“La hoja de coca no fomen­ta el nar­co­trá­fi­co ni la pro­li­fe­ra­ción de las dro­gas”

Entre­vis­ta de Ani­bal Gar­zón al Vice­can­ci­ller de Boli­via, Juan Car­los Alu­rral­de

Actual­men­te Boli­via pre­sen­ta dos pug­nas de gran tras­cen­den­cia a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. Pri­me­ra­men­te el asun­to his­tó­ri­co de la dispu­ta con Chi­le sobre con­se­guir la sali­da al mar que per­dió en la Gue­rra del Pací­fi­co (1879−1983). Unas nego­cia­cio­nes que se ini­cia­ron con la aper­tu­ra de rela­cio­nes entre Chi­le y Boli­via en 2006 con “La Agen­da de los 13 Pun­tos”. Y en segun­do lugar con­se­guir que las Nacio­nes Uni­das no con­de­ne el “acu­lli­cu”, la tra­di­ción de la mas­ti­ca­da de la hoja de coca. LA EPOCA se tras­la­dó a la ofi­ci­na del Vice­can­ci­ller Juan Car­los Alu­rral­de que vol­vió de Bru­se­las des­pués de una reu­nión con auto­ri­da­des de varios paí­ses de la Unión Euro­pea para dar a cono­cer y reci­bir apo­yo sobre la reser­va de Boli­via a la Con­ven­ción Úni­ca de las Nacio­nes Uni­das sobre Estu­pe­fa­cien­tes apro­ba­da al 1961.

Señor Vice­can­ci­ller, ¿de la hoja de coca sale sola­men­te cocaí­na?

Boli­via ha inten­ta­do median­te una enmien­da rec­ti­fi­car un error his­tó­ri­co que se come­tió en 1976 bajo la dic­ta­du­ra mili­tar de Hugo Ban­zer, cuan­do se rati­fi­có la Con­ven­ción de 1961 sobre Estu­pe­fa­cien­tes sin nin­gu­na reser­va que indi­ca­se el uso medi­ci­nal y cul­tu­ral de la hoja de coca. Una apro­ba­ción que se hizo bajo un régi­men dic­ta­to­rial, don­de se vul­ne­ra­ban los dere­chos demo­crá­ti­cos, el cual se com­pro­me­tió a supri­mir com­ple­ta­men­te la hoja de coca en terri­to­rio boli­viano y su prác­ti­ca del acu­lli­cu que es tra­di­cio­nal en las cul­tu­ras ori­gi­na­rías. A par­tir de la rati­fi­ca­ción la comu­ni­dad inter­na­cio­nal con la Jun­ta Inter­na­cio­nal Fis­ca­li­za­do­ra de Estu­pe­fa­cien­tes (JIFE) empe­zó a eva­luar a Boli­via y obser­var su incum­pli­mien­to. Un efec­to que era pre­vi­si­ble dada la impor­tan­cia mile­na­ria de la coca en Boli­via, con infi­ni­da­des de fun­cio­nes cura­ti­vas con­tra la artri­tis, el reu­ma­tis­mo, dolo­res de estó­ma­go o mal de altu­ra, que podrían dar muchos bene­fi­cios a la huma­ni­dad si se avan­za­ra con­tra esta cri­mi­na­li­za­ción. La hoja de coca está como núme­ro 1 en la lis­ta de estu­pe­fa­cien­tes y no la cocaí­na, el com­po­nen­te que ten­dría que estar al ser una sus­tan­cia nar­có­ti­ca.

¿Qué estra­te­gia lle­va Boli­via a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal para no con­de­nar el acu­lli­cu?

Hemos pre­sen­ta­do una enmien­da a la Con­ven­ción de 1961, que envia­mos duran­te el 2010, afir­man­do que este cam­po nor­ma­ti­vo inter­na­cio­nal está escri­to des­de hace 50 años bajo un cier­to para­dig­ma cien­tí­fi­co ana­cró­ni­co al des­pres­ti­giar los bene­fi­cios de la hoja de coca. La enmien­da se pre­sen­tó modi­fi­can­do algu­nos artícu­los que cri­mi­na­li­zan la hoja de coca. No obs­tan­te según cri­te­rios de la Con­ven­ción si uno de los paí­ses de toda la Asam­blea de la ONU se opo­ne enton­ces la enmien­da no tie­ne efec­to. En enero de 2011 se opu­sie­ron 18 paí­ses, entre ellos Esta­dos Uni­dos, de más de 180, un por­cen­ta­je muy peque­ño. Esto nos tra­jo a seguir una segun­da estra­te­gia. En junio de 2011 Boli­via renun­ció a per­te­ne­cer a la Con­ven­ción de 1961, salien­do fue­ra ofi­cial­men­te en enero de 2012, pero para­le­la­men­te se ha pedi­do el rein­gre­so a la Con­ven­ción con la reser­va de no cri­mi­na­li­zar nues­tro esta­do la hoja de coca.

A la comu­ni­dad inter­na­cio­nal le pedi­mos que haga una lec­tu­ra minu­cio­sa de nues­tro tex­to de reser­va y se dé cuen­te que la hoja de coca no es per­ju­di­cial, que no fomen­ta el nar­co­trá­fi­co, ni a la pro­li­fe­ra­ción de dro­gas, ni el cri­men orga­ni­za­do al terri­to­rio nacio­nal. La enmien­da no es para terri­to­rio inter­na­cio­nal, es un prin­ci­pio sobe­rano de un esta­do para per­mi­tir cier­tas prác­ti­cas cul­tu­ra­les en su terri­to­rio. Si al rein­gre­so de Boli­via a la Con­ven­ción se opo­nen un ter­cio del total paí­ses, se a decir 63 esta­dos, en la vota­ción que harán a fina­les del 2012, enton­ces no será apro­ba­da la reser­va y sere­mos recha­za­dos de rein­te­grar­nos. Es una estra­te­gia más fácil que la ante­rior don­de un solo país podía recha­zar la enmien­da de modi­fi­ca­ción. Ade­más, como cual­quier esta­do, si la reser­va es recha­za­da tam­po­co podría­mos con­ti­nuar en la Con­ven­ción por que se con­tra­di­ce con nues­tra Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca la cual valo­ri­za el uso medi­ci­nal y cul­tu­ral de la hoja de coca.

Pero enton­ces sería acu­sa­da Boli­via fácil­men­te de país del nar­co­trá­fi­co

No, por que la reser­va tie­ne el valor de sepa­rar los usos líci­tos cul­tu­ra­les de la hoja de coca de los usos ilí­ci­tos como la pro­duc­ción de cocaí­na. Boli­via con­ti­nua­rá siem­pre con su estra­te­gia dura con­tra el nar­co­trá­fi­co. Des­de la expul­sión de la DEA (Depar­ta­men­to Espe­cial Anti­dro­ga) de los Esta­dos Uni­dos en Boli­via y la nacio­na­li­za­ción del con­trol tene­mos un impac­to sin pre­ce­den­tes, con­fis­can­do dece­nas de tone­la­das de cocaí­na, labo­ra­to­rios de cocaí­na des­trui­dos, hec­tá­reas de hoja de coca exce­den­ta­ria, deten­cio­nes,… y nun­ca se había dado un gol­pe tan fuer­te al nar­co­trá­fi­co como el año pasa­do. Y con­ti­nua­re­mos con esto den­tro o fue­ra de la Con­ven­ción. El jue­go de salir­nos y readhe­rir­nos a la Con­ven­ción de 1961 es por que es un hecho legí­ti­mo dado que muchos esta­dos aprue­ban con­ven­cio­nes de la ONU con reser­vas. La reser­va más curio­sa y más fuer­te es la de los Esta­dos Uni­dos que dice que se reser­va a todo tra­ta­do inter­na­cio­nal que se opon­ga a su cons­ti­tu­ción, es decir, una reser­va com­ple­ta. Por eso, Boli­via está siguien­do un camino correc­to y legal que se habría haber hecho hace mucho tiem­po
Otro temá­ti­ca es el con­flic­to sobre la sali­da del mar de Boli­via. ¿Cómo con­ti­núan las nego­cia­cio­nes con Chi­le?

Ante­rior­men­te Chi­le no con­si­de­ra­ba el tema del mar como diá­lo­go en las rela­cio­nes bila­te­ra­les, y des­de la fun­da­ción de “la Agen­da de los 13 Pun­tos” entre la expre­si­den­ta Miche­lle Bache­llet y Evo Mora­les en 2006 se inser­tó en su pun­to 6 la temá­ti­ca marí­ti­ma en las nego­cia­cio­nes. A todo esto, los pro­ce­sos his­tó­ri­cos duran más tiem­po que la ges­tión de un gobierno, y en enero de 2010 Chi­le nom­bró al con­ser­va­dor Sebas­tian Piñe­ra como nue­vo Pre­si­den­te y las nego­cia­cio­nes se para­li­za­ron al no reco­no­cer los avan­ces ante­rio­res. En noviem­bre de 2010 Chi­le se com­pro­me­tió a entre­gar una pro­pues­ta en Boli­via que fue­se con­cre­ta, fac­ti­ble, y útil, pero a pesar de haber reunio­nes entre pre­si­den­tes, y entre can­ci­lle­res, nun­ca Chi­le envió la pro­pues­ta a pesar de su com­pro­mi­so. Con las nego­cia­cio­nes para­das Boli­via deci­dió explo­rar otras alter­na­ti­vas del dere­cho inter­na­cio­nal, y el 22 de mar­zo de 2011 se ini­cia­ron las accio­nes para acu­dir a orga­nis­mos inter­na­cio­na­les. Noso­tros hemos dicho que esto no es nin­gu­na agre­sión con­tra Chi­le sino un meca­nis­mo para resol­ver un con­flic­to que no ha obte­ni­do una reso­lu­ción por la vía bila­te­ral toda­vía. Nos sor­pren­dió que Chi­le inter­pre­ta­se mal la acción de Boli­via como un ges­to hos­til cuan­do lo cali­fi­ca­mos de unión para inten­tar resol­ver mul­ti­la­te­ral­men­te un pro­ble­ma que nos sepa­ra bila­te­ral­men­te.

Más de 100 años de con­flic­to, ¿se lle­ga­rá a algún acuer­do a medio pla­zo sobre la sali­da del mar de Boli­via?

Han habi­do momen­tos muy impor­tan­tes de nego­cia­cio­nes bila­te­ra­les pero los gobier­nos cam­bian y las rela­cio­nes tam­bién, pero lo que nun­ca ha cam­bia­do ha sido una gran volun­tad de inte­gra­ción del pue­blo chi­leno y boli­viano que tras­cien­den los intere­ses de gru­pos oli­gar­cas, gru­pos con­ser­va­do­res que impi­den que resol­va­mos este tema. Noso­tros hemos dicho siem­pre que la Gue­rra del Pací­fi­co fue pro­mo­vi­da por oli­gar­cas y no por el pue­blo chi­leno. Como dijo nues­tro can­ci­ller David Cho­quehuan­ca, “no es una épo­ca de cam­bios sino un cam­bio de épo­cas”. Enton­ces con estas épo­cas, hemos de inte­grar­nos, resol­ver los pro­ble­mas con una visión de armo­nía, de paz, y de inte­gra­ción. Y en esto el pue­blo chi­leno nos acom­pa­ña pero no los oli­gar­cas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *