La dere­cha y el impe­rio ya tie­nen can­di­da­to en Vene­zue­la- Luis­mi Uharte

El can­di­da­to camu­fla­do. Las elec­cio­nes pri­ma­rias cele­bra­das por el con­glo­me­ra­do que agru­pa a los par­ti­dos y movi­mien­tos de la dere­cha y la extre­ma dere­cha vene­zo­la­na el pasa­do 12 de febre­ro, fue con­ver­ti­do por la maqui­na­ria mediá­ti­ca trans­na­cio­nal en un acon­te­ci­mien­to equi­pa­ra­ble a unas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en cual­quier país lati­no­ame­ri­cano. Comen­za­ba así la estra­te­gia de pro­yec­tar inter­na­cio­nal­men­te la figu­ra del can­di­da­to que se enfren­ta­rá a Hugo Chá­vez, el 7 de octu­bre de este año.

Den­tro de esta estra­te­gia, ade­más de popu­la­ri­zar glo­bal­men­te al can­di­da­to de la dere­cha y del capi­tal trans­na­cio­nal, se reali­zó una ope­ra­ción de maqui­lla­je y mar­ke­ting comu­ni­ca­cio­nal agre­si­vo: tra­ves­tir ideo­ló­gi­ca­men­te a Capri­les Radons­ki, con­vir­tién­do­lo de la noche a la maña­na en un polí­ti­co “pro­gre­sis­ta”. Los infor­ma­ti­vos de dife­ren­tes cade­nas lo carac­te­ri­za­ron como “pro­gre­sis­ta”, polí­ti­co de “cen­tro-izquier­da” y “admi­ra­dor de Lula”. De esta mane­ra, la men­ti­ra glo­bal ya está cons­trui­da y sólo habrá que repe­tir­la incansablemente.

Pero lo real­men­te rele­van­te es el per­fil que se ha ido cons­tru­yen­do el pro­pio Capri­les en los dos o tres últi­mos años. De la defen­sa de pos­tu­la­dos neta­men­te neo­li­be­ra­les ha pasa­do a ase­gu­rar que su “mode­lo es el de Lula”. El dis­cur­so pro­nun­cia­do tras su vic­to­ria, entre un gru­po selec­to de la eli­te cara­que­ña en una de las urba­ni­za­cio­nes de lujo de la capi­tal, es para­dig­má­ti­co en este sen­ti­do: se auto­de­fi­nió como “pro­gre­sis­ta”. Este giro en la narra­ti­va de la dere­cha vene­zo­la­na se ha pro­du­ci­do por una razón fun­da­men­tal: la vic­to­ria ideo­ló­gi­ca, en tér­mi­nos de con­cien­cia colec­ti­va, de un pro­yec­to de trans­for­ma­ción de carác­ter popu­lar, inclu­si­vo, redis­tri­bu­ti­vo, anti-neo­li­be­ral, par­ti­ci­pa­ti­vo y comunitario.

Rei­vin­di­car el libe­ra­lis­mo y la dere­cha, es hoy día en este país un ejer­ci­cio de imbe­ci­li­dad estra­té­gi­ca si se pre­ten­den ganar unas elec­cio­nes. Por eso triun­fó Capri­les en las pri­ma­rias (1,8 millo­nes de votos), fren­te al per­fil ultra de María Cori­na Macha­do (poco más de 100.000), a quien nadie olvi­da­rá sen­ta­da jun­to a Geor­ge Bush en la Casa Blan­ca, uno años atrás. Por eso tam­bién derro­tó a su más direc­to con­trin­can­te, Pablo Pérez (867.000 sufra­gios), repre­sen­tan­te de la vie­ja par­ti­do­cra­cia cuar­to­rre­pu­bli­ca­na de AD y COPEI. Capri­les apa­re­ce como el mucha­cho joven, “mode­ra­do” y con “ideas fres­cas” que pre­ten­de tum­bar a Chávez.

Su habi­li­dad para no cri­ti­car cons­tan­te­men­te a Chá­vez (toda­vía con una impor­tan­te popu­la­ri­dad según las encues­tas: entre el 55% y el 60%), y sobre todo su pro­me­sa de que man­ten­drá los exi­to­sos pro­gra­mas socia­les (“misio­nes”) del gobierno boli­va­riano, evi­den­cian su apues­ta por un per­fil “cen­tris­ta” y corro­bo­ran nue­va­men­te la derro­ta del rela­to de cor­te neo­li­be­ral y pro-imperial.

El ver­da­de­ro Capri­les. ¿Pero quién es real­men­te Hen­ri­que Capri­les Radons­ki? Para empe­zar un indi­vi­duo muy ale­ja­do de pos­tu­ras “pro­gre­sis­tas” o de “cen­tro-izquier­da”. En segun­da ins­tan­cia, un mucha­cho pro­ve­nien­te de una fami­lia judía, bur­gue­sa y pro­pie­ta­ria de empre­sas impor­tan­tes en el país, tan­to en el ramo de los medios de comu­ni­ca­ción (la pode­ro­sa cor­po­ra­ción mediá­ti­ca ‘Cade­na Capri­les’) como en la indus­tria del entre­te­ni­mien­to y en el sec­tor inmobiliario.

En su juven­tud, fue ade­más miem­bro de un gru­po ultra cató­li­co y de extre­ma dere­cha deno­mi­na­do “Tra­di­ción, Fami­lia y Pro­pie­dad”. Sus pri­me­ros pini­tos polí­ti­cos los hizo en la dere­cha tra­di­cio­nal vene­zo­la­na, en COPEI, cuan­do fue ele­gi­do dipu­tado al extin­to Con­gre­so Nacio­nal en las elec­cio­nes de 1998, que ganó Chá­vez por pri­me­ra vez. Cons­cien­te de que el bipar­ti­dis­mo no tenía futu­ro, fun­dó jun­to a otro ultra (Leo­pol­do López) el par­ti­do ‘Pri­me­ro Jus­ti­cia’ en el año 2000, un pro­yec­to que pre­ten­día sus­ti­tuir a la par­ti­do­cra­cia y repre­sen­tar al capi­tal nacio­nal e inter­na­cio­nal, pero pro­yec­tan­do una ima­gen de dere­cha moder­na y avan­za­da. La finan­cia­ción de la CIA a tra­vés de la ‘Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy’ y el apo­yo de sec­to­res empre­sa­ria­les vene­zo­la­nos, no fue sufi­cien­te para con­ver­tir a este nue­vo par­ti­do en el refe­ren­te de la opo­si­ción anti-Chávez.

En el gol­pe de Esta­do de abril de 2002, Capri­les Radons­ki se des­ta­có no sólo por su apo­yo expre­so a la aso­na­da mili­tar-empre­sa­rial, sino tam­bién por su par­ti­ci­pa­ción acti­va como diri­gen­te de la agre­sión con­tra la emba­ja­da de Cuba en Cara­cas. Su per­fil anti­co­mu­nis­ta que­dó des­cu­bier­to en el inten­to vio­len­to de tomar la dele­ga­ción diplo­má­ti­ca cuba­na. La ima­gen del actual can­di­da­to jun­to a mili­tan­tes de extre­ma dere­cha, inten­tan­do cor­tar la luz y ame­na­zan­do con pri­var de ali­men­tos a las per­so­nas que se cobi­ja­ban en su inte­rior, lo retra­tó des­car­na­da­men­te. Aquel “Se van a tener que comer las alfom­bras”, pro­nun­cia­do por uno de sus corre­li­gio­na­rios ante las cáma­ras de la tele­vi­sión, que­dó para la posteridad.

En el con­tex­to del gol­pe, Capri­les fue tam­bién cóm­pli­ce del secues­tro-deten­ción del minis­tro de Inte­rior y Jus­ti­cia Ramón Rodrí­guez Cha­cín y del alla­na­mien­to ile­gal con­tra su vivien­da. Aho­ra, una déca­da des­pués, lo camu­flan de “pro­gre­sis­ta” para que sea un can­di­da­to más dige­ri­ble para un por­cen­ta­je de pobla­ción, nada des­de­ña­ble, que se ubi­ca en la fran­ja de los deno­mi­na­dos Ni-Ni (Ni Cha­vis­ta – Ni de oposición).

En tér­mi­nos de caris­ma polí­ti­co y visión estra­té­gi­ca, Capri­les está a años luz del expe­ri­men­ta­do pre­si­den­te Chá­vez. Por tan­to, su baza fun­da­men­tal, más allá de la mayor o menor efi­ca­cia de su ope­ra­ción de ima­gen, será con­fiar en que el cha­vis­mo come­ta algún error impor­tan­te en estos meses que res­tan has­ta la cita de octu­bre y que el mayor ries­go del boli­va­ria­nis­mo se repi­ta: el aumen­to de la abs­ten­ción por el des­con­ten­to o el cansancio.

La mayo­ría de las encues­tas dan a día de hoy a Chá­vez como gana­dor de las pre­si­den­cia­les, pero la fia­bi­li­dad de estas, en los 3 o 4 últi­mos años es muy limi­ta­da, ya que se ha com­pro­ba­do que hay un por­cen­ta­je de voto opo­si­tor que sue­le que­dar ocul­to. Toda­vía que­da mucho tiem­po para hacer un pro­nós­ti­co sóli­do y para saber si final­men­te las y los vene­zo­la­nos ter­mi­na­rán “comién­do­se las alfom­bras” o reno­van­do su apo­yo a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y a su pro­yec­to de cam­bio nacional-popular.

La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *