Sil­vio Rodrí­guez: “Hay que reu­nir­se con los jóve­nes, ten­gan la fama que ten­gan”

silvio-rodriguez-en-la-cujae-6p

Por Aday del Sol Reyes

Aun­que el 40 ani­ver­sa­rio de La Nue­va Tro­va no ha pasa­do ni mucho menos por alto ‑has­ta el pro­pio Sil­vio le dedi­có un tex­to en su blog‑, creo que sobre ese movi­mien­to ini­cia­do en los años sesen­ta por un gru­po de enton­ces jóve­nes músi­cos cuba­nos no se ha dicho aún lo sufi­cien­te.

Una can­ción nue­va que toda­vía hoy, varias déca­das des­pués, pare­ce inno­va­do­ra, fres­ca y aca­ba­da de sacar de la gui­ta­rra, sig­ni­fi­có una revo­lu­ción en el arte y el pen­sa­mien­to de toda una gene­ra­ción que, por lo menos en Cuba, nin­gún otro movi­mien­to artís­ti­co ha teni­do la suer­te de igua­lar.
Nos pare­ció enton­ces que nadie mejor para seguir hablan­do de un tema tan fun­da­men­tal y tras­cen­den­te que Sil­vio Rodrí­guez, uno de sus fun­da­do­res, y para muchos, el mayor repre­sen­tan­te de una esté­ti­ca que se nie­ga, a pesar de los post y otros con­tras, a renun­ciar a su moder­ni­dad.

- ¿Cuán­do escu­chó Sil­vio por pri­me­ra vez la fra­se: “La Nue­va Tro­va”?
Creo que ya en 1968, o en 1969, algu­nos decían nue­va tro­va. Tam­bién recuer­do que Odi­lio Urfé pre­fe­ría decir tro­va joven. Eso de nue­va tro­va qui­zá salió de la nue­va Cuba que se habla­ba des­de 1959; e igual­men­te del nue­vo cine, del cine­ma nuo­vo, de la nue­va can­ción y de otros tér­mi­nos pare­ci­dos que empe­za­ron a usar­se por enton­ces.

- ¿Qué habría sido de Sil­vio Rodrí­guez si el con­cier­to del 18 de febre­ro de 1968 en Casa de las Amé­ri­cas nun­ca hubie­ra teni­do lugar?

Vis­to des­de hoy, el con­cier­to en sí mis­mo fue lo de menos, por­que los tro­va­do­res ya nos cono­cía­mos y con­fron­tá­ba­mos ideas. Lo más impor­tan­te fue que Hay­dee San­ta­ma­ría nos abrie­ra las puer­tas de Casa de las Amé­ri­cas, cuan­do a algu­nos de noso­tros nos seguían mitos de nega­ti­vi­dad y los medios no difun­dían nues­tra obra. Aquel con­cier­to ‑y los que segui­mos hacien­do después‑, fue­ron un espa­cio públi­co don­de expo­ner nues­tro tra­ba­jo, pre­ci­sa­men­te lo que otras ins­ti­tu­cio­nes nos nega­ban. Can­tar en CASA, ade­más de dar­nos la opor­tu­ni­dad de mos­trar­nos cómo artis­tas, nos dio un res­pi­ro como per­so­nas, como jóve­nes, inclu­so como cuba­nos. En aque­llos años algu­nos cues­tio­na­mien­tos podían ser devas­ta­do­res.
Para mi fue vital cons­ta­tar que había diri­gen­tes capa­ces de sen­tar­se con­mi­go y escu­char­me, de con­ver­sar, de inter­cam­biar ideas e inclu­so dis­cu­tir. Aque­llo me for­ta­le­ció mucho. De aque­lla expe­rien­cia apren­dí que los diri­gen­tes, en cual­quier épo­ca, debie­ran reu­nir­se con los jóve­nes, ten­gan la fama que ten­gan. Es muy impor­tan­te for­mar­se opi­nio­nes del tra­to direc­to y no de las ver­sio­nes que se hacen de la gen­te. Por eso can­té aque­llo de “se me archi­va en copias y no en ori­gi­na­les”. Todos los ori­gi­na­les tie­nen dere­cho a ser con­fron­ta­dos con las dudo­sas ver­sio­nes que a veces cir­cu­lan.

- ¿Des­pués de cua­ren­ta años cómo valo­ras, des­de el pun­to esté­ti­co y musi­cal, al movi­mien­to de La Nue­va Tro­va?

La nue­va tro­va venía lo mis­mo de la bohe­mia noc­tur­na y los tra­gos que de las uni­ver­si­da­des y las FAR. Cuan­do en junio de 1967 me des­mo­vi­li­cé de mi ser­vi­cio mili­tar, me encon­tré con gen­te de más o menos mi edad hacien­do can­cio­nes y con­fron­tán­do­las. Dar con Mar­tín, Eduar­do y Pablo, para mi fue un gran des­cu­bri­mien­to. Ellos, y otros jóve­nes como ellos, tenían más desa­rro­llo musi­cal que yo. Mis últi­mos tres años los había pasa­do en el ejér­ci­to, don­de tenía que espe­rar has­ta la madru­ga­da para tocar un poco la gui­ta­rra. No tenía crí­ti­cos ni ejem­plos en que mirar­me. Un músi­co que no con­fron­ta lo que hace, aun­que ten­ga apti­tu­des, avan­za con más difi­cul­tad que el que pue­de inter­cam­biar expe­rien­cias.

Has­ta ese momen­to mi úni­ca guía era lo que escu­cha­ba por la radio. Fue­ron años en que apa­re­cie­ron pro­gra­mas con can­cio­nes euro­peas: Azna­vour y Domé­ni­co Modugno me gus­ta­ban. Tam­bién The Beatles, por supues­to, que oía gra­cias al novio de mi her­ma­na, que lle­va­ba los dis­cos a mi casa. Pero yo casi nun­ca esta­ba en mi casa; siem­pre esta­ba en las uni­da­des mili­ta­res, car­gan­do con mis libros y con mi colec­ción de dis­cos clá­si­cos: Tchai­kovs­ki, Mozart, Vival­di, Beetho­ven, era lo que más oía. Los tro­va­do­res que encon­tré en la vida civil escu­cha­ban a Michel Legrand y a Tom Jobin, y ade­más eran capa­ces de tocar aque­llas can­cio­nes con armo­nías com­pli­ca­das. Yo tuve que espa­bi­lar­me mucho para poner­me al día.
Por aque­llos años la tro­va tra­di­cio­nal lan­gui­de­cía en peñas igno­tas, don­de per­so­nas ‑gene­ral­men­te de edad avanzada‑, le ren­dían cul­to. A un tro­va­dor le paga­ban dos pesos por hacer un pro­gra­ma de radio.

Pre­ci­sa­men­te en el pro­gra­ma de la tro­va que diri­gía Luís Grau cono­cí y com­par­tí por pri­me­ra vez con tro­va­do­res extra­or­di­na­rios como Nené Enri­zo, Cotán y Teo­do­ro Bene­mé­lis. A media­dos de los 60 se empe­zó a hacer en San­tia­go de Cuba el Fes­ti­val Pepe Sán­chez, y fui invi­ta­do a los de1967 y 1968, jun­to con Tere­si­ta Fer­nán­dez y César Por­ti­llo. Todo eso me sir­vió para iden­ti­fi­car­me como tro­va­dor, por­que en mis ini­cios yo me veía más bien como un músi­co pop. Más tar­de, cuan­do empe­za­mos a coger fuer­za como movi­mien­to y a orga­ni­zar fes­ti­va­les, invi­tá­ba­mos a tro­va­do­res de todas las eta­pas. Yo estoy con­ven­ci­do de que el auge que lle­gó a tener la nue­va tro­va con­tri­bu­yó a que se le pres­ta­ra más aten­ción a la tro­va de otros tiem­pos.

Si se nos ana­li­za como gene­ra­ción, se va a ver que hemos sido ecléc­ti­cos, por­que hici­mos músi­ca basa­da lo mis­mo en la tro­va pri­mi­ge­nia que en el son, el filin, la rum­ba, el rock, el Cari­be, Bra­sil, la músi­ca andi­na y varios etcé­te­ras más. Bebi­mos de todo lo que nos ante­ce­dió y de nues­tra con­tem­po­ra­nei­dad, como siem­pre ha pasa­do y segui­rá pasan­do. No fui­mos homo­gé­neos esti­lís­ti­ca­men­te: fui­mos abier­tos al impul­so expre­si­vo de cada cual. Esa ampli­tud fue posi­ble por­que tuvi­mos la suer­te de ser pre­ce­di­dos por una his­to­ria más rica que la que tuvie­ron las gene­ra­cio­nes ante­rio­res. Y, por supues­to, por tener la suer­te de vivir en una épo­ca de avan­ces tec­no­ló­gi­cos más ven­ta­jo­sos.

- El pasa­do 17 de febre­ro Gerar­do Alfon­so y Car­los Vare­la se unie­ron, en nom­bre de los “Noví­si­mos”, en un con­cier­to en Casa de las Amé­ri­cas. ¿Será posi­ble que los fun­da­do­res de la Nue­va Tro­va, algu­na vez, hagan otro tan­to?

Les agra­dez­co el con­cier­to que hicie­ron, has­ta don­de me corres­pon­de. Res­pec­to a uno hecho por noso­tros, mien­tras más tiem­po pasa lo veo más difí­cil.

- Aun­que las cosas cam­bien de color/​no impor­ta pasa el tiempo/​Las cosas sue­len transformarse/​siem­pre, al caminar/​… ¿A pesar del pre­po­ten­te mer­ca­do de las dis­que­ras, tras la gui­ta­rra siem­pre habrá una voz más vis­ta o más per­di­da?

Nun­ca como hoy han exis­ti­do en nues­tro país tan­tos espa­cios de tro­va y por la tro­va. Eso es espe­ran­za­dor. Oja­lá esa ven­ta­ja crez­ca has­ta el infi­ni­to.

(Toma­do de Cuba­sí)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *