Mil tareas dis­tin­tas y una cau­sa común- Jesús Valen­tzia

El inter­na­cio­na­lis­mo no es bene­fi­cien­cia, ni Eus­kal Herri­ko Lagu­nak (ami­gos de Eus­kal Herria) un movi­mien­to de volun­ta­ria­do para la coope­ra­ción. Son acti­vis­tas con lúci­da con­cien­cia polí­ti­ca.

Fue uno de los momen­tos más emo­ti­vos de aquel inol­vi­da­ble 7 de enero. Avan­za­ban con difi­cul­tad entre una mul­ti­tud que les reci­bía con aplau­sos cáli­dos. El fla­mear de sus ban­de­ras deja­ba al des­cu­bier­to sus dife­ren­tes pro­ce­den­cias; se tra­ta­ba de la bri­ga­da inter­na­cio­na­lis­ta. Per­so­nas lle­ga­das a Bil­bo para dejar cons­tan­cia de que la lucha popu­lar de Eus­kal Herria es com­par­ti­da, y de que los pre­sos y pre­sas vas­cas no están solos. No acu­die­ron en bus­ca de reco­no­ci­mien­to, pero encon­tra­ron la más ape­te­ci­da gra­ti­fi­ca­ción: «Reci­bi­mos el aplau­so de los fami­lia­res de los pre­sos; fue la mejor recom­pen­sa al tra­ba­jo que rea­li­za­mos».

La Sex­ta Sema­na Inter­na­cio­nal de Soli­da­ri­dad con Eus­kal Herria ‑recién con­clui­da- ha vuel­to a dejar cons­tan­cia de la sim­pa­tía y com­pli­ci­da­des que nues­tra cau­sa pro­vo­ca. Aska­pe­na se hizo acom­pa­ñar de otros agen­tes socia­les vas­cos y todos ellos gol­pea­ron las alda­bas de Eus­kal Herri­ko Lagunak.Bastó aquel reque­ri­mien­to para que muchas puer­tas ami­gas se abrie­ran de par en par en quin­ce paí­ses dife­ren­tes. Enu­me­rar todas sus res­pues­tas resul­ta­ría tedio­so, pero el agra­de­cer­las obli­ga­do. Las char­las pre­ce­die­ron a los deba­tes y estos a las cenas soli­da­rias; las pro­yec­cio­nes sobre la reali­dad vas­ca fue­ron acom­pa­ña­das de con­cen­tra­cio­nes; la toma rei­vin­di­ca­ti­va de algu­nas calles bonae­ren­ses fue un anti­ci­po de la con­cu­rri­da mani­fes­ta­ción de Milán. Ini­cia­ti­vas que han reque­ri­do inte­rés pre­vio, dedi­ca­ción con­cien­zu­da y, por enci­ma de todo, afi­ni­da­des. Cada acto, más allá de las per­so­nas que con­gre­ga­ra, supo­nía un res­pal­do impres­cin­di­ble a nues­tras rei­vin­di­ca­cio­nes nacio­na­les y socia­les.

Pero el inter­na­cio­na­lis­mo no es bene­fi­cen­cia ni Eus­kal Herri­ko Lagu­nak un movi­mien­to de volun­ta­ria­do para la coope­ra­ción. Se tra­ta de gen­tes com­pro­me­ti­das con las cau­sas de sus res­pec­ti­vos pue­blos y con las rei­vin­di­ca­cio­nes de su pro­pia cla­se. Acti­vis­tas que hacen gala de una lúci­da con­cien­cia polí­ti­ca y de un com­pro­mi­so exi­gen­te. Lucha­do­res incan­sa­bles por la uto­pía de un mun­do nue­vo sin man­gan­tes ni sin­ver­güen­zas que nos explo­ten. Nun­ca han pedi­do nada a cam­bio del apo­yo que nos brin­dan, pero su soli­da­ri­dad mere­ce el ejer­ci­cio de la corres­pon­den­cia. El inter­na­cio­na­lis­mo se com­ple­men­ta en la reci­pro­ci­dad. ¿Cómo no pres­tar aten­ción a las rei­vin­di­ca­cio­nes de estos gru­pos cuan­do ellos se han intere­sa­do por las nues­tras? ¿Cómo no apo­yar sus luchas cuan­do ellos asu­men desin­te­re­sa­da­men­te las de Eus­kal Herria? Un pue­blo que ha sido res­pal­da­do debe­ría desa­rro­llar la prác­ti­ca inter­na­cio­na­lis­ta.

Lo que nos une con todas estas per­so­nas no es la exó­ti­ca sim­pa­tía que alguien pudie­ra sen­tir por un pue­blo tenaz y com­ba­ti­vo. Nos agru­pa el reco­no­ci­mien­to mutuo y el res­pe­to que mutua­men­te nos con­ce­de­mos. En la base de este ejer­ci­cio soli­da­rio está el con­ven­ci­mien­to de que somos par­te de un mis­mo pro­yec­to pla­ne­ta­rio. Cada lla­ma revo­lu­cio­na­ria que se encien­de alum­bra a toda la huma­ni­dad. Y en la vic­to­ria que con­si­gue cual­quier pue­blo resul­tan triun­fa­do­res todos los pue­blos del mun­do. La cau­sa de la jus­ti­cia nos con­vo­ca y nos enri­que­ce a todos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *