Decla­ra­ción de la Mar­cha Mun­dial de las Muje­res

Este 8 de mar­zo, noso­tras, las muje­res de la Mar­cha Mun­dial de las Muje­res, segui­mos mar­chan­do, resis­tien­do, y cons­tru­yen­do un mun­do para noso­tras, los otros, los pue­blos, los seres vivien­tes y la natu­ra­le­za. Estas accio­nes con­ti­núan enfren­tán­do­se a los emba­tes del para­dig­ma mor­tal del capi­ta­lis­mo con sus fal­sas sali­das a las cri­sis y de una ideo­lo­gía fun­da­men­ta­lis­ta con­ser­va­do­ra.

Viven­cia­mos un cri­sis del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, racis­ta y patriar­cal que, para sos­te­ner­se, impo­ne bru­ta­les “medi­das de aus­te­ri­dad” que obli­gan a noso­tras, los pue­blos, a pagar por una cri­sis que no hemos pro­vo­ca­do: son recor­tes pre­su­pues­ta­rios de todos los ser­vi­cios socia­les, dis­mi­nu­ción de sala­rios y de pen­sio­nes, esti­mu­lo a gue­rras y avan­ce de la mer­can­ti­li­za­ción de todas las esfe­ras de la vida. Noso­tras las muje­res paga­mos el pre­cio más alto: somos las pri­me­ras que sere­mos des­pe­di­das y que, ade­más de las tareas domés­ti­cas más habi­tua­les, somos obli­ga­das a asu­mir las fun­cio­nes antes cubier­tas por los ser­vi­cios socia­les. Tales medi­das car­gan el peso de la ideo­lo­gía patriar­cal, capi­ta­lis­ta y racis­ta y son expre­sión de polí­ti­cas de incen­ti­vo para que vol­va­mos a la casa, que esti­mu­lan ade­más el avan­ce de la pros­ti­tu­ción y la ven­ta de las muje­res, el aumen­to de la vio­len­cia con­tra noso­tras, el tra­fi­co y las migra­cio­nes.

Denun­cia­mos la con­ti­nua impo­si­ción de acuer­dos de libre comer­cio, que inten­tan trans­for­mar los bie­nes comu­nes como la salud, la edu­ca­ción y el agua en mer­can­cías, y gene­rar un mer­ca­do de explo­ta­ción de la mano de obra bara­ta en los paí­ses del sur. Recha­za­mos la cul­tu­ra del con­su­mo que va empo­bre­cien­do más las comu­ni­da­des, gene­ran­do depen­den­cia y exter­mi­nan­do las pro­duc­cio­nes loca­les.

Nos soli­da­ri­za­mos con las muje­res en lucha en Euro­pa, espe­cial­men­te en Gre­cia pero tam­bién en Por­tu­gal, Gali­cia, Esta­do Espa­ñol, Ita­lia y Mace­do­nia, que se están orga­ni­zan­do para resis­tir la ofen­si­va neo­li­be­ral y retró­gra­da pro­mo­vi­da por las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras y polí­ti­cas, y sus pro­pios gobier­nos, a ser­vi­cio de intere­ses de las cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les. Nos soli­da­ri­za­mos tam­bién con todas las muje­res del sur que enfren­tan ham­bru­nas, empo­bre­ci­mien­tos, escla­vi­tud labo­ral y vio­len­cia pero que siguen cons­tru­yen­do su resis­ten­cia.

Denun­cia­mos el avan­ce de la mili­ta­ri­za­ción en todo el mun­do como estra­te­gia de con­trol de nues­tros cuer­pos, vidas, movi­mien­tos y terri­to­rios y garan­tía para la neo­co­lo­ni­za­ción, el nue­vo saqueo y apro­pia­ción del capi­tal sobre los recur­sos natu­ra­les y la manu­ten­ción del enri­que­ci­mien­to de la indus­tria arma­men­tis­ta en fren­te a la cri­sis. Cons­ta­ta­mos con temor la ame­na­za de retorno de lo mili­ta­ris­mo y del auto­ri­ta­ris­mo como valo­res en la socie­dad en dis­tin­tos paí­ses alre­de­dor del mun­do, como en: el Medio Orien­te, en Tuni­cia, Libia y Egip­to, don­de las muje­res y los pue­blos con­ti­núan a luchar con­tra todo tipo de dic­ta­du­ra fun­da­men­ta­lis­ta y por ver­da­de­ra demo­cra­cia; en Pales­ti­na don­de las muje­res luchan con­tra el colo­nia­lis­mo y el sio­nis­mo en diver­sos paí­ses Afri­ca­nos – como en Sene­gal don­de el gobierno se uti­li­za de la fuer­za del ejer­ci­to por intere­ses elec­to­ra­les, o en Mali don­de gru­pos arma­dos ate­rro­ri­zan la popu­la­ción civil en su lucha por con­tro­le da la región nor­te; en Hon­du­ras, Méxi­co, Gua­te­ma­la y Colom­bia don­de hay pro­ce­sos de re-mili­ta­ri­za­ción; y en diver­sos paí­ses en Asia-Ocea­nía don­de refuer­zan la pre­sen­cia de las tro­pas mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos.

Nos soli­da­ri­za­mos con las muje­res y los pue­blos en resis­ten­cia y lucha en todos los terri­to­rios que están en gue­rra, bajo con­trol mili­tar y en ries­go de ser­lo, o vivien­do los impac­tos nefas­tos de una pre­sen­cia mili­tar extran­je­ra. A pesar de ello, noso­tras las muje­res con­ti­nua­mos defen­dien­do nues­tro terri­to­rio, cuer­po y tie­rra de la explo­ta­ción de los ejér­ci­tos regu­la­res e irre­gu­la­res, esta­ta­les y pri­va­dos.

Denun­cia­mos la estra­te­gia con­cer­ta­da de los medios de comu­ni­ca­ción glo­ba­li­za­dos que bus­ca revi­ta­li­zar los dog­mas y valo­res con­ser­va­do­res y que ponen en ries­go los logros o avan­ces de las muje­res en el mun­do. Se cie­rran espa­cios de par­ti­ci­pa­ción, se cri­mi­na­li­za la pro­tes­ta, y se cer­cea el dere­cho a deci­dir sobre nues­tros cuer­pos. Nues­tra auto­de­ter­mi­na­ción repro­duc­ti­va está ame­na­za­da don­de la hemos con­quis­ta­do, como, por ejem­plo, en diver­sos paí­ses de Euro­pa (como en Por­tu­gal y Espa­ña) y de Nor­te Amé­ri­ca don­de el abor­to es lega­li­za­do, pero don­de este dere­cho es ata­ca­do en la prác­ti­ca por cor­tes de los pre­su­pues­tos públi­cos que tie­nen como blan­co los hos­pi­ta­les y los ser­vi­cios de inte­rrup­ción del emba­ra­zo. En muchos otros paí­ses, como en Amé­ri­ca Lati­na y varios paí­ses de Asia-Ocea­nía, las muje­res que abor­tan siguen sien­do cri­mi­na­li­za­das, como en Bra­sil, Japón y Vanua­tu. En Méxi­co se lega­li­za el abor­to en el Dis­tri­to Fede­ral y se cri­mi­na­li­za en el res­to del país. En Hon­du­ras, la píl­do­ra con­tra­cep­ti­va de emer­gen­cia ha sido prohi­bi­da. En Nica­ra­gua, el abor­to mis­mo en situa­cio­nes de ries­go de vida para la madre o de vio­la­ción se con­vier­te en un deli­to a tra­vés de una Refor­ma Cons­ti­tu­cio­nal. Rusia sigue su ejem­plo con la mujer del pre­si­den­te al fren­te de cam­pa­ñas para prohi­bir el abor­to en cual­quier situa­ción. Gru­pos auto-inti­tu­la­dos “pro-vida” defien­den en reali­dad la muer­te de las muje­res, nos insul­tan y a las pro­fe­sio­na­les de salud en Nor­te Amé­ri­ca, pre­sio­nan en par­la­men­to para rever la ley en Sudá­fri­ca e impi­den cual­quier dis­cu­sión en Pakis­tán.

Nos soli­da­ri­za­mos con todas las muje­res que con­ti­núan luchan­do y enfren­tan­do los emba­tes de la poli­cía, los ser­vi­do­res públi­cos y de la jus­ti­cia injus­ta, así como a las que enfren­tan la vio­len­cia en su con­tra.

Fren­te a estas situa­cio­nes, esta­mos en las calles, tene­mos alter­na­ti­vas y las esta­mos vivien­do. Reite­ra­mos que segui­re­mos for­ta­le­cién­do­nos des­de nues­tros cuer­pos y terri­to­rios en resis­ten­cia y defen­sa de los mis­mos, pro­fun­di­zan­do nues­tros sue­ños de trans­for­ma­cio­nes estruc­tu­ra­les en nues­tras vidas y ¡mar­chan­do has­ta que todas sea­mos libres!

Lla­ma­mos a la arti­cu­la­ción de nues­tros movi­mien­tos y a las alian­zas con los otros movi­mien­tos, pues solo así cons­trui­re­mos un mun­do en liber­tad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *