Mar­cha por la Paz en toda Siria

Imagen activaDamas­co, 15 mar (PL) Cuan­do se cum­ple un año de la cri­sis que ha afli­gi­do a este país a cau­sa de la vio­len­cia arma­da y terro­ris­ta, más repre­sa­lias extran­je­ras, cien­tos de milla­res de sirios por todo el país se suma­ron hoy a la Mar­cha por la Paz.Convocada por orga­ni­za­cio­nes juve­ni­les, estu­dian­ti­les, socia­les y polí­ti­cas, sirios de diver­sas eda­des, dife­ren­tes creen­cias reli­gio­sas y disí­mi­les cri­te­rios salie­ron este jue­ves a pla­zas y calles de las prin­ci­pa­les ciu­da­des y otros pobla­dos para mani­fes­tar su res­pal­do a la uni­dad nacio­nal y las refor­mas que cum­ple el gobierno del pre­si­den­te Bashar al-Assad. Según esti­ma­dos de las auto­ri­da­des millo­nes de sirios se adhi­rie­ron a la Mar­cha por la Paz. La espa­cio­sa pla­za Ome­ya, con el Mon­te Kas­sioun de tes­ti­go en el tras­fon­do, fue esce­na­rio de una mul­ti­tu­di­na­ria con­cen­tra­ción de damas­ce­nos que con gran entu­sias­mo mani­fes­ta­ron su apo­yo al pre­si­den­te al-Assad y con­de­na­ron la intro­mi­sión extran­je­ra y la cam­pa­ña anti-siria. Ahlam, una joven pro­fe­so­ra que mani­fes­tó sen­tir­se orgu­llo­sa de ser siria, dijo a Pren­sa Lati­na que «ya el país ha sufri­do dema­sia­do; por un lado, las san­cio­nes eco­nó­mi­cas y las cam­pa­ñas polí­ti­ca y de los medios y, por el otro, la vio­len­cia terro­ris­ta de los gru­pos arma­dos han hecho que nos vea­mos afec­ta­dos todos». Con una gorra y un chal con los colo­res de la ban­de­ra siria, mien­tras cami­na­ba hacia la pla­za Ome­ya, esce­na­rio de la con­cen­tra­ción, la edu­ca­do­ra agre­gó que si bien exis­tie­ron pro­ble­mas con el gobierno, este comen­zó a rec­ti­fi­car­los y res­pon­dió a las aspi­ra­cio­nes de la gen­te al lan­zar el pro­yec­to de refor­mas. Ahlam cen­su­ró fuer­te­men­te a quie­nes des­de el exte­rior quie­ren de for­ma opor­tu­nis­ta apro­ve­char­se de la cri­sis, y dice no reco­no­cer al lla­ma­do Con­se­jo de Estam­bul… «Esos ni saben ellos mis­mos quié­nes son», dijo y repu­dió a Catar y a Ara­bia Sau­di­ta «por­que sien­do ára­bes nos han ata­ca­do, dado dine­ro y armas para des­atar la vio­len­cia y han fomen­ta­do la sec­ta­ris­mo reli­gio­so». «A ver, por qué no trans­mi­ten esta mani­fes­ta­ción por al-Jazee­ra o al-Ara­bi­ya», se que­jó. «En Siria vivía­mos en paz, en armo­nía; nadie se pre­gun­ta­ba si eres suni­ta, o shii­ta o cris­tiano o alaui­ta… por eso apo­yo este lla­ma­do a la Mar­cha por la Paz y la uni­dad nacio­nal», afir­mó la joven pro­fe­so­ra antes de per­der­se en la mul­ti­tud. Jalal, un joven obre­ro, con­de­nó los actos de vio­len­cia y terro­ris­mo, y los sabo­ta­jes por los gru­pos «que han afec­ta­do mucho a la eco­no­mía y al país», y dijo que tuvo un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo que pere­ció en uno de los aten­ta­dos con coches bom­ba en Damas­co del 28 de diciem­bre. «Por eso sien­to tan­ta ale­gría por­que expul­sa­ron a esas ban­das arma­das de Homs y aho­ra de Idleb; esos no son sirios ver­da­de­ros, y hay muchos extran­je­ros meti­do en eso», dijo y se pre­gun­tó: «¿Por qué tie­nen que venir a ata­car a nues­tro país? ¿Aca­so les hemos hecho algo?» Ban­de­ras sirias y rusas y chi­nas, en mues­tra de agra­de­ci­mien­to por el res­pal­do de Mos­cú y Bei­jing en los foros inter­na­cio­na­les, lle­na­ron de colo­res a la pla­za Ome­ya, don­de los con­gre­ga­dos can­ta­ban can­cio­nes patrió­ti­cas y corea­ban con­sig­nas de apo­yo al pre­si­den­te Bashar al-Assad. Tam­bién hubo mar­chas y con­cen­tra­cio­nes en las pla­zas Saba Bah­rat en Deir Ezzor; Saa­da­llah al-Jabe­ri, en Alep­po; al-Moha­fa­zeh, en Lat­ta­kia; en el Male­cón de Tar­tous; en la pla­za del Pre­si­den­te, en Hasa­ka; al-Bala­dieh, en Mis­yaf; en la Ave­ni­da Salhab de Daraa, y en los vecin­da­rios de al-Zah­ra, al-Nuzha, al-Hada­ra y al-Shei­rat en Homs. mgt/​mh

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *