dad. Ha teni­do epi­so­dios de para­noias gra­ves, refie­re escu­char voces fre­cuen­te­men­te y sus con­ver­sa­cio­nes son incohe­ren­tes en muchas oca­sio­nes. Tie­ne auto­ri­za­da la visi­ta de su sicó­lo­ga de con­fian­za. Su situa­ción gene­ral ha empeo­ra­do por la nega­ti­va de la cár­cel a cam­biar la dosis de la medi­ca­ción, pro­pues­tas por su sicó­lo­ga y médi­co de con­fian­za. La cár­cel, y en con­cre­to el ais­la­mien­to, han influi­do en la apa­ri­ción y desa­rro­llo de la enfer­me­dad. Mar­tín ha esta­do com­ple­ta­men­te ais­la­do duran­te ocho años en dife­ren­tes pri­sio­nes. Ha pade­ci­do ade­más tras­la­dos en con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas, dene­ga­ción y retra­so de comu­ni­ca­cio­nes… Los pro­fe­sio­na­les de Jai­ki Hadi lo defi­nen como «un tra­to inex­pli­ca­ble­men­te duro» y poco com­pren­si­ble des­de el pun­to de vis­ta médi­co, por ejem­plo por los ingre­sos en la enfer­me­ría con­tra su volun­tad, cuan­do el cua­dro que pre­sen­ta­ba hacía per­ti­nen­te jus­to lo con­tra­rio. Dete­ni­do en 2002, ha pasa­do ocho años en cár­ce­les del Esta­do fran­cés y está aho­ra en situa­ción de pre­ven­ti­vo en el espa­ñol. Se soli­ci­tó su liber­tad pro­vi­sio­nal en noviem­bre pasa­do, pero se le ha nega­do en febre­ro. Ha inter­pues­to un nue­vo recur­so.

José Ángel BIGURI (Mena­ga­rai, 1955). Cár­cel de Mar­tu­te­ne (Gipuz­koa)

Neo­pla­sia tipo ade­no­car­ci­no­ma pros­tá­ti­co (cán­cer de prós­ta­ta). Se le diag­nos­ti­có en enero de 2011, tras una ana­lí­ti­ca, y dos meses des­pués fue lle­va­do a Mar­tu­te­ne des­de Ciu­dad Real. En octu­bre del año pasa­do se le reali­zó una inter­ven­ción qui­rúr­gi­ca con extir­pa­ción de prós­ta­ta, y en noviem­bre tuvo una nue­va con­sul­ta en la que se reco­men­dó segui­mien­to estric­to, que se le rea­li­za en el Hos­pi­tal Donos­tia. Como todos los pacien­tes aque­ja­dos de enfer­me­da­des onco­ló­gi­cas, pre­ci­sa un con­trol estre­cho y una inter­ven­ción rápi­da en caso de empeo­ra­mien­to. Bigu­ri fue dete­ni­do en 1989 ‑lle­va casi 23 años pre­so- y con­de­na­do a pasar 30 años en la cár­cel. En 2008 se le apli­có la doc­tri­na de alar­ga­mien­to de con­de­nas, que ha fija­do la nue­va fecha de sali­da en 2016. Su excar­ce­la­ción por moti­vos de salud fue soli­ci­ta­da al Juz­ga­do Cen­tral de Vigi­lan­cia Peni­ten­cia­ria en noviem­bre pasa­do.

Jesús Mari MENDINUETA (Arbi­zu, 1968). Cár­cel de Zue­ra (Zara­go­za)

Espon­di­li­tis anqui­lo­po­yé­ti­ca y otras enfer­me­da­des. Tie­ne un cua­dro médi­co com­ple­jo, con dis­co­pa­tías en colum­na ver­te­bral, her­nia dis­cal, her­nia ingui­nal, epi­so­dios recu­rren­tes de migra­ña y sino­pa­tía fron­tal, insom­nio cró­ni­co… Recien­te­men­te y tras cua­tro años de pro­ble­mas para rea­li­zar­le prue­bas, se le ha diag­nos­ti­ca­do enfer­me­dad reu­má­ti­ca con afec­ta­ción sacroi­lía­ca y reper­cu­sión sis­té­mi­ca (ocu­lar), así como una aso­cia­ción con HLA-B27 (+) que sugie­re una espon­di­li­tis anqui­lo­po­yé­ti­ca. Ha pasa­do por muchas cár­ce­les en estos 21 años de con­de­na. En su día, y debi­do a las plu­ri­pa­to­lo­gías que pre­sen­ta, se recla­mó su tras­la­do a una cár­cel pró­xi­ma a su domi­ci­lio para poder ser tra­ta­do por dife­ren­tes espe­cia­lis­tas en Iru­ñea (requie­re trau­ma­to­lo­gía, ciru­gía gene­ral, reu­ma­to­lo­gía y oftal­mo­lo­gía), pero no fue esti­ma­da la soli­ci­tud. Su excar­ce­la­ción per­mi­ti­ría miti­gar la evo­lu­ción de los pade­ci­mien­tos. Tras ser dete­ni­do en 1991, a Jesús Mari Men­di­nue­ta se le sen­ten­ció a pasar 30 años entre rejas, pero en mayo de 2011 se le apli­có la «doc­tri­na Parot», con lo que el cum­pli­mien­to de con­de­na ha sido pro­lon­ga­do has­ta el año 2021.

Gotzo­ne LÓPEZ DE LUZURIAGA (Agu­rain, 1959). Cár­cel de Mar­tu­te­ne (Gipuz­koa)

Se le diag­nos­ti­có cán­cer de mama en 2007, y ha teni­do tra­ta­mien­to de radio­te­ra­pia. Pre­ci­sa de con­tro­les perió­di­cos. Su caso es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo de cómo las tra­bas de todo tipo a la aten­ción médi­ca han con­di­cio­na­do su salud: sesio­nes sus­pen­di­das por no apa­re­cer las fuer­zas poli­cia­les encar­ga­das del tras­la­do, tras­la­dos con las manos espo­sa­das, pre­sen­cia poli­cial en las sesio­nes médi­cas, tra­to vio­len­to, retra­so de las sesio­nes por­que «la máqui­na está estro­pea­da»… Des­ta­can tam­bién los ava­ta­res de su situa­ción car­ce­la­ria. Dete­ni­da en 1989, hace 23 años, en 2007 la Direc­ción Gene­ral de Ins­ti­tu­cio­nes Peni­ten­cia­rias, a peti­ción de la cár­cel de Jaén, soli­ci­ta que se le pon­ga en liber­tad. Sin embar­go, la pri­sión da lue­go mar­cha atrás. El Juz­ga­do con­di­cio­na la libe­ra­ción a la renun­cia a sus ideas. Ade­más, en 2010 se le impo­ne la «doc­tri­na Parot», que pro­rro­ga su con­de­na has­ta 2019. En noviem­bre se recla­mó su pues­ta en liber­tad por moti­vos de salud.

Iña­ki ERRO (Iru­ñea, 1960). Cár­cel de Alme­ría

Car­dio­pa­tía isqué­mi­ca seve­ra de alto ries­go. Ingre­só en el hos­pi­tal de Alme­ría el pasa­do 18 de enero, y allí se le diag­nos­ti­có la car­dio­pa­tía. Los médi­cos recal­can que el inci­den­te es muy recien­te y que el pre­so lle­va ya 25 años en la cár­cel, con medi­das higié­ni­co-die­té­ti­cas muy esca­sas. La pato­lo­gía afec­ta a la tota­li­dad de los vasos coro­na­rios, es muy exten­sa y gra­ve. Dete­ni­do en 1987, en febre­ro de 2011 ago­ta­ba la con­de­na, pero se le alar­gó el cum­pli­mien­to has­ta 2017.

Gari­koitz ARRUARTE (Her­na­ni, 1980). Cár­cel de Alme­ría

Uvei­tis ante­rior agu­da en ojo dere­cho y posi­ble espon­di­li­tis anqui­lo­po­yé­ti­ca. La afec­ción en el ojo se le diag­nos­ti­có en 2005, y la espon­di­loar­tro­pa­tía en 2007. Sufre ade­más artral­gias en miem­bros infe­rio­res y con­dro­pa­tía rotu­lia­na con inter­ven­ción qui­rúr­gi­ca (en 1998). Por su enfer­me­dad reu­má­ti­ca dege­ne­ra­ti­va y su edad, la estan­cia en pri­sión es muy poco ade­cua­da e impi­de un tra­ta­mien­to correc­to. En su caso fue dete­ni­do en 2003 y con­de­na­do a 30 años.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *