Vene­zue­la: Revo­lu­ción o con­tra­rre­vo­lu­ción- Feli­pe Cue­vas

Impor­tan­tes sec­to­res dig­nos y revo­lu­cio­na­rios con todas sus for­ta­le­zas y debi­li­da­des se movi­li­zan para deba­tir, para sos­te­ner su inde­pen­den­cia polí­ti­ca y cla­sis­ta.Este perio­do de amplias refor­mas pro­gre­sis­tas y demo­crá­ti­cas, de mejo­ras, y nue­vos dere­chos para la vida del pue­blo, den­tro del mar­co de sos­te­ner el gobierno socia­lis­ta en las entra­ñas de una socie­dad capi­ta­lis­ta; pro­yec­ta el paso a otro momen­to del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio.

Cons­tan­te­men­te se pre­sen­ta esta con­sig­na, pero sólo en momen­tos espe­cia­les adquie­re una pro­po­si­ción direc­cio­nal por cuan­to se ve cla­ra­men­te en la socie­dad de mane­ra con­cre­ta y direc­ta.

Muchas y arduas son las luchas del pue­blo lati­no­ame­ri­cano fren­te a los explo­ta­do­res. Los tiem­pos nos lle­va­ron por tan­tos pro­ce­sos, miles de veces sopor­tan­do todo el peso del poder oli­gár­qui­co e impe­rial, otras oca­sio­nes apo­yán­do­nos con algu­nos baluar­tes con­si­de­ra­bles para librar­nos de las cade­nas. Par­ti­cu­lar­men­te para el pue­blo vene­zo­lano los últi­mos 20 años de difí­cil mar­cha social, dan tes­ti­mo­nio de ambos fenó­me­nos y una cier­ta com­bi­na­ción toda­vía sin resol­ver­se defi­ni­ti­va­men­te.

Las modi­fi­ca­cio­nes sufri­das en el fon­do de las rela­cio­nes socia­les en el país mere­cen unas con­si­de­ra­cio­nes pre­vias, es cier­to que estas no han varia­do su esen­cia, aun­que sí se encuen­tran cam­bios en la beli­ge­ran­cia de los mono­po­lios inter­na­cio­na­les y el impe­ria­lis­mo mun­dial sien­do gol­pea­dos o res­trin­gi­dos en sus corre­rías de explo­ta­ción. La acción del pue­blo y del gobierno les ha mar­ca­do una con­ten­ción a sus ape­ti­tos; con el incon­ve­nien­te de que estos siguen tenien­do cabi­da en la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca y social, se les ha dete­ni­do en el nue­vo hori­zon­te en que pro­yec­tan el neo­co­lo­nia­lis­mo en Vene­zue­la, pero siguen tra­man­do por levan­tar revue­lo ponien­do en jue­go toda su téc­ni­ca polí­ti­ca, influen­cia y hechi­ce­ría mediá­ti­ca.

La bur­gue­sía vene­zo­la­na, que en bue­na par­te es una cla­se subor­di­na­da a la oli­gar­quía finan­cie­ra inter­na­cio­nal, ha mos­tra­do más debi­li­da­des e inca­pa­ci­da­des para recom­po­ner­se, aspi­ra a derro­car al gobierno por­que no satis­fa­ce ple­na­men­te sus intere­ses, pero no encuen­tra más que en la polí­ti­ca cana­lles­ca sus for­mas de lograr­lo. La bur­gue­sía per­ci­be que por mucho que mer­me o des­gas­te las posi­cio­nes del gobierno, se encuen­tra fren­te a nue­vas for­ma­cio­nes (boli­bur­gue­sía, comer­cio esta­dal, sub­si­dios, empre­sas públi­cas) que le hacen com­pe­ten­cia y fren­te a las cua­les su posi­ción tien­de a dis­mi­nuir. Los capi­ta­lis­tas sólo bal­bu­cean que se aca­ben las expro­pia­cio­nes, los pro­gra­mas socia­les, la inter­ven­ción del gobierno, la corrup­ción, que se pri­va­ti­cen las empre­sas esta­ti­za­das, comen­zan­do por PDVSA; actos de demos­tra­ción de una polí­ti­ca capi­ta­lis­ta des­gas­ta­da y a la defen­si­va, que inten­ta­rá recom­po­ner hacién­do­se pasar por pro­ce­so de cam­bio para que todo siga igual, en el espec­tácu­lo de las nue­vas tec­no­lo­gías de mer­ca­do­tec­nia elec­to­re­ra.

Una nue­va capa bur­gue­sa pro­ve­nien­te de las filas del gobierno des­pun­ta hacia una con­duc­ción nacio­nal pero de dere­cha sobre los des­ti­nos del país, se le nota un cier­to divor­cio fren­te a la bur­gue­sía tra­di­cio­nal por cuan­to depen­de de con­tra­tos y sub­si­dios públi­cos, pero la va unien­do el inte­rés del capi­tal, y el hecho de que pue­de hacer nego­cios con sus riva­les. De esa bur­gue­sía se debe des­con­fiar tan­to como de la pri­me­ra, su carác­ter de cla­se lo exi­ge, si bien se man­ten­drá más tiem­po cobi­ja­da en el pro­gre­sis­mo.

El gobierno va esta­ble­cien­do nue­vas áreas de pro­duc­ción ha incre­men­ta­do el desa­rro­llo de rela­cio­nes inclu­so de pro­duc­ción menos depen­dien­tes de la for­tu­na de los impe­ria­lis­tas y la bur­gue­sía nacio­nal, va con­for­man­do un sec­tor impor­tan­te para implan­tar sus pro­pias pers­pec­ti­vas y desa­rro­llar otra líneas de orga­ni­za­ción social, está inmer­so en una serie de luchas impor­tan­tes fren­te a la oli­gar­quía. Sin des­car­tar que en su inte­rior las ten­den­cias nor­ma­les de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca sue­len estar enmar­ca­das bajo la pre­sen­cia de orga­nis­mos bur­gue­ses que jue­gan en con­tra de algu­nas de sus pro­pues­tas, polí­ti­cas, refor­mas o decre­tos. Si bien se crea un pano­ra­ma de mejo­ra­mien­to sus­tan­cial de la eco­no­mía popu­lar, estos mis­mos espa­cios son esce­na­rio de con­tra­dic­cio­nes y con­flic­tos, de pre­sio­nes, de difi­cul­ta­des, de ambi­cio­nes de la bur­gue­sía para “recu­pe­rar­los”, y de lucha para el pue­blo.

Las pre­sio­nes entre la eman­ci­pa­ción social y la escla­vi­tud capi­ta­lis­ta pare­cie­ra que úni­ca­men­te se estu­vie­ron acu­mu­lan­do en un for­ce­jeo que exi­ge nue­vas solu­cio­nes y reso­lu­cio­nes.

Este perio­do de amplias refor­mas pro­gre­sis­tas y demo­crá­ti­cas, de mejo­ras, y nue­vos dere­chos para la vida del pue­blo, den­tro del mar­co de sos­te­ner el gobierno socia­lis­ta en las entra­ñas de una socie­dad capi­ta­lis­ta; pro­yec­ta el paso a otro momen­to del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. Impor­tan­tes cam­bios en las rela­cio­nes polí­ti­cas, en la dig­ni­fi­ca­ción social del pro­le­ta­ria­do y pue­blo en gene­ral (haber sali­do de la pro­fun­da mise­ria, la visi­bi­li­za­ción de los que cons­tru­yen la socie­dad vene­zo­la­na, y en sec­to­res eco­nó­mi­cos para mejo­rar nues­tras con­di­cio­nes de vida); son par­te de una nue­va eta­pa de ten­sio­nes fren­te a una bur­gue­sía vie­ja y nue­va que sabe sacar buen pro­ve­cho eco­nó­mi­co a las con­di­cio­nes pre­sen­tes al paso que voci­fe­ra con­tra las res­tric­cio­nes que se le impo­nen. Una posi­ble eta­pa de avan­ces pro­gre­sis­tas, de mar­chas y con­tra­mar­chas fren­te a la bur­gue­sía y los impe­ria­lis­tas, de res­tric­cio­nes y cesio­nes fren­te a los mono­po­lios, de lucha por la con­cien­cia social cla­sis­ta, de acier­tos y erro­res, de con­di­cio­nan­tes y resis­ten­cias, de pene­tra­cio­nes y asi­mi­la­cio­nes entre las cla­ses socia­les en dispu­ta; está dan­do pie al con­flic­to entre la revo­lu­ción y la con­tra­rre­vo­lu­ción.

A la fecha el pro­ce­so gira­ba en base al con­sen­so popu­lar de ampliar las medi­das esta­ta­les de mejo­ras y rei­vin­di­ca­cio­nes socia­les, de res­pal­do a las accio­nes de gobierno y un acom­pa­ña­mien­to masi­vo, de dete­ner las pre­ten­sio­nes de los escuá­li­dos; en ade­lan­te la situa­ción nos plan­tea:

1. Una trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria de las bases de la socie­dad.

2. Supe­rar cues­tio­nes tan serias como la insu­fi­cien­te cons­truc­ción del poder popu­lar de las y los tra­ba­ja­do­res jun­to a todo el pue­blo.

3. La crí­ti­ca y auto­crí­ti­ca abier­tas y efec­ti­vas a las inefi­ca­cias e incom­pe­ten­cias en mate­ria de ges­tión públi­ca. No hay por­qué con­gra­ciar­se con lo que está mal.

4. El recha­zo a la corrup­ción y el abur­gue­sa­mien­to de altos fun­cio­na­rios públi­cos, que están fue­ra de lugar con rela­ción al pro­ce­so social revo­lu­cio­na­rio.

5. Com­ba­tir la ena­je­na­ción con­tra el sen­ti­do revo­lu­cio­na­rio orga­ni­za­cio­nal de los dis­tin­tos sec­to­res, faci­li­ta­da por una pre­sen­cia evi­den­te de ele­men­tos mediá­ti­cos, el con­trol buro­crá­ti­co, la manio­bra y la fal­ta de con­sul­ta sobre actos, car­gos, can­di­da­tu­ras y polí­ti­cas.

6. Des­tra­bar la invi­si­bi­li­za­ción sobre el fon­do de las rela­cio­nes socia­les del sis­te­ma capi­ta­lis­ta real­men­te exis­ten­te.

7. Dar seña­les de avan­ce cla­ro y fir­me fren­te al buro­cra­tis­mo, la pre­sen­cia de ele­men­tos popu­lis­tas y diri­gis­tas des­de arri­ba apo­ya­dos en las estruc­tu­ras de impo­si­ción.

8. Crear­le con­di­cio­nes a la crí­ti­ca popu­lar revo­lu­cio­na­ria, es decir la que ema­na del seno del pue­blo. El deba­te popu­lar abier­to para esta­ble­cer con­di­cio­nes a una demo­cra­cia popu­lar.

9. El tra­zo sos­te­ni­do en la lucha por el socia­lis­mo apo­yán­do­se en la rea­li­za­ción de sus pila­res: pro­pie­dad social, demo­cra­cia de cla­se, poder de los explo­ta­dos y opri­mi­dos, con­trol obre­ro, cam­pe­sino, juve­nil y popu­lar, orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria de las mayo­rías, tra­ba­jo dig­ni­fi­ca­dor y mejo­ra­mien­to sus­tan­cial de las con­di­cio­nes de vida.

10. Rom­per la médu­la de la domi­na­ción impe­ria­lis­ta aún acti­va den­tro del país (eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, cul­tu­ral, social).

El esce­na­rio del pro­ce­so se abre en estos tér­mi­nos. Qué tan pron­to nos demos cuen­ta de ello es algo que el tiem­po lo con­di­cio­na, pro­vis­ta la nue­va inten­to­na bur­gue­sa de des­truir todos nues­tros sue­ños, pero tam­bién de cuán­to sea­mos capa­ces de asi­mi­lar nues­tras con­quis­tas socia­les en su dimen­sión, su ampli­tud y limi­ta­ción a las cir­cuns­tan­cias que ya vivi­mos de 1999 a la fecha.

Se estre­cha el cam­po de la dere­cha, cre­ce la pers­pec­ti­va de fun­dir sus polí­ti­cas en una sola con­tra el pro­ce­so social. La dere­cha cuen­ta ya con su polí­ti­ca para lle­var­nos a la entre­ga del país, a la vuel­ta neo­co­lo­nial, todas las poten­cia­li­da­des eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas se le suman para repar­tir­se pos­te­rior­men­te el botín de cuan­to en estos años les impe­di­mos apo­de­rar­se, y para recu­pe­rar su pro­pia diná­mi­ca de man­te­ner al pue­blo ago­ta­do.

Su tena­ci­dad sor­pren­de a quie­nes se sien­ten segu­ros con sus car­gos, que con­fían en la efi­ca­cia buro­crá­ti­ca, a estos ni la his­to­ria recien­te de sus fra­ca­sos les ense­ña a mirar las cosas de fren­te, siguen empe­ci­na­dos en bus­car­le debi­li­da­des e irre­gu­la­ri­da­des al can­di­da­to opo­si­cio­nis­ta para ver­lo más débil de lo que es, como si éste fue­ra un ser inde­pen­dien­te y no el repre­sen­tan­te tras el cual los capi­ta­lis­tas del mun­do apos­ta­rán el todo por el todo.

No debe­mos apos­tar a las buro­cra­cias, a los afec­tos de poder polí­ti­co, a los que que­dan atra­pa­dos en las mara­ñas del poder con las estruc­tu­ras que recrean, a quie­nes sobre todo “reafir­man” su posi­ción según sus ingre­sos; por­que a todos ellos la ini­cia­ti­va y pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­rias se les esca­pa de las manos, si de ellos depen­die­ra la pers­pec­ti­va del pro­ce­so roda­ría en un dos por tres, aún cuan­do tam­bién las buro­cra­cias juga­rán su rol, pelean y pelea­rán por sus pro­pios pri­vi­le­gios, y sabien­do que toda­vía no pue­da eli­mi­nar­se por com­ple­to el poder que con­ti­nua­rán ejer­cien­do; no radi­ca en éstas el fir­me bas­tión de la revo­lu­ción, pues bas­tan­te la han per­ju­di­ca­do con sus arro­gan­cias y des­com­po­si­ción, más bien son a quie­nes se ten­drá que cues­tio­nar por tan­tos pro­ble­mas, remo­ver­les y movi­li­zar­les, has­ta don­de sea posi­ble en estas estruc­tu­ras toda­vía por revo­lu­cio­nar.

Des­de lue­go que no debe­mos caer en deses­pe­ra­ción de nin­gún tipo, ultra­iz­quier­dis­mos, ni creer­nos más Papis­tas que el Papa, ni sec­ta­ria, por­que muchas cosas no mar­chen como debie­ran, ahí debe des­pe­jar­se gran can­ti­dad de situa­cio­nes siem­pre en el mar­co de que no hemos cons­trui­do el esta­do socia­lis­ta ni la socie­dad libre. Hay un pro­ce­so en puer­ta, el cual se com­po­ne de una com­ple­ja tela­ra­ña de con­di­cio­nes, rela­cio­nes y sus con­tra­dic­cio­nes, des­de las que viven las dis­tin­tas expre­sio­nes de la bur­gue­sía, has­ta las que se incu­ban en el seno del pue­blo y las cla­ses socia­les que lo com­po­nen.

Los aná­li­sis estra­té­gi­cos que se pre­sen­tan de este uni­ver­so socio­po­lí­ti­co vene­zo­lano difí­cil­men­te han sido des­cri­tos en todos sus aspec­tos y por­me­no­res, cada cla­se social hace refe­ren­cia a los pro­pios, con una ten­den­cia irre­sis­ti­ble a ocul­tar o ter­gi­ver­sas los con­tra­rios para aco­mo­dar sus cri­te­rios, si a ello le agre­ga­mos todos los balan­ces que cada par­ti­do y gru­po polí­ti­co rea­li­za, tene­mos un cua­dro bas­tan­te den­so sobre la situa­ción, den­so por la can­ti­dad de pers­pec­ti­vas que se plan­tean, pero que están sien­do cohe­sio­na­das bajo varios pro­gra­mas y las influen­cias o alcan­ces que estos tie­nen. Los hay que su alcan­ce es de pri­mer nivel, y los que su radio de acción es menor, pero cual sea el nivel de su accio­nar con­tri­bu­yen en algún gra­do a la lucha de cla­ses.

Den­tro de las ins­tan­cias del gobierno está una fuer­za hege­mó­ni­ca de ejes revo­lu­cio­na­rios, popu­la­res y anti­im­pe­ria­lis­tas en sus posi­cio­nes que es la pro­ta­go­ni­za­da por el coman­dan­te Hugo Chá­vez. Pero tam­bién sobre las ins­ti­tu­cio­nes del esta­do con­cu­rren las ten­den­cias hacia la dere­cha pro­ta­go­ni­za­das por la nue­va bur­gue­sía y las posi­cio­nes estruc­tu­ra­les de la bur­gue­sía tra­di­cio­nal y los impe­ria­lis­tas las cua­les para rom­per­las nos exi­ge mar­char hacia cam­bios fun­da­men­ta­les en las rela­cio­nes socia­les, mis­mos que recla­man todo un pro­ce­so de modi­fi­ca­ción en la corre­la­ción de fuer­zas. Así tam­bién coexis­ten posi­cio­nes izquier­dis­tas y revo­lu­cio­na­rias des­de dis­tin­tas ins­tan­cias que a ratos pare­cen ser des­pla­za­das y lue­go repo­si­cio­na­das en sus labo­res, de igual for­ma en la con­tra­ca­ra del buro­cra­tis­mo en el plano gene­ral está pre­sen­te el sec­ta­ris­mo mesiá­ni­co que bajo el argu­men­to de la pure­za y el encon­trar sólo los defec­tos de sus adver­sa­rios, impi­de el avan­ce gene­ra­li­za­do de la lucha apo­yán­do­se en todos los recur­sos dis­po­ni­bles. Todo es par­te de una reali­dad muy diver­sa y con­tra­dic­to­ria, nada vie­ne sin incon­ve­nien­tes, si algo debe­mos supe­rar es ese esti­lo cons­tan­te de la des­ca­li­fi­ca­ción, aquí todo con­sis­te en obser­var aten­ta­men­te los dis­tin­tos aspec­tos en que nos encon­tra­mos que nos influ­yen, que nos des­vían y que nos colo­can en pre­sen­cia de fac­to­res que se deben des­pe­jar, que nos lla­man a supe­rar todas esas ata­du­ras, dado que se repre­sen­tan dis­tin­tos seg­men­tos, ideo­lo­gías y tea­tros de lucha. Como en todas las estruc­tu­ras esta­ta­les, tie­nen sus iner­cias, sus palan­cas, sus buro­cra­cias clien­te­la­res, sus sec­tas, pero sin las cla­ses socia­les que repre­sen­tan, no se logra­rá más que cata­pul­tar una eta­pa de estan­ca­mien­to polí­ti­co, que le apues­ta a las maqui­na­rias elec­to­ra­les, la efi­ca­cia del dis­cur­so buro­crá­ti­co y la ruti­na has­ta el 7 de octu­bre, es decir que sólo se val­ga del poder del apa­ra­to esta­dal para ganar, pues es inocul­ta­ble que esa par­te fun­cio­na y obtie­ne sus méri­tos pro­pios.

La con­cep­ción popu­lar se for­ja en que sean las cla­ses popu­la­res, los pro­le­ta­rios, los cam­pe­si­nos, las muje­res, la juven­tud, los sec­to­res opri­mi­dos quie­nes pro­ta­go­ni­cen esa vic­to­ria ele­van­do en con­se­cuen­cia la corre­la­ción de fuer­zas hacia la con­ti­nua­ción del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. Ambas ten­den­cias están en pie, para el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio es cla­ro que deba ser la posi­ción pro­le­ta­ria y popu­lar, la expre­sión movi­li­za­do­ra des­de aba­jo quien tras­cien­da fun­da­men­tal­men­te. El lide­raz­go aso­ma fun­da­men­tal­men­te por cuan­to se afir­ma la defen­sa de los intere­ses del pue­blo, y las estruc­tu­ras de apo­yo con que con­ta­mos son nues­tras palan­cas para impul­sar la lucha.

Impor­tan­tes sec­to­res de demó­cra­tas dig­nos y revo­lu­cio­na­rios con todas sus for­ta­le­zas y debi­li­da­des se movi­li­zan para deba­tir, para sos­te­ner su inde­pen­den­cia polí­ti­ca y cla­sis­ta. Esta es una bata­lla com­pli­ca­da, la con­cien­ti­za­ción y la corres­pon­dien­te par­ti­ci­pa­ción popu­lar ten­drá que ser con­sis­ten­te con la nece­si­dad de impul­sar cam­bios revo­lu­cio­na­rios, sien­do más lo que en este ren­glón pode­mos y debe­mos hacer.

El fac­tor externo sigue sien­do ame­na­zan­te, los impe­ria­lis­tas desean poner un alto al avan­ce de las corrien­tes nacio­na­lis­tas en Lati­noa­mé­ri­ca, en espe­cial a la polí­ti­ca popu­lar del pre­si­den­te Chá­vez y el pro­ce­so que lide­ra, los impe­ria­lis­tas saben bien que en la región, nues­tro pro­ce­so le favo­re­ce a los pue­blos y sin duda tam­bién a la bur­gue­sía lati­no­ame­ri­ca­na al dis­po­ner de petró­leo y una ima­gen de influen­cia inter­na­cio­nal entre las y los tra­ba­ja­do­res del mun­do. Los impe­ria­lis­tas yan­quis en par­ti­cu­lar no han deja­do de reco­no­cer que el gol­pe debie­ra dar­se con­tra Vene­zue­la, ellos están acos­tum­bra­dos a esa intran­si­gen­cia sin impor­tar­les el dere­cho de los demás. Pero este mis­mo fac­tor de pre­sio­nes y pro­vo­ca­cio­nes pue­de per­mi­tir­nos impul­sar aún más la bre­cha revo­lu­cio­na­ria antes que los desig­nios impe­ria­lis­tas ten­gan modo de cum­plir­se, por ello, en vis­ta que los per­so­ne­ros abier­tos de la bur­gue­sía nacio­nal se vol­vie­ron sim­ples men­sa­je­ros yan­quis; la polí­ti­ca popu­lar y revo­lu­cio­na­ria debe subir de tono en el dis­cur­so y la prác­ti­ca en la medi­da que siga esa ten­den­cia ame­na­zan­te de cor­te neo­co­lo­nial.

Los gran­des logros del pue­blo y del gobierno, son ejem­plos para un pro­gra­ma socia­lis­ta, no son pun­to y apar­te, sino rei­vin­di­ca­cio­nes valio­sas con las que se pue­de dar con­ti­nua­ción a un pro­ce­so más ele­va­do, en otra corre­la­ción de fuer­zas nacio­nal e inter­na­cio­nal.

La nume­ro­lo­gía bur­gue­sa apues­ta al triun­fo por las bue­nas o por las malas, los polí­ti­cos capi­ta­lis­tas inten­tan omi­tir los cam­bios en el pano­ra­ma social vene­zo­lano, pero esa es una tarea muy difí­cil de ase­gu­rar­se, chan­ta­jean sobre el sis­te­ma mun­dial ins­ta­la­do, ame­na­zan con que nadie pue­de des­bor­dar­se de éste, hacen supo­ner que es un plei­to entre ellos y Chá­vez. La manio­bra bur­gue­sa con­sis­te más o menos en que por una par­te da garan­tías de res­guar­do a la “segu­ri­dad y esta­bi­li­dad del país” sólo en el mar­co de que se res­pe­te su sis­te­ma, ame­na­za con­tra los pre­sa­gios o actos revo­lu­cio­na­rios, avan­za des­gas­tan­do los pro­ce­sos al tiem­po que siem­bra nue­vos con­flic­tos socia­les, decla­ran la muer­te del pre­si­den­te sin el menor repa­ro en su necro­fi­lia, una tras otra lan­zan inju­rias con la pre­ten­sión de ais­lar al coman­dan­te de su pue­blos siem­pre bajo ese esti­ra y aflo­ja para impo­ner su régi­men de negre­ros, por nues­tra par­te, sabi­das esas ame­na­zas, la reali­dad mun­dial es muy otra, los pue­blos están com­ba­tien­do, están pre­sio­nan­do a sus gobierno por cam­bios del tipo de los que hemos pro­ta­go­ni­za­do en estos años, tam­bién tene­mos que hacer con­cien­cia de que revo­lu­ción que no avan­za es derro­ta­da, la com­pli­ca­ción está en mover­se lo más acer­ta­da­men­te posi­ble en las cir­cuns­tan­cias, las for­mas del con­flic­to social están pre­de­ter­mi­na­das por estas con­di­cio­nes, ope­rar toda­vía den­tro de los mar­cos de la vie­ja demo­cra­cia bur­gue­sa elec­to­re­ra al tiem­po que se for­man los nue­vos medios de hacer polí­ti­ca popu­lar, de con­sul­ta, de deba­te, de orga­ni­za­ción, de deci­sión popu­lar en ámbi­tos que has­ta aho­ra esta­ban veta­dos a favor de los diri­gen­tes, apo­yán­do­nos en todos los ins­tru­men­tos posi­bles.

Sería una visión muy cor­to­pla­cis­ta y coyun­tu­ral el supo­ner que sólo está en jue­go una elec­ción y una pre­si­den­cia, está en jue­go un pro­ce­so con­cre­to de luchas de cla­ses, lo real­men­te en jue­go es la con­di­ción de nues­tras vidas como explo­ta­das-explo­ta­dos y opri­mi­dos-opri­mi­das, como pue­blo para doble­gar o libe­rar, está en jue­go toda nues­tra rique­za huma­na como pro­duc­to­res y con­su­mi­do­res, como pro­le­ta­ria­do, está en jue­go el some­ti­mien­to humano a las mino­rías o el pro­ce­so de eman­ci­pa­ción que no ter­mi­na de rea­li­zar­se, está en jue­go una pers­pec­ti­va de revo­lu­ción, está en jue­go el petró­leo, el cacao, el tra­ba­jo, el café, el oro, la pro­duc­ción manu­fac­tu­re­ra, nues­tro comer­cio, el con­trol del esta­do, la lucha lati­no­ame­ri­ca­na, la gue­rra y la paz, los cien años de lucha veni­de­ra por la inde­pen­den­cia y la liber­tad, el bien­es­tar eco­nó­mi­co del pue­blo y el impul­so de nue­vas rela­cio­nes socia­les socia­lis­tas en todos los ámbi­tos de la vida nacio­nal.

Bata­llas y cam­pa­ñas vie­nen, pla­ga­das de la lucha por la uni­dad, una uni­dad por cons­truir en las nue­vas con­di­cio­nes socia­les, en la corre­la­ción de fuer­zas que se for­mó, tra­ba­ja­do­res-tra­ba­ja­do­ras, jóve­nes, muje­res, pue­blos, revo­lu­cio­na­rios-revo­lu­cio­na­rias, acti­vis­tas, gru­pos, orga­ni­za­cio­nes, ins­tan­cias movi­li­za­das, par­ti­dos peque­ños y gran­des, movi­mien­tos socia­les, el polo patrió­ti­co; todo cuan­to hay que inver­tir­le a la lucha, tene­mos una gran labor qué rea­li­zar.

En nues­tro seno tam­bién exis­ten con­flic­tos, crí­ti­cas, cues­tio­na­mien­tos, preo­cu­pa­cio­nes, inter­pre­ta­cio­nes, posi­cio­nes, aco­ta­cio­nes, correc­cio­nes, resis­ten­cias, obser­va­cio­nes, apor­tes, todo ello no es para guar­dar­se, debe poner­se a la altu­ra de los acon­te­ci­mien­tos y los retos que afron­ta­mos fren­te a la bur­gue­sía y su sis­te­ma, tene­mos que crear los esce­na­rios en que se pue­da dar cobi­jo a tan­tas ini­cia­ti­vas de lucha y cues­tio­na­mien­tos de la reali­dad social, encon­tra­mos resis­ten­cias para eso, pero hay que encon­trar los modos de avan­zar con dig­ni­dad y con­se­cuen­cia, el pue­blo debe hacer­se escu­char y res­pe­tar, por­que nadie más podrá hacer lo que nos corres­pon­de. Vamos por la uni­dad de todo el pue­blo, por sus intere­ses socia­les y de cla­se, no aque­lla fal­sa uni­dad de la Vene­zue­la frac­cio­na­da por anta­go­nis­mos, de apa­ren­te recon­ci­lia­ción entre el oli­gar­ca y el pro­le­ta­rio, la uni­dad en torno a un pro­gra­ma que hable cla­ro y que actúe con­tun­den­te­men­te por el socia­lis­mo, la uni­dad orga­ni­za­da, volun­ta­ria, cons­cien­te y en la lucha que mar­che con sus lide­raz­gos hacia la gran misión del 7 de octu­bre.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *