La dere­cha y el impe­rio ya tie­nen can­di­da­to en Vene­zue­la- Luis­mi Uharte

El can­di­da­to camu­fla­do. Las elec­cio­nes pri­ma­rias cele­bra­das por el con­glo­me­ra­do que agru­pa a los par­ti­dos y movi­mien­tos de la dere­cha y la extre­ma dere­cha vene­zo­la­na el pasa­do 12 de febre­ro, fue con­ver­ti­do por la maqui­na­ria mediá­ti­ca trans­na­cio­nal en un acon­te­ci­mien­to equi­pa­ra­ble a unas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en cual­quier país lati­no­ame­ri­cano. Comen­za­ba así la estra­te­gia de pro­yec­tar inter­na­cio­nal­men­te la figu­ra del can­di­da­to que se enfren­ta­rá a Hugo Chá­vez, el 7 de octu­bre de este año.

Den­tro de esta estra­te­gia, ade­más de popu­la­ri­zar glo­bal­men­te al can­di­da­to de la dere­cha y del capi­tal trans­na­cio­nal, se reali­zó una ope­ra­ción de maqui­lla­je y mar­ke­ting comu­ni­ca­cio­nal agre­si­vo: tra­ves­tir ideo­ló­gi­ca­men­te a Capri­les Radons­ki, con­vir­tién­do­lo de la noche a la maña­na en un polí­ti­co “pro­gre­sis­ta”. Los infor­ma­ti­vos de dife­ren­tes cade­nas lo carac­te­ri­za­ron como “pro­gre­sis­ta”, polí­ti­co de “cen­tro-izquier­da” y “admi­ra­dor de Lula”. De esta mane­ra, la men­ti­ra glo­bal ya está cons­trui­da y sólo habrá que repe­tir­la incansablemente.

Pero lo real­men­te rele­van­te es el per­fil que se ha ido cons­tru­yen­do el pro­pio Capri­les en los dos o tres últi­mos años. De la defen­sa de pos­tu­la­dos neta­men­te neo­li­be­ra­les ha pasa­do a ase­gu­rar que su “mode­lo es el de Lula”. El dis­cur­so pro­nun­cia­do tras su vic­to­ria, entre un gru­po selec­to de la eli­te cara­que­ña en una de las urba­ni­za­cio­nes de lujo de la capi­tal, es para­dig­má­ti­co en este sen­ti­do: se auto­de­fi­nió como “pro­gre­sis­ta”. Este giro en la narra­ti­va de la dere­cha vene­zo­la­na se ha pro­du­ci­do por una razón fun­da­men­tal: la vic­to­ria ideo­ló­gi­ca, en tér­mi­nos de con­cien­cia colec­ti­va, de un pro­yec­to de trans­for­ma­ción de carác­ter popu­lar, inclu­si­vo, redis­tri­bu­ti­vo, anti-neo­li­be­ral, par­ti­ci­pa­ti­vo y comunitario.

Rei­vin­di­car el libe­ra­lis­mo y la dere­cha, es hoy día en este país un ejer­ci­cio de imbe­ci­li­dad estra­té­gi­ca si se pre­ten­den ganar unas elec­cio­nes. Por eso triun­fó Capri­les en las pri­ma­rias (1,8 millo­nes de votos), fren­te al per­fil ultra de María Cori­na Macha­do (poco más de 100.000), a quien nadie olvi­da­rá sen­ta­da jun­to a Geor­ge Bush en la Casa Blan­ca, uno años atrás. Por eso tam­bién derro­tó a su más direc­to con­trin­can­te, Pablo Pérez (867.000 sufra­gios), repre­sen­tan­te de la vie­ja par­ti­do­cra­cia cuar­to­rre­pu­bli­ca­na de AD y COPEI. Capri­les apa­re­ce como el mucha­cho joven, “mode­ra­do” y con “ideas fres­cas” que pre­ten­de tum­bar a Chávez.

Su habi­li­dad para no cri­ti­car cons­tan­te­men­te a Chá­vez (toda­vía con una impor­tan­te popu­la­ri­dad según las encues­tas: entre el 55% y el 60%), y sobre todo su pro­me­sa de que man­ten­drá los exi­to­sos pro­gra­mas socia­les (“misio­nes”) del gobierno boli­va­riano, evi­den­cian su apues­ta por un per­fil “cen­tris­ta” y corro­bo­ran nue­va­men­te la derro­ta del rela­to de cor­te neo­li­be­ral y pro-imperial.

El ver­da­de­ro Capri­les. ¿Pero quién es real­men­te Hen­ri­que Capri­les Radons­ki? Para empe­zar un indi­vi­duo muy ale­ja­do de pos­tu­ras “pro­gre­sis­tas” o de “cen­tro-izquier­da”. En segun­da ins­tan­cia, un mucha­cho pro­ve­nien­te de una fami­lia judía, bur­gue­sa y pro­pie­ta­ria de empre­sas impor­tan­tes en el país, tan­to en el ramo de los medios de comu­ni­ca­ción (la pode­ro­sa cor­po­ra­ción mediá­ti­ca ‘Cade­na Capri­les’) como en la indus­tria del entre­te­ni­mien­to y en el sec­tor inmobiliario.

En su juven­tud, fue ade­más miem­bro de un gru­po ultra cató­li­co y de extre­ma dere­cha deno­mi­na­do “Tra­di­ción, Fami­lia y Pro­pie­dad”. Sus pri­me­ros pini­tos polí­ti­cos los hizo en la dere­cha tra­di­cio­nal vene­zo­la­na, en COPEI, cuan­do fue ele­gi­do dipu­tado al extin­to Con­gre­so Nacio­nal en las elec­cio­nes de 1998, que ganó Chá­vez por pri­me­ra vez. Cons­cien­te de que el bipar­ti­dis­mo no tenía futu­ro, fun­dó jun­to a otro ultra (Leo­pol­do López) el par­ti­do ‘Pri­me­ro Jus­ti­cia’ en el año 2000, un pro­yec­to que pre­ten­día sus­ti­tuir a la par­ti­do­cra­cia y repre­sen­tar al capi­tal nacio­nal e inter­na­cio­nal, pero pro­yec­tan­do una ima­gen de dere­cha moder­na y avan­za­da. La finan­cia­ción de la CIA a tra­vés de la ‘Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy’ y el apo­yo de sec­to­res empre­sa­ria­les vene­zo­la­nos, no fue sufi­cien­te para con­ver­tir a este nue­vo par­ti­do en el refe­ren­te de la opo­si­ción anti-Chávez.

En el gol­pe de Esta­do de abril de 2002, Capri­les Radons­ki se des­ta­có no sólo por su apo­yo expre­so a la aso­na­da mili­tar-empre­sa­rial, sino tam­bién por su par­ti­ci­pa­ción acti­va como diri­gen­te de la agre­sión con­tra la emba­ja­da de Cuba en Cara­cas. Su per­fil anti­co­mu­nis­ta que­dó des­cu­bier­to en el inten­to vio­len­to de tomar la dele­ga­ción diplo­má­ti­ca cuba­na. La ima­gen del actual can­di­da­to jun­to a mili­tan­tes de extre­ma dere­cha, inten­tan­do cor­tar la luz y ame­na­zan­do con pri­var de ali­men­tos a las per­so­nas que se cobi­ja­ban en su inte­rior, lo retra­tó des­car­na­da­men­te. Aquel “Se van a tener que comer las alfom­bras”, pro­nun­cia­do por uno de sus corre­li­gio­na­rios ante las cáma­ras de la tele­vi­sión, que­dó para la posteridad.

En el con­tex­to del gol­pe, Capri­les fue tam­bién cóm­pli­ce del secues­tro-deten­ción del minis­tro de Inte­rior y Jus­ti­cia Ramón Rodrí­guez Cha­cín y del alla­na­mien­to ile­gal con­tra su vivien­da. Aho­ra, una déca­da des­pués, lo camu­flan de “pro­gre­sis­ta” para que sea un can­di­da­to más dige­ri­ble para un por­cen­ta­je de pobla­ción, nada des­de­ña­ble, que se ubi­ca en la fran­ja de los deno­mi­na­dos Ni-Ni (Ni Cha­vis­ta – Ni de oposición).

En tér­mi­nos de caris­ma polí­ti­co y visión estra­té­gi­ca, Capri­les está a años luz del expe­ri­men­ta­do pre­si­den­te Chá­vez. Por tan­to, su baza fun­da­men­tal, más allá de la mayor o menor efi­ca­cia de su ope­ra­ción de ima­gen, será con­fiar en que el cha­vis­mo come­ta algún error impor­tan­te en estos meses que res­tan has­ta la cita de octu­bre y que el mayor ries­go del boli­va­ria­nis­mo se repi­ta: el aumen­to de la abs­ten­ción por el des­con­ten­to o el cansancio.

La mayo­ría de las encues­tas dan a día de hoy a Chá­vez como gana­dor de las pre­si­den­cia­les, pero la fia­bi­li­dad de estas, en los 3 o 4 últi­mos años es muy limi­ta­da, ya que se ha com­pro­ba­do que hay un por­cen­ta­je de voto opo­si­tor que sue­le que­dar ocul­to. Toda­vía que­da mucho tiem­po para hacer un pro­nós­ti­co sóli­do y para saber si final­men­te las y los vene­zo­la­nos ter­mi­na­rán “comién­do­se las alfom­bras” o reno­van­do su apo­yo a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y a su pro­yec­to de cam­bio nacional-popular.

La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.