Eus­kal Herria, 3 de mar­zo- Ando­ni Baserrigorri

De la mis­ma mane­ra que los rusos tie­nen su domin­go san­grien­to, en el cual, la bur­gue­sía y el des­po­tis­mo, en lugar de aten­der las jus­tas rei­vin­di­ca­cio­nes obre­ras, opta­ron por una matan­za indis­cri­mi­na­da, en Eus­kal Herria, tene­mos el tres de mar­zo en Gas­teiz, en el que la bur­gue­sía espa­ño­la optó por la masa­cre y el cri­men, en lugar de dar cau­ce a unas rei­vin­di­ca­cio­nes obre­ras que, si se podían cali­fi­car de algo, eran jus­tas y humanas.

Los irlan­de­ses recuer­dan otro domin­go san­grien­to, en el que, los inva­so­res bri­tá­ni­cos, tam­bién opta­ron por rea­li­zar una matan­za entre la pobla­ción de Derry, pese a que los mani­fes­tan­tes tan sólo pedían unos míni­mos democráticos.

Es una cons­tan­te en este tipo de esta­dos y gobier­nos el ase­si­nar de la for­ma que lo hacen. Pre­fie­ren dejar un regue­ro de san­gre por las calles, antes que dar su bra­zo a tor­cer y reco­no­cer el carác­ter opre­sor de su sis­te­ma capitalista-imperialista.

Si el gobierno del Zar en 1905 hubie­se dado cau­ce por vía pací­fi­ca a las jus­tas rei­vin­di­ca­cio­nes de las masas en San Peters­bur­go, de algu­na mane­ra hubie­se reco­no­ci­do que su monar­quía, era corrup­ta, explo­ta­do­ra, ase­si­na y se man­te­nía sobre la san­gre de cien­tos de miles de cam­pe­si­nos y obre­ros que mal­vi­vían en unas con­di­cio­nes mise­ra­bles den­tro de un guet­to medie­val. Eso, no lo podía hacer, por eso pre­fi­rió ame­tra­llar al pue­blo y lle­nar de luto la Rusia trabajadora.

De la mis­ma mane­ra, si los bri­tá­ni­cos hubie­sen acep­ta­do de mane­ra pací­fi­ca las rei­vin­di­ca­cio­nes de la comu­ni­dad irlan­de­sa aque­lla tar­de en Derry, se hubie­se tra­ta­do de un reco­no­ci­mien­to en toda regla, de que, lo que había en el nor­te de Irlan­da, era una ocu­pa­ción mili­tar colo­nial y que man­te­nía en el más abso­lu­to apartheid a más de la mitad de la población.

Las tira­nías jamás dan su bra­zo a tor­cer. Las dic­tau­ras capi­ta­lis­tas, a veces dis­fra­za­das de pseu­do-demo­cra­cias, nun­ca acep­tan la voz del pue­blo, aun­que le sobre a este la razón.

Por eso, los fas­cis­tas espa­ño­les no podían acep­tar que, la cla­se obre­ra vas­ca median­te una huel­ga gene­ral y las movi­li­za­cio­nes de cla­se, logra­se unos míni­mos triun­fos que hubie­sen sido la evi­den­cia de que, el gobierno del ase­sino Arias nava­rro era un gobierno fas­cis­ta, colo­nial y que, en Eus­kal Herria se man­te­nía, bajo la vio­len­cia de las armas espa­ño­las y en base a la explo­ta­ción de la cla­se obre­ra vasca.

Al igual que sus cole­gas bri­tá­ni­cos y rusos, opta­ron por ame­tra­llar al pue­blo y ase­si­nar a cin­co per­so­nas, sen­ci­llos tra­ba­ja­do­res, que salie­ron a la calle para rei­vin­di­car jus­ti­cia social y unas con­di­cio­nes de vida dig­nas para la cla­se obrera.

Y es que la refle­xión es esa. El fas­cis­mo, ya sea este, un fas­cis­mo medie­val como el ruso, un fas­cis­mo demo­crá­ti­co-colo­nial como el bri­tá­ni­co o fas­cis­mo a secas, como el espa­ñol de 1976, antes ase­si­na y acri­bi­lla a su pro­pio pue­blo, que escu­cha lo que dice la gen­te y atien­de unas deman­das ele­men­ta­les. Ahí que­da la ense­ñan­za para la historia.

El pue­blo ruso aca­bó con el zaris­mo, el pue­blo irlan­dés ha dado pasos hacia la inde­pen­den­cia (hacia el socia­lis­mo ya es otro can­tar) y el pue­blo vas­co, no hace sino, recor­dar a las cin­co per­so­nas ase­si­na­das en Gas­teiz, como sím­bo­lo eterno por una Eus­kal Herria sobe­ra­na, inde­pen­dien­te y socia­lis­ta que, sin duda, lle­ga­rá el dia que la vea­mos, [email protected] o nues­tras o nues­tros des­cen­dien­tes, pero llegará.

De Arias Nava­rro ya no se acuer­da nadie. De Fra­ga, otro de los impli­ca­dos en aque­lla car­ni­ce­ría, pasa­do un mes des­de que se lar­gó, pron­to no será, ni siquie­ra, un recuer­do. Al igual que al gene­ra­lí­si­mo, pron­to la gen­te le recor­da­rá con des­pre­cio. De Mar­tín Villa, Suá­rez y otros miem­bros de aquel gobierno que abrió fue­go con­tra la cla­se obre­ra vas­ca, más de lo mis­mo. Olvi­do puro y duro.
Pero, de esos cin­co hom­bres que caye­ron en Gas­teiz siem­pre se habla­rá. Y se habla­rá como refe­ren­cia heroi­ca de una cla­se obre­ra, la vas­ca, que no va a bajar la guar­dia y que no va a resig­nar­se a vivir sin su sue­ño cum­pli­do, la inde­pen­den­cia y el socialismo.

Cada 3 de mar­zo, Gas­teiz y Eus­kal Herria, tie­nen una lágri­ma reser­va­da para esa gen­te, por­que es nues­tra gen­te. Por­que murie­ron por una Eus­kal Herria mejor. Por­que ante los ata­ques que nos vie­nen con­tra nues­tros dere­chos, su memo­ria, debe ser aci­ca­te para luchar y no renun­ciar a unas con­quis­tas socia­les que cos­tó san­gre conseguir.

El día que sea­mos un país libre, un esta­do socia­lis­ta, esta gen­te ten­drá un lugar pre­fe­ren­cial en nues­tra his­to­ria. Del gobierno que orde­nó dis­pa­rar con­tra ellos, des­pre­cio y olvi­do. Así se escri­be la his­to­ria de los pue­blos y nacio­nes dignas.

Ando­ni Baserrigorri

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *