«Ángel fue víc­ti­ma del con­flic­to polí­ti­co». Entre­vis­ta a la com­pa­ñe­ra e hija de Anjel Beru­rue­ta, ase­si­na­do por un poli­cia nacio­nal y su hijo

Mari Carmen Mañas y su hija, Aitziber Berrueta, durante la entrevista.
Hace unos meses que se creó la pla­ta­for­ma Ángel gogoan, ¿con qué obje­ti­vos?Mari Car­men Mañas:
Un gru­po de per­so­nas del barrio, ami­gos, cono­ci­dos… se jun­tó por­que deci­dió que ya era hora de que a Ángel se le reco­no­cie­ra como víc­ti­ma del con­flic­to polí­ti­co, ya que las ins­ti­tu­cio­nes no lo hacían. Con­si­de­ra­ron que había que ir más allá del home­na­je. El eslo­gan son tres pala­bras sen­ci­llas pero que englo­ban mucho: ver­dad, reco­no­ci­mien­to y repa­ra­ción.

¿Qué tra­to les han dado has­ta aho­ra las ins­ti­tu­cio­nes?

M.C.M: Nulo, no hemos teni­do nin­gún con­tac­to. En su día, el Ayun­ta­mien­to con­de­nó el ase­si­na­to pero se limi­tó a eso: una con­de­na en el pleno que nos hicie­ron lle­gar a tra­vés de una car­ta pero nada más. No lo con­si­de­ra­ron víc­ti­ma de nin­gún tipo. Nos tuvie­ron com­ple­ta­men­te olvi­da­dos.

Para aque­llos que no lo vean cla­ro, ¿por qué se debe con­si­de­rar a Ángel una víc­ti­ma del con­flic­to polí­ti­co?

Aitzi­ber Berrue­ta: Es una víc­ti­ma del con­flic­to por­que los agen­tes que inter­vi­nie­ron son un gobierno diri­gi­do por el PP que metió mucha ciza­ña dicien­do que la auto­ría del 11‑M corres­pon­día a ETA; un poli­cía nacio­nal del Esta­do espa­ñol y una per­so­na anó­ni­ma muer­ta, mi padre, que no tenía nin­gún car­go, era solo un tra­ba­ja­dor. Está cla­ro que es una víc­ti­ma de un con­flic­to polí­ti­co.

¿Cómo valo­ran este doble rase­ro que tie­ne el Esta­do con las víc­ti­mas?

M.C.M: De estas dis­tin­cio­nes con­clui­mos que todos no somos igua­les; aun­que todos somos víc­ti­mas, no nos con­si­de­ran a todos igual. En su día yo dije que a mi mari­do no lo con­si­de­ra­ran de segun­da nun­ca por­que era una per­so­na de pri­me­ra y como tal tenía que con­si­de­rar­se.

¿Están decep­cio­na­dos con la cla­se polí­ti­ca?

M.C.M: Sí, total­men­te. La últi­ma mues­tra ha sido la estra­te­gia que apli­có el PSN en el pleno de Pam­plo­na, cuan­do se negó a con­si­de­rar a Ángel víc­ti­ma del con­flic­to y a reco­no­cer­lo con una pla­ca pero pre­sen­tó otro tex­to que des­vir­tua­ba el ori­gi­nal. Ha sido una juga­rre­ta sucia para no decir­nos que no, pero para echar por tie­rra todo lo que les pro­pu­si­mos.

Aho­ra que se habla tan­to de la nece­si­dad de per­do­nar para que el con­flic­to pue­da ter­mi­nar con las heri­das cerra­das, ¿ven impor­tan­te esta cues­tión?

A.B: Creo que todo esto del per­dón es pala­bre­ría. Yo no quie­ro que el ase­sino de mi padre me pida per­dón, no se lo creo, ya lo dijo en la Audien­cia y no se lo creo. Lo que quie­ro es que el tema se solu­cio­ne, que se solu­cio­ne el con­flic­to. Aquí se están dan­do pasos por un lado y por otro se ve que no se da nin­guno. Para ter­mi­nar con un con­flic­to tie­nen que que­rer las dos par­tes, si una quie­re y otra no… es difí­cil.

M.C.M: Lo que que­re­mos es que se apren­da de esto para que no vuel­va a suce­der. Ángel fue una de las últi­mas víc­ti­mas que se sal­dó el con­flic­to. Que­re­mos ver una tran­qui­li­dad y que­re­mos que esto se solu­cio­ne, que se hable con nor­ma­li­dad. Tam­bién hay una par­te de las víc­ti­mas que no quie­ren que esto se solu­cio­ne.

Las penas que pusie­ron a los ase­si­nos de Ángel des­de un pri­mer momen­to se cri­ti­ca­ron por esca­sas, ¿en qué situa­ción se encuen­tran aho­ra?

M.C.M: Tie­nen todos los bene­fi­cios a pesar de que no han mos­tra­do nin­gún arre­pen­ti­mien­to. El hijo ‑con­de­na­do a 15 años- ya tie­ne las 34 par­tes y lle­va en la calle des­de sep­tiem­bre (solo va a dor­mir) aun­que no lo pode­mos decir con segu­ri­dad por­que a noso­tras no nos infor­man. Cree­mos que los fami­lia­res de la víc­ti­ma debe­ría­mos de saber si nos vamos a encon­trar en la calle con ellos. Ins­ti­tu­cio­nes peni­ten­cia­rias dice que no tie­nen la obli­ga­ción de infor­mar a la fami­lia, a los abo­ga­dos no les lle­ga nin­gu­na noti­fi­ca­ción ni nada. El padre, con con­de­na de 20 años, con­si­gue las 34 par­tes en 2014.

Si algo bueno se pue­de sacar de todo esto es el apo­yo ciu­da­dano ¿no?

M.C.M: Siem­pre hemos dicho que gra­cias a la gen­te hemos podi­do salir ade­lan­te. Nos hemos sen­ti­do muy apo­ya­dos, toda la gen­te ha sido muy soli­da­ria, no solo un sec­tor sino todo el mun­do. Hoy en día la gen­te nos sigue pre­gun­tan­do por la calle qué tal esta­mos. Gra­cias a ellos se sigue recor­dan­do a Ángel.

Dia­rio de Noti­cias

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *